/images/i/patologias/aracnoiditis/aracnoiditis-que-es-causas-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Aracnoiditis: Qué es, causas, síntomas y tratamiento con fisioterapia

La aracnoiditis es un raro trastorno del dolor causado por la inflamación de la aracnoides, una de las membranas que rodean los nervios de la médula espinal. Puede causar dolor intenso y síntomas neurológicos, como debilidad muscular. La aracnoiditis tiene varias causas posibles, y el tratamiento con fisioterapia está dirigido a controlar los síntomas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la aracnoiditis?

La fisioterapia ayuda con Osteoma osteoide al incrementar la movilidad de la articulación afectada, reducir el dolor y la inflamación, y mejorar la fuerza y la coordinación. Los ejercicios de fisioterapia también pueden ayudar a prevenir la formación de nuevos osteomas.

Visión general

La aracnoiditis es un raro trastorno del dolor causado por la inflamación de la aracnoides, una de las membranas que rodean y protegen la médula espinal.
¿Qué es la aracnoiditis?

¿Qué es la aracnoiditis?

La aracnoiditis es un trastorno del dolor poco frecuente causado por la inflamación (hinchazón) de la aracnoides, una de las membranas que rodea y protege los nervios de su médula espinal .

La aracnoiditis provoca un fuerte escozor, “ardor” y problemas neurológicos. Suele afectar a los nervios de la columna lumbar y torácica . Rara vez afecta a toda la columna vertebral.

La evolución de esta enfermedad es muy variable, ya que la aracnoiditis puede ser una enfermedad estática (permanece igual) o progresiva (empeora con el tiempo).

¿Qué le ocurre a la aracnoides en la aracnoiditis?

La materia aracnoidea forma parte de las meninges , que son tres capas de membranas que cubren y protegen el cerebro y la médula espinal (el sistema nervioso central). La aracnoides es la capa intermedia. Las otras dos capas son la duramadre y la piamadre.

Hay tres espacios dentro de las meninges:

  • El espacio epidural se encuentra entre el cráneo y la duramadre y la duramadre de la médula espinal y los huesos de la columna vertebral.
  • El espacio subdural es un espacio potencial entre la duramadre y la aracnoides. Puede abrirse cuando la aracnoides se separa de la duramadre como consecuencia de un traumatismo, un proceso patológico o la falta de líquido cefalorraquídeo. Esto puede ocurrir con la aracnoiditis.
  • El espacio subaracnoideo se encuentra entre la materia aracnoidea y la piamadre. Está lleno de líquido cefalorraquídeo. El líquido cefalorraquídeo amortigua y protege el cerebro y la médula espinal.

La aracnoiditis afecta a la capa aracnoidea en algún punto de la médula espinal, no al cerebro.

En la aracnoiditis, el daño y la inflamación de la aracnoides (espacio subaracnoideo o subdural) conducen a una cascada de acontecimientos, entre ellos

  • Depósitos de colágeno.
  • Tejido cicatricial que encierra las raíces nerviosas.
  • Fibrosis (engrosamiento o cicatrización del tejido).
  • Disminución del flujo de líquido cefalorraquídeo.
  • Aglutinación de las raíces nerviosas.
  • Deterioro del suministro de sangre a los nervios afectados.
  • Atrofia nerviosa (desgaste).
  • Daños en los nervios y, posiblemente, nervios anclados.

Debido a estos cambios en la aracnoides y las raíces nerviosas, la aracnoiditis suele provocar dolor y posibles déficits neurológicos, como debilidad muscular y problemas sensoriales.

¿Qué es la aracnoiditis adhesiva?

A medida que la aracnoiditis avanza, puede dar lugar a la formación de tejido cicatricial y hacer que los nervios espinales se adhieran y funcionen mal (no funcionen correctamente). Esto da lugar a una enfermedad denominada aracnoiditis adhesiva crónica.

La aracnoiditis adhesiva puede provocar una discapacidad. Muchas personas que padecen esta enfermedad acaban necesitando una silla de ruedas debido a la paraparesia, que se produce cuando se es parcialmente incapaz de mover las piernas.

¿Qué frecuencia tiene la aracnoiditis?

La aracnoiditis es poco frecuente, pero los investigadores no saben con exactitud lo extendida que está. Dado que la presentación de la aracnoiditis varía de muy leve a grave, muchos casos leves de aracnoiditis nunca se diagnostican o no se notifican.

Estudios recientes demuestran que la frecuencia de la aracnoiditis lumbar parece estar aumentando debido a la creciente cantidad de cirugías de la columna lumbar.

¿Es grave la aracnoiditis?

