/images/i/patologias/desgarro-del-mcl/desgarro-del-ligamento-colateral-medial-lcm-tratamiento-y-tiempo-de-recuperacion.png
< Volver a patologías

Desgarro del ligamento colateral medial (LCM): Tratamiento y tiempo de recuperación

La rotura del ligamento colateral medial es una lesión común de la rodilla. Suele producirse en personas que practican deportes como el fútbol, el baloncesto y el esquí. Los desgarros del ligamento colateral medial suelen tratarse sin cirugía, aunque existen opciones quirúrgicas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con un desgarro del mcl?

La fisioterapia ayuda con Síndrome de la triple X en varias formas. En primer lugar, puede ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad asociados con el síndrome. En segundo lugar, puede ayudar a mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento de las articulaciones afectadas. En tercer lugar, puede ayudar a fortalecer los músculos y el sistema esquelético para mejorar la postura y el equilibrio.
¿Qué es una rotura del LCM (ligamento colateral medial)?

¿Qué es una rotura del LCM (ligamento colateral medial)?

Un desgarro del ligamento colateral medial es un daño en el ligamento colateral medial, que es un ligamento importante que se encuentra en el lado interno de su rodilla . La rotura puede ser parcial (algunas fibras del ligamento se rompen) o completa (el ligamento se rompe en dos partes). Un ligamento es una banda de tejido resistente que conecta un hueso con otro o mantiene los órganos en su sitio.

¿Qué es el ligamento colateral medial (LCM)?

Las rodillas están formadas por huesos, ligamentos, tendones y cartílagos. El ligamento colateral medial (LCM) está situado en la cara interna de la rodilla y mide entre ocho y diez centímetros de longitud. Conecta el hueso del muslo (fémur) con la espinilla (tibia). El ligamento lateral interno también proporciona fuerza y estabilidad a la articulación de la rodilla. Es uno de los cuatro ligamentos principales de la rodilla. Los otros tres ligamentos primarios son:

La palabra “medial” significa “hacia el medio o el centro.” Al referirse a los ligamentos, “colateral” significa que el ligamento está en un lado de una articulación. El ligamento colateral medial se denomina así porque el ligamento está en el lado interno de la rodilla ” del cuerpo), y está situado en el lado de la articulación de la rodilla.

¿Existen diferentes tipos de desgarros del LCM?

Su especialista médico describirá su desgarro del LCM como uno de los tres grados siguientes:

  • Grado 1 : Un desgarro del LCM de grado 1 es un desgarro leve en el que menos del 10% de las fibras de su ligamento están rotas y su rodilla sigue siendo estable. Es probable que tenga algo de sensibilidad y un dolor leve si tiene un desgarro de grado 1.
  • Grado 2 : Un desgarro del LCM de grado 2 es un desgarro moderado en el que su LCM está parcialmente desgarrado — generalmente la parte superficial de su LCM. Es probable que tu rodilla esté floja cuando se mueva con la mano, y que tengas un dolor intenso y sensibilidad a lo largo de la cara interna de la rodilla.
  • Grado 3 : Un desgarro del LCM de grado 3 es un desgarro grave en el que su LCM está completamente desgarrado — tanto en la parte superficial como en la profunda. Es probable que su rodilla esté muy inestable y suelta, y que experimente un intenso dolor y sensibilidad. Es habitual que alguien tenga otras lesiones de rodilla, especialmente daños en el ligamento cruzado anterior (LCA), si tiene una rotura del LCM de grado 3.

¿Quiénes sufren desgarros del LCM?

Cualquier persona puede sufrir un desgarro del LCM a cualquier edad. Los desgarros del LCM son una lesión común para los atletas, especialmente los que practican deportes como el fútbol, el rugby, el baloncesto y el esquí.

¿Qué frecuencia tienen los desgarros del LCM?

Los desgarros del LCM son bastante comunes. Los desgarros del LCM son la lesión de ligamentos de la rodilla más común, y aproximadamente el 40% de todas las lesiones de rodilla afectan al LCM.

