/images/i/patologias/canceres-de-adenocarcinoma/canceres-de-adenocarcinoma-sintomas-causas-diagnostico-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Cánceres de adenocarcinoma: Síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento con fisioterapia

El adenocarcinoma es un tipo de cáncer. Se desarrolla en las glándulas que recubren los órganos. Las formas más comunes de adenocarcinoma son el cáncer de mama, estómago, próstata, pulmón, páncreas y colorrectal.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con los cánceres de adenocarcinoma?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez del síndrome de Parsonage Turner. Los ejercicios de estiramiento suaves y la terapia de masaje pueden ser particularmente beneficiosos. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la fuerza y la resistencia muscular, lo que puede ayudar a prevenir las recaídas.

Visión general

Cáncer de adenocarcinoma: Causas, diagnóstico, tratamiento y qué es
¿Qué es el adenocarcinoma?

¿Qué es el adenocarcinoma?

Si le han dicho que tiene adenocarcinoma, significa que tiene cáncer en las glándulas que recubren sus órganos. Este tipo de cáncer puede afectar a diferentes zonas de su cuerpo, como la:

  • De mama.
  • De próstata.
  • Páncreas.
  • Esófago.
  • Colon/recto.
  • De estómago.
  • Los pulmones.

¿Cómo de comunes son los cánceres de adenocarcinoma?

El adenocarcinoma es el tipo de cáncer más común que afecta a los órganos. El adenocarcinoma es responsable de:

  • Casi todos los cánceres de próstata.
  • La mayoría de los cánceres de mama.
  • Aproximadamente el 96% de los cánceres colorrectales.
  • Aproximadamente el 95% de los cánceres de páncreas.
  • Alrededor del 40% de los cánceres de pulmón de células no pequeñas .

¿Cómo afecta el adenocarcinoma a mi cuerpo?

El adenocarcinoma se desarrolla en las células situadas en las glándulas que recubren sus órganos (células epiteliales glandulares). Estas células segregan mucosidad, jugos digestivos u otros líquidos. Si las células glandulares empiezan a cambiar o a crecer de forma descontrolada, pueden formarse tumores. Algunos tumores de las células glandulares no son cancerosos. Se denominan adenomas. Sin embargo, algunos tumores que se forman en las células glandulares son cancerosos. Se denominan adenocarcinomas.

Aunque los adenocarcinomas comienzan a crecer en las glándulas que recubren los órganos, con el tiempo pueden extenderse a otras partes del cuerpo. Esto puede incluir el cerebro, el hígado, los pulmones, los ganglios linfáticos, los huesos y la médula ósea.

¿Cuál es la diferencia entre adenocarcinoma y carcinoma?

El carcinoma es la forma más común de cáncer. Se inicia en el tejido epitelial de la piel o de los órganos internos. El adenocarcinoma es un subtipo de carcinoma. Crece en las glándulas que recubren el interior de los órganos.

¿Qué causa el adenocarcinoma?

¿Qué causa el adenocarcinoma?

Hay algunos factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad. Las causas más comunes del adenocarcinoma son:

  • Fumar. El consumo de tabaco es la causa principal del adenocarcinoma y otros tipos de cáncer.
  • Exposición a toxinas. Las toxinas nocivas en su hogar o entorno de trabajo también pueden causar adenocarcinoma.
  • Radioterapia previa. Si ha recibido radioterapia en el pasado, tiene un mayor riesgo de desarrollar adenocarcinoma.

¿Cuáles son algunos de los síntomas comunes del adenocarcinoma?

Los síntomas del adenocarcinoma pueden variar en función de la zona del cuerpo afectada.

Cáncer de próstata. La mayoría de las veces, los hombres no tienen síntomas evidentes al principio. En las etapas avanzadas, pueden notar:

Cáncer de mama. Este tipo de cáncer suele detectarse en una mamografía en las primeras etapas, antes de que comiencen la mayoría de los síntomas. Otras veces, puede notar ciertos signos de advertencia, como:

  • Un cambio en la forma o el tamaño de su pecho.
  • Hinchazón de las mamas.
  • Piel roja o escamosa.
  • Pérdida de líquido sanguinolento por el pezón.
  • Piel con hoyuelos o irregular.

Cáncer colorrectal (de colon). Es posible que no note ningún síntoma si el tumor no ha crecido lo suficiente. Aunque el cáncer colorrectal suele causar sangrado en las heces (caca), la cantidad puede ser demasiado pequeña para verla. Estos son otros síntomas a los que hay que prestar atención:

  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Gases o hinchazón.
  • Pérdida de peso inexplicable.

