/images/i/patologias/ciatica/ciatica-causas-sintomas-tratamiento-con-fisioterapia-prevencion-y-alivio-del-dolor.png
< Volver a patologías

Ciática: Causas, síntomas, tratamiento con fisioterapia, prevención y alivio del dolor

El dolor de ciática está causado por una irritación, inflamación, pellizco o compresión de un nervio en la parte baja de la espalda. La causa más común es una hernia discal o una hernia de disco que ejerce presión sobre la raíz nerviosa. La mayoría de las personas con ciática mejoran por sí solas con el tiempo y con fisioterapia, tratamientos de autocuidado.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la ciática?

Los dolores de crecimiento son una molestia común en la infancia y la adolescencia. Aunque los dolores de crecimiento pueden ser incómodos, por lo general no son dañinos y desaparecen con el tiempo. La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad asociados con los dolores de crecimiento. Los fisioterapeutas pueden enseñar a los niños y adolescentes ejercicios para fortalecer los músculos y mejorar la flexibilidad. También pueden proporcionar tratamientos para aliviar el dolor, como masajes y ultrasonido.

Visión general

La ciática verdadera es una lesión o irritación del nervio ciático, que comienza en la zona de los glúteos.
¿Qué es la ciática?

¿Qué es la ciática?

La ciática es un dolor nervioso provocado por una lesión o irritación del nervio ciático, que se origina en la zona de los glúteos. El nervio ciático es el más largo y grueso (casi el ancho de un dedo) del cuerpo. En realidad, está formado por cinco raíces nerviosas: dos de la región inferior de la espalda, llamada columna lumbar, y tres de la sección final de la columna, llamada sacro. Las cinco raíces nerviosas se unen para formar un nervio ciático derecho y otro izquierdo. En cada lado del cuerpo, un nervio ciático recorre las caderas, las nalgas y baja por una pierna, terminando justo debajo de la rodilla. El nervio ciático se ramifica en otros nervios, que siguen bajando por la pierna hasta el pie y los dedos.

La verdadera lesión del nervio ciático “ciática” es realmente rara, pero el término “ciática” se utiliza comúnmente para describir cualquier dolor que se origina en la parte baja de la espalda y se irradia hacia la pierna. Lo que este dolor tiene en común es una lesión en un nervio: una irritación, inflamación, pellizco o compresión de un nervio en la parte baja de la espalda.

Si tiene “ciática", experimenta un dolor de leve a intenso en cualquier parte del trayecto del nervio ciático –, es decir, en cualquier lugar desde la parte baja de la espalda, pasando por las caderas, las nalgas y/o bajando por las piernas. También puede causar debilidad muscular en la pierna y el pie, entumecimiento en la pierna y una desagradable sensación de hormigueo en la pierna, el pie y los dedos.

¿Cómo se siente el dolor de ciática?

La gente describe el dolor de ciática de diferentes maneras, dependiendo de su causa. Algunas personas describen el dolor como un dolor agudo, punzante o en forma de sacudidas. Otros describen este dolor como “ardiente,” "eléctrico” o “punzante.”

El dolor puede ser constante o puede aparecer y desaparecer. Además, el dolor suele ser más intenso en la pierna que en la parte baja de la espalda. El dolor puede empeorar si te sientas o estás de pie durante mucho tiempo, cuando te pones de pie y cuando giras la parte superior del cuerpo. Un movimiento corporal forzado y repentino, como una tos o un estornudo, también puede empeorar el dolor.

¿La ciática puede afectar a ambas piernas?

La ciática suele afectar a una sola pierna a la vez. Sin embargo, es posible que la ciática se produzca en ambas piernas. Es simplemente una cuestión de dónde se pellizca el nervio a lo largo de la columna vertebral.

¿La ciática aparece de repente o tarda en desarrollarse?

La ciática puede aparecer de forma repentina o gradual. Depende de la causa. Una hernia discal puede causar un dolor repentino. La artritis en la columna vertebral se desarrolla lentamente con el tiempo.

¿Qué tan común es la ciática?

La ciática es una dolencia muy común. Alrededor del 40% de las personas en Europa experimentan ciática en algún momento de su vida. El dolor de espalda es la tercera razón más común por la que la gente visita a su especialista médico.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la ciática?