Aunque no es mortal, el dolor crónico y los problemas neurológicos asociados a la aracnoiditis pueden afectar en gran medida a su calidad de vida. Es importante encontrar un profesional sanitario que esté familiarizado con la aracnoiditis para recibir el mejor tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la aracnoiditis?

La aracnoiditis no tiene un patrón consistente de síntomas, aunque el síntoma más común es el dolor. Los síntomas pueden variar en función de la parte de la columna vertebral (el nervio espinal) afectada y pueden ser de leves a graves.

La aracnoiditis suele afectar a los nervios que conectan con la parte baja de la espalda y las piernas (columna lumbar).

La aracnoiditis puede causar muchos síntomas, entre ellos

  • Dolores de cabeza .
  • Dolor punzante intenso que puede ser similar a una sensación de descarga eléctrica.
  • Hormigueo, entumecimiento o debilidad en las piernas.
  • Sensaciones que pueden ser como si los insectos se arrastraran por la piel (formicación) o como si el agua bajara por la pierna.
  • Dificultad para sentarse durante mucho tiempo, si es que lo hace.
  • Calambres musculares , espasmos y/o espasmos incontrolables.
  • Vejiga neurógena .
  • Disfunción intestinal.
  • Disfunción sexual , como disfunción eréctil o sequedad vaginal .

Los síntomas pueden agravarse o incluso hacerse permanentes si la enfermedad progresa. Muchas personas con aracnoiditis no pueden trabajar y tienen una discapacidad importante debido al dolor constante.

¿Qué causa la aracnoiditis?

¿Qué causa la aracnoiditis?

En muchos casos de aracnoiditis, los profesionales sanitarios no pueden determinar la causa exacta. Esto se debe a que es una afección rara con múltiples causas posibles, y los síntomas pueden aparecer un tiempo después del incidente que la causó.

La aracnoides puede inflamarse debido a la irritación de una de las siguientes fuentes:

  • Complicaciones de la cirugía de la columna vertebral o de múltiples punciones lumbares : Hasta el 90% de los casos de aracnoiditis se han relacionado con cirugías de la columna lumbar, aunque la aracnoiditis es una complicación poco frecuente de estos procedimientos.
  • Lesiones directas en la columna vertebral : En raras ocasiones, un traumatismo o una lesión directa en la columna vertebral, como una caída o un accidente de tráfico, puede provocar aracnoiditis.
  • Sustancias químicas : El tinte utilizado en las mielografías ha sido señalado como responsable de algunos casos de aracnoiditis. Las mielografías son pruebas diagnósticas en las que se inyecta un colorante llamado medio de contraste radiográfico en la zona que rodea la médula espinal y los nervios. Sin embargo, el medio de contraste radiográfico responsable de ello (iofendilato) ya no se utiliza. Además, existe la preocupación de que los conservantes que se encuentran en las inyecciones epidurales de esteroides puedan causar aracnoiditis.
  • Infección por bacterias o virus : Las infecciones como la meningitis vírica y fúngica, la tuberculosis o el VIH pueden afectar a la columna vertebral y causar aracnoiditis.
  • Compresión crónica de los nervios de la columna vertebral : La compresión crónica de los nervios de la columna vertebral debido a la enfermedad discal degenerativa o a la estenosis espinal avanzada (estrechamiento de la columna vertebral) puede causar aracnoiditis.

Las causas menos frecuentes de aracnoiditis son:

¿Cómo se diagnostica la aracnoiditis?

La aracnoiditis puede ser difícil de diagnosticar porque es poco frecuente y no todos los profesionales sanitarios están familiarizados con ella. Tampoco existen pruebas de laboratorio o de imagen fiables para diagnosticar definitivamente la aracnoiditis. Los médicos basan el diagnóstico en la presentación clínica y los síntomas, junto con una mielografía por resonancia magnética o tomografía computarizada de apoyo.

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar la aracnoiditis?

Si tiene síntomas de aracnoiditis, su médico puede solicitar las siguientes pruebas para ayudar a diagnosticarla:

  • Resonancia magnética (RM) : La resonancia magnética es una prueba indolora que produce imágenes muy claras de los órganos y estructuras del cuerpo. Utiliza un gran imán, ondas de radio y un ordenador para producir imágenes detalladas. Su especialista buscará ciertos signos de aracnoiditis, como el engrosamiento de la raíz nerviosa y la aglutinación, en una resonancia magnética de la columna vertebral.
  • Tomografía computarizada (TC) mielografía : Un mielograma es un procedimiento de imagen que examina la relación entre sus vértebras y discos, a través de la médula espinal, los nervios y las raíces nerviosas. Su especialista buscará ciertos signos de aracnoiditis.
  • Punción lumbar : A veces es importante realizar una punción lumbar, en la que se extrae líquido cefalorraquídeo con una aguja para analizarlo, si la aracnoiditis puede deberse a infecciones en el líquido cefalorraquídeo.
  • Electromiograma (EMG) : Un EMG puede ayudar a su especialista a evaluar la gravedad del daño a las raíces nerviosas afectadas mediante el uso de impulsos eléctricos para comprobar la función nerviosa.
¿Cómo se trata la aracnoiditis?

