/images/i/patologias/atonia-uterina/atonia-uterina-causas-sintomas-riesgos-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Atonía uterina: Causas, síntomas, riesgos y tratamiento con fisioterapia

La atonía uterina (o tono uterino) se refiere a un útero blando y débil después del parto. Se produce cuando los músculos uterinos no se contraen lo suficiente para cerrar los vasos sanguíneos de la placenta después del parto. Esto puede provocar una pérdida de sangre potencialmente mortal después del parto. Es necesario un tratamiento con fisioterapia médico inmediato.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la atonía uterina?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar los síntomas del Síndrome de Walker-Warburg y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Puede ayudar a incrementar la fuerza y resistencia muscular, a mejorar la coordinación y equilibrio, y a reducir el dolor y la inflamación. También puede ayudar a los pacientes a mantener una mejor movilidad y a realizar actividades cotidianas.
¿Qué es la atonía uterina?

¿Qué es la atonía uterina?

La atonía uterina (atonía del útero) se produce cuando el útero no se contrae (o aprieta) adecuadamente durante o después del parto. Es una complicación grave que puede provocar una pérdida de sangre potencialmente mortal. La atonía uterina (o el tono muscular del útero) describe un útero blando o sin tono.

Durante el embarazo, el bebé crece en el útero y recibe sangre, oxígeno y nutrientes de la placenta. Los vasos sanguíneos y las arterias suministran sangre al bebé a través de la placenta . Después del parto, el útero se contrae para expulsar la placenta. Estas contracciones ayudan a prevenir las hemorragias porque comprimen los vasos sanguíneos que conectan el útero con la placenta. Si no se ejerce presión sobre estos vasos sanguíneos, pueden sangrar libremente y provocar una hemorragia posparto (sangrado excesivo después del parto).

La atonía uterina también puede producirse durante un aborto espontáneo u otras cirugías uterinas, y puede ser una complicación de los partos vaginales o cesáreas . La atonía uterina se produce en aproximadamente el 2% de los partos en Europa; sin embargo, no todos los casos dan lugar a una hemorragia posparto.

La atonía uterina requiere una intervención médica inmediata. La mayoría de las personas se recuperan completamente cuando se trata con prontitud.

¿Qué ocurre si el útero no se contrae después del parto?

Cuando los músculos del útero no se contraen después de dar a luz , se corre el riesgo de perder demasiada sangre. Tras el parto, los vasos sanguíneos del útero se abren para permitir que la placenta se desprenda de la pared uterina. Las contracciones ayudan a cerrar los vasos sanguíneos. Cuando los músculos no aprietan lo suficiente, la sangre fluye libremente y corres el riesgo de sufrir una hemorragia grave. Se trata de una urgencia médica, ya que puede poner en peligro tu vida.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la atonía uterina?

La atonía uterina tiene varios factores de riesgo. Estos factores pueden impedir que el útero se contraiga después del parto:

  • Es tu primer bebé o has tenido más de cinco.
  • Vas a tener gemelos, trillizos y más.
  • Tu bebé es más grande que la media ((2011)macrosomía fetal ).
  • Tienes más de 35 años .
  • Tienes demasiado líquido amniótico ( (2013)polihidramnios).
  • Tiene obesidad.
  • Tienes fibromas uterinos .

Los profesionales sanitarios también creen que si los siguientes factores están presentes durante el parto, es posible que tu útero no se contraiga después del mismo:

  • Has tenido un parto muy largo o muy rápido.
  • Ha tenido un parto difícil.
  • Su parto es inducido .
  • Tienes corioamnionitis (una infección de las membranas que cubren a tu bebé).
  • Le han puesto anestesia general .
  • Tienes el útero agrandado.

Tiene un alto riesgo de atonía uterina si tiene más de dos factores de riesgo. En el caso de las personas que tienen riesgos conocidos, los profesionales sanitarios pueden hacer preparativos antes del parto para que estén preparados para actuar con rapidez.

¿Qué causa la atonía uterina?

¿Qué causa la atonía uterina?

La atonía uterina se produce cuando los músculos del útero no se contraen lo suficiente en respuesta a la oxitocina , una hormona que el cuerpo libera antes y durante el parto para estimular las contracciones.

¿Cuáles son los síntomas de la atonía uterina?

El mayor signo de atonía uterina es el sangrado prolongado o excesivo del útero. El médico detecta la mayoría de los casos de atonía uterina poco después del nacimiento del bebé. Además, su útero está relajado, débil y suelto después del parto.

Otros síntomas de atonía uterina son

  • Presión arterial baja .
  • Ritmo cardíaco rápido.
  • Sensación de mareo o desmayo.
  • Aspecto pálido.
  • Perder el conocimiento.
  • No poder orinar.
  • Dolor, especialmente en la espalda.

¿Cómo se diagnostica la atonía uterina?

