/images/i/patologias/afasia/afasia-tipos-causas-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Afasia: tipos, causas, síntomas y tratamiento con fisioterapia

La afasia es un trastorno cerebral por el que una persona tiene problemas para hablar o entender a otras personas que hablan. Esto ocurre cuando se producen daños o alteraciones en las partes del cerebro que controlan el lenguaje hablado. Suele ocurrir con afecciones como los accidentes cerebrovasculares. La afasia suele ser tratable y la logopedia puede ayudar a las personas que la padecen de forma permanente.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la afasia?

Lumbar La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de la radiculopatía lumbar mediante la aplicación de calor o frío, así como la terapia de masaje. También se pueden utilizar técnicas de estiramiento y ejercicio para fortalecer los músculos que rodean la columna vertebral y ayudar a prevenir futuras lesiones.

Visión general

El área de Broca, que controla la capacidad de hablar, y el área de Wernicke, que controla la selección y la comprensión de las palabras, suelen estar afectadas por la afasia.
¿Qué es la afasia?

¿Qué es la afasia?

La afasia es un trastorno en el que se tienen problemas para hablar o entender lo que dicen otras personas. Suele producirse a causa de un daño en una parte del cerebro, pero también puede producirse en el caso de enfermedades que alteran el funcionamiento del cerebro. Hay varios tipos de afasia. La localización del daño en el cerebro determina el tipo de afasia que se padece.

Esta afasia es casi siempre un síntoma de otro problema, como un accidente cerebrovascular o una lesión cerebral traumática . También puede ser un efecto temporal de enfermedades como las migrañas. La afasia suele ser tratable, especialmente cuando la afección subyacente es tratable o puede curarse por sí sola.

¿Cuál es la diferencia entre afasia y disartria, disfasia o apraxia?

La afasia es una afección que tiene una conexión o una superposición con otros trastornos y problemas relacionados con el habla, como la disartria, la disfasia y la apraxia.

  • Afasia : Es el término general para designar un problema relacionado con el cerebro que afecta a las capacidades lingüísticas, incluido el habla o la comprensión del habla de otras personas. Los expertos utilizan este término para referirse a la pérdida total o parcial de las capacidades lingüísticas.
  • Disfasia : Es un término anticuado para referirse a la pérdida parcial de las capacidades lingüísticas por un problema relacionado con el cerebro. El uso de este término no es común en la mayoría de los lugares. Una de las principales razones por las que ha caído en desuso es el riesgo de confusión con el término “disfagia” (véase más abajo).
  • Disfagia : Es el término médico que designa un problema de deglución. La capacidad de tragar depende de músculos específicos para empujar la comida, el líquido, la medicación, etc. hacia la garganta. La disfagia puede deberse a trastornos cerebrales o nerviosos o a problemas de los propios músculos.
  • Disartria : Se produce cuando se tienen problemas para hablar porque no se pueden controlar completamente partes de la boca, la cara y el sistema respiratorio superior. Esto puede hacer que hable demasiado alto o demasiado bajo, a una velocidad desigual, que pronuncie mal las palabras o que tenga cambios inusuales en el tono (cambiando entre voces altas o profundas).
  • Apraxia : Se trata de un problema en el que no se puede hacer algo aunque se haya aprendido a hacerlo o se haya hecho antes. Un ejemplo sería no saber de repente cómo usar una llave para abrir una puerta cerrada, aunque no tengas problemas para describir la acción y sepas cómo funcionan una cerradura y una llave. Las personas con apraxia suelen tener problemas para decir las palabras correctamente.

¿A quién afecta?

La afasia puede afectar a cualquier persona que tenga dañadas las áreas del cerebro que controlan su capacidad para hablar o entender a otras personas que hablan. Es más común en adultos de mediana edad y mayores —, especialmente debido a afecciones como el ictus —, pero también puede ocurrir a cualquier edad.

¿Qué frecuencia tiene esta afección?