El riesgo de padecer ciática es mayor si:

  • Tener una lesión/una lesión previa: Una lesión en la parte baja de la espalda o en la columna vertebral te pone en mayor riesgo de padecer ciática.
  • Vivir la vida: Con el envejecimiento normal se produce un desgaste natural del tejido óseo y los discos de la columna vertebral. El envejecimiento normal puede hacer que sus nervios corran el riesgo de lesionarse o quedar atrapados por los cambios y desplazamientos de los huesos, discos y ligamentos.
  • Tiene sobrepeso: Su columna vertebral es como una grúa vertical. Tus músculos son los contrapesos. El peso que llevas en la parte delantera de tu cuerpo es lo que tu columna vertebral (grúa) tiene que levantar. Cuanto más peso lleves, más tienen que trabajar los músculos de la espalda (contrapesos). Esto puede provocar tensiones en la espalda , dolores y otros problemas de espalda.
  • Carecer de un núcleo fuerte: Tu “núcleo” son los músculos de tu espalda y abdomen. Cuanto más fuerte sea tu núcleo, más apoyo tendrás para tu espalda baja. A diferencia de la zona del pecho, donde la caja torácica proporciona apoyo, el único apoyo para la zona lumbar son los músculos.
  • Tener un trabajo activo y físico: Los trabajos que exigen levantar objetos pesados pueden aumentar el riesgo de padecer problemas lumbares y el uso de la espalda, o los trabajos en los que se permanece sentado durante mucho tiempo pueden aumentar el riesgo de padecer problemas lumbares .
  • No tener una postura adecuada en la sala de pesas: Incluso si estás en forma y eres activo físicamente, puedes ser propenso a la ciática si no sigues la forma corporal adecuada durante el levantamiento de pesas u otros ejercicios de entrenamiento de fuerza.
  • Tener diabetes: La diabetes aumenta la posibilidad de que se produzcan daños en los nervios, lo que aumenta la posibilidad de padecer ciática.
  • Tener osteoartritis: La osteoartritis puede causar daños en la columna vertebral y poner los nervios en riesgo de lesión.
  • Llevar un estilo de vida inactivo: Estar sentado durante mucho tiempo y no hacer ejercicio ni mantener los músculos en movimiento, flexibles y tonificados puede aumentar el riesgo de padecer ciática.
  • Fumar: La nicotina del tabaco puede dañar el tejido de la columna vertebral, debilitar los huesos y acelerar el desgaste de los discos vertebrales.

¿Es el peso del embarazo la razón por la que tantas mujeres embarazadas padecen ciática?

Es cierto que la ciática es frecuente en el embarazo, pero el aumento de peso no es la razón principal por la que las embarazadas padecen ciática. Una mejor explicación es que ciertas hormonas del embarazo provocan un aflojamiento de sus ligamentos. Los ligamentos mantienen unidas las vértebras, protegen los discos y mantienen estable la columna vertebral. El aflojamiento de los ligamentos puede hacer que la columna vertebral se vuelva inestable y que los discos se deslicen, lo que provoca el pinzamiento de los nervios y la aparición de la ciática. El peso y la posición del bebé también pueden añadir presión al nervio.

La buena noticia es que hay formas de aliviar el dolor de ciática durante el embarazo, y el dolor desaparece después del parto. La fisioterapia y los masajes, las duchas calientes, el calor, los medicamentos y otras medidas pueden ayudar. Si estás embarazada, asegúrate de seguir técnicas de buena postura durante el embarazo para aliviar también el dolor.

¿Qué causa la ciática?

¿Qué causa la ciática?

La ciática puede estar causada por diferentes afecciones médicas, como por ejemplo

