/images/i/patologias/bursitis-en-el-hombro/bursitis-en-el-hombro-que-es-tratamientos-sintomas.png
< Volver a patologías

Bursitis en el hombro: Qué es, Tratamientos, Síntomas

La bursitis de hombro es el tipo más común de bursitis. Se produce cuando se acumula un exceso de líquido en una bursa, la almohadilla de amortiguación entre los huesos y el tejido de las articulaciones. Muchas personas con bursitis de hombro también tienen tendinitis de hombro. Estas afecciones causan dolor y pueden afectar a la movilidad del brazo. El reposo, las ortesis de hombro y las inyecciones de esteroides pueden ayudar.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La hiperglucemia ocurre cuando hay un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre. La glucosa es una fuente de energía para el cuerpo, pero demasiada glucosa en la sangre puede ser peligrosa. La hiperglucemia puede ser causada por una variedad of factores, incluyendo el estrés, ciertos medicamentos, enfermedades, y la dieta. La fisioterapia puede ayudar a tratar la hiperglucemia de varias maneras. Primero, la fisioterapia puede ayudar a reducir el estrés, que es una de las principales causas de hiperglucemia. La fisioterapia puede proporcionar técnicas de relajación y ejercicios de respiración para ayudar a reducir el estrés. También puede ayudar a aumentar la actividad física, que puede ayudar a quemar exceso de glucosa en la sangre. En segundo lugar, la fisioterapia puede ayudar a corregir cualquier problema de salud que esté causando hiperglucemia. Por ejemplo, si la hiperglucemia es causada por una enfermedad como la diabetes, la fisioterapia puede ayudar a tratar la enfermedad subyacente y, en algunos casos, puede incluso ayudar a prevenir la hiperglucemia. En tercer lugar, la fisioterapia puede ayudar a cambiar la dieta para reducir el consumo de azúcar y otros alimentos que pueden causar hiperglucemia. La fisioterapia puede proporcionar consejos sobre cómo seleccionar los alimentos adecuados, prepararlos de forma segura, y evitar los alimentos que pueden causar hiperglucemia. En cuarto lugar, la fisioterapia puede ayudar a aumentar la actividad física. La actividad física puede ayudar a quemar glucosa en exceso en la sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina. La fisioterapia puede proporcionar consejos sobre cómo incorporar ejercicio en la rutina diaria y seleccionar los ejercicios adecuados para el nivel de fitness. En general, la fisioterapia puede ayudar a tratar la hiperglucemia de varias maneras. La fisioterapia puede proporcionar técnicas de relajación para reducir el estrés, corregir los problemas de salud que están causando hiperglucemia, cambiar la dieta para reducir el consumo de azúcar y otros alimentos que pueden causar hiperglucemia, y aumentar la actividad física.
¿Qué es la bursitis de hombro?

¿Qué es la bursitis de hombro?

La bursitis de hombro es el resultado de la inflamación de la bursa. Las bursas son sacos potenciales llenos de líquido que forman parte del sistema esquelético . Amortiguan el espacio entre los huesos y el tejido conectivo, permitiendo que los tendones, los músculos y los huesos se muevan juntos.

En el hombro, las bursas subacromiales amortiguan la zona entre los tendones del manguito de los rotadores y el acromion (el punto más alto del omóplato o escápula). Las bursas permiten que los tendones y los huesos se deslicen sin fricción cuando usted mueve y levanta los brazos.

Las lesiones o el uso excesivo pueden hacer que se acumule líquido en las bursas, causando bursitis . La hinchazón dolorosa puede aparecer de forma gradual o repentina. El personal sanitario puede utilizar el término médico bursitis subacromial o tendinitis del manguito rotador para referirse a la bursitis que afecta al hombro.

¿Cuáles son los tipos de bursitis del hombro?