La afasia es poco común, ya que unos 2 millones de personas en Europa padecen esta afección y unas 180.000 más la desarrollan cada año. Sin embargo, es muy frecuente que se produzca con ciertas afecciones. Un ejemplo de ello es el accidente cerebrovascular, en el que casi un tercio de las personas que lo padecen tienen también alguna forma de afasia.

¿Cómo afecta esta afección a mi cuerpo?

Como esto afecta a su capacidad de comunicación, las personas con esta afección suelen sentir que es difícil que los demás les entiendan. Esto puede causar una serie de problemas. Algunos son sólo pequeñas molestias, como no poder pedir un vaso de agua. Otros pueden convertirse en malentendidos que ponen en peligro la vida, como no ser capaz de decirle a alguien que está teniendo síntomas de un derrame cerebral.

Síntomas y causas

Síntomas y causas

El tipo de afasia que tengas depende de cómo afecte a tu capacidad para hablar y entender lo que dicen los demás. Los expertos determinan el tipo en función de si su afasia implica problemas de fluidez, repetición y comprensión.

¿Cuáles son los síntomas de la afasia?

Existen múltiples tipos de afasia y afecciones similares a la afasia. Aunque los síntomas de la afasia tienen muchas similitudes, existen algunas diferencias importantes. Para entender cómo funciona la afasia, ayuda a comprender un poco dos partes específicas del cerebro que trabajan juntas cuando se habla:

  • Área de Broca : Esta parte del cerebro recibe su nombre del médico francés que descubrió que controla los músculos que se utilizan para hablar. Forma parte del lóbulo frontal, normalmente en el lado izquierdo, justo delante de la sien.
  • Área de Wernicke : Esta parte del cerebro recibe su nombre del neurólogo alemán que descubrió que controla la capacidad de entender y seleccionar las palabras adecuadas cuando se habla. Forma parte del lóbulo temporal, que también suele estar en el lado izquierdo, justo encima de la oreja.

Estas dos áreas del cerebro trabajan juntas para ayudarle a hablar. El área de Wernicke procesa tu comprensión de las palabras y elige las que utilizas, y luego envía señales al área de Broca. Una vez que el área de Broca sabe qué palabras utilizar, envía las señales a los músculos que utilizas al hablar.

Los principales tipos de afasia

Hay ocho tipos principales de afasia, y los expertos tienen en cuenta tres factores principales para determinar qué tipo tiene una persona. Esos factores son:

  • Fluidez . ¿Hablan con fluidez y facilidad? ¿Su discurso tiene el ritmo, el tono, la pronunciación y la gramática adecuados? ¿También puede escribir sin dificultad?
  • Comprensión . ¿Entiende la persona lo que dicen los demás? ¿Dice frases y oraciones que tienen sentido? ¿Puede leer y comprender las palabras escritas?
  • Repetición . ¿Tiene la persona problemas para repetir palabras, frases u oraciones completas?

Afasia de Broca

También conocida como “afasia no fluida” o “afasia expresiva,” es una de las formas más comunes de esta enfermedad. Las personas con afasia de Broca suelen presentar lo siguiente

  • Pérdida de fluidez . Las personas con afasia de Broca tienen dificultades para formar palabras. Pueden repetir palabras o frases sencillas una y otra vez (pero les cuesta o no pueden repetir algo que se les dice). Las personas con los casos más graves no pueden emitir ningún sonido (mutismo) o sólo pueden emitir un único sonido a la vez.
  • La comprensión no se ve afectada . Las personas con afasia de Broca no pueden hablar, pero pueden entender lo que dicen otras personas. También pueden darse cuenta de que algo va mal en su capacidad de hablar.
  • Lucha contra la repetición . La afasia de Broca afecta a la repetición, lo que significa que una persona que la padece puede tener problemas para repetir las palabras o frases que se le dicen.
  • Otros síntomas: Los daños en el área de Broca, especialmente los producidos por accidentes cerebrovasculares, suelen afectar también a una parte cercana del cerebro que controla los músculos para el movimiento. Por ello, las personas con afasia de Broca tienen más probabilidades de sufrir al menos cierta parálisis en un lado del cuerpo.

