/images/i/patologias/accidente-cerebrovascular-hemorragico/accidente-cerebrovascular-hemorragico-que-es-causas-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Accidente cerebrovascular hemorrágico: Qué es, causas, síntomas y tratamiento con fisioterapia

Un ictus hemorrágico se produce cuando hay una hemorragia incontrolada en el interior del propio cerebro o en el espacio entre el cerebro y la capa que lo recubre. Este tipo de ictus es especialmente grave y puede ocurrir y empeorar rápidamente. La atención médica inmediata es absolutamente crítica para evitar daños cerebrales permanentes o la muerte.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza de los pacientes con Enfermedad de Krabbe (Leucodistrofia de Células Globoides). También puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez muscular, así como a mejorar la circulación y la respiración. La terapia puede proporcionar una forma segura y eficaz de ejercicio para los pacientes con Enfermedad de Krabbe (Leucodistrofia de Células Globoides), lo que puede mejorar su calidad de vida.
¿Qué es un ictus hemorrágico?

¿Qué es un ictus hemorrágico?

Un ictus hemorrágico es una enfermedad potencialmente mortal que se produce cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe y sangra. Esto puede interrumpir la circulación normal de la sangre en el cerebro, privando a algunas zonas de oxígeno. La sangre acumulada también ejerce presión sobre las zonas cerebrales circundantes, dañándolas o destruyéndolas.

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son especialmente peligrosos porque provocan síntomas graves que empeoran rápidamente. Sin una atención médica rápida, estos accidentes cerebrovasculares suelen causar daños cerebrales permanentes o incluso la muerte.

IMPORTANTE: Un ictus es una situación de emergencia que pone en peligro la vida y en la que cada segundo cuenta. Si usted o alguien que está con usted tiene síntomas de un ictus, debe llamar INMEDIATAMENTE al 911 (o al número de su servicio local de emergencias). Cuanto más tiempo se tarde en recibir atención, más probable será que el ictus cause daños cerebrales permanentes o la muerte.

Para reconocer los signos de advertencia de un ictus, recuerde pensar RÁPIDAMENTE :

  • F es de cara . Pida a la persona que sonría. Busque una caída en uno o ambos lados de la cara, que es un signo de debilidad muscular o parálisis.
  • A es de brazo . Una persona que sufre un ictus suele tener debilidad muscular en un lado. Pídele que levante los brazos. Si tienen debilidad en un lado (y no la tenían antes), un brazo se mantendrá más alto mientras que el otro se hundirá y caerá hacia abajo.
  • S es de habla . Los accidentes cerebrovasculares suelen hacer que la persona pierda la capacidad de hablar. Pueden arrastrar el habla o tener problemas para elegir las palabras adecuadas.
  • T es para el tiempo . El tiempo es fundamental, así que no esperes a pedir ayuda. Si es posible, mire su reloj y recuerde cuándo empiezan los síntomas. Decirle al profesional sanitario cuándo empezaron los síntomas puede ayudarle a saber qué opciones de tratamiento son las mejores para usted.

¿A quién afecta?

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son más comunes en personas con enfermedades que afectan a su sistema circulatorio, que incluye el corazón y los vasos sanguíneos. Este tipo de problemas son más frecuentes a medida que la gente envejece, por lo que este tipo de accidentes cerebrovasculares son más comunes en edades avanzadas.

Aproximadamente dos tercios de los accidentes cerebrovasculares se producen en personas mayores de 65 años. Sin embargo, también pueden producirse en personas con problemas de salud más graves en etapas anteriores de la vida.

¿Qué frecuencia tiene un ictus hemorrágico?

Los accidentes cerebrovasculares son muy comunes. En todo el mundo, los accidentes cerebrovasculares ocupan el segundo lugar entre las principales causas de muerte. En Europa, ocupan el quinto lugar. Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos representan entre el 10% y el 15% de todos los accidentes cerebrovasculares.

¿Cómo afecta esta afección a mi cuerpo?

Un ictus hemorrágico provoca una hemorragia grave en el cerebro o alrededor de él. Como se produce dentro del cráneo, la hemorragia tiene un límite de espacio. Esto ejerce demasiada presión sobre el tejido cerebral circundante, dañándolo. Si la presión es demasiado alta o se mantiene alta durante mucho tiempo, esa presión destruye esas células cerebrales, causando un daño permanente.