¿Cuáles son los síntomas de una rotura del LCM?

Los síntomas de una rotura del LCM pueden variar en función de la gravedad de la rotura. Si su LCM (ligamento colateral medial) está roto, puede experimentar los siguientes signos y síntomas:

  • Oír un sonido de chasquido en el momento de la lesión.
  • Experimentar dolor en la rodilla .
  • Sensibilidad en la cara interna de la rodilla.
  • Tener rigidez e hinchazón en la rodilla .
  • Sensación de que la rodilla va a “ceder” si se pone peso sobre ella.
  • Sentir que la articulación de la rodilla se bloquea o se engancha cuando la utiliza.

¿Se puede seguir caminando con un LCM desgarrado?

Si tiene una rotura del LCM de grado 1 (leve), es probable que pueda seguir caminando en el momento de la lesión, aunque puede ser doloroso. Un desgarro del LCM de grado 2 (moderado) podría dificultar la marcha en el momento de la lesión, ya que la rodilla no estará tan estable como normalmente. Si tiene un desgarro del LCM de grado 3 (grave), le resultará difícil caminar, ya que la rodilla estará inestable, y probablemente no querrá caminar, ya que le resultará muy doloroso. En la mayoría de los casos, el tratamiento de los desgarros del LCM implica el uso de muletas para limitar la cantidad de peso que se pone sobre la rodilla afectada.

Si te lesionas la rodilla, es importante que te pongas en contacto con tu especialista médico inmediatamente o que acudas al hospital más cercano, incluso si todavía puedes caminar con ella.

¿Qué causa un desgarro del ligamento cruzado anterior?

¿Qué causa un desgarro del ligamento cruzado anterior?

Los giros, las torsiones y los cortes repentinos y enérgicos pueden causar desgarros del ligamento lateral interno. Un golpe directo en la parte externa de la rodilla también puede causar un desgarro del LCM. Los desgarros del LCM son más frecuentes en personas que practican determinados deportes como el esquí, el fútbol, el baloncesto y el voleibol.

Las siguientes situaciones pueden provocar una rotura del LCM:

  • Apoyar un pie en el suelo y cambiar de dirección con fuerza ” en los deportes).
  • Cuando algo o alguien golpea la rodilla en su parte externa, como por ejemplo, en una entrada de fútbol.
  • Estar en cuclillas o levantar objetos pesados.
  • Aterrizar torpemente sobre la rodilla después de un salto.
  • Hiperextender (estirar demasiado) la rodilla. Esto es habitual en el esquí.
  • La presión y el estrés repetidos sobre la rodilla, que hacen que el LCM pierda su elasticidad (como una goma elástica desgastada).

¿Cómo se diagnostica un desgarro del LCM?

En la mayoría de los casos, el médico puede determinar si usted tiene un desgarro del ligamento lateral interno mediante un examen físico de la rodilla. Si su especialista cree que puede tener un desgarro del LCM, le doblará la rodilla y le aplicará presión para ver si la rodilla está floja. Es posible que su especialista le pida que se someta a pruebas de imagen para asegurarse de que no tiene ninguna otra lesión en la rodilla y para ver la gravedad de su desgarro del LCM.

¿Qué pruebas se harán para diagnosticar un desgarro del LCM?

Su especialista médico puede utilizar una o más de las siguientes pruebas para diagnosticar un desgarro del LCM:

  • Examen físico : El médico le examinará la rodilla para ver si tiene dolor con la palpación del interior de la rodilla. También aplicará presión (tensión) a su LCM para ver si está suelto, lo que a menudo significa que su LCM está desgarrado.
  • MRI : La resonancia magnética utiliza un gran imán, ondas de radio y un ordenador para obtener imágenes detalladas de los órganos y los huesos. La resonancia magnética es la prueba de imagen preferida para los desgarros del LCM. Puede ayudar a su especialista a ver si tiene otras lesiones de tejidos blandos en la rodilla.
  • Ecografía : La ecografía utiliza ondas sonoras para tomar imágenes del interior de su cuerpo. Una ecografía puede ayudar a su especialista a ver la gravedad de su desgarro del LCM y si tiene otras lesiones en la rodilla.
  • Radiografía : Su especialista puede tomar una radiografía de su rodilla para asegurarse de que no tiene ningún hueso roto u otras lesiones en la rodilla.
¿Cómo se trata un desgarro del LCM?