Afasia de Wernicke

También conocida como “afasia fluida” o “afasia receptiva,” también es una forma relativamente común de afasia. Las personas con afasia de Wernicke suelen tener lo siguiente:

  • Habla fluida . Esto significa que no tienen ningún problema con el acto físico de hablar. Sin embargo, lo que dicen suele ser confuso o no tiene sentido. Las personas con este problema pueden utilizar palabras incorrectas o inventarse palabras. Los expertos a veces lo llaman “ensalada de palabras.”
  • Problemas de comprensión . Las personas con este problema tienen dificultades para entender lo que dicen los demás. Pueden entender frases muy sencillas, pero cuanto más compleja sea la frase o la oración, más difícil será su comprensión.
  • Lucha con la repetición . La afasia de Wernicke afecta a la repetición, lo que significa que una persona que la padece puede tener dificultades para repetir las palabras o frases que se le dicen.
  • Otros síntomas . El área cerebral de Wernicke está cerca de las partes del cerebro que afectan a la vista, por lo que las personas con este tipo de afasia suelen tener también problemas de visión. Las personas con afasia de Wernicke también suelen tener anosognosia, una condición en la que el cerebro no puede reconocer o procesar los signos de un problema médico que se tiene. Esto significa que las personas que la padecen a menudo no saben o no pueden entender que tienen este tipo de afasia.

Afasia global

Es la forma más grave de afasia. Suele presentar las siguientes características.

  • Pérdida de fluidez . Las personas con afasia global tienen dificultades con el acto físico de hablar. Las personas con las formas más graves pueden emitir sólo sonidos pequeños o aislados, o no emitir ningún sonido (mutismo). También pueden repetir palabras o frases sencillas una y otra vez (se trata de un problema de fluidez, ya que seguirán teniendo problemas para repetir las palabras o frases que les digas).
  • Problemas de comprensión . Las personas con este problema tienen dificultades para entender lo que dicen los demás. Pueden entender frases muy sencillas, pero cuanto más compleja sea la frase o la oración, más difícil será su comprensión.
  • Problemas de repetición . La afasia global afecta a la repetición, lo que significa que una persona que la padece puede tener dificultades para repetir las palabras o frases que se le dicen.
  • Otros síntomas: Este tipo de afasia se produce cuando se producen daños cerebrales graves, como los accidentes cerebrovasculares o los traumatismos craneales. El daño suele ser grave y afecta a múltiples partes del cerebro, lo que provoca otros síntomas graves como parálisis unilateral, ceguera y otros.

Otras formas de afasia

  • Afasia motora transcortical : Es similar a la afasia de Broca, pero no suele ser tan grave. Una diferencia clave es que las personas que la padecen no tienen problemas para repetir las frases u oraciones que se les dicen.
  • Afasia sensorial transcortical : Este tipo es similar a la afasia de Wernicke, pero no suele ser tan grave. Al igual que en el caso de la afasia motora transcortical, las personas con este tipo no tienen problemas para repetir lo que se les dice. Este tipo de afasia es común en las afecciones cerebrales degenerativas como la enfermedad de Alzheimer .
  • Afasia de conducción : Este tipo de afasia afecta a la fluidez pero no a la comprensión. Las personas que la padecen tienen dificultades para pronunciar las palabras, especialmente cuando intentan repetir algo que se les dice.
  • Afasia transcortical mixta : Esta afasia es como la afasia global, salvo que las personas que la padecen pueden repetir lo que se les dice.
  • Afasia anómica : Las personas con este tipo de afasia tienen dificultades para encontrar palabras, especialmente nombres de objetos o palabras que describen acciones. Para sortear este problema, suelen utilizar varias palabras para explicar lo que quieren decir o palabras no específicas como "cosa" en su lugar.