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos también interrumpen el flujo sanguíneo en el cerebro. El efecto es similar al de hacer un agujero en la mitad de una pajita de plástico. La pajita sigue funcionando, pero es más difícil de usar porque el agujero permite que el líquido se escape. Cuando esto ocurre en un vaso sanguíneo del cerebro, la sangre no puede fluir con tanta facilidad a través del vaso dañado, lo que reduce el flujo sanguíneo disponible a las zonas cerebrales cercanas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de ictus hemorrágico?

El ictus hemorrágico puede producirse de dos maneras:

  • Sangrado dentro del cerebro (intracerebral) . Esto provoca una hemorragia en el interior del cerebro, ejerciendo presión sobre el tejido cerebral circundante desde el interior.
  • Hemorragia en el espacio subaracnoideo (entre el cerebro y su cubierta exterior) . La membrana aracnoidea rodea el cerebro, una fina capa de tejido que recibe su nombre por el dibujo en forma de tela de araña que tiene en su superficie. El espacio entre esa membrana y el cerebro es el espacio subaracnoideo ("sub" significa "debajo"). Si los vasos sanguíneos que atraviesan la membrana aracnoidea se rompen, el espacio subaracnoideo puede llenarse de hemorragias. Eso provoca una presión dentro del cráneo desde fuera del propio cerebro.

¿Cuáles son los síntomas de un ictus hemorrágico?

Los síntomas de un ictus hemorrágico pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Dolores de cabeza ” porque son repentinos y graves, como un trueno inesperado).
  • Sensibilidad a la luz, en la que las luces brillantes provocan un dolor de cabeza intenso (fotofobia).
  • Mareo o vértigo .
  • Náuseas y vómitos .
  • Convulsiones .
  • Desmayo o desvanecimiento .
  • Coma .
  • Afasia (dificultad o pérdida de la capacidad de hablar) o habla arrastrada o confusa (disartria) .
  • Debilidad unilateral, parálisis o pérdida del sentido del tacto.
  • Pérdida unilateral de los dos sentidos ((1001)visión , oído y tacto).
  • Rigidez en el cuello.
¿Cuáles son las causas de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos?

¿Cuáles son las causas de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos?

La causa más común de un ictus hemorrágico es la presión arterial alta (hipertensión) . Esto es especialmente cierto cuando la presión arterial de una persona es muy alta, se mantiene alta durante mucho tiempo, o ambas cosas. Otras condiciones o causas de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son:

  • Aneurismas cerebrales (abultamiento anormal de la pared de un vaso sanguíneo en lugares donde es más débil de lo normal).
  • Tumores cerebrales (incluidos los tumores cerebrales primarios y el cáncer metastásico) .
  • Otras afecciones que implican el debilitamiento de los vasos sanguíneos del cerebro, como la enfermedad de moyamoya o la angiopatía amiloide cerebral.
  • Medicamentos anticoagulantes (pueden provocar hemorragias en el cerebro o empeorarlas).
  • Traumatismos craneales.
  • Ictus isquémico con hemorragia secundaria.

Enfermedades relacionadas

Otras afecciones y circunstancias pueden contribuir a la hipertensión arterial o a su riesgo general de sufrir un ictus, como por ejemplo

  • Trastorno por consumo de alcohol .
  • Hipertensión arterial (puede contribuir a dañar los vasos sanguíneos, lo que aumenta la probabilidad de que se produzca un ictus isquémico).
  • Colesterol alto (hiperlipidemia) .
  • Migrañas auras — también tienen un mayor riesgo de sufrir un ictus hemorrágico).
  • Consumo de drogas recreativas o uso indebido de medicamentos recetados.
  • Fumar y otras formas de consumo de tabaco (incluyendo (1302)vaping y tabaco sin humo).
  • Diabetes de tipo 2 .

¿Son contagiosos los ictus hemorrágicos?

Los ictus hemorrágicos no son contagiosos y no se pueden pasar de una persona a otra.

¿Cómo se diagnostican los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos?