El personal sanitario ha aprendido a detectar la atonía uterina a tiempo y a tratarla rápidamente. Por lo general, pueden diagnosticarla palpando el tamaño y la suavidad de su útero después del parto. Para ello, el médico suele colocar una mano sobre el abdomen y realizar un tacto vaginal (los dedos de la otra mano están dentro de la vagina). Además, algunos profesionales pueden pesar o contar las esponjas o almohadillas utilizadas para absorber la sangre para calcular la cantidad de sangre que has perdido.

Si tienes atonía uterina, tu útero es grande, blando y débil. En un parto normal, el útero debería empezar a contraerse (tensarse o endurecerse) y encogerse después del parto.

La atonía uterina es la principal causa de hemorragia posparto, por lo que su especialista también la examinará para detectar:

  • Desgarros en el cuello uterino, la vagina o el útero.
  • Retención de tejido placentario .

Su especialista continuará observando los cambios en su presión arterial y frecuencia cardíaca. Es posible que le pida análisis de sangre para ver su recuento de glóbulos rojos y el factor de coagulación de la sangre (la rapidez con la que se coagula la sangre).

¿Cómo se trata la atonía uterina?

¿Cómo se trata la atonía uterina?

La atonía uterina es una emergencia y requiere una actuación rápida por parte del equipo sanitario. El objetivo del tratamiento es detener la hemorragia lo antes posible y reponer la sangre o los líquidos perdidos. Incluso después de que la hemorragia esté controlada, es posible que necesite una transfusión de sangre o líquidos intravenosos para reponer lo perdido.

El médico que te atiende durante el embarazo suele empezar el tratamiento masajeando el útero para favorecer las contracciones. Dependiendo de la gravedad, esto puede ser suficiente para tratar la atonía uterina.

Además del masaje uterino después del parto, su especialista puede utilizar varios medicamentos para ayudar a su útero a contraerse. Estos medicamentos incluyen:

  • Oxitocina
  • Metilergonovina
  • Prostaglandinas como 15-metil-PGF2 misoprostol o dinoprostona.
  • Alcaloides del cornezuelo, como la ergometrina.

Aplicar presión a las paredes uterinas (técnicas de taponamiento)

Es posible que el médico que te atiende durante el embarazo tenga que aplicar más presión sobre el útero para limitar la pérdida de sangre. Estas técnicas consisten en taponar el útero con una gasa o inflar un globo dentro del útero. Con estos métodos, el médico ejerce una presión directa sobre la pared uterina para detener la hemorragia.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía puede ser necesaria si todos los demás métodos no detienen la hemorragia. Las cirugías para tratar la atonía uterina son:

  • Legrado uterino : El médico raspa la sangre retenida o el tejido de la placenta del útero.
  • Ligadura de la arteria uterina: Un procedimiento para ligar los vasos sanguíneos de su útero.
  • Embolización de la arteria uterina : Procedimiento que utiliza pequeñas partículas similares a la arena para bloquear el flujo sanguíneo hacia el útero.
  • Histerectomía : La extirpación del útero es la medida final si todo lo demás falla.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la atonía uterina?

  • La fisioterapia puede ayudar a mejorar la fuerza muscular y el equilibrio
  • Puede ayudar a aliviar el dolor
  • Puede ayudar a mejorar la movilidad
  • Puede ayudar a mejorar la capacidad pulmonar
  • Puede ayudar a mejorar la capacidad de alimentarse
  • Puede ayudar a mejorar el control de las evacuaciones intestinales

¿Cuáles son las complicaciones de la atonía uterina?

Las complicaciones de la atonía uterina son las siguientes

  • Anemia .
  • Fatiga o estar demasiado cansada.
  • Sensación de mareo o aturdimiento debido a la baja presión sanguínea.
  • Mayor riesgo de hemorragia en futuros embarazos.

¿Cómo puedo prevenir la atonía uterina?

La atonía uterina no suele poder prevenirse. Si está en riesgo, su especialista médico puede tomar medidas con antelación para prepararse para un sangrado excesivo. Por ejemplo, puede disponer de más ayuda o equipamiento en la sala de partos o hacer que el bebé nazca en otro hospital. Puede tomar medidas para tener un embarazo saludable tomando vitaminas prenatales , asistiendo a todas sus citas prenatales y manteniendo un peso saludable durante el embarazo.

Si has tenido una hemorragia intensa durante un parto anterior, asegúrate de comunicárselo a tu obstetra.

¿La atonía uterina puede producirse dos veces?

Sí, puedes experimentar la atonía uterina más de una vez. El riesgo es mayor si ya has tenido atonía uterina.

El resumen de Infitema

La atonía uterina es una complicación que se produce después del parto. Si sufres esta grave afección, tu equipo de atención al embarazo debe tratarte rápidamente para evitar que pierdas demasiada sangre. Habla con tu médico sobre la atonía uterina y sobre si estás en riesgo. Saber con antelación si está en riesgo puede ayudarle a prepararse para recibir atención de urgencia si la necesita.