  • Una hernia discal que ejerce presión sobre una raíz nerviosa. Esta es la causa más común de la ciática. Aproximadamente entre el 1% y el 5% de todas las personas en Europa tendrán una hernia discal en algún momento de su vida. Los discos son las almohadillas de amortiguación entre cada vértebra de la columna vertebral . La presión de las vértebras puede hacer que el centro gelatinoso de un disco se abulte (hernia) a través de un punto débil en su pared exterior. Cuando se produce una hernia discal en una vértebra de la zona lumbar, puede presionar el nervio ciático.
  • La enfermedad degenerativa del disco es el desgaste natural de los discos entre las vértebras de la columna vertebral. El desgaste de los discos acorta su altura y hace que los conductos nerviosos se estrechen (estenosis espinal). La estenosis espinal puede pellizcar las raíces del nervio ciático cuando salen de la columna vertebral.
  • La estenosis espinal es el estrechamiento anormal del canal espinal. Este estrechamiento reduce el espacio disponible para la médula espinal y los nervios.
  • La espondilolistesis es un deslizamiento de una vértebra de modo que se desalinea con la que está por encima, estrechando la abertura por la que sale el nervio. El hueso espinal extendido puede pellizcar el nervio ciático.
  • Osteoartritis. Los espolones óseos (bordes dentados del hueso) pueden formarse en las espinas dorsales que envejecen y comprimir los nervios lumbares.
  • Lesión traumática de la columna lumbar o del nervio ciático.
  • Tumores en el canal espinal lumbar que comprimen el nervio ciático.
  • El síndrome piriforme es una afección que se desarrolla cuando el músculo piriforme, un pequeño músculo que se encuentra en la parte profunda de las nalgas, se tensa o sufre espasmos . Esto puede presionar e irritar el nervio ciático. El síndrome del piriforme es un trastorno neuromuscular poco frecuente.
  • El síndrome de la cauda equina es una enfermedad rara pero grave que afecta al haz de nervios situado al final de la médula espinal, llamado cauda equina. Este síndrome provoca dolor en la pierna, entumecimiento alrededor del ano y pérdida de control de los intestinos y la vejiga.

¿Cuáles son los síntomas de la ciática?

Los síntomas de la ciática son los siguientes

  • Dolor de moderado a intenso en la parte baja de la espalda, las nalgas y la pierna.
  • Adormecimiento o debilidad en la parte baja de la espalda, las nalgas, la pierna o los pies.
  • Dolor que empeora con el movimiento; pérdida de movimiento.
  • “Sensación de pinchazos” en las piernas, los dedos o los pies.
  • Pérdida del control de los intestinos y de la vejiga (debido a la cauda equina).

Diagnóstico y pruebas

La prueba de elevación de la pierna recta ayuda a detectar el punto de dolor. Esta prueba ayuda a identificar un problema de disco.

¿Cómo se diagnostica la ciática?

En primer lugar, el médico revisará su historial médico. A continuación, le preguntará por sus síntomas.

Durante el examen físico, se le pedirá que camine para que su médico pueda ver cómo su columna vertebral soporta su peso. Es posible que le pidan que camine de puntillas y con los talones para comprobar la fuerza de los músculos de la pantorrilla. Su especialista también puede hacer una prueba de elevación de la pierna recta. Para esta prueba, se tumbará de espaldas con las piernas estiradas. El médico levantará lentamente cada pierna y anotará el punto en el que comienza el dolor. Esta prueba ayuda a localizar los nervios afectados y a determinar si hay un problema con uno de sus discos. También se le pedirá que haga otros estiramientos y movimientos para localizar el dolor y comprobar la flexibilidad y la fuerza de los músculos.

En función de lo que descubra el médico durante la exploración física, es posible que se realicen pruebas de imagen y otras. Éstas pueden incluir:

  • Radiografías de la columna vertebral para buscar fracturas vertebrales, problemas discales, infecciones, tumores y espolones óseos.
  • Resonancia magnética (MRI) o tomografía computarizada para ver imágenes detalladas de los huesos y tejidos blandos de la espalda. Una resonancia magnética puede mostrar la presión sobre un nervio, una hernia discal y cualquier afección artrítica que pueda estar presionando un nervio. Las resonancias magnéticas suelen solicitarse para confirmar el diagnóstico de ciática.
  • Estudios de la velocidad de conducción nerviosa/ electromiografía para examinar el recorrido de los impulsos eléctricos a través del nervio ciático y la respuesta de los músculos.
  • Mielograma para determinar si una vértebra o un disco están causando el dolor.
¿Cómo se trata la ciática?

¿Cómo se trata la ciática?

El objetivo del tratamiento es disminuir el dolor y aumentar la movilidad. Dependiendo de la causa, muchos casos de ciática desaparecen con el tiempo con algunos tratamientos sencillos de autocuidado.