Cáncer de páncreas. La mayoría de las personas que tienen cáncer de páncreas no tienen síntomas hasta las últimas etapas. La primera señal de alarma suele ser el dolor de estómago y la pérdida de peso. Otros síntomas son:

  • Ardor de estómago.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensación de hinchazón.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolor de espalda.
  • Caca que flota.

Cáncer de pulmón. El primer síntoma suele ser una tos crónica . Puede toser con saliva y mucosidad con pequeñas cantidades de sangre. Otros síntomas pueden ser:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Sibilancias.
  • Ronquera.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.

Cáncer de esófago.

  • Dificultad para tragar.
  • Dolor, presión o ardor en el pecho.
  • Acidez o indigestión.
  • Tos.
  • Ronquera.

Cáncer de estómago.

  • Dolor de estómago.
  • Sensación de saciedad después de comer pequeñas cantidades de comida.
  • Dificultad para tragar.
  • Hinchazón.
  • Náuseas.
  • Acidez o indigestión.

¿Puede el adenocarcinoma extenderse a otras partes de mi cuerpo?

Sí. El adenocarcinoma puede extenderse a otras partes del cuerpo. Esto ocurre cuando las células cancerosas se desprenden de un tumor y se desplazan por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático. Esto se denomina adenocarcinoma invasivo. El lugar de propagación del cáncer depende de dónde se hayan originado las células anormales. Por ejemplo, el cáncer de páncreas suele extenderse primero al hígado. El cáncer de mama suele extenderse primero a los ganglios linfáticos. El adenocarcinoma también puede extenderse a los pulmones, el cerebro, los huesos, la médula ósea y otros órganos.

¿Cómo puedo saber si tengo un adenocarcinoma?

Su médico realizará algunas pruebas de diagnóstico. Elegirá pruebas específicas en función de la localización del cáncer. Éstas pueden incluir:

  • Análisis de sangre. Su sangre puede mostrar signos de cáncer, como niveles elevados de ciertas enzimas. También puede tener anemia por un tumor sangrante.
  • TAC. Este procedimiento de rayos X toma imágenes detalladas y tridimensionales de los tejidos del interior de su cuerpo. Un TAC ayuda al médico a ver si hay algo anormal.
  • Resonancia magnética. Esta prueba de imagen utiliza ondas de radio e imanes para captar imágenes de sus órganos y tejidos.
  • Biopsia. Una biopsia es una pequeña muestra de tejido tomada del órgano en el que su especialista cree que puede tener cáncer. Esta muestra de tejido se envía a un patólogo que la examinará al microscopio para ver si hay células cancerosas. Una biopsia puede indicarle si su cáncer está sólo en un órgano, si se ha extendido y cuánto ha crecido.

¿Qué significa diferenciación?

Es posible que observe la palabra “diferenciación” en su informe patológico. Se refiere al grado del cáncer. En otras palabras, se refiere al aspecto anormal de las células cancerosas bajo el microscopio. El adenocarcinoma bien diferenciado se considera de bajo grado. Este tipo de cáncer tiende a crecer y propagarse más lentamente. El adenocarcinoma poco diferenciado se considera de alto grado porque suele propagarse más rápidamente.

¿Cómo se trata el adenocarcinoma?

¿Cómo se trata el adenocarcinoma?

El tratamiento recomendado para usted dependerá de la localización, el tamaño y el tipo de tumor. También depende de si el cáncer se ha extendido o no a otras partes del cuerpo. Hay tres tratamientos principales para el adenocarcinoma:

  • Cirugía. Suele ser la primera línea de tratamiento para el adenocarcinoma, la cirugía se realiza para eliminar el cáncer y parte del tejido circundante.
  • Quimioterapia. Este tratamiento consiste en utilizar fármacos para eliminar las células cancerosas. La quimioterapia puede utilizarse en una zona específica o en todo el cuerpo.
  • Radioterapia. Utilizada a menudo en combinación con la quimioterapia o la cirugía, la radioterapia utiliza imágenes para atacar los tumores de adenocarcinoma y dejar intactos los tejidos sanos.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para los cánceres de adenocarcinoma?

  • El tratamiento de fisioterapia para el síndrome de Parsonage Turner se centra en la reducción del dolor y la mejora del movimiento.
  • Se utilizan técnicas de terapia manual para disminuir la rigidez muscular y el dolor.
  • Se realizan ejercicios para mejorar la fuerza y el rango de movimiento de los músculos afectados.
  • Se pueden utilizar técnicas de estimulación eléctrica para aliviar el dolor.
  • Se recomienda realizar ejercicio regularmente para mantener y mejorar la función muscular.

¿Puede curarse el adenocarcinoma?

Sí. El adenocarcinoma puede tratarse con éxito en muchos casos. Las tasas de supervivencia varían en función del tipo de cáncer, su localización y su estadio.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento?