¿Cómo se trata la aracnoiditis?

Por desgracia, no hay cura para la aracnoiditis. El tratamiento se centra principalmente en aliviar el dolor, mejorar la calidad de vida y controlar los síntomas.

Las opciones de tratamiento de la aracnoiditis son similares a las de otras afecciones de dolor crónico. A menudo, los profesionales sanitarios recomiendan un programa de lo siguiente

  • Control del dolor .
  • Fisioterapia, como hidroterapia y masaje.
  • Estiramientos y ejercicios de amplitud de movimiento.
  • Psicoterapia (terapia de conversación).
  • Equipo o tecnología de adaptación para ayudar a la movilidad y la comodidad.

Los tipos específicos de tratamiento incluyen:

  • Estimulación de la médula espinal : Un estimulador de la médula espinal es un dispositivo que transmite una señal eléctrica a la médula espinal para aliviar el dolor.
  • Medicamentos : Su especialista puede recomendar medicamentos, como AINE o medicamentos más fuertes, para ayudar a controlar el dolor. También puede recetar otros fármacos, como duloxetina , gabapentina , pregabalina , y relajantes musculares, como baclofeno .

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la aracnoiditis?

  • El tratamiento de fisioterapia para osteoma osteoide implica la aplicación de calor y masajes en la zona afectada.
  • También se pueden utilizar ultrasonidos para tratar el dolor y la inflamación asociados al osteoma osteoide.
  • La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza de los huesos afectados.

¿Puede prevenirse la aracnoiditis?

Desgraciadamente, no se conoce ninguna forma de prevenir la aracnoiditis.

¿Cuál es el pronóstico de la aracnoiditis?

La aracnoiditis suele ser crónica (de por vida) y puede ser progresiva, lo que significa que empeora con el tiempo. Aunque hay terapias y tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas, no hay cura.

La calidad de vida de las personas con aracnoiditis grave suele ser mala debido a los importantes síntomas neurológicos y al dolor.

La aracnoiditis puede causar incapacidad en algunas personas, que pueden ser incapaces de trabajar a tiempo completo debido al dolor constante y a diversos problemas neurológicos. Sin embargo, muchas personas con aracnoiditis pueden caminar y conducir un coche sin limitaciones significativas.

¿Cómo puedo cuidarme si tengo aracnoiditis?

Además de seguir el plan de su especialista médico para controlar sus síntomas, como los medicamentos y la terapia, es importante que se cuide. Las siguientes medidas pueden ayudarle a sobrellevar el dolor crónico y a mejorar su salud en general:

  • Evitar fumar .
  • No intente hacer demasiadas cosas. Cree un horario diario que incluya algunas prioridades y tiempo para el descanso y el autocuidado.
  • Siga una dieta saludable.
  • Haga ejercicio regularmente, si es posible.
  • Dormir lo suficiente .
  • Controlar el estrés .
  • Únase a un grupo de apoyo para el dolor crónico y/o la aracnoiditis para aprender de otras personas con condiciones similares.
  • Limite el consumo de alcohol, que puede causar más problemas de sueño y dolor.
  • Intente pensar de forma positiva.
  • Utilizar métodos saludables para afrontar el dolor, como la meditación , la aromaterapia, la biorretroalimentación y el entrenamiento de la atención plena.

Si tienes dolor crónico y depresión y/o ansiedad, es importante que también busques tratamiento para tu(s) enfermedad(es) mental(es). Tener depresión o ansiedad puede empeorar el dolor crónico. Por ejemplo, si tienes depresión, la fatiga, los cambios en el sueño y la disminución de la actividad pueden empeorar tu dolor crónico.

¿Cuándo debo consultar a mi médico sobre la aracnoiditis?

Si le han diagnosticado aracnoiditis, deberá acudir a su médico con regularidad para controlar sus síntomas y su plan de tratamiento.

El resumen de Infitema

Nunca es fácil vivir con dolor crónico. Dado que la aracnoiditis puede afectar tanto a la salud física como a la mental, es esencial buscar un tratamiento adecuado y abogar por uno mismo. Unirse a un grupo de apoyo —, ya sea en línea o en persona —, o encontrar otras salidas sanas y terapéuticas para manejar su estrés puede ayudar a aligerar la carga. Asegúrese de acudir a un profesional sanitario que esté familiarizado con la aracnoiditis. Puede ayudarle a determinar el mejor plan de tratamiento para controlar sus síntomas.