Los tratamientos de autocuidado incluyen:

  • Aplicar compresas de hielo y/o calientes: En primer lugar, utilice compresas de hielo para reducir el dolor y la hinchazón. Aplique compresas de hielo o una bolsa de verduras congeladas envuelta en una toalla en la zona afectada. Aplíquelas durante 20 minutos, varias veces al día. Cambie a una compresa caliente o una almohadilla térmica después de los primeros días. Aplícalo durante 20 minutos cada vez. Si sigue sintiendo dolor, cambie las compresas calientes por las frías –, según la que mejor alivie sus molestias.
  • Tomar medicamentos de venta libre: Toma medicamentos para reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón. Los medicamentos de venta libre más comunes en esta categoría, llamados antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluyen la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno Tenga cuidado si decide tomar aspirina. La aspirina puede provocar úlceras y hemorragias en algunas personas. Si no puede tomar AINE, puede tomar paracetamol en su lugar.
  • Realización de estiramientos suaves: Aprenda los estiramientos adecuados de un instructor con experiencia en el dolor lumbar. Trabaje con otros ejercicios de fortalecimiento general, de fortalecimiento de los músculos centrales y aeróbicos.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la ciática?

  • Se realizan ejercicios de movilidad y estiramientos para aliviar el dolor.
  • Aplicación de calor o frío localmente para reducir la inflamación y el dolor.
  • Masajes para aliviar el dolor y la tensión muscular.
  • Técnicas de relajación para ayudar a gestionar el dolor.
  • Ejercicios de fortalecimiento para mejorar la estabilidad de las articulaciones y reducir el riesgo de lesiones.

¿Cuánto tiempo debo probar los tratamientos de autocuidado para la ciática antes de acudir a mi profesional sanitario?

Cada persona con dolor de ciática es diferente. El tipo de dolor puede ser diferente, la intensidad del dolor es diferente y la causa del dolor puede ser diferente. En algunos pacientes, puede probarse primero un tratamiento más agresivo. Sin embargo, en términos generales, si un ensayo de seis semanas de tratamientos conservadores y de autocuidado – como el hielo, el calor, los estiramientos y los medicamentos sin receta médica – no ha proporcionado alivio, es el momento de volver a consultar a un profesional sanitario y probar otras opciones de tratamiento.

Otras opciones de tratamiento son:

  • Medicamentos recetados: El médico puede recetar relajantes musculares, como la ciclobenzaprina para aliviar las molestias asociadas a los espasmos musculares. Otros medicamentos con acción analgésica que pueden probarse son los antidepresivos tricíclicos y los anticonvulsivos. Dependiendo del nivel de dolor, podrían utilizarse analgésicos con receta al principio del plan de tratamiento.
  • Fisioterapia: El objetivo de la fisioterapia es encontrar movimientos de ejercicio que disminuyan la ciática al reducir la presión sobre el nervio. Un programa de ejercicios debe incluir ejercicios de estiramiento para mejorar la flexibilidad muscular y ejercicios aeróbicos (como caminar, nadar, aeróbic acuático). Su profesional sanitario puede remitirle a un fisioterapeuta que trabajará con usted para personalizar su propio programa de estiramientos y ejercicios aeróbicos y le recomendará otros ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda, el abdomen y las piernas.
  • Inyecciones en la columna vertebral : Una inyección de un corticoesteroide , un medicamento antiinflamatorio, en la parte baja de la espalda podría ayudar a reducir el dolor y la hinchazón alrededor de las raíces nerviosas afectadas. Las inyecciones proporcionan un alivio del dolor a corto plazo (normalmente hasta tres meses) y se administran con anestesia local como tratamiento ambulatorio. Es posible que sienta cierta presión y una sensación de ardor o escozor mientras se aplica la inyección. Pregunte a su médico cuántas inyecciones puede recibir y los riesgos de las mismas.
  • Terapias alternativas: Las terapias alternativas son cada vez más populares y se utilizan para tratar y controlar todo tipo de dolores. Los métodos alternativos para mejorar el dolor ciático incluyen la manipulación de la columna vertebral por un quiropráctico autorizado, el yoga o la acupuntura . Los masajes podrían ayudar a los espasmos musculares que suelen aparecer junto con la ciática. La biorretroalimentación es una opción para ayudar a controlar el dolor y aliviar el estrés.

¿Cuándo se considera la cirugía?

La cirugía de la columna vertebral no suele recomendarse a menos que no haya mejorado con otros métodos de tratamiento, como los estiramientos y la medicación, que su dolor esté empeorando, que tenga una debilidad grave en los músculos de las extremidades inferiores o que haya perdido el control de la vejiga o los intestinos.

