/images/i/patologias/congelacion/congelacion-causas-sintomas-etapas-tratamiento-con-fisioterapia-y-prevencion.png
< Volver a patologías

Congelación: Causas, síntomas, etapas, tratamiento con fisioterapia y prevención

La congelación es una enfermedad común, pero a menudo subestimada, en la que la piel se congela durante la exposición al frío o al agua. Los síntomas de la congelación pueden incluir entumecimiento, hinchazón, ampollas y piel ennegrecida. Aunque el clima invernal puede ser divertido, también puede ser peligroso. Vístase adecuadamente para evitar la congelación.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la congelación?

de hombro La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor asociado con la congelación del hombro, así como a mejorar la movilidad y la fuerza del hombro. Los ejercicios de fisioterapia específicos pueden ayudar a estirar y fortalecer los músculos del hombro, lo que puede mejorar la movilidad del hombro y reducir el dolor. También se pueden utilizar técnicas de fisioterapia para reducir la inflamación y la hinchazón en el hombro.
¿Qué es la congelación?

¿Qué es la congelación?

La congelación es una afección potencialmente permanente que se produce cuando los tejidos del cuerpo (como los dedos de las manos, los pies o las orejas) se lesionan por la exposición al frío o al agua fría. Es más probable que la congelación se produzca durante el invierno, con viento y a gran altura. Aunque la piel expuesta es la primera en sufrir una congelación, ésta puede producirse incluso si la piel está cubierta.

¿Cuánto frío tiene que hacer para sufrir una congelación y cuánto tiempo tarda en producirse?

Las temperaturas de un solo dígito de Fahrenheit son lo suficientemente frías como para provocar una congelación. Es importante recordar que cuanto más frío haga en el exterior, más rápido pueden aparecer los síntomas. De hecho, se puede sufrir una congelación en tan sólo media hora o menos cuando la sensación térmica es de -15F (-26 C) o menos.

¿En qué se diferencia la congelación de la hipotermia?

La hipotermia se produce cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 35° C (95° F). La temperatura corporal normal es de unos 37 °C (98,6 °F). La hipotermia es más grave y generalizada en el cuerpo que la congelación, que afecta a partes específicas de la piel expuesta. La congelación se produce cuando una parte del cuerpo se congela, dañando las células y los tejidos de la piel. Al igual que el hielo que cubre el parabrisas, la piel se vuelve dura y blanca cuando se congela. Puedes sufrir tanto hipotermia como congelación a la vez, y ambas son emergencias médicas.

¿Quién corre el riesgo de sufrir una congelación?

Si tienes la piel expuesta a temperaturas frías, corres el riesgo de sufrir congelación. También corres un mayor riesgo de sufrir congelaciones si:

  • Toma medicamentos para la presión arterial alta .
  • Tienen diabetes .
  • Fumadores .
  • Tiene una enfermedad vascular periférica, una afección grave que afecta a los vasos sanguíneos.
  • Tiene el fenómeno de Raynaud (enfermedad de Raynaud), una afección que consiste en el estrechamiento periódico (o espasmos) de los vasos sanguíneos.
  • Tener mala circulación o deshidratación .
  • No se ha vestido adecuadamente para el frío o la altura (natación, senderismo o escalada).
  • Es un bebé.
  • Es una persona mayor.
  • Tiene una condición física o mental que le impide protegerse contra el frío (como fatiga, enfermedad mental, sudoración intensa).
  • Ha consumido alcohol o drogas.

¿Cuáles son las 3 etapas de la congelación?

La congelación comienza con síntomas leves, pero se convierte rápidamente en un grave riesgo para la salud cuanto más se congela la piel por la exposición. Hay tres etapas de la congelación, que incluyen:

  • Helada:Durante la helada, si nota algún síntoma, puede ver que la piel afectada es roja o de un blanco pálido. La piel también puede sentirse fría, entumecida o con hormigueo. El frostnip es la fase de alerta cuando el daño en la piel es todavía temporal. Así que si notas los síntomas, entra inmediatamente en casa y trata la zona con agua tibia (nunca caliente). Después pueden aparecer pequeños bultos rojos (sabañones) en la piel.
  • Congelación superficial:En la segunda fase, la piel puede estar caliente, pero el agua de la piel se congela lentamente en forma de cristales de hielo. La piel también puede escocer o hincharse. Tras el recalentamiento, es posible que veas manchas o zonas moradas o azules que duelen o arden (como un hematoma). La piel roja puede empezar a pelarse y doler como una quemadura solar — y es necesario buscar tratamiento médico inmediato. También pueden aparecer ampollas llenas de líquido en la zona al cabo de un día aproximadamente.
  • Congelación grave (profunda):En la tercera fase, las capas inferiores de la piel (tejido subcutáneo) se congelan y se produce un entumecimiento total de la zona. Es posible que no puedas mover la zona congelada o que no puedas moverla normalmente. Busca atención médica inmediatamente. Uno o dos días después aparecerán grandes ampollas en la piel congelada. Por último, la piel congelada se vuelve negra al morir sus células por la congelación. Esta piel negra puede formar una cubierta negra y dura (caparazón) que se desprende por sí sola —; de lo contrario, suele ser necesario extirparla quirúrgicamente.

Si nota alguno de los síntomas de la segunda o tercera fase de la congelación, busque tratamiento médico inmediato para evitar daños duraderos.

¿Qué causa la congelación?

¿Qué causa la congelación?

La congelación se produce cuando la piel se expone a temperaturas bajas o al agua fría. También puede ocurrir cuando se expone a temperaturas no tan frías, pero durante un periodo de tiempo más largo. Las bolsas de hielo y el metal frío pueden provocar congelaciones si se presionan directamente contra la piel. Incluso puede producirse una congelación a través de la ropa, incluidos los dedos si se llevan guantes.

Durante la congelación, el agua de la piel se congela, causando daños visibles e invisibles en las células y los tejidos blandos. La congelación suele afectar primero a las extremidades (dedos de las manos, pies y orejas). Pero es igual de fácil congelarse en las mejillas y la barbilla. El frío puede dañar tanto la piel como los tejidos subyacentes —, como los músculos, los nervios y las articulaciones.

¿Cuáles son los síntomas de la congelación?

La congelación se agrava a medida que desciende la temperatura de la piel o cuanto más tiempo permanezca expuesta. Los síntomas de la congelación son los siguientes

  • Entumecimiento.
  • Una dolorosa sensación de “pinchazos” en la zona expuesta.
  • Endurecimiento de la piel que ha estado expuesta demasiado tiempo al frío.
  • Enrojecimiento (en caso de congelación leve).
  • Color y tacto pálido o ceroso (para congelaciones más graves).
  • Hinchazón.
  • Ampollas (claras o llenas de sangre) o costras.
  • Pérdida de coordinación (movimientos rígidos, caídas).
  • Dolor al recalentar la zona afectada.

¿Qué se siente en la congelación?

La congelación es tan peligrosa porque suele adormecer primero la piel, por lo que es posible que no sientas que te pasa nada. Puede que sientas dolor en la piel expuesta al frío. O puede que sientas la piel dura o blanda de repente. Las congelaciones graves suelen hacer que la piel se hinche y que aparezcan incómodas ampollas. Puedes empezar a sentirte febril o repentinamente torpe.

¿Cuáles son las complicaciones de la congelación?

Cuando la congelación se prolonga más allá de la primera fase (frostnip), puede tener efectos secundarios a largo plazo o permanentes. Puedes sentir síntomas de daño nervioso ((19)neuropatía ), como sentirte siempre entumecido, sudar mucho o ser más sensible al frío. También es más probable que vuelvas a sufrir una congelación una vez que haya ocurrido. La rigidez de la artritis por congelación — que suele darse en las manos y los pies — puede instalarse en tus articulaciones meses o incluso años después.

La propia piel puede cambiar de color, o las uñas pueden dañarse o perderse. Si la piel se ha ennegrecido, también corres el riesgo de sufrir gangrena (una enfermedad en la que la piel se pudre) o de infectarte. Conocer la gravedad y la duración de la congelación puede ayudarte a tomar medidas para prevenirla.

¿Cómo se diagnostica la congelación?

No existen pruebas sencillas para saber la gravedad de la congelación. Por lo general, el médico diagnosticará la congelación observando la zona, preguntándole cuánto tiempo (y a qué temperaturas) ha estado expuesto al frío y observando sus síntomas a lo largo del tiempo. Dependiendo de la gravedad de la congelación, es posible que el médico deba realizar una radiografía o utilizar otro método de diagnóstico por imagen.