Otras afecciones que implican o se parecen a la afasia

  • Afasia primaria progresiva (APP) . Aunque tiene “afasia” en el nombre, se trata en realidad de un trastorno cerebral degenerativo. Las personas que padecen esta enfermedad pierden gradualmente la capacidad de hablar, escribir, leer o entender lo que dicen los demás. Es diferente de la afasia relacionada con lesiones o accidentes cerebrovasculares, que no empeora con el tiempo. Existen diferentes formas de afasia con enfermedades como la demencia frontotemporal y la enfermedad de Alzheimer.
  • Alexia (ceguera de palabras) y agrafia (incapacidad para escribir) . Los daños en las partes del cerebro que controlan la capacidad de hablar también pueden afectar a la capacidad de leer y escribir. Las personas con alexia pueden ver las palabras pero no pueden reconocerlas ni leerlas. Las personas con agrafia pierden la capacidad de escribir. Pueden ocurrir al mismo tiempo, pero en casos raros, las personas pueden tener alexia sin agrafia, lo que significa que pueden escribir palabras pero luego no pueden leer lo que escribieron.
  • Agnosia verbal auditiva . Se trata de una condición en la que una persona puede oír a la gente hablar pero no puede reconocer que lo que oye es a otras personas hablando. Se produce cuando hay una alteración en un área del cerebro que procesa el sonido o el lenguaje hablado.

¿Qué causa la afasia?

La afasia puede producirse con cualquier afección que dañe el cerebro. También puede ocurrir con problemas que alteran las funciones del cerebro. Las posibles causas son:

  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Aneurismas .
  • Cirugía cerebral .
  • Tumores cerebrales (incluido el cáncer) .
  • Hipoxia cerebral (daño cerebral por falta de oxígeno).
  • Conmoción cerebral y lesión cerebral traumática.
  • Demencia y demencia frontotemporal.
  • Trastornos del desarrollo y problemas congénitos (afecciones que se tienen al nacer por un problema durante el desarrollo en el útero)
  • Epilepsia o convulsiones (especialmente si éstas causan un daño cerebral permanente).
  • Trastornos genéticos (afecciones que tiene al nacer y que ha heredado de uno o ambos progenitores, como (2266)la enfermedad de Wilson ).
  • Inflamación del cerebro (encefalitis) debida a infecciones víricas o bacterianas, o a enfermedades autoinmunes).
  • Migrañas (este efecto es temporal).
  • Radioterapia o quimioterapia .
  • Toxinas y venenos (como (204)intoxicación por monóxido de carbono o intoxicación por metales pesados).
  • Accidentes cerebrovasculares o ataques isquémicos transitorios (AIT) .

¿Es contagiosa?

La afasia no es contagiosa. Puede ocurrir con algunas afecciones contagiosas, pero ninguna de ellas causará definitivamente la afasia.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la afasia requiere una combinación de examen físico, preguntas sobre su historial, imágenes y pruebas de diagnóstico, etc. En algunos casos, el médico recomendará la realización de varias pruebas para descartar otras afecciones o causas que puedan provocar efectos similares a los de la afasia. Algunos ejemplos son

  • Pruebas de la función sensorial y nerviosa . Estas pruebas aseguran que los problemas de audición o las lesiones nerviosas no son la causa de un problema que parece afasia.
  • Pruebas cognitivas y de memoria . Estas pruebas garantizan que el problema no está en la capacidad de pensamiento o la memoria de la persona.
  • Pruebas diagnósticas y de imagen . Estas pruebas buscan lesiones o signos de daño en la parte pertinente del cerebro.

¿Qué pruebas se harán para diagnosticar esta enfermedad?

Cuando los profesionales sospechan que hay afasia, es posible realizar varias pruebas. En la mayoría de los casos, un especialista en lenguaje puede ayudar a determinar qué tipo de afasia — tiene la persona, si es que la tiene. Las pruebas también pueden ayudar a diagnosticar la causa de la afasia e incluso pueden determinar si la causa es tratable y qué tipo de tratamientos funcionarán mejor.

