/images/i/patologias/cancer-de-nasofaringe/cancer-de-nasofaringe-causas-sintomas-tratamiento-con-fisioterapia-y-prevencion.png
< Volver a patologías

Cáncer de nasofaringe: Causas, síntomas, tratamiento con fisioterapia y prevención

El cáncer nasofaríngeo es un tipo raro de cáncer de cabeza y cuello. Afecta a la nasofaringe —, la parte de la garganta que conecta la parte posterior de la nariz con la parte posterior de la boca.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el cáncer de nasofaringe?

La fisioterapia es un tratamiento eficaz para el linfedema. Ayuda a reducir el volumen de líquido en el tejido afectado, aliviar el dolor y la inflamación, y mejorar la movilidad. El tratamiento puede incluir drenaje linfático manual, masaje, ejercicio, compresión, y/o terapia con láser.
¿Qué es el cáncer de nasofaringe?

¿Qué es el cáncer de nasofaringe?

El cáncer nasofaríngeo afecta al tejido que conecta la parte posterior de la nariz con la parte posterior de la boca. Esta zona se llama nasofaringe y está situada justo encima del paladar, en la base del cráneo. Cuando se inspira por la nariz, el aire pasa por la nariz, la nasofaringe y la garganta antes de llegar a los pulmones. El cáncer de nasofaringe comienza cuando las células de esta zona empiezan a crecer de forma descontrolada.

¿Es raro el cáncer de nasofaringe?

En Europa, el cáncer de nasofaringe es extremadamente raro. Menos de 1 de cada 100.000 personas son diagnosticadas de esta enfermedad cada año.

El cáncer de nasofaringe es más frecuente en algunas partes del mundo, como Asia, el norte de África y Oriente Medio. La enfermedad puede desarrollarse a cualquier edad e incluso puede afectar a los niños. Aproximadamente la mitad de las personas a las que se les diagnostica la enfermedad son menores de 55 años.

¿Cuál es la diferencia entre el cáncer de nasofaringe y el linfoma?

El linfoma es un tipo de cáncer que afecta al sistema inmunitario. Esta enfermedad puede empezar en cualquier parte del cuerpo que tenga tejido linfático, incluida la nasofaringe. El cáncer nasofaríngeo es diferente porque comienza en las células escamosas que recubren la nasofaringe.

¿Cómo afecta el cáncer de nasofaringe a mi cuerpo?

Aunque este tipo de cáncer comienza en la nasofaringe, suele extenderse a otras partes del cuerpo. Las células cancerosas pueden desplazarse a los ganglios linfáticos cercanos (de nuevo, a diferencia de un tipo de cáncer del sistema inmunitario como el linfoma) o a otros órganos, como los pulmones y el hígado.

¿Qué causa el cáncer de nasofaringe?

¿Qué causa el cáncer de nasofaringe?

Los expertos no saben exactamente qué causa el cáncer de nasofaringe. Sin embargo, hay ciertos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad, como por ejemplo

  • Virus de Epstein-Barr (VEB). Es el mismo virus que causa la mononucleosis . El VEB es frecuente en las personas diagnosticadas de cáncer nasofaríngeo. Aunque la relación entre ambas afecciones es ampliamente conocida, no todas las personas que han tenido el VEB desarrollarán cáncer nasofaríngeo.
  • Alimentos curados en sal. Las personas que consumen dietas ricas en carne y pescado curados en sal tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer nasofaríngeo.
  • Consumo de alcohol y tabaco. Fumar o beber en exceso puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de nasofaringe.
  • Edad. Aunque el cáncer de nasofaringe puede aparecer a cualquier edad, se diagnostica con mayor frecuencia en personas de entre 30 y 50 años.
  • Raza. El cáncer de nasofaringe es más frecuente en personas que viven en el sudeste asiático, el sur de China y el norte de África. Las personas que han emigrado a Europa desde Asia también tienen un mayor riesgo en comparación con los asiáticos nacidos en Europa.
  • Sexo. Los hombres tienen aproximadamente tres veces más probabilidades que las mujeres de desarrollar cáncer de nasofaringe.
  • Antecedentes familiares. Si tiene un familiar con cáncer nasofaríngeo, es más probable que desarrolle la enfermedad.

¿Cuáles son algunos de los síntomas comunes del cáncer de nasofaringe?