El momento en que se considere la posibilidad de operar depende de la causa de la ciática. Normalmente se considera la posibilidad de operar en el plazo de un año a partir de la aparición de los síntomas. Un dolor intenso e implacable que le impida estar de pie o trabajar y que haya sido ingresado en un hospital requerirá un tratamiento más agresivo y un plazo más corto para la cirugía. La pérdida de control de la vejiga o del intestino podría requerir una cirugía de urgencia si se determina que se trata de un síndrome de cauda equina.

El objetivo de la cirugía de la columna vertebral para el dolor ciático es eliminar la presión sobre los nervios que están siendo pellizcados y asegurarse de que la columna vertebral es estable.

Las opciones quirúrgicas para aliviar la ciática incluyen:

Microdiscectomía: Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo que se utiliza para eliminar fragmentos de una hernia discal que presionan un nervio.

  • Laminectomía : En este procedimiento se elimina la lámina (parte del hueso vertebral; el techo del canal espinal) que está causando presión sobre el nervio ciático.

¿Cuánto tiempo se tarda en realizar una operación de columna vertebral y cuál es el tiempo típico de recuperación?

La discectomía y la laminectomía suelen durar entre una y dos horas. El tiempo de recuperación depende de su situación; su cirujano le dirá cuándo puede volver a realizar todas sus actividades. Por lo general, el tiempo de recuperación es de seis semanas a tres meses.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía de la columna vertebral?

Aunque estos procedimientos se consideran muy seguros y eficaces, todas las cirugías tienen riesgos. Los riesgos de la cirugía de la columna vertebral incluyen:

  • Sangrado.
  • Infección.
  • Coágulos de sangre .
  • Daño a los nervios.
  • Fuga de líquido cefalorraquídeo .
  • Pérdida de control de la vejiga o los intestinos.

¿Qué complicaciones se asocian a la ciática?

La mayoría de las personas se recuperan completamente de la ciática. Sin embargo, el dolor crónico (continuo y duradero) puede ser una complicación de la ciática. Si el nervio pellizcado está gravemente lesionado, puede producirse una debilidad muscular crónica, como un “ pie caído ,” cuando el entumecimiento del pie hace imposible la marcha normal. La ciática puede causar daños permanentes en los nervios, lo que provoca una pérdida de sensibilidad en las piernas afectadas. Llame a su especialista de inmediato si pierde la sensibilidad en las piernas o los pies, o si tiene alguna preocupación durante el tiempo de recuperación.

¿Puede prevenirse la ciática?

Algunas fuentes de ciática pueden no ser prevenibles, como la enfermedad degenerativa del disco, la ciática debida al embarazo o las caídas accidentales. Aunque no sea posible prevenir todos los casos de ciática, tomar las siguientes medidas puede ayudar a proteger la espalda y reducir el riesgo:

  • Mantener una buena postura : Seguir técnicas de buena postura al sentarse, estar de pie, levantar objetos y dormir ayuda a aliviar la presión en la zona lumbar. El dolor puede ser una señal de advertencia temprana de que no estás bien alineado. Si empiezas a sentirte dolorido o rígido, ajusta tu postura.
  • No fumes: La nicotina reduce el riego sanguíneo de los huesos. Debilita la columna vertebral y los discos vertebrales, lo que aumenta la tensión en la columna y los discos y provoca problemas de espalda y columna.
  • Mantén un peso saludable: El sobrepeso y una mala alimentación están asociados a la inflamación y el dolor en todo el cuerpo. Para perder peso o aprender hábitos alimenticios más saludables, estudia la dieta mediterránea . Cuanto más cerca esté de su peso corporal ideal, menos tensión ejercerá sobre su columna vertebral.
  • Ejercicio regularmente: El ejercicio incluye estiramientos para mantener la flexibilidad de las articulaciones y ejercicios para fortalecer el núcleo – los músculos de la parte baja de la espalda y el abdomen. Estos músculos sirven para sostener la columna vertebral. Además, no permanezca sentado durante largos periodos de tiempo.
  • Elige las actividades físicas con menos probabilidades de dañar tu espalda: Considera actividades de bajo impacto como nadar, caminar, yoga o tai chi.
  • Manténgase a salvo de las caídas: Use zapatos que le queden bien y mantenga las escaleras y los pasillos libres de desorden para reducir la posibilidad de una caída. Asegúrese de que las habitaciones están bien iluminadas y de que hay barras de sujeción en los baños y barandillas en las escaleras.