Las pruebas posibles incluyen:

  • Pruebas de sangre (pueden buscar cualquier cosa, desde problemas del sistema inmunitario hasta toxinas y venenos, especialmente ciertos metales como el cobre).
  • Tomografía computarizada (TC) .
  • Electroencefalograma (EEG) .
  • Electromiograma .
  • Prueba de potenciales evocados .
  • Pruebas genéticas .
  • Resonancia magnética (RM) .
  • Tomografía por emisión de positrones (PET) .
  • Punción lumbar .
  • Radiografías .
¿Cómo se trata la afasia y tiene cura?

¿Cómo se trata la afasia y tiene cura?

Lamentablemente, no existe una cura directa para la afasia. Sin embargo, suele ser tratable de alguna manera. El primer paso en el tratamiento de la afasia suele ser tratar la enfermedad que la provoca. En el caso de afecciones como el ictus, restablecer rápidamente el flujo sanguíneo en la zona afectada del cerebro puede a veces limitar o prevenir el daño permanente.

En los casos en que la afasia se produce por un problema temporal, como una conmoción cerebral, una migraña, una convulsión o algún tipo de infección, la afasia también suele ser temporal. La afasia suele mejorar o desaparecer por completo a medida que uno se recupera y su cerebro se cura con el tiempo y el tratamiento.

En el caso de las personas con daños cerebrales permanentes o de larga duración, como los que se producen en los accidentes cerebrovasculares graves, la logopedia puede ayudar a mejorar las capacidades lingüísticas de la persona. Estas opciones terapéuticas también pueden ayudar a la persona a mejorar su comprensión de los demás y a compensar su afasia. La logopedia también puede implicar a los cuidadores y a los seres queridos, para que sepan cuál es la mejor manera de comunicarse con la persona y ayudarla.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la afasia?

  • Cervical
  • La radiculopatía cervical es una afección que causa dolor y/o entumecimiento en el cuello, hombros, brazos o manos.
  • El objetivo del tratamiento de fisioterapia es aliviar el dolor y la inflamación, así como mejorar la fuerza y la flexibilidad del cuello.
  • La fisioterapia puede incluir ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, masajes, ultrasonido, calor/frío terapia, corrientes eléctricas, y/o terapia manual.
  • El tratamiento se realizará de 2 a 3 veces por semana durante 4 a 6 semanas.

¿Qué medicamentos o tratamientos se utilizan?

Los medicamentos o tratamientos para las enfermedades que causan afasia pueden variar mucho. Por eso, su profesional sanitario es la mejor fuente de información sobre los posibles tratamientos que le ayudarán. Puede adaptar las opciones de tratamiento a sus necesidades y circunstancias. También tendrá en cuenta las condiciones de salud subyacentes o las preferencias que puedan afectar a su atención.

Complicaciones o efectos secundarios del tratamiento

Los posibles efectos secundarios o complicaciones que pueden producirse dependen de la causa de la enfermedad en primer lugar y de los tratamientos específicos utilizados. Su profesional sanitario puede explicarle los posibles efectos secundarios o complicaciones más probables en su caso concreto. También puede preguntarle más sobre lo que puede hacer para limitar o incluso prevenir los efectos secundarios.

¿Cómo cuidarme o controlar los síntomas?

La afasia es un signo de daños o alteraciones graves en el cerebro. La mayoría de los trastornos que causan afasia son graves, y algunos son emergencias médicas que ponen en peligro la vida. Por ello, no debes intentar autodiagnosticar la afasia. Si tú o alguien con quien estás tenéis síntomas parecidos a los de la afasia, debéis llamar al 911 (o al número de los servicios de emergencia locales) para recibir atención médica inmediatamente.

¿Cuándo me sentiré mejor después del tratamiento?

El tiempo que se tarda en recuperarse de la afasia depende de su causa, de su duración y de los tratamientos que se apliquen. Tu especialista médico es la persona más indicada para informarte sobre el tiempo que necesitas para sentirte mejor y recuperarte.

¿Cómo puedo prevenir la afasia o reducir el riesgo de padecerla?