En la mayoría de los casos, las personas con cáncer nasofaríngeo notan un bulto en la parte posterior del cuello. Puede haber uno o varios bultos, y normalmente no son dolorosos. Estas masas aparecen cuando el cáncer se extiende a los ganglios linfáticos del cuello y hace que se inflamen.

También hay otros signos de advertencia como:

  • Acúfenos , o zumbidos en los oídos.
  • Pérdida de audición .
  • Sensación de plenitud en el oído.
  • Dolores de cabeza.
  • Congestión nasal.
  • Hemorragias nasales.
  • Dificultad para abrir la boca.
  • Dolor facial.
  • Adormecimiento facial.
  • Dificultad para respirar o hablar.
  • Infecciones de oído que no desaparecen.

Muchos de los síntomas del cáncer nasofaríngeo son similares a los de otras enfermedades menos graves. Por ello, esta enfermedad puede ser difícil de detectar en sus primeras fases. Por eso es importante que programe una revisión con su especialista médico si nota alguno de estos problemas.

¿Cómo se propaga el cáncer de nasofaringe?

Una vez que se ha formado el tumor principal en la nasofaringe, las células cancerosas suelen extenderse a los ganglios linfáticos cercanos del cuello. A continuación, el cáncer se extiende a zonas distantes del cuerpo, como el hígado, los pulmones, los huesos u otros ganglios linfáticos.

La estadificación del cáncer de nasofaringe se determina en función de varios factores, como el tamaño y la ubicación del tumor y la extensión de las células cancerosas. A continuación se presenta un esquema general de los estadios del cáncer de nasofaringe:

  • Estadio 0:El cáncer sólo afecta a la capa superior de las células del interior de la nasofaringe.
  • Estadio 1:El tumor ha crecido hacia estructuras cercanas, como la parte posterior de la garganta o la cavidad nasal.
  • Estadio 2:En este estadio, el cáncer se ha extendido a uno o más ganglios linfáticos de un lado del cuello.
  • Estadio 3:El cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos de ambos lados del cuello.
  • Estadio 4:El tumor se ha extendido al cráneo, el ojo, los nervios craneales, las glándulas salivales o la parte inferior de la garganta. En el estadio 4, el cáncer nasofaríngeo también puede extenderse a partes distantes del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de nasofaringe?

En Europa, el cáncer de nasofaringe suele diagnosticarse cuando una persona acude a su médico debido a síntomas como la congestión nasal o un bulto en el cuello.

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar el cáncer de nasofaringe?

Si su profesional sanitario cree que usted puede tener cáncer de nasofaringe, le preguntará por sus antecedentes familiares y le hará un examen físico completo. Le examinará detenidamente la nasofaringe, así como la cabeza, el cuello, la boca, la garganta, la nariz, los músculos faciales y los ganglios linfáticos. Es posible que su especialista también le haga una prueba de audición. Además, su especialista médico puede realizar una:

  • Biopsia. Para averiguar si la nasofaringe contiene células cancerosas, el médico extrae un pequeño trozo de tejido de la zona. A continuación, la muestra se envía a un laboratorio para que pueda ser examinada al microscopio.
  • Tomografía computarizada. Una tomografía computarizada (TC) es un tipo de radiografía que toma imágenes detalladas del interior de su cuerpo. Esta exploración puede mostrar si hay o no un tumor. También puede proporcionar a su médico información sobre el tamaño, la forma y la ubicación de un tumor.
  • Resonancia magnética. La resonancia magnética (RM) utiliza imanes y ondas de radio para captar imágenes del interior de su cuerpo. Esta prueba de imagen indica a su especialista médico si el cáncer se ha extendido a las estructuras cercanas.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET). La tomografía por emisión de positrones (PET) se realiza tras introducir azúcar radiactivo en la sangre. Las células cancerosas crecen rápidamente, por lo que absorben gran parte del azúcar. Como resultado, estas células se vuelven temporalmente radiactivas y son visibles en una exploración PET. Una vez que se ha introducido el azúcar en la sangre, una cámara especializada toma imágenes de la radiactividad en el cuerpo. El médico puede utilizar la PET para determinar si el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos.
  • Radiografía de tórax. Si ya le han diagnosticado cáncer de nasofaringe, una radiografía de tórax puede indicarle si el cáncer se ha extendido a los pulmones. Esto no suele ocurrir a menos que el cáncer esté avanzado.
  • Prueba de los niveles de ADN del virus de Epstein-Barr. Dado que el cáncer nasofaríngeo suele estar relacionado con el virus de Epstein-Barr, se le hará una prueba para medir el nivel de ADN del virus de Epstein-Barr en sangre.

