/images/i/patologias/artrosis-de-rodilla/artrosis-de-rodilla-sintomas-causas-y-fisioterapia-tratamientos.png
< Volver a patologías

Artrosis de rodilla: síntomas, causas y fisioterapia, tratamientos

La artrosis de rodilla se produce cuando el cartílago de la articulación de la rodilla se rompe. Cuando esto ocurre, los huesos de la articulación de la rodilla se rozan entre sí, provocando una fricción que hace que las rodillas duelan, se vuelvan rígidas o se hinchen. La artrosis de rodilla no se puede curar, pero existen fisioterapia, tratamientos que pueden aliviar los síntomas y ralentizar la evolución de la enfermedad.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la artrosis de rodilla?

La fisioterapia puede ayudar a tratar el glaucoma de varias maneras. Puede ayudar a mejorar la fuerza y ​​la coordinación de los músculos del ojo, lo que puede mejorar la capacidad del ojo para enfocar. También puede ayudar a mejorar la circulación en el ojo, lo que puede reducir la presión intraocular. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la flexibilidad de los músculos del ojo, lo que puede mejorar la capacidad del ojo para moverse de un lado a otro.

Visión general

Esquema de una rodilla con artrosis
¿Qué es la artrosis de rodilla?

¿Qué es la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla se produce cuando el cartílago de la articulación de la rodilla se rompe, permitiendo que los huesos rocen entre sí. La fricción hace que las rodillas duelan, se vuelvan rígidas y a veces se hinchen. Aunque la artrosis de rodilla no tiene cura, existen muchos tratamientos para ralentizar su avance y aliviar los síntomas. La cirugía es una opción para las formas más graves de artrosis.

¿Qué frecuencia tiene la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla es muy frecuente. Aproximadamente el 46% de las personas la desarrollarán a lo largo de su vida.

¿A quién afecta la artrosis de rodilla?

Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar artrosis de rodilla. La mayoría de las personas desarrollan esta enfermedad después de los 40 años. Pero otros factores, como las lesiones o la genética, pueden hacer que se produzca antes.

¿Cómo afecta la artrosis de rodilla a mi cuerpo?

El dolor de rodilla es el síntoma más común de la artrosis de rodilla, que hace que le resulte doloroso trotar, correr, subir escaleras o arrodillarse. También puede hacer que sus rodillas se sientan rígidas o hinchadas. Con el paso del tiempo, la artrosis de rodilla puede cambiar la forma de la articulación de la rodilla, haciendo que la articulación se sienta inestable o tambaleante.

¿Cuáles son las causas de la artrosis de rodilla?

¿Cuáles son las causas de la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla se produce cuando el cartílago de la articulación de la rodilla se desgasta o se daña. El cartílago articular es un tejido duro y gomoso que se encuentra en los extremos de los huesos y que le permite doblarse y moverse. El cartílago meniscal absorbe el impacto de la presión sobre la rodilla.

El cartílago es como el amortiguador de tu coche, que lo protege de los golpes y las sacudidas. Si conduces por carreteras con mucho desnivel, tus amortiguadores se desgastan rápidamente. Si conduces por calles tranquilas, los amortiguadores duran más. Puedes desgastar o dañar el cartílago de la articulación de la rodilla si:

  • Tienes sobrepeso. Si tu índice de masa corporal (IMC) es de 30 o más, tienes siete veces más probabilidades de desarrollar artrosis en la rodilla que alguien con un IMC inferior.
  • Te lesionas la rodilla o tienes una antigua lesión de rodilla.
  • Ejerce presión sobre la rodilla con frecuencia en su trabajo o practicando deportes.
  • Has heredado una tendencia a desarrollar artrosis de rodilla.
  • Tiene los huesos o las articulaciones torcidas, como por ejemplo, si tiene las rodillas golpeadas.

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis de rodilla?

El dolor es el síntoma más común de la artrosis de rodilla. La rodilla puede doler cuando la mueves, o incluso cuando estás sentado. Otros síntomas son

  • Sientes la rodilla rígida, sobre todo cuando te levantas por primera vez o cuando llevas mucho tiempo sentado.
  • La rodilla se ve hinchada o se siente inflamada.
  • Oyes un chasquido o un crujido cuando mueves la rodilla.
  • Sientes que la rodilla se tambalea, como si pudiera doblarse o “ceder".
  • La rodilla puede bloquearse o sentirse como si estuviera atascada.

¿Cómo se diagnostica la artrosis de rodilla?

Su médico le hará un examen físico y le preguntará por su historial médico. La exploración física puede incluir comprobaciones para ver

  • Si la zona de la articulación de la rodilla está roja o dolorida.
  • Si hay señales de que te has lesionado la rodilla.
  • Cuánto puede mover la rodilla. Esto se denomina amplitud de movimiento.
  • Si tu rodilla se siente "floja", lo que puede significar que tu articulación no es estable.
  • La forma de caminar, por si tienes problemas de marcha que afecten a tu rodilla. Un problema de marcha es cuando no caminas como lo harías normalmente.

¿Qué pruebas utilizan los profesionales sanitarios para diagnosticar esta afección?

  • Radiografía.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM) .
  • Análisis de sangre.
  • Aspiración articular (artrocentesis).
¿Cómo se trata la artrosis de rodilla?

¿Cómo se trata la artrosis de rodilla?