Para diagnosticar un ictus hemorrágico, el personal sanitario realizará un examen neurológico, un diagnóstico por imagen y otras pruebas. Dado que muchas personas que sufren un ictus hemorrágico están inconscientes, es posible que no puedan responder a las preguntas ni seguir las instrucciones del médico, que es lo que suele ocurrir durante un examen neurológico. Por ello, los médicos suelen poner a prueba ciertos reflejos y buscar cambios en procesos que no se pueden controlar deliberadamente, como la reacción de las pupilas a la luz. Esto puede dar a los médicos pistas clave para diagnosticar un ictus hemorrágico incluso si no está consciente.

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar un ictus hemorrágico?

Las pruebas más comunes que se realizan cuando un profesional sanitario sospecha que se trata de un ictus hemorrágico son

  • Tomografía computarizada (TC) .
  • Análisis de sangre de laboratorio (para buscar signos de infecciones o daños en el corazón, comprobar la capacidad de coagulación y los niveles de azúcar en sangre, comprobar el funcionamiento de los riñones y el hígado, etc.).
  • Electrocardiograma (abreviado ECG o EKG) para asegurarse de que un problema cardíaco no es el origen del problema.
  • Resonancia magnética (RM) .
¿Cómo se tratan los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos?

¿Cómo se tratan los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos?

Los ictus hemorrágicos suelen ser difíciles de tratar porque es difícil llegar a ellos directamente. Eso significa que a menudo no es posible detener la hemorragia directamente. En su lugar, la principal prioridad suele ser reducir la cantidad de hemorragia o detenerla por completo, reforzando los procesos de coagulación del organismo y reduciendo la presión arterial. En algunos casos, también puede ser necesaria la cirugía. A veces puede haber una inflamación alrededor de la hemorragia o en otra parte del cerebro, lo que provoca un aumento de la presión en el interior de la cabeza, y pueden ser necesarios medicamentos para reducir esta inflamación. Los tratamientos dependen del lugar del cerebro donde se haya producido el ictus, de su gravedad y de muchos otros factores.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El tratamiento de fisioterapia para enfermedades de Krabbe implican ejercicios de movilidad para mejorar el range de movimiento de las articulaciones afectadas.
  • También se utilizan técnicas de fisioterapia para mejorar la fuerza muscular y el control del tono muscular en los pacientes con esta enfermedad.
  • Otras modalidades de tratamiento, como la terapia ocupacional, pueden ser útiles para mejorar la capacidad del paciente para realizar las actividades de la vida diaria.

¿Hay algo que no deba comer o beber con esta enfermedad?

Si tiene un ictus hemorrágico (o cualquier tipo de ictus), su médico puede recomendarle que cambie su dieta para reducir la presión arterial . Algunos ejemplos son:

  • Las bebidas que contienen cafeína, como el café, el té, los refrescos, etc.
  • Alimentos que contienen mucha sal o sodio, que pueden aumentar la presión arterial.
  • Alimentos con alto contenido en grasas saturadas, como los fritos, etc.
  • Alcohol o drogas estimulantes recreativas (cocaína, anfetaminas/metanfetaminas, etc.).

¿Qué medicamentos o tratamientos se utilizan?

Hay muchos medicamentos y tratamientos que pueden ayudar en el tratamiento de un ictus hemorrágico. Esos medicamentos y tratamientos suelen hacerlo de dos maneras: controlando la presión arterial o ayudando a que la sangre se coagule de forma más eficaz. En algunos casos, una persona puede necesitar una intervención quirúrgica cuando la hemorragia es grave o tiene ciertos efectos.

Control de la presión arterial

Dado que la hipertensión arterial es la causa más común de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, una de las principales prioridades para el tratamiento de estos accidentes es reducir la presión arterial y mantenerla en un nivel seguro. Esto puede reducir la cantidad de hemorragias en el cerebro. También facilita la coagulación de la sangre y el sellado del vaso sanguíneo dañado.

Ayuda a la coagulación

En circunstancias normales, las hemorragias en cualquier parte del cuerpo desencadenan un proceso conocido como hemostasia ” significa “sangre” y “estasis” significa “estar quieto”). Este proceso es la forma en que el cuerpo forma un coágulo para sellar una lesión y reparar el daño.

Para muchas personas que sufren un ictus hemorrágico, a veces, la capacidad de su cuerpo para formar un coágulo no funciona como debería. En esas situaciones, la prioridad es apoyar los procesos de hemostasia del organismo y hacerlos más eficaces. Para ello suele ser necesario infundir medicamentos o factores sanguíneos que faciliten la coagulación. Algunos ejemplos son la terapia con vitamina K, protrombina o infusiones de factores de coagulación, entre otros.

