/images/i/patologias/desgarros-del-lcl/desgarro-del-ligamento-colateral-lateral-lcl-que-es-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Desgarro del ligamento colateral lateral (LCL): Qué es, causas y tratamiento con fisioterapia

El LCL (ligamento colateral lateral) es una banda de tejido vital en la parte exterior de la rodilla. Los deportistas son más propensos a desgarrarlo, lo que provoca mucho dolor y otros síntomas. Los desgarros del LCL suelen curarse al cabo de tres a doce semanas, dependiendo de la gravedad. Sin embargo, tienes que cuidarte. Utiliza muletas, ponte hielo en la rodilla y sigue las instrucciones de tu médico.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con sufrir desgarros del lcl?

Los desgarros del ligamento cruzado posterior (LCL) son una de las lesiones más comunes de la rodilla. La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, así como a mejorar la fuerza y la flexibilidad de la rodilla. Los ejercicios específicos pueden ayudar a retrasar la progresión de la lesión y a prevenir las recaídas. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la coordinación y el equilibrio, lo que puede reducir el riesgo de lesiones en el futuro.

Visión general

Si el LCL se separa en dos partes, se trata de una lesión de grado 3.
¿Qué son las roturas del LCL?

¿Qué son las roturas del LCL?

La rotura del ligamento colateral lateral (LCL) es una lesión de la rodilla que provoca dolor, hinchazón y hematomas. El LCL es una banda de tejido situada en la parte exterior de la rodilla (el lado que da la espalda al cuerpo). Este tejido conecta los huesos de la parte inferior de la pierna con el fémur. Impide que la rodilla se doble hacia fuera de forma anormal.

Los atletas que practican deportes como el fútbol, el fútbol americano y el esquí corren un mayor riesgo de sufrir desgarros del LCL, lo que puede impedirles competir. Sin embargo, con el tiempo, el tratamiento y la rehabilitación, deberías poder volver a practicar algunos deportes.

¿Cómo suele funcionar la rodilla?

La articulación de la rodilla se compone de tres huesos:

  • El hueso del muslo (fémur).
  • La rótula.
  • El hueso de la espinilla (tibia).

Los ligamentos mantienen unidos los huesos. Hay dos tipos:

  • Ligamentos colaterales: Estos ligamentos están en los lados de la rodilla. El ligamento medial (interno) conecta el fémur y la tibia. El ligamento colateral lateral (exterior) (su LCL) conecta el fémur y el peroné. Gracias a estos ligamentos, puedes mover la rodilla lateralmente.
  • Ligamentos cruzados: Los ligamentos cruzados están dentro de la articulación de la rodilla. Se cruzan entre sí (el ligamento cruzado anterior está en la parte delantera y el ligamento cruzado posterior está en la parte trasera) y forman una “X.” Estos ligamentos controlan la forma en que tu rodilla se mueve hacia adelante y hacia atrás.

¿A quiénes afectan los desgarros del LCL?

Cualquier persona que realice movimientos de parada y arranque o que haga muchas torsiones o flexiones también podría desgarrar un LCL. Por ejemplo, los jugadores de fútbol americano que reciben golpes en la rodilla, los jugadores de baloncesto que saltan y los jugadores de fútbol con cambios rápidos de dirección corren un mayor riesgo.

¿Qué frecuencia tienen los desgarros del LCL?

No está claro qué porcentaje de personas se desgarran el LCL. Sin embargo, el riesgo es mayor si se ha sufrido un desgarro anterior del LCL. Un desgarro del LCL rara vez es una lesión aislada. Es probable que tenga un desgarro del LCA u otro problema de rodilla al mismo tiempo que un desgarro del LCL.

¿Cuál es la causa de los desgarros del LCL?

¿Cuál es la causa de los desgarros del LCL?

Los desgarros del LCL suelen producirse cuando se practica un deporte que implica

  • Flexión.
  • Contacto fuerte.
  • Cambios rápidos de dirección.
  • Torceduras.
  • Saltos.
  • Tejidos.
  • Movimientos de parada y arranque.

Los deportes más arriesgados para los desgarros del LCL son:

  • El fútbol.
  • El esquí.
  • Fútbol.

¿Cuáles son los síntomas de los desgarros del LCL?

Los síntomas de un desgarro del LCL son los siguientes

  • Dolor.
  • Hinchazón.
  • Sensibilidad.
  • Moretones.
  • Una sensación de inestabilidad. La rodilla puede sentirse como si estuviera a punto de ceder, doblarse o bloquearse.

Es posible que la sensación de inestabilidad en los pies continúe después de volver a caminar. Aunque no es inusual, es conveniente que se lo comentes a tu médico. Dicha inestabilidad puede dar un poco de miedo, ya que puedes temer volver a lesionarte.

¿Cómo se diagnostican los desgarros del LCL?