¿Qué puedo esperar si me han diagnosticado ciática?

La buena noticia sobre el dolor ciático es que suele desaparecer por sí solo con el tiempo y algunos tratamientos de autocuidado. La mayoría de las personas (entre el 80% y el 90%) con ciática mejoran sin necesidad de cirugía, y aproximadamente la mitad de ellas se recuperan completamente de un episodio en seis semanas.

Asegúrese de ponerse en contacto con su médico si el dolor de ciática no mejora y le preocupa que no se esté recuperando tan rápido como esperaba.

¿Cuándo debo ponerme en contacto con mi especialista médico?

Obtenga atención médica inmediata si experimenta

  • Dolor intenso en las piernas que dura más de unas horas y es insoportable.
  • Adormecimiento o debilidad muscular en la misma pierna.
  • Pérdida de control de los intestinos o de la vejiga. Esto puede deberse a una enfermedad llamada síndrome de cauda equina, que afecta a los haces de nervios del extremo de la médula espinal.
  • Dolor repentino e intenso por un accidente de tráfico o algún otro traumatismo.

Aunque no se trate de una situación de urgencia, lo mejor es que te revisen.

¿Es el nervio ciático la única fuente de dolor de ciática?

No, el nervio ciático no es la única fuente de lo que generalmente se llama “ciática” o dolor de ciática. A veces el origen del dolor está más arriba en la columna lumbar y provoca dolor en la parte delantera del muslo o en la zona de la cadera. Este dolor se sigue llamando ciática.

¿Cómo puedo saber si el dolor de cadera es un problema de cadera o de ciática?

Los problemas de cadera, como la artritis en la cadera, suelen causar dolor en la ingle, dolor cuando se pone peso en la pierna o cuando se mueve la pierna.

Si su dolor comienza en la espalda y se desplaza o irradia hacia la cadera o hacia la pierna y tiene entumecimiento, hormigueo o debilidad en la pierna, la ciática es la causa más probable.

¿Es la radiculopatía lo mismo que la ciática?

La radiculopatía es un término más amplio que describe los síntomas causados por un nervio pinzado en la columna vertebral. La ciática es un tipo específico, y el más común, de radiculopatía.

¿Debo descansar si tengo ciática?

Puede ser necesario un poco de reposo y un cambio en sus actividades y nivel de actividad. Sin embargo, demasiado descanso, reposo en cama e inactividad física pueden empeorar su dolor y retrasar el proceso de curación. Es importante mantener la mayor actividad posible para mantener los músculos flexibles y fuertes.

Antes de empezar su propio programa de ejercicios, acuda primero a su profesional sanitario o a un especialista de la columna vertebral para obtener un diagnóstico adecuado. Este profesional de la salud le remitirá al fisioterapeuta adecuado o a otro especialista en ejercicio o mecánica corporal capacitado para diseñar un programa de ejercicio y fortalecimiento muscular que sea el mejor para usted.

¿Puede la ciática hacer que se me hinche la pierna y/o el tobillo?

La ciática causada por una hernia discal, una estenosis espinal o un espolón óseo que comprime el nervio ciático puede causar inflamación – o hinchazón – en la pierna afectada. Las complicaciones del síndrome piriforme también pueden causar hinchazón en la pierna.

¿El síndrome de las piernas inquietas, la esclerosis múltiple, el síndrome del túnel carpiano, la fascitis plantar, el herpes zóster o la bursitis están relacionados con la ciática?

Aunque todas estas afecciones afectan a la médula espinal, los nervios, los músculos, los ligamentos o las articulaciones y todas pueden causar dolor, ninguna está directamente relacionada con la ciática. Las causas principales de estas afecciones son diferentes. La ciática sólo afecta al nervio ciático. Dicho esto, la afección más similar sería el síndrome del túnel carpiano, que también implica la compresión de un nervio.

Unas últimas palabras sobre la ciática. . . .

La mayoría de los casos de ciática no requieren cirugía. El tiempo y el tratamiento de autocuidado suelen ser todo lo que se necesita. Sin embargo, si los sencillos tratamientos de autocuidado no alivian el dolor, acuda a su médico. Su médico puede confirmar la causa de su dolor, sugerir otras opciones de tratamiento y/o remitirle a otros especialistas en salud de la columna vertebral si es necesario.