¿Cómo se trata un desgarro del LCM?

La mayoría de las personas que tienen un desgarro del LCM se recuperan con un tratamiento no quirúrgico. Esto se debe a que el LCM tiene un buen suministro de sangre, lo que facilita la curación del desgarro. El tratamiento no quirúrgico para un desgarro del MCL puede incluir:

  • Utilización del método RICE (reposo, hielo, compresión, elevación) : El método RICE consiste en hacer descansar la rodilla, aplicar hielo, llevar una venda elástica alrededor de la rodilla (compresión) y elevar la rodilla mientras se descansa. El método RICE ayuda a reducir el dolor y la hinchazón.
  • Tomar analgésicos : Es posible que su especialista médico le recomiende tomar analgésicos ((158)antiinflamatorios no esteroideos, o AINE ) para ayudar a reducir el dolor y la hinchazón de la rodilla.
  • Usar una rodillera : Es posible que su especialista le haga usar una rodillera que impida que su rodilla se mueva de lado a lado para que su LCM pueda sanar.
  • Usar muletas : Su especialista puede hacer que use muletas para caminar de manera que pueda limitar la cantidad de peso que pone en su rodilla afectada.
  • Hacer fisioterapia : Lo más probable es que su especialista le haga hacer ejercicios de fisioterapia para mejorar la fuerza y la amplitud de movimiento de la rodilla. Los ejercicios pueden consistir en fortalecer los músculos del muslo, montar en bicicleta y hacer ejercicios de resistencia. Si tiene un desgarro del LCM y practica un deporte, su equipo sanitario adaptará la fisioterapia a los tipos de movimientos que realiza para el deporte que practica.

Aunque el tratamiento no quirúrgico es muy eficaz para tratar los desgarros del LCM, es posible que los atletas profesionales quieran considerar la posibilidad de someterse a una intervención quirúrgica para solucionar su desgarro debido a la cantidad de tensión y presión que tendrán en la rodilla cuando vuelvan a practicar su deporte. Si tiene un desgarro del LCM y otras lesiones de rodilla al mismo tiempo, es probable que tenga que someterse a una cirugía para solucionar sus lesiones.

Si necesita someterse a una intervención quirúrgica para la rotura del LCM, el cirujano volverá a unir la parte desgarrada del LCM o reconstruirá y/o aumentará el LCM mediante un injerto. Un injerto de LCM puede construirse con un trozo de tejido de otra parte de su cuerpo, como los tendones de los isquiotibiales, o de un donante. El cirujano probablemente utilizará pequeñas incisiones (cortes) en la parte interna de la rodilla para realizar la operación de LCM.

El tiempo de recuperación de la operación de LCM depende de algunos factores, como:

  • La gravedad del desgarro del LCM.
  • El tipo de cirugía que se haya realizado.
  • Si también se ha operado de otras partes de la rodilla.
  • Su edad y su estado de salud general.

La recuperación de la operación de LCM suele incluir fisioterapia para aumentar la fuerza y la amplitud de movimiento de la rodilla.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para un desgarro del mcl?

  • La fisioterapia para el síndrome de la triple X implica ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento para mejorar la flexibilidad y el tono muscular.
  • También se pueden utilizar técnicas de masaje para aliviar el dolor y la tensión muscular.
  • La terapia ocupacional también puede ser útil para mejorar la coordinación y las habilidades motoras finas.

¿Puede un desgarro del LCM curarse por sí solo?