Cirugía

Una de las complicaciones más peligrosas de un ictus hemorrágico se produce cuando la sangre acumulada ejerce demasiada presión sobre el tejido cerebral que rodea al vaso sanguíneo sangrante. Cuando esto ocurre, a veces es necesaria una intervención quirúrgica de urgencia para eliminar la sangre acumulada y aliviar la presión acumulada en el cerebro.

Rehabilitación del ictus

Es habitual que los efectos de un ictus persistan en los días y meses siguientes. Para muchos, los efectos de un ictus empeorarán ligeramente en los primeros días después del ictus, y luego mejorarán.

Dado que es habitual que los problemas de un ictus persistan, los distintos tipos de terapia y rehabilitación son especialmente útiles para las personas que se recuperan de un ictus. En algunos casos, la terapia simplemente le ayuda a volver a ser como era antes del ictus. En otros casos, este tipo de terapia puede ayudarle a volver a aprender a hacer ciertas cosas.

El cerebro tiene una capacidad extraordinaria llamada neuroplasticidad. Esto significa que tu cerebro puede adaptarse y cambiar cuando lo necesita. En algunos casos, el cerebro “reasigna” una capacidad, transfiriendo el control de esa capacidad a una parte del cerebro que no está dañada. Muchos métodos de terapia de accidentes cerebrovasculares aprovechan esa capacidad y aceleran el proceso.

La rehabilitación del ictus puede adoptar muchas formas, por ejemplo:

  • Terapia del habla . Este tipo de terapia se centra en las partes del cerebro que gestionan su capacidad para hablar y entender a los demás cuando hablan. También puede ayudar si tiene algún tipo de debilidad o pérdida de capacidad para controlar los músculos de la boca y la garganta. La logopedia no sólo puede ayudarle a hablar, sino también a respirar, tragar y comer o beber.
  • Fisioterapia . Este enfoque terapéutico se centra en mejorar la fuerza y el control de los músculos, especialmente los de los brazos, las manos, las piernas y los pies. Este tipo de terapia puede ayudarle a recuperar habilidades como caminar, vestirse o comer. También puede ayudarle a adaptarse si tiene una pérdida permanente o de larga duración de una capacidad.
  • Terapia cognitiva . Este tipo de terapia ayuda a fortalecer tus capacidades mentales. El objetivo principal de este tipo de terapia es mejorar su capacidad de pensamiento, concentración y memoria.

Son posibles otros tratamientos, dependiendo de su caso y de las circunstancias. Su profesional sanitario es la persona más indicada para decirle qué tipo de tratamientos pueden beneficiarle.

Complicaciones/efectos secundarios del tratamiento

Los efectos secundarios de los tratamientos para el ictus pueden variar en función de la causa del ictus, su localización en el cerebro, los tratamientos utilizados, su historial médico y otros factores. Su profesional sanitario puede informarle sobre los efectos secundarios que puede o debe esperar y sobre lo que puede hacer para controlarlos o incluso prevenirlos.

¿Cómo puedo cuidarme o controlar los síntomas?

Un ictus es una situación de emergencia que pone en peligro la vida, por lo que no debe intentar autodiagnosticarlo. Si tiene — o alguien con usted tiene — síntomas de ictus, debe llamar al 911 (o al número de su servicio local de emergencias) de inmediato. Retrasar el diagnóstico y el tratamiento de un ictus aumenta el peligro de muerte o de daño cerebral permanente.

¿Cuándo me sentiré mejor después del tratamiento?

Hay muchos factores que pueden contribuir al tiempo que tarda en sentirse mejor tras el tratamiento de un ictus y en recuperarse de esta afección. Su profesional sanitario es la persona más indicada para informarle de lo que puede esperar y de lo que puede hacer para ayudarle en su recuperación.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de sufrir un ictus hemorrágico o prevenirlo por completo?

Lo más importante que puede hacer para prevenir un ictus hemorrágico es mantener un nivel de tensión arterial saludable. Si tiene la tensión arterial alta, es vital que controle esa condición. Su especialista médico puede ayudarle con esto, ofreciéndole recomendaciones sobre lo que puede cambiar en su estilo de vida y opciones de tratamiento.