La afasia se produce de forma imprevisible, por lo que no es posible prevenirla. Sin embargo, puede intentar prevenir las condiciones que la causan o reducir el riesgo de desarrollarlas. Algunas de las cosas que puedes hacer son

  • Seguir una dieta equilibrada y mantener un peso saludable. Muchas afecciones relacionadas con su salud circulatoria y cardíaca, especialmente los accidentes cerebrovasculares, pueden dañar áreas de su cerebro, causando afasia. La prevención de los accidentes cerebrovasculares y otras afecciones similares es una forma clave de evitar que se produzca la afasia o de reducir el riesgo de desarrollarla.
  • No ignores las infecciones . Las infecciones de ojos y oídos requieren un tratamiento rápido. Si estas infecciones se extienden al cerebro, pueden ser graves o incluso mortales, y pueden causar daños cerebrales que pueden provocar afasia.
  • Utiliza el equipo de seguridad. Los traumatismos craneales pueden causar daños cerebrales que conducen a la afasia. Tanto en el trabajo como en tu tiempo libre, el uso de equipos de seguridad puede ayudarte a evitar una lesión cerebral que pueda provocar afasia. Algunos ejemplos de equipos de seguridad son los cascos y los cinturones de seguridad (u otros dispositivos de sujeción del vehículo).
  • Controla tus condiciones de salud. Controlar las condiciones crónicas puede ayudar a prevenir otras condiciones que pueden causar daño cerebral y afasia. Algunos ejemplos de este tipo de enfermedades crónicas son la diabetes de tipo 2 , la hipertensión arterial , la epilepsia y las enfermedades que crean un riesgo de coágulo sanguíneo que podría provocar un accidente cerebrovascular.

¿Cuál es el pronóstico de esta enfermedad y qué debo esperar?

El pronóstico de la afasia depende de varios factores. Su especialista médico puede decirle qué es lo más probable que ocurra en su caso concreto.

En algunos casos, la afasia es un problema a corto plazo y desaparece rápidamente. En otros, puede tardar semanas o incluso meses en recuperarse por completo. Por desgracia, la afasia que se produce por un daño cerebral permanente suele ser un problema de por vida. La logopedia puede ayudar a mejorar los síntomas de la afasia, pero no puede revertir totalmente los efectos de esta enfermedad.

¿Cómo me cuido?

Las personas con afasia pueden ayudarse a sí mismas o superar los efectos de esta enfermedad de muchas maneras.

Las personas con afasia también pueden hacer lo siguiente para cuidarse:

  • Acudir a su especialista médico según las recomendaciones . La atención de seguimiento puede ayudar a controlar su condición y tratar de limitar los efectos.
  • Siga las directrices de tratamiento de su especialista . Por ejemplo, tome la medicación según lo prescrito y acuda a la logopedia (si su especialista se lo recomienda).
  • Busque grupos de apoyo cuando sea posible . Este tipo de comunidades de apoyo, ya sea en persona o en línea, pueden ayudarte a aprender de otras personas con afasia. La afasia es también un problema de comunicación, por lo que las personas que la padecen suelen sentirse aisladas o solas. Estos grupos pueden ayudarte a sentirte conectado con otras personas que entienden tu situación y tus luchas.
  • Busca formas alternativas de comunicarte . Para muchas personas con afasia —, especialmente con afasia de Broca —, comunicarse mediante la escritura es útil porque se basa en partes del cerebro que normalmente no están afectadas.
  • La tecnología puede ayudar . Los dispositivos móviles como los teléfonos inteligentes y las tabletas pueden ayudar a las personas con afasia, ofreciéndoles otras formas de comunicarse sin tener que hablar en voz alta. Incluso hay aplicaciones para esos dispositivos diseñadas específicamente para ayudar a las personas con afasia (la National Aphasia Association tiene una página de "materiales útiles", que incluye una lista actualizada regularmente de aplicaciones y dispositivos recomendados).
  • Lleva algo que indique a los demás que tienes afasia . Una “tarjeta de identificación de la afasia” o una tarjeta informativa pueden ayudar a facilitar la comunicación en situaciones en las que haya personas que no te conozcan o no sepan que tienes esta enfermedad.

¿Qué puedo hacer para ayudar a un ser querido que tiene afasia?