Cuando acuda a su especialista médico (lo que debería hacer lo antes posible), le hará preguntas sobre su lesión y le examinará la rodilla. Comprobará lo siguiente

  • Sensibilidad.
  • Hinchazón.
  • Cómo se mueve la rodilla.
  • Cómo se mueve la pierna.
  • Otras lesiones.

Su especialista médico podría solicitar pruebas, entre ellas

  • Radiografía.
  • RESONANCIA MAGNÉTICA.
  • Ultrasonido.

¿Qué preguntas puede hacer el médico para diagnosticar una lesión de rodilla?

Su especialista médico le hará varias preguntas al evaluar su lesión de rodilla. Las preguntas pueden ser las siguientes

  • ¿Cuáles son sus síntomas?
  • ¿Desde cuándo tiene estos síntomas?
  • ¿Cómo se lesionó la rodilla?
  • ¿Puede poner peso en la pierna?
  • ¿Qué medicamentos toma?
¿Cómo se tratan los desgarros del LCL?

¿Cómo se tratan los desgarros del LCL?

Los profesionales sanitarios clasifican las lesiones de rodilla en tres grados:

  • Grado 1: Las lesiones de rodilla son leves. Su LCL no está completamente desgarrado. Debería curarse sólo con tratamiento en casa, incluyendo el uso de muletas . Es posible que su especialista médico también le pida que use una rodillera con bisagra cuando se le permita poner algo de peso en la rodilla. Es probable que te sientas mejor después de unas tres o cuatro semanas.
  • Grado 2: Las lesiones de rodilla se consideran moderadas. Tienes un desgarro parcial en el LCL. En el caso de una lesión de grado 2, tendrás que utilizar muletas y después una rodillera con bisagra. La recuperación durará entre 8 y 12 semanas.
  • Grado 3: Las lesiones de rodilla son graves. El LCL se separa o se desgarra por completo y puede tardar de ocho a doce semanas en curarse. Utilizará una férula articulada durante varios meses. Su especialista médico podría recomendar la cirugía.

Es posible que necesite una intervención quirúrgica si su lesión es grave. Por lo general, los especialistas consideran que una lesión de rodilla es grave si se desgarra el LCL y otra parte de la rodilla, incluyendo su:

También es posible que tenga que ir a fisioterapia (terapia física). La fisioterapia le ayudará a:

  • Fortalecer sus músculos.
  • Aumente su rango de movimiento.
  • Aprenda ejercicios que pueda hacer en casa.

Las lesiones graves requieren cirugía abierta. Su cirujano:

  • Suturar el LCL desgarrado.
  • Volver a unir el LCL a sus huesos.
  • Reconstruir el ligamento utilizando otros tendones o ligamentos.

Es posible que su médico le dé el visto bueno para volver a sus actividades deportivas una vez que pueda caminar sin cojear. En primer lugar, tendrás que pasar por lo que se denomina progresión funcional. Empezarás con ejercicios y estiramientos sencillos y suaves, luego pasarás a los moderados y finalmente volverás a tus actividades normales. Asegúrese de consultar con su médico antes de empezar un régimen de estiramientos y ejercicios.

La curación de un desgarro del LCL puede llevar tiempo. Puede ser difícil ser paciente, pero no se puede apresurar el proceso.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para sufrir desgarros del lcl?

  • El tratamiento de fisioterapia para desgarros del LCL implica la realización de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos y ligamentos de la rodilla.
  • La fisioterapia también puede incluir la utilización de técnicas de manipulación para aliviar el dolor y la inflamación.
  • El objetivo del tratamiento es restaurar la fuerza y el rango de movimiento de la rodilla, así como mejorar la función de la articulación.
  • El tratamiento puede durar de 4 a 6 semanas, y se puede realizar en una clínica de fisioterapia o en el hogar.

¿Existe algún tratamiento casero para los desgarros del LCL?

Sí, hay algunas cosas que puede hacer en casa para ayudar a sanar su LCL lesionado:

  • Descansar la rodilla.
  • Aplique hielo. Ponga una bolsa de hielo o una compresa fría en la rodilla durante unos 10-20 minutos. Repita esta operación cada una o dos horas durante los tres primeros días. Asegúrese de tener algún tipo de tela entre el hielo y la piel.
  • Comprime la rodilla envolviéndola con una venda elástica.
  • Apoya la rodilla (elévala) sobre una almohada para reducir la hinchazón. Intenta mantenerla por encima del corazón.
  • Tome medicamentos antiinflamatorios (AINE) como el ibuprofeno y y el naproxeno el peso que pones en la pierna.
  • Utiliza muletas y lleva la férula según las indicaciones.
  • Realice estiramientos muy suaves y ejercicios de amplitud de movimiento según las indicaciones de su profesional sanitario.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de un desgarro del LCL?