Los diferentes tipos de bursitis de hombro son:

  • Crónica: Las lesiones repetidas o los incidentes repetidos de bursitis aguda pueden causar bursitis crónica del hombro. Es el tipo más común de bursitis de hombro. Puede tener periodos sin síntomas y luego tener reagudizaciones de los síntomas (retorno de los síntomas) que duran varios meses. Con el tiempo, esta inflamación continua puede causar debilidad en el brazo y el hombro. Muchas personas aprenden a adaptarse al dolor (término de acomodación). Esto puede dar lugar a otros dolores regionales (piense en una zona diferente del hombro, el cuello o el codo).
  • Agudo: Este tipo aparece repentinamente, a menudo por un accidente o una lesión. Tocar o mover el hombro provoca dolor.
  • Infecciosa (séptica): En raras ocasiones, las infecciones bacterianas como las infecciones por estafilococo causan bursitis infecciosa (séptica) del hombro. El hombro puede tener un aspecto rojo o morado y estar caliente al tacto. En este caso poco frecuente, puede tener fiebre y sentirse mal. Puede tener un fuerte dolor en el hombro.
¿Qué causa la bursitis del hombro?

¿Qué causa la bursitis del hombro?

La bursitis afecta más comúnmente al hombro, pero puede desarrollarse en cualquier articulación. La bursitis del hombro suele ser el resultado de un uso excesivo o de movimientos repetitivos del hombro.

Las actividades por encima de la cabeza aumentan la fricción entre los huesos y los tejidos. Esta fricción continua puede inflamar e irritar las bursas. Cuando se acumula líquido en las bolsas, se tiene bursitis.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la bursitis del hombro?

Cualquiera puede padecer bursitis de hombro. Algunos profesionales y deportistas que realizan muchos movimientos repetitivos del hombro son más propensos a este problema. Entre ellos se encuentran los pintores, los carpinteros y los constructores, y las personas que juegan al fútbol, al softball o al lacrosse.

Usted puede ser más propenso a la bursitis de hombro si tiene:

  • Artritis o gota .
  • Diabetes
  • Enfermedad renal o uremia (acumulación de residuos en la sangre).
  • Artritis reumatoidea .
  • Enfermedad tiroidea .

¿Cuáles son los síntomas de la bursitis del hombro?

El dolor de hombro provocado por la bursitis puede aparecer de forma repentina o gradual. Puede experimentar un dolor sordo, un dolor agudo o una leve sensibilidad.

Otros signos de bursitis del hombro son

  • Rigidez en el hombro o sensación de hinchazón.
  • Dolor en la amplitud de movimiento.
  • Dolor nocturno al acostarse sobre el lado afectado.
  • Dolor agudo o punzante con los movimientos del hombro por encima de la cabeza.

¿Qué otras afecciones causan dolor de hombro?

La mayoría de las personas que padecen bursitis de hombro también tienen tendinitis de hombro (daño en los tendones del manguito rotador). Ambas afecciones provocan dolor, inflamación y rigidez en el hombro.

Estas afecciones también pueden afectar a la movilidad del hombro y provocar dolor en el mismo:

¿Cómo se diagnostica la bursitis de hombro?

Su médico le hará un examen físico para evaluar el dolor y la amplitud de movimiento del hombro. También puede realizar estas pruebas diagnósticas:

  • Radiografías para detectar artritis , espolones óseos y otros problemas que pueden afectar al hombro.
  • Resonancia magnética o ecografía para buscar inflamación en las bursas.
  • Aspiración articular para drenar y analizar el líquido de la bursa en busca de infección o gota.
¿Cómo puedo tratar la bursitis en casa?

¿Cómo puedo tratar la bursitis en casa?

Puede utilizar ciertos métodos para aliviar los síntomas de la bursitis. A continuación se explica cómo tratar la bursitis del hombro en casa:

  • Detener temporalmente las actividades que agravan el hombro.
  • Compresas de hielo para reducir la inflamación.
  • Analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor y la inflamación.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El tratamiento de fisioterapia para hiperglucemia implica el uso de ejercicio para aumentar la sensibilidad a la insulina y mejorar el control de la glucosa en sangre.
  • También se pueden utilizar técnicas de fisioterapia para reducir el estrés y la ansiedad, que pueden desencadenar o empeorar los síntomas de hiperglucemia.
  • Otras modalidades de tratamiento, como la terapia ocupacional y el masaje, también pueden ayudar a mejorar el bienestar general y reducir los síntomas de hiperglucemia.