Otras cosas que puede hacer para prevenir un ictus hemorrágico o reducir el riesgo de sufrirlo son

  • Controlar sus condiciones de salud . La hipertensión arterial es la principal causa de ictus hemorrágico, pero otras enfermedades como la diabetes de tipo 2 y el colesterol alto pueden contribuir a ello.
  • Lleve una dieta equilibrada y mantenga un peso saludable . Muchas afecciones relacionadas con la salud circulatoria y cardíaca pueden provocar un ictus. El peso y la dieta desempeñan un papel importante en la salud circulatoria y cardíaca, por lo que su control puede ayudar a prevenir o retrasar un ictus.
  • Acuda a su médico de cabecera para una revisión o visita de bienestar anual . Los problemas que podrían causar un ictus suelen detectarse mucho antes de que se produzcan síntomas perceptibles. Una revisión anual con su médico de cabecera es la clave para la detección temprana de esos problemas.
  • Evite las opciones de estilo de vida de riesgo o modifique sus comportamientos . Muchas opciones de estilo de vida o comportamientos pueden aumentar el riesgo de sufrir un ictus hemorrágico. Algunos ejemplos son el tabaquismo y el consumo de tabaco (incluido el vapeo), el uso indebido de medicamentos recetados o de drogas recreativas, el consumo indebido de alcohol y otros. Dejar de consumirlos — o no empezar a consumirlos — puede ayudarle a evitar un ictus o a reducir su gravedad si lo sufre.

¿Qué puedo esperar si tengo un ictus hemorrágico?

Un ictus hemorrágico suele producirse de forma muy repentina, provocando síntomas graves. Estos síntomas suelen empeorar rápidamente, por lo que es fundamental una atención médica rápida. La localización del ictus, la gravedad de la hemorragia y la rapidez con que se reciba la atención pueden marcar una gran diferencia en las posibilidades de supervivencia y recuperación de una persona.

Los accidentes cerebrovasculares pueden ocurrir de forma similar, pero inevitablemente hay diferencias de una persona a otra. Por ello, debe hablar con su especialista médico sobre lo que puede esperar en su caso concreto. Su especialista puede darle información y orientación en función de los detalles de su caso y sus circunstancias.

¿Cuánto dura un ictus hemorrágico y cuándo puedo volver al colegio, al trabajo o a mi rutina habitual?

Los ictus hemorrágicos duran mientras se produzca la hemorragia o mientras haya presión en su cerebro por esa hemorragia. Eso significa que el ictus durará hasta que reciba tratamiento. Sin tratamiento, los ictus hemorrágicos son prácticamente siempre mortales.

Incluso con tratamiento, los efectos de un ictus hemorrágico pueden persistir. Algunos efectos pueden ser a corto plazo y durar días o semanas. Otros pueden ser más prolongados y durar meses o incluso de forma permanente. Su profesional sanitario es la persona más indicada para decirle qué puede esperar en su caso.

¿Cuál es el pronóstico de esta enfermedad?

El pronóstico del ictus hemorrágico es menos favorable que el de otros tipos de ictus. Esto se debe a que es difícil detener la hemorragia de estos ictus. Además, se necesita una cantidad de sangre relativamente pequeña para provocar síntomas graves. Tener más de 30 ml de sangre acumulada es un factor clave que disminuye el riesgo de un buen resultado. En los casos más graves, las personas con accidentes cerebrovasculares hemorrágicos pueden sufrir daños cerebrales graves que provocan un coma permanente o un estado vegetativo , o incluso un síndrome de enclaustramiento .

Con una atención médica rápida, algunas personas pueden tener un buen resultado y recuperarse de un ictus hemorrágico. Sin embargo, esto varía de un caso a otro. Su profesional sanitario es la persona más indicada para decirle lo que puede esperar y el resultado probable de su caso (o el de un ser querido).

¿Cómo me cuido después de sufrir un ictus hemorrágico?