El tiempo de recuperación depende del grado (gravedad) de su desgarro del LCL.

  • Grado 1 (leve): De tres a cuatro semanas.
  • Grado 2 (moderado): De ocho a doce semanas.
  • Grado 3 (grave): De ocho a doce semanas.

¿Los desgarros del LCL se curan solos?

Con el tiempo y con tratamientos caseros, su desgarro del LCL podría curarse por sí solo. Sin embargo, su médico puede evaluar la gravedad de su lesión para determinar el mejor plan de tratamiento. Si reanuda sus actividades sin acudir a su médico, corre el riesgo de sufrir más lesiones.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de sufrir desgarros del LCL?

Aunque no se puede prevenir una lesión de rodilla como un desgarro del LCL, hay algunas medidas que puede tomar para reducir el riesgo:

  • Apoye los ligamentos utilizando una rodillera cuando practique deporte.
  • Asegúrese de que sus rodillas están correctamente alineadas cuando practique deporte. Pregunte a su médico cómo mantener la rodilla alineada durante el juego.
  • Estira antes de los entrenamientos o los partidos.
  • Haga ejercicios de acondicionamiento para mejorar su fuerza y flexibilidad.

Cuide sus rodillas. Puede parecer que le lleva mucho tiempo hacer ejercicios y estiramientos adicionales, pero merece la pena para mantener sus rodillas sanas.

¿Cuáles son las complicaciones de una rotura del ligamento colateral lateral (LCL)?

Como la mayoría de las lesiones, las roturas del LCL pueden tener complicaciones. Informe a su especialista médico de cualquiera de las siguientes situaciones

  • Sensación de inestabilidad en la articulación de la rodilla.
  • Un chasquido o sensación de colapso o “cesión” de la rodilla.
  • Adormecimiento, hormigueo o debilidad en la rodilla o en la parte inferior de la pierna.
  • Rigidez.
  • Si nota que la articulación de la rodilla cruje o rechina.

¿Los desgarros del LCL pueden volver a producirse después de su curación?

Sí, es posible volver a desgarrar el mismo ligamento colateral lateral. De hecho, el riesgo de sufrir un desgarro del LCL es mayor si ya ha tenido uno anteriormente. Por ello, es posible que quieras tomar precauciones adicionales para reducir el riesgo, como estirar y usar una rodillera.

¿Afectarán los desgarros del LCL a mi forma de caminar?

Durante un tiempo, tendrá que utilizar muletas o una rodillera. Su médico le dirá cuánto tiempo debe esperar antes de poner peso sobre la rodilla. Volverá a caminar con normalidad cuando se cure el desgarro del LCL.

¿Cuándo debo acudir al servicio de urgencias?

Acuda inmediatamente a su servicio de urgencias si tiene síntomas de un coágulo de sangre en el pulmón ((244)embolia pulmonar ), como:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor repentino en el pecho.
  • Toser con sangre.

También debe acudir inmediatamente a un profesional de la salud si tiene síntomas de cualquier tipo de coágulo sanguíneo, como por ejemplo

  • Dolor en el muslo, la ingle o la rodilla.
  • Hinchazón o enrojecimiento en la ingle o la pierna.

Además, acuda inmediatamente a un profesional sanitario en su servicio de urgencias si tiene los siguientes síntomas

  • Aumento del dolor.
  • El pie cambia de color o se vuelve frío o pálido.
  • Adormecimiento, hormigueo o debilidad en los dedos de los pies.
  • Incapacidad para mover los dedos de los pies.

Preste atención a sus síntomas. Puede sentir la tentación de “esperar y ver” si los síntomas mejoran, pero es mejor no dudar. En su lugar, informe a su especialista médico o acuda al servicio de urgencias.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico sobre los desgarros del LCL?

Considere la posibilidad de formular las siguientes preguntas cuando acuda a su especialista médico:

  • ¿De qué grado es mi desgarro del LCL?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mí?
  • ¿Cuánto tiempo debo usar muletas?
  • ¿Cuánto tiempo debo llevar una férula?
  • ¿Cuándo puedo volver a hacer deporte?
  • ¿Necesito fisioterapia?
  • ¿Qué dosis de AINE debo tomar?
  • ¿Necesito operarme?
  • ¿Qué ejercicios o estiramientos son seguros?

El resumen de Infitema

Las roturas del LCL (ligamento colateral lateral) pueden dejar a los deportistas en el banquillo entre tres y doce semanas, o incluso más tiempo. Aunque esté ansioso por volver a jugar, es importante que acuda a su médico para que le haga una evaluación completa si se rompe el LCL. Con tratamiento, descanso y rehabilitación, se curará y reducirá el riesgo de volver a lesionarse. Hable con su médico sobre otras formas de proteger sus rodillas.