El tratamiento puede incluir tratamientos no quirúrgicos, inyecciones y cirugía. Normalmente, los profesionales sanitarios prueban los tratamientos no quirúrgicos antes de recomendar la cirugía.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la artrosis de rodilla?

  • El objetivo del tratamiento de fisioterapia es mejorar la circulación de la sangre en el área afectada.
  • Se pueden utilizar técnicas de masaje para mejorar la circulación y reducir la inflamación.
  • También se pueden utilizar electroterapia y ultrasonido para mejorar la circulación sanguínea.
  • El tratamiento de fisioterapia también puede incluir la realización de ejercicios específicos para mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos afectados.

Los tratamientos no quirúrgicos incluyen:

  • Utilizar medicamentos para el dolor.
  • Hacer fisioterapia.
  • Mantener un peso saludable.
  • Utilizar una rodillera.
  • Utilizar aparatos ortopédicos, como plantillas o calzado especial.
  • Inyecciones de cortisona (esteroides) .
  • Viscosuplementación.

Los tratamientos quirúrgicos incluyen:

  • Injerto de cartílago. Se utiliza cartílago sano para rellenar un agujero en el cartílago.
  • Osteotomía de rodilla .
  • Sustitución parcial de rodilla.
  • Sustitución total de rodilla.

¿Qué factores tienen en cuenta los profesionales sanitarios a la hora de recomendar una intervención quirúrgica?

Su especialista podría recomendar la cirugía si:

  • Sus síntomas no mejoran después de tratamientos no quirúrgicos como la medicación y la fisioterapia.
  • Sus síntomas afectan a su calidad de vida.
  • Las pruebas muestran que la articulación de su rodilla está empezando a desintegrarse.

¿Cómo puedo prevenir la artrosis de rodilla?

Aunque no siempre se puede prevenir la artrosis de rodilla, hay medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de desarrollarla:

  • Mantenga un peso saludable.
  • Descansa mucho.
  • Si hace footing o corre, hágalo sobre hierba o superficies blandas.
  • Varíe su rutina de fitness con ejercicios de bajo impacto como la natación o el ciclismo.
  • Añada un ligero entrenamiento de fuerza a su rutina de ejercicios.

¿Qué puedo esperar si tengo artrosis de rodilla?

Por desgracia, los efectos de la artrosis de rodilla no pueden revertirse. Pero el tratamiento y el autocuidado pueden ayudar a aliviar los síntomas y a ralentizar el progreso de la enfermedad.

¿Necesitaré siempre tratamiento médico para la artrosis de rodilla?

Es posible que siempre necesite analgésicos para aliviar los síntomas. Muchas personas descubren que el ejercicio y la fisioterapia ayudan a aliviar los síntomas. Las personas también se benefician de los programas de autocontrol que proporcionan información sobre cómo vivir con la artrosis de rodilla. Hable con su profesional sanitario sobre las formas en que puede utilizar el ejercicio y otros cuidados personales para controlar sus síntomas.

¿Cómo me cuido con la artrosis de rodilla?

Puede ser frustrante enfrentarse a los síntomas de la artrosis de rodilla que le impiden trabajar o disfrutar de las actividades diarias. Afortunadamente, hay varias cosas que puede hacer por sus síntomas:

  • Aplicar hielo o calor reduce el dolor, la rigidez y la hinchazón de la rodilla.
  • Perder peso o mantener un peso saludable reduce la tensión en las rodillas.
  • Realizar actividades como nadar, montar en bicicleta o caminar mantiene la flexibilidad de la articulación de la rodilla.
  • Utilizar una rodillera o añadir plantillas amortiguadoras en el calzado puede reducir la presión sobre las rodillas.
  • Participar en programas de autocontrol puede ayudarle a sentir que tiene más control sobre su salud.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Debe ponerse en contacto con su médico si le duele la rodilla sin motivo, o si tiene un dolor de rodilla que empeora.

¿Cuándo debo buscar atención médica inmediata?

Debes acudir a urgencias o ponerte en contacto con tu médico si te duele la rodilla y la sientes caliente al tacto o tu piel se ve roja. Estos son signos de que podría tener una infección.

¿Qué preguntas debo hacer a mi especialista médico?

  • ¿Por qué me duele la rodilla?
  • ¿Siempre me va a doler?
  • ¿Empeorarán mis otros síntomas?
  • ¿Necesitaré cirugía?
  • Tengo que estar de pie en mi trabajo. ¿Podré seguir trabajando?
  • ¿Podré correr o trotar después del tratamiento?

¿La artrosis de rodilla puede causar dolor en la cadera, la pierna o la pantorrilla?

La artrosis de rodilla puede debilitar los músculos de la pantorrilla, el muslo y la cadera, pero no hay ninguna indicación de que esta debilidad muscular sea dolorosa.

¿La artrosis de rodilla provoca dolor de huesos?

La artrosis de rodilla hace que los huesos de la pierna se rocen, lo que puede dar lugar a dolorosos espolones óseos .

El resumen de Infitema

La artrosis de rodilla se desarrolla con el tiempo. Es posible que no note la punzada o el dolor que podría ser el primer signo de artrosis de rodilla. Hable con su médico si tiene un dolor de rodilla que está empeorando. Su médico puede ayudarle a tratar los síntomas y a mantenerle en movimiento. Un tratamiento temprano puede aliviar los síntomas de la artrosis de rodilla y ralentizar su progreso.