Nota: Las pruebas de detección del cáncer de nasofaringe no suelen realizarse en Europa porque la enfermedad es muy poco frecuente. Sin embargo, en otras zonas del mundo, como Asia, África y Oriente Medio, las personas se someten a pruebas de detección de esta enfermedad de forma rutinaria.

¿Cómo se trata el cáncer de nasofaringe?

¿Cómo se trata el cáncer de nasofaringe?

El tratamiento específico depende del estadio del cáncer. Una vez que reciba el diagnóstico, su equipo explorará con usted las opciones de tratamiento. El tratamiento del cáncer de nasofaringe puede incluir:

  • Radioterapia. Este tratamiento utiliza rayos X de alta energía para ralentizar o eliminar las células cancerosas. El cáncer de nasofaringe es especialmente sensible a la radiación, por lo que este tipo de terapia se utiliza a menudo para tratar la enfermedad.
  • Quimioterapia. Medicamentos contra el cáncer que se administran por vía oral o intravenosa. Como la quimioterapia viaja por el torrente sanguíneo, es útil para los cánceres que se han extendido a otras partes del cuerpo.
  • Quimiorradiación . En muchos casos de cáncer nasofaríngeo, la quimioterapia se utiliza en combinación con la radioterapia. Esto puede potenciar los efectos de la radiación, pero también puede tener más efectos secundarios.
  • Cirugía. En algunos casos, el tumor puede extirparse quirúrgicamente. Sin embargo, como la nasofaringe es una zona difícil de operar, la cirugía no suele ser la principal opción de tratamiento. Sin embargo, la cirugía se utiliza a veces para extirpar los ganglios linfáticos del cuello que no han respondido a otros tratamientos.
  • Terapia farmacológica dirigida. Algunos fármacos pueden dirigirse a determinados tipos de cáncer. Las personas con cáncer de nasofaringe pueden beneficiarse de las inyecciones de cetuximab . El cetuximab es una versión sintética de una proteína del sistema inmunitario. El tratamiento farmacológico dirigido se combina casi siempre con quimioterapia o radioterapia.
  • Inmunoterapia. Este tratamiento refuerza su propio sistema inmunitario para ayudar a detectar y combatir las células cancerosas. En la actualidad, sigue siendo en gran medida experimental.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el cáncer de nasofaringe?

  • Es una enfermedad crónica que requiere un tratamiento a largo plazo.
  • La fisioterapia es una parte importante del tratamiento.
  • El objetivo de la fisioterapia es disminuir el edema, mejorar la movilidad y la fuerza, y reducir el riesgo de infección.
  • La fisioterapia se realiza mediante masajes, ejercicios, drenaje linfático y compresión.
  • El tratamiento se adapta a las necesidades individuales de cada paciente.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento del cáncer de nasofaringe?

Los efectos secundarios varían en función del tipo de tratamiento del cáncer de nasofaringe que reciba. A continuación se indican algunos de los efectos secundarios más comunes de cada tipo de tratamiento:

Radioterapia

  • Enrojecimiento o irritación de la piel.
  • sequedad de boca crónica .
  • Náuseas.
  • Cansancio.
  • Llagas en la boca.
  • Dificultad para tragar.
  • Dolor en los huesos.
  • Caries dental.
  • Cambios en el gusto.
  • Pérdida de audición.

Quimioterapia

  • Cansancio.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sequedad crónica de la boca.
  • Pérdida de cabello.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de audición.

Quimiorradiación

  • Cansancio.
  • Llagas en la boca.
  • Síntomas parecidos a los de la gripe.
  • Anemia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida de cabello.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Pérdida de audición.

Cirugía

  • Daño a los nervios.
  • Hinchazón por acumulación de líquidos.

Terapia farmacológica dirigida

  • Diarrea.
  • Problemas de hígado.
  • Hipertensión arterial.
  • Problemas de coagulación de la sangre.
  • Piel seca o sarpullido.