Si tiene un ictus hemorrágico, su especialista médico le hablará de las recomendaciones de tratamiento, el plazo de recuperación, cómo puede cuidarse y mucho más. Algunas de las cosas más importantes que puede hacer mientras se recupera son

  • Tomar sus medicamentos según lo prescrito . El control de las enfermedades crónicas, especialmente la presión arterial, es crucial después de un ictus hemorrágico.
  • Acuda a su médico y no falte a las citas . Los cuidados de seguimiento, la terapia, la rehabilitación y otros tipos de citas pueden ayudarle a recuperarse lo más rápida y completamente posible.
  • No se olvide de su salud mental . Las personas que sufren accidentes cerebrovasculares suelen sufrir depresión y ansiedad, lo que puede dificultar su recuperación. Acudir a un profesional de la salud mental para tratar estos problemas es una forma de ayudarse a sí mismo mientras se recupera.
  • Modifique su estilo de vida según las recomendaciones si puede . Su profesional sanitario puede recomendarle que modifique algunos aspectos de su vida, como cambiar su dieta, ser más activo, dejar de fumar, etc. Seguir sus indicaciones puede ayudarle a recuperarse y a evitar más problemas en el futuro.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Es importante que acuda a su especialista médico según las recomendaciones para el seguimiento. Su especialista programará las visitas, y también debe llamarle o verle si nota nuevos síntomas o problemas que puedan tener relación con el ictus. También debe hablar con él si nota algún cambio que afecte a su vida o a su rutina habitual, aunque esos problemas y cambios no parezcan estar relacionados con el ictus.

¿Cuándo debo ir a urgencias?

Debe llamar al 911 (o al número de su servicio local de emergencias) y acudir a la sala de urgencias más cercana si experimenta cualquier síntoma de otro ictus hemorrágico (consulte los criterios de (0)FAST en la parte superior de este artículo para conocer los síntomas a los que debe prestar atención). Otros síntomas importantes a los que debe estar atento son los dolores de cabeza repentinos y fuertes (especialmente los dolores de cabeza tipo trueno) o los síntomas que haya tenido de un ictus anterior.

También debe acudir al hospital si experimenta alguno de los síntomas de complicaciones peligrosas que son habituales después de un ictus. Las complicaciones más comunes son:

  • Trombosis venosa profunda (TVP) .
  • Embolia pulmonar .
  • Ataque cardíaco .

¿Cuál es la diferencia entre un ictus hemorrágico y una hemorragia cerebral?

Un ictus hemorrágico es un tipo de hemorragia cerebral que se produce por el sangrado de un vaso sanguíneo importante del cerebro. Estas afecciones comparten muchas características comunes, pero no son lo mismo. Un ejemplo de otro tipo de hemorragia cerebral que no es un ictus hemorrágico es una hemorragia intraventricular. Estas hemorragias se producen cuando hay una hemorragia en los ventrículos del cerebro ” que son pequeños espacios abiertos entre las diferentes secciones del cerebro que todo el mundo tiene de forma natural).

¿Cuál es la diferencia entre un aneurisma y un ictus hemorrágico?

Un ictus hemorrágico se produce cuando un vaso sanguíneo del cerebro se abre o se rompe, provocando una peligrosa hemorragia. Un aneurisma se produce cuando un vaso sanguíneo del cerebro se abulta o hincha hacia fuera de una forma que no debería. Los aneurismas cerebrales pueden provocar accidentes cerebrovasculares hemorrágicos si tienen fugas o se rompen, pero no son lo mismo.

¿Cuál es la esperanza de vida tras un ictus hemorrágico?

La esperanza de vida tras un ictus hemorrágico depende de muchos factores y nunca es igual de una persona a otra. Su profesional sanitario es la persona más indicada para informarle sobre la esperanza de vida en su caso o en el de un ser querido.

¿Se puede sobrevivir y recuperarse de un ictus hemorrágico?

Sí, sobrevivir y recuperarse de un ictus hemorrágico es posible. Sin embargo, sobrevivir y recuperarse depende de muchos factores. Lo mejor que puede hacer para aumentar las probabilidades de supervivencia y recuperación es recibir atención médica lo antes posible en cuanto note los síntomas de un ictus hemorrágico.

El resumen de Infitema

Un ictus hemorrágico es una afección médica grave y potencialmente mortal que suele producirse rápidamente y sin mucho — o ningún — aviso. Si tiene los síntomas de un ictus hemorrágico, cada minuto cuenta y es fundamental que reciba atención médica inmediatamente. Aunque este tipo de ictus suele causar síntomas más graves y suele ser difícil de tratar, una atención médica rápida le ofrece más posibilidades de supervivencia y recuperación.