Durante el examen físico, el médico observará si la piel se vuelve blanca o roja, si aparecen ampollas o si se vuelve negra (el tejido muere). Las ampollas claras suelen significar que el daño en la piel es temporal, pero las ampollas llenas de sangre significan que el daño es a largo plazo. Si la piel se ennegrece pero no se desprende, es probable que un cirujano tenga que extirparla para evitar la gangrena.

¿Cómo se trata la congelación?

¿Cómo se trata la congelación?

El tiempo es fundamental cuando se tiene una congelación. Si notas síntomas de congelación, como dolor o dedos rojos, entra rápidamente en casa y calienta suavemente la piel. Si tiene algún síntoma de la segunda o tercera fase de la congelación, busque ayuda médica de urgencia de inmediato. Quítese toda la ropa mojada, envuelva la zona afectada en un paño estéril (limpio) y acuda inmediatamente a urgencias. El personal del hospital se encargará de ello:

  • Ayude a elevar la temperatura de su cuerpo con agua tibia o aplicando compresas húmedas y calientes durante media hora.
  • Viste la piel congelada o herida con vendas estériles, manteniendo los dedos de las manos y de los pies separados para evitar el roce.
  • Comprueba el flujo sanguíneo en la zona. Si tiene una congelación en fase tres, el médico puede conectarle a una bolsa intravenosa (bolsa con líquidos) para mejorar la mala circulación.
  • Le dará antibióticos y analgésicos, como ibuprofeno (Advil Motrin por ejemplo.
  • Posiblemente le ponga un refuerzo contra el tétanos, si es necesario, ya que la congelación aumenta el riesgo de contraerlo.
  • Rehidratarle dándole agua (la congelación deshidrata los tejidos).
  • Darle oxigenoterapia. En caso de congelación extrema, el médico puede hacerle respirar oxígeno puro dentro de una sala presurizada. Este tratamiento, denominado oxigenoterapia hiperbárica , ayuda a algunas personas a curarse más rápidamente al aumentar sus niveles de oxígeno en sangre.

No trate nunca las congelaciones con algo caliente al tacto. Evite utilizar calefactores, mantas eléctricas, chimeneas o agua caliente.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la congelación?

  • de hombro
  • La fisioterapia para la congelación del hombro implica el uso de calor y hielo para aliviar el dolor y la inflamación.
  • También se pueden utilizar masajes para relajar los músculos y tejidos.
  • La fisioterapia también puede incluir ejercicios para estirar y fortalecer los músculos del hombro.

¿Necesito cirugía para la congelación?

En algunos casos, es posible que el médico tenga que intervenir quirúrgicamente para eliminar la piel y los tejidos muertos después de la curación (lo que puede llevar días o incluso meses). En caso de congelación grave (profunda), los cirujanos pueden tener que extirpar (amputar) los dedos de las manos o de los pies si el tejido ha muerto o se ha producido gangrena.

¿Cómo se trata la congelación uno mismo?

Si te encuentras en una zona remota o no puedes ir al hospital, tu primera prioridad es asegurarte de que te mantendrás caliente y no te volverás a congelar —, ya que esto puede causar más daños en la piel. Para volver a entrar en calor, sigue estos pasos:

  • Quítate toda la ropa mojada.
  • Eleve ligeramente la zona lesionada.
  • Caliente la piel sumergiendo la zona congelada en agua caliente (alrededor de 105 F o 40,5 C). Como la piel puede estar entumecida, tenga cuidado de no quemarse con el agua caliente. La quemadura podría causar más daño al tejido. Cuando la piel vuelva a estar suave, puedes dejar de calentarla.
  • Cubre la zona congelada con un paño estéril (limpio). Si tienes los dedos de las manos o de los pies congelados, envuelve cada uno por separado. Asegúrate de mantenerlos separados para evitar la tensión o la presión.
  • Intenta no mover la zona en absoluto. Evita caminar sobre los dedos o pies congelados.
  • No frote las zonas congeladas porque el roce de la piel dura o entumecida puede causar daños en los tejidos.

¿Se puede tener una congelación y no saberlo?

Muchas personas que sufren congelación no saben que la tienen. Como la congelación adormece los nervios y puede causar daños en lo más profundo de la piel, es posible que no notes ningún síntoma después de salir del frío. Manténgase a salvo entrando en casa y calentándose.

¿Qué pasa si mi hijo tiene congelación?

Es posible que no sepas si tu hijo tiene congelación. Los bebés no tiemblan como los adultos porque no tienen tanta energía acumulada. Y los niños mayores suelen estar demasiado ocupados divirtiéndose al aire libre como para darse cuenta de que están congelados.