Hay varios consejos para las personas que tienen un ser querido con afasia. Algunos de estos consejos pueden facilitar la vida de su ser querido y ayudarle a conectarse y comunicarse. Otros pueden favorecer su recuperación o mejorar su adaptación a su enfermedad. Algunas cosas que puede hacer son

  • Ser paciente y comprensivo . Si un ser querido tiene afasia, dale autonomía dándole tiempo para que se comunique. Ayúdele a sentirse seguro y animado. Deja que se equivoque sin corregirle y dale tiempo para que termine de hablar sin interrumpirle ni acabar sus frases. Ayúdales si te lo piden pero, al principio, deja que lo intenten solos.
  • Busca formas de conectar . La afasia afecta a la capacidad de comunicación, lo que a menudo provoca sentimientos de aislamiento y soledad graves. Puedes marcar una gran diferencia si te comunicas con tu ser querido de forma que le resulte más fácil y cómoda.
  • Facilítele la comunicación. Capte su atención antes de empezar a hablar, mantenga el contacto visual y preste toda su atención, y reduzca el ruido de fondo (como bajar el volumen del televisor) si es posible. Ofréceles formas alternativas de comunicación, como la escritura, el dibujo, los gestos con las manos o con dispositivos inteligentes, si lo prefieren, y si eso les ayuda.
  • Trátalos con respeto y dignidad. Las personas con afasia pueden sentirse avergonzadas por sus dificultades para comunicarse. Tratarles con respeto y dignidad puede ayudarles. Si les cuesta entender, puedes hablarles con palabras o frases más fáciles de entender o con preguntas de sí/no (si es lo que prefieren). Hay que evitar hablarles con desprecio o tan despacio que resulte insultante o hiriente. También debes evitar hablar más alto a menos que te lo pidan.

¿Cuándo debo buscar atención médica?

Si notas gradualmente que tienes síntomas de afasia, debes hablar con un profesional sanitario lo antes posible. También debe hablar con su especialista médico si tiene síntomas de afasia que empeoran con el tiempo. Esto es un signo de una enfermedad cerebral degenerativa, más que de una lesión o un daño provocado por afecciones como un accidente cerebrovascular.

¿Cuándo debo ir a urgencias?

Si los síntomas de la afasia aparecen repentinamente, debe recibir atención médica de urgencia. Cuando los síntomas de la afasia aparecen rápidamente o sin previo aviso, puede ser un signo de accidente cerebrovascular o de otra afección peligrosa, por lo que debes llamar al 911 (o al número de tu servicio local de emergencias) para recibir atención médica inmediatamente.

También debes pedir ayuda si observas alguno de los síntomas del ictus (independientemente de que se produzcan o no junto con los síntomas de la afasia) en ti o en alguien cercano. Estos síntomas incluyen

  • Debilidad, entumecimiento o parálisis en un lado del cuerpo.
  • Hablar con dificultad o de forma confusa.
  • Caída de un lado de la cara o pérdida de visión en un ojo.
  • Problemas para tragar.
  • Confusión, irritabilidad o agitación.
  • Dificultad para concentrarse, pensar o recordar.
  • Dolor de cabeza repentino e intenso que le impide realizar sus actividades habituales.

El resumen de Infitema

La afasia es una afección que afecta a la capacidad de una persona para comunicarse con los demás, dificultando el habla o la comprensión de lo que dicen otras personas. Por ello, las personas que la padecen suelen sentirse solas, aisladas o con miedo. Aunque la afasia puede desaparecer por sí sola (especialmente con el tratamiento de los problemas subyacentes), a veces es una afección permanente. Sin embargo, las personas con afasia pueden aprender a adaptarse a la afección con la ayuda de la logopedia. La tecnología también ofrece nuevas formas de ayudar a las personas con afasia a comunicarse. Esto significa que las personas que viven con afasia pueden seguir estableciendo conexiones y comunicándose con quienes les rodean, lo que significa que las personas con esta afección pueden seguir encontrando formas de comunicarse y sentirse comprendidas.