Un desgarro del LCM de grado 1 (desgarro menor) suele curarse por sí solo con reposo en un plazo de una a tres semanas. Los desgarros del LCM de grado 2 y 3, que son más graves, necesitan un tratamiento adecuado para curarse, que puede incluir reposo, uso de una rodillera y fisioterapia. Si se lesiona la rodilla, póngase en contacto con su médico lo antes posible.

¿Es necesario operar los desgarros del LCM?

La mayoría de los desgarros del LCM se curan bien sin necesidad de cirugía. Sin embargo, si tiene otras lesiones de rodilla junto con un desgarro del LCM, es probable que deba someterse a una intervención quirúrgica. Los atletas profesionales pueden tener que considerar la posibilidad de operarse para reparar su desgarro del LCM para evitar futuros problemas con el LCM cuando vuelvan a practicar su deporte.

¿Cuáles son los factores de riesgo de los desgarros del LCM?

Si practica ciertos deportes como el fútbol, el fútbol americano o el esquí y/o ha tenido un desgarro del LCM anteriormente, es más probable que sufra un desgarro del LCM.

¿Qué puedo hacer para prevenir una rotura del LCM?

Aunque no todos los desgarros del LCM se pueden prevenir, hay medidas que puede tomar para reducir el riesgo de desgarro del LCM. Los ejercicios de equilibrio, fuerza y potencia que se centran en los músculos del muslo y la cadera pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir una rotura del LCM. En los jugadores de fútbol americano, se ha demostrado que los corsés previenen las lesiones del LCM.

¿Cuál es el pronóstico de un desgarro del LCM?

Los desgarros del LCM suelen curarse bien si se tratan adecuadamente. Las complicaciones de los desgarros del LCM son poco frecuentes. La mayoría de los atletas que sufren un desgarro del LCM pueden volver a practicar su deporte una vez que la lesión se ha curado.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse completamente de una rotura del LCM?

El tiempo que se tarda en recuperarse por completo de una rotura del ligamento lateral interno depende de la gravedad de la misma. Un desgarro del LCM de grado 1 (leve) suele curarse en un plazo de una a tres semanas. Un desgarro del LCM de grado 2 (moderado) suele tardar de cuatro a seis semanas en curarse con tratamiento. Un desgarro del LCM de grado 3 (grave) puede tardar seis semanas o más en curarse con tratamiento. Si se somete a una intervención quirúrgica para reparar el desgarro del LCM, podría tardar más tiempo.

¿Cómo debo cuidarme si tengo un desgarro del MCL?

Asegúrese de seguir las instrucciones de su especialista médico para el tratamiento, incluidas las de su fisioterapeuta. Cumpla con los ejercicios de fisioterapia y tome la medicación tal y como se la haya recetado su médico. Cuanto más siga su plan de tratamiento, antes se curará el LCM.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Si te lesionas la rodilla, acude a tu médico lo antes posible. Tendrá que evaluar la lesión para ver su gravedad, reducir la hinchazón y determinar un plan de tratamiento.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

Si tiene un desgarro del LCM, puede ser útil que le haga a su médico las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de desgarro del LCM tengo?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo cree que tardaré en recuperarme?
  • ¿Qué medicamentos debería tomar?
  • ¿Necesito ver a un especialista?
  • ¿Debo acudir a un especialista en medicina deportiva?
  • ¿Cuándo puedo volver a practicar mi deporte?
  • ¿Cuáles son los pros y los contras de la cirugía para reparar mi rotura del LCM?

El resumen de Infitema

Aunque puede ser molesto no poder practicar su deporte, una rotura del LCM sólo le impedirá temporalmente practicar los deportes y las actividades que le gustan. La recuperación de un desgarro del LCM depende de su voluntad de seguir el plan de tratamiento de su equipo médico, que probablemente incluirá reposo, uso de muletas y compromiso con la fisioterapia. Cuanto más se comprometa con su plan de tratamiento, mejor podrá curar su LCM.