Inmunoterapia

  • Enrojecimiento de la piel.
  • Síntomas parecidos a los de la gripe.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Dificultad para respirar.
  • Congestión sinusal.
  • Diarrea.
  • Cambios hormonales.
  • Hinchazón de las piernas.
  • Tos.

Tenga en cuenta que puede tener síntomas diferentes a los de otra persona que se someta al mismo tipo de tratamiento. Dado que los efectos secundarios varían, es importante que le comunique a su especialista médico cualquier problema que esté experimentando. Éste puede encontrar formas de aliviar sus síntomas.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse del tratamiento del cáncer nasofaríngeo?

La duración de sus cuidados depende del estadio del cáncer y de la respuesta de su organismo al tratamiento. Incluso después de terminar el tratamiento, su especialista médico seguirá controlando su salud con pruebas y exámenes de rutina.

¿Puede prevenirse el cáncer de nasofaringe?

La mayoría de los factores de riesgo conocidos del cáncer de nasofaringe no pueden controlarse. Por lo tanto, la enfermedad no puede prevenirse en la mayoría de los casos.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de padecer cáncer de nasofaringe?

El consumo excesivo de alcohol y tabaco se ha relacionado con muchos tipos de cáncer. Evitar estos hábitos ofrece varios beneficios para la salud y puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de nasofaringe.

¿Es curable el cáncer de nasofaringe?

Muchos cánceres nasofaríngeos pueden curarse si se detectan y tratan a tiempo. El éxito depende de muchos factores, como la localización y el estadio del tumor.

¿Cuánto tiempo puede vivir una persona con cáncer de nasofaringe?

La tasa de supervivencia global a cinco años del cáncer de nasofaringe es del 61%. Esto significa que el 61% de las personas a las que se les ha diagnosticado la enfermedad siguen vivas después de cinco años. Hay que tener en cuenta que las tasas de supervivencia son mayores cuando el cáncer se trata en las primeras fases.

Es importante tener en cuenta que las tasas de supervivencia no pueden decirle cuánto tiempo vivirá, pero pueden ofrecerle una visión basada en las experiencias de otras personas.

¿Cómo puedo cuidarme durante el tratamiento del cáncer de nasofaringe?

Además de los síntomas físicos, muchas personas experimentan efectos secundarios emocionales, sociales y espirituales del tratamiento del cáncer nasofaríngeo. Su especialista médico puede ayudarle a encontrar formas de controlar sus síntomas, aliviar el dolor y mejorar su calidad de vida en general. Las recomendaciones suelen incluir:

  • Llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Practicar mindfulness o meditación .
  • Unirse a un grupo de apoyo local.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Debe programar una cita con su especialista médico si nota los síntomas durante más de dos semanas. Tenga en cuenta que los síntomas del cáncer nasofaríngeo suelen ser similares a los del resfriado y la gripe y pueden incluir dolores de cabeza, congestión nasal y sensación de plenitud en el oído. Además, si experimenta infecciones de oído que no desaparecen, especialmente en un solo oído, acuda a su médico inmediatamente. Las infecciones de oído son más frecuentes en los niños que en los adultos. Por lo tanto, si eres un adulto con infecciones de oído crónicas, podría significar que está pasando algo más.

¿Qué preguntas debo hacer a mi especialista médico?

Si le han diagnosticado cáncer nasofaríngeo, conocer a fondo su situación puede darle poder y ayudarle a tomar decisiones informadas sobre su salud. Estas son algunas preguntas que debe hacer a su especialista médico:

  • ¿Se ha extendido el cáncer a otras zonas del cuerpo?
  • ¿En qué fase del cáncer de nasofaringe me encuentro?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Puede el tratamiento curar mi cáncer?
  • ¿Cuánto durará mi tratamiento?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de que mi cáncer reaparezca?
  • ¿En qué consistirá mi seguimiento?

El resumen de Infitema

Recibir un diagnóstico de cáncer de nasofaringe puede ser aterrador y frustrante. Afortunadamente, hay tratamientos disponibles. Hable con su médico sobre sus opciones y considere la posibilidad de unirse a un grupo de apoyo. Mantenerse informado puede darle el control sobre su situación y ayudarle a dar el primer paso hacia la curación.