Los efectos secundarios del tratamiento del adenocarcinoma varían de una persona a otra. Incluso quienes se someten al mismo tratamiento pueden experimentar diferentes efectos secundarios. Algunos de los más comunes son

  • Anemia.
  • Diarrea.
  • Moretones.
  • Estreñimiento.
  • Hinchazón por exceso de líquido.
  • Dolor o malestar.
  • Náuseas o vómitos.
  • Cansancio.
  • Insomnio.
  • Delirio.
  • Pérdida de apetito.

Asegúrese de informar a su especialista médico si experimenta algún efecto secundario. Éste puede ayudarle a encontrar formas de aliviar sus síntomas y hacer que se sienta más cómodo.

¿Cómo puedo cuidarme durante el tratamiento?

Pasar por el tratamiento del cáncer puede hacerle sentir impotente y frustrado. Una forma de recuperar la sensación de control es practicar el autocuidado. He aquí algunas sugerencias:

  • Lleve una dieta equilibrada y nutritiva.
  • Dé un paseo al aire libre.
  • Programe un masaje.
  • Descansar mucho.
  • Encuentre tiempo para realizar actividades que le llenen.
  • Practique la atención plena o la meditación .

Si quiere hacer ejercicio, asegúrese de hablar con su profesional sanitario antes de incorporar algo nuevo a su rutina. Así se asegurará de mantenerse lo más saludable posible durante el tratamiento.

¿Cuánto tiempo suele durar el tratamiento del adenocarcinoma?

No existe un reglamento sobre la duración del tratamiento del cáncer. Algunas personas reciben quimioterapia durante tres meses, mientras que otras pueden necesitarla durante un año o más. Su profesional sanitario le explicará en detalle el calendario de su tratamiento para que sepa qué puede esperar.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de padecer adenocarcinoma?

Aunque no se puede prevenir el cáncer por completo, hay algunas cosas que se pueden hacer para reducir significativamente el riesgo. La mejor manera de prevenir el adenocarcinoma y otros tipos de cáncer es adoptar un estilo de vida saludable:

  • Evitar los productos del tabaco.
  • Se mantiene físicamente activo.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Lleve una dieta equilibrada.
  • Visite regularmente a su médico.

¿El adenocarcinoma es mortal?

El pronóstico del adenocarcinoma varía en función del tipo, la localización y el tamaño del tumor. Los cánceres que son difíciles de diagnosticar en las primeras fases tienen más probabilidades de ser mortales que los cánceres que se pueden detectar al principio.

¿Cuál es la tasa de supervivencia del adenocarcinoma?

Las tasas de supervivencia dependen del tipo específico de adenocarcinoma, su estadio y su localización. Tenga en cuenta que las tasas de supervivencia son estimaciones que se basan en los resultados anteriores de otras personas. No pueden predecir lo que ocurrirá en su caso concreto, pero pueden darle una mejor comprensión del éxito del tratamiento.

Una tasa de supervivencia relativa compara a las personas con el mismo tipo y estadio de cáncer con la población general. Muestra si la enfermedad acorta la vida. La tasa de supervivencia relativa a cinco años es una medida de cuántas personas siguen vivas cinco años después de recibir el diagnóstico o de comenzar el tratamiento. Estos porcentajes se basan en investigaciones realizadas en Europa:

  • Próstata: Más del 99% de las personas están vivas cinco años después.
  • Mama: El 90% de las personas están vivas cinco años después.
  • Colorrectal: El 90% de las personas siguen vivas cinco años después.
  • Páncreas: El 10% de las personas están vivas cinco años después.
  • Pulmón: el 56% de las personas están vivas cinco años después.
  • Esófago: el 47% de las personas están vivas cinco años después.
  • Estómago: el 32% de las personas están vivas cinco años después.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Si los síntomas duran más de dos semanas, debe acudir a su médico. Si los síntomas interfieren en su vida diaria, programe una cita inmediatamente.

¿Qué preguntas debo hacer a mi especialista médico?

Hablar con su profesional sanitario puede ayudarle a entender su situación y a tomar decisiones informadas. Estas son algunas preguntas que puede hacer para saber más sobre su diagnóstico:

  • ¿Qué tipo de cáncer tengo?
  • ¿Dónde está localizado el cáncer?
  • ¿Se ha extendido a otras partes de mi cuerpo?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuánto durará mi tratamiento?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos y efectos secundarios?
  • ¿Puedo trabajar mientras me someto al tratamiento?
  • ¿Cuál es el objetivo de mi tratamiento?

El resumen de Infitema

Si le han diagnosticado un adenocarcinoma, es posible que se sienta sorprendido, triste o frustrado. Aprender todo lo que pueda sobre su diagnóstico puede prepararle para las posibles opciones de tratamiento y permitirle tomar el control de su atención sanitaria.