¿Cuáles son los tratamientos no quirúrgicos para la bursitis del hombro?

Los tratamientos para la bursitis del hombro se centran en reducir la inflamación y minimizar los síntomas. La mayoría de las personas obtienen un alivio de los síntomas con estos tratamientos no quirúrgicos:

  • Inyecciones de bursa (esteroides) para aliviar el dolor y la hinchazón durante un par de meses.
  • Corticoesteroides , como Kenalog o Celestone que se toman por vía oral para el dolor intenso y la inflamación.
  • Fisioterapia Ejercicios para fortalecer los músculos débiles y mejorar la amplitud de movimiento.
  • Antibióticos para eliminar las infecciones bacterianas que causan la bursitis.

¿Cuáles son los tratamientos quirúrgicos para la bursitis del hombro?

Si los síntomas empeoran o no mejoran con los tratamientos no quirúrgicos, el médico puede recomendar la cirugía. Esta cirugía puede realizarse artroscópicamente mediante pequeñas incisiones y una diminuta cámara (artroscopio).

Su especialista puede eliminar:

  • El tejido dañado que presiona e irrita las bursas.
  • Las bursas inflamadas para dejar espacio para que los tendones y los huesos se muevan.

¿Cómo puedo prevenir la bursitis del hombro?

Estas medidas pueden reducir el riesgo de padecer bursitis de hombro:

  • Realice regularmente ejercicios de estiramiento y fortalecimiento del hombro.
  • Caliente el hombro antes de realizar actividades.
  • Tome descansos durante las actividades repetitivas.
  • Usar una ortesis de hombro para aliviar la tensión en el hombro.

¿Cuáles son las complicaciones de la bursitis del hombro?

La bursitis crónica del hombro y los brotes repetidos pueden dañar las bursas. Con el tiempo, esto puede afectar a la movilidad del hombro.

Las bacterias que causan la bursitis infecciosa (séptica) del hombro pueden extenderse a los órganos y a otras partes del cuerpo. En los casos graves, la sepsis puede poner en peligro la vida.

¿Cuál es el pronóstico de las personas con bursitis de hombro?

La mayoría de las personas con bursitis de hombro consiguen aliviar los síntomas sin necesidad de cirugía. Pero la bursitis crónica del hombro suele reaparecer. Es importante dar a su cuerpo tiempo para descansar y curarse. Algunas personas que tienen un dolor intenso en el hombro necesitan una intervención quirúrgica.

¿Cuándo debo llamar al médico por un dolor de hombro o una bursitis de hombro?

Debe llamar a su especialista médico si experimenta

  • Dolor o limitación de la amplitud de movimiento en el hombro o el brazo que interfiere en la vida diaria.
  • Dolor que no mejora con tratamientos caseros.
  • Debilidad del hombro o del brazo.
  • Signos de infección, como fiebre y escalofríos.
  • Enrojecimiento o hinchazón inusual en el hombro.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico sobre la bursitis del hombro?

Puede preguntar a su especialista médico:

  • ¿Cuál es la causa de la bursitis del hombro?
  • ¿Qué tratamientos pueden ayudar?
  • ¿Pueden ayudar la fisioterapia u otros ejercicios?
  • ¿Me beneficiaría la cirugía?
  • ¿Cómo puedo prevenir futuros problemas en el hombro?
  • ¿Debo estar atento a los signos de complicaciones?

El resumen de Infitema

La bursitis del hombro es una condición inflamatoria dolorosa. Puede limitar la amplitud de movimiento del hombro y del brazo. La mayoría de las personas consiguen aliviar los síntomas mediante terapias no quirúrgicas. El reposo, el uso de una férula y la realización de ejercicios de fisioterapia pueden ser útiles. Su médico puede ayudarle a controlar los síntomas y a prevenir futuros episodios de bursitis.