Si tu bebé o niño pequeño ha estado recientemente al aire libre en el frío, aunque sea durante 10 minutos, es el momento de comprobarlo. Si notas que algunas partes de su piel están rojas, blancas o grises, llama inmediatamente al 911. Si tus hijos son mayores y han estado mucho tiempo al aire libre sin taparse del todo, quítales la ropa mojada y sécalos bajo las mantas. Deja las zonas afectadas descubiertas pero elevadas. Utilice una bañera llena de agua tibia — pero no caliente — para ayudar a los niños de cualquier edad a recuperarse del frío.

¿Cómo se puede prevenir la congelación?

Manténgase seguro y tome simples precauciones para ayudar a prevenir la congelación y sus síntomas.

  • Evite salir a la calle: Cuando haga frío, intente quedarse en casa.
  • Limite sus salidas: Si tiene que salir al exterior, intente limitarlas a 10 o 15 minutos antes de volver a entrar durante unas horas.
  • Abríguese bien antes de salir: Vístase adecuadamente siempre que sepa que va a estar en temperaturas frías. Ponte capas de ropa, lleva dos pares de calcetines, un gorro grueso, manoplas — y una bufanda gruesa sobre la cara y la boca. Mantenga las orejas cubiertas, ya que se congelan fácilmente.
  • Lleva ropa resistente al viento y al agua : Lleva ropa diseñada para mantener el clima y para mantener la zona de la cabeza y el cuello caliente.
  • No cortes la circulación: Asegúrate de que las botas y la ropa no te aprietan demasiado. Esto puede provocar una mala circulación. Evita las posturas encogidas y mantente en movimiento para mantener un buen flujo sanguíneo.

Cuando viajes con tiempo frío, lleva siempre contigo tu teléfono. Es tu salvavidas para obtener ayuda médica si tienes un accidente o te quedas atascado en la carretera. Por último, lleva un botiquín de emergencia en tu vehículo. Así estarás preparado con primeros auxilios, comida y agua, guantes, botas y mantas cuando el tiempo se ponga feo.

¿Pueden los animales sufrir congelaciones?

Recuerda que no eres el único que puede sufrir congelaciones — tus mascotas también pueden. Asegúrate de mantenerlos abrigados en el interior cuando llegue el frío. No esperes a que ya esté nevando para volver a dejar entrar a los perros o a estabular a tus caballos.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de una congelación?

La recuperación y el tratamiento dependen de la fase de la congelación en la que te encuentres y del tiempo que hayas estado en ella. Los síntomas de la primera etapa suelen ser sólo temporales. Sin embargo, la segunda y tercera etapas suelen causar daños permanentes en la piel y los tejidos. Si su exposición fue muy grave, puede perder el miembro, dedo o dedo del pie afectado por autoamputación (cuando el miembro o el dedo o el dedo del pie se caen por sí solos) o por amputación quirúrgica.

Si sufre una congelación de leve a moderada, puede volverse sensible al frío y al dolor — y también puede tener un entumecimiento continuo. Y si sufre una congelación grave o “profunda”, también podría tener:

  • Daños en los tendones, músculos, nervios y huesos.
  • Artritis , deformidades óseas, cicatrices y cambios en la piel y las uñas o debilidad.
  • Gangrena (tejido muerto y ennegrecido).

¿Qué puedo hacer para que mi piel se cure de la congelación?

Ayude a su piel a curarse permaneciendo caliente en el interior. Una vez que te has congelado, lo peor que puedes hacer es volver a salir al exterior ese mismo día, incluso después de haberte calentado. Mantén la piel lesionada elevada y no camines con los pies o los dedos si te duelen. Sustituye los calcetines apretados por otros más holgados para reducir la hinchazón. Los medicamentos antiinflamatorios y los analgésicos pueden ayudarte si sientes alguna hinchazón o ardor. Aplicar una loción suave puede ayudarte a aliviar los síntomas de la congelación.

El resumen de Infitema:

Manténgase a salvo en el interior o asegúrese de que todos se visten con ropa de abrigo cuando esté a punto de llegar el frío. No sólo te sentirás más cómodo, sino que también ayudarás a protegerte a ti y a tus seres queridos contra la congelación y todos los graves riesgos para la salud que conlleva. Si has estado expuesto al frío durante más de media hora en condiciones de frío extremo y crees que puedes tener una congelación, asegúrate de buscar atención médica inmediata.