/images/i/patologias/diastasis-de-rectos/diastasis-de-rectos-separacion-abdominal-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Diástasis de rectos (separación abdominal): Síntomas y tratamiento con fisioterapia

La diástasis de rectos es una afección común en las personas embarazadas y en el posparto. Se produce cuando los músculos rectos del abdomen (músculos del six-pack ab) se separan durante el embarazo por estar estirados. La separación puede hacer que el vientre de una persona sobresalga o sobresalga meses o años después del parto. Puede repararse con ejercicios especiales que ayudan a cerrar la separación.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la diástasis de rectos?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar los síntomas del Síndrome POEMS mediante la aplicación de técnicas de masaje y movilización para aliviar el dolor y la rigidez muscular, así como ejercicios de estiramiento y reeducación postural para mejorar la flexibilidad y el equilibrio. También se pueden utilizar modalidades de terapia física como la terapia de luz ultravioleta, la terapia de ultrasonido y la terapia eléctrica para aliviar el dolor y la inflamación.

Visión general

La diástasis de rectos se produce cuando el abdomen de una persona se estira durante el embarazo y crea una brecha en los músculos abdominales.
¿Qué es la diástasis de rectos?

¿Qué es la diástasis de rectos?

La diástasis de rectos (diástasis de rectos abdominales o diástasis) es la separación de los músculos rectos abdominales durante y después del embarazo. El recto abdominal se extiende verticalmente a lo largo de la parte delantera del estómago. A menudo se le conoce como el "six-pack abs" de alguien. Está dividido en los lados izquierdo y derecho por una banda de tejido llamada línea alba que discurre por el centro. A medida que el útero se expande durante el embarazo , los abdominales se estiran y la línea alba se adelgaza y se separa. Esta banda de tejido se ensancha al ser empujada hacia fuera.

Una vez que el bebé haya nacido, la línea alba puede curarse y volver a unirse. Es muy elástica y se retrae hacia atrás (como una goma elástica). Cuando el tejido pierde su elasticidad por estar demasiado estirado, el hueco de los abdominales no se cierra tanto como debería. Esto es la diástasis de rectos.

Si tienes diástasis, puede parecer que tu vientre sobresale justo por encima o por debajo del ombligo, haciendo que parezcas embarazada meses o años después de dar a luz.

¿Por qué se produce la diástasis de rectos?

El embarazo ejerce mucha presión sobre el abdomen (abdominales). El abdomen está formado por los músculos abdominales izquierdo y derecho y una fina banda de tejido conjuntivo (línea alba) entre ellos. Se empujan hacia fuera y se estiran para hacer sitio al bebé que crece. La diástasis de rectos se produce cuando la línea alba se estira en exceso y no vuelve a unirse. Los lados izquierdo y derecho de los abdominales quedan separados. También se conoce como "brecha abdominal" o separación abdominal.

¿Quién padece diástasis de rectos?

La diástasis de rectos es más frecuente en las mujeres embarazadas y en el posparto (también puede observarse en hombres y bebés). La diástasis de rectos suele aparecer en el tercer trimestre. Hay una mayor presión sobre la pared abdominal porque el bebé crece rápidamente durante este periodo. La mayoría de las personas no notan la diástasis de rectos hasta el período posparto.

¿Qué tan común es la diástasis de rectos?

La diástasis de rectos es muy frecuente en las mujeres embarazadas y durante el periodo de posparto. Afecta al 60% de las personas. Suele resolverse por sí sola a las ocho semanas del parto. Aproximadamente el 40% de las personas que padecen diástasis de rectos siguen teniéndola a los seis meses del parto.

¿Cuáles son los síntomas de la diástasis de rectos?

La mayoría de las personas no notan los signos de la diástasis de rectos hasta el posparto. Puedes tener diástasis de rectos durante el embarazo, pero es difícil de distinguir porque tu abdomen está estirado.

Los signos más comunes de la diástasis de rectos durante el posparto son

  • Una protuberancia visible o "pooch" que sobresale justo por encima o por debajo del ombligo.
  • Sensación de suavidad o gelatina alrededor del ombligo.
  • Coning o cúpula cuando contraes los músculos del abdomen.
  • Dificultad para levantar objetos, caminar o realizar tareas cotidianas.
  • Dolor durante las relaciones sexuales .
  • Dolor pélvico o de cadera.
  • Dolor lumbar .
  • Las malas posturas.
  • Pérdida de orina al estornudar o toser.
  • Estreñimiento.
  • Sensación de debilidad en los abdominales.

¿Qué se siente en la diástasis de rectos?

La diástasis de rectos no es dolorosa. Puede sentir dolor asociado a algunos de los efectos secundarios de la diástasis, pero la separación de los abdominales en sí no duele. Puede sentir debilidad en su núcleo al realizar tareas que antes eran fáciles, como levantar un cesto de la ropa. Algunas personas sienten una textura gelatinosa en el espacio entre los abdominales izquierdo y derecho cuando contraen los músculos del abdomen.

¿Cómo puedo saber si tengo diástasis de rectos?

Hay algunos signos comunes que pueden indicar que tienes diástasis de rectos. Uno de los signos más comunes de la diástasis de rectos es una protuberancia en la sección media que no desaparece, incluso después de hacer ejercicio o de perder el peso ganado durante el embarazo. Otro signo es que tu vientre se congestiona o se abomba cuando te apoyas en una silla o te levantas de la cama. Puedes comprobar la existencia de la diástasis de rectos por ti misma, pero siempre es una buena idea hablar con tu médico sobre tus síntomas.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar una diástasis de rectos?

Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar diástasis de rectos:

  • Tener varios embarazos (especialmente consecutivos).
  • Tener más de 35 años.
  • Tener múltiples (como gemelos o trillizos).
  • Tener un bebé pesado o grande.
  • Ser extremadamente pequeña.
  • Parto vaginal. Los pujos pueden aumentar la presión abdominal.

¿Cómo se diagnostica la diástasis de rectos?

Su especialista médico evaluará si hay diástasis, dónde se encuentra y cuál es su gravedad. La diástasis de rectos puede producirse por encima del ombligo, por debajo del ombligo y en el ombligo.

Su especialista utilizará sus manos y dedos para palpar la zona abdominal en busca de huecos y tono muscular. Algunos especialistas pueden usar ultrasonido , cinta métrica o una herramienta llamada calibrador para una medición más precisa. Este examen suele realizarse en su cita posparto antes de recibir autorización para hacer ejercicio.

Un hueco abdominal de más de 2 centímetros se considera diástasis de rectos. La diástasis de rectos también se mide en la anchura de los dedos, por ejemplo, la separación de dos o tres dedos.

Su profesional sanitario puede recomendarle movimientos para la diástasis de rectos o puede remitirle a un especialista para que le aplique un tratamiento adicional.

¿Cómo puedo comprobar la existencia de una diástasis de rectos?

Puede comprobar la existencia de la diástasis de rectos:

  • Túmbese boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo.
  • Levante los hombros ligeramente del suelo, manteniendo una mano detrás de la cabeza para apoyarse. Casi como si estuvieras haciendo una sentadilla. Mira hacia abajo, hacia el vientre.
  • Mueve la otra mano por encima de la zona del ombligo, con las palmas hacia abajo y los dedos hacia los dedos de los pies.
  • Utiliza los dedos para buscar un hueco entre los abdominales. Comprueba cuántos dedos caben en el hueco entre tus abdominales derecho e izquierdo.

Si nota un hueco de dos o más dedos de ancho, comente sus dudas con su médico. Éste debe confirmar la diástasis de rectos con un diagnóstico adecuado y recomendar los cuidados apropiados.

¿Cómo puedo corregir la diástasis de rectos?

Para arreglar la diástasis de rectos, tendrás que realizar movimientos suaves que impliquen a los músculos abdominales. Antes de empezar un programa de ejercicios, asegúrate de que es seguro para la diástasis de rectos. Trabaja con un profesional del fitness o un fisioterapeuta que tenga experiencia en la diástasis de rectos. Ellos pueden crear un plan de tratamiento para asegurarse de que realizas los movimientos correctamente y de que progresas a movimientos más exigentes en el momento adecuado.

Ciertos movimientos empeoran la separación abdominal. Durante el periodo posparto, hay algunas modificaciones que debes hacer:

  • Evita levantar nada más pesado que tu bebé.
  • Ponte de lado cuando te levantes de la cama o te sientes. Utiliza los brazos para levantarte.
  • Evite las actividades y los movimientos que empujan los abdominales hacia fuera (como las abdominales y las sentadillas).

Algunas personas utilizan dispositivos de sujeción (bandas elásticas para el vientre) para ayudar a mantener el vientre y apoyar la parte inferior de la espalda. El uso de fajas no puede curar la diástasis de rectos y no fortalece los músculos centrales. Puede ser un buen recordatorio de tu diástasis de rectos y promover una buena postura.

¿Se puede arreglar la diástasis de rectos sin cirugía?

Sí, es posible arreglar la diástasis de rectos sin cirugía. Rara vez se realiza una cirugía para arreglar la diástasis de rectos. El personal sanitario recomendará fisioterapia o ejercicios en casa para ayudar a curar la diástasis antes de los métodos quirúrgicos. La cirugía se realiza en casos de hernia (cuando un órgano empuja a través de la línea alba) o si una mujer desea operarse de diástasis de rectos (una (2295)abdominoplastia ).

¿Cuáles son los mejores ejercicios para la diástasis de rectos?

Los mejores ejercicios para la diástasis de rectos son los que implican a los abdominales profundos. La mayoría de los ejercicios para la diástasis de rectos implican una respiración profunda y movimientos lentos y controlados. Por desgracia, muchos de los ejercicios abdominales más comunes (como los abdominales) pueden empeorar la diástasis. Antes de empezar a hacer ejercicios abdominales, pida a su médico que le examine para ver si tiene diástasis de rectos.

¿Qué movimientos empeoran la diástasis de rectos?

Cualquier movimiento que abulte la pared abdominal hacia delante puede causar más daño a su diástasis de rectos. Los movimientos cotidianos, como levantarse de la cama o de una silla, pueden empeorar la diástasis. Intenta ser consciente de cómo utilizas tus abdominales mientras realizas tus actividades diarias.

Estos movimientos de ejercicio deben evitarse si tienes diástasis de rectos:

  • Hacer abdominales o sentadillas de cualquier tipo.
  • Planchas o flexiones de brazos (a menos que las modifiques).
  • Perro de abajo, postura del barco y otras posturas de yoga.
  • Elevaciones de piernas dobles, tijeras y otros movimientos de Pilates.
  • Cualquier ejercicio que provoque que los abdominales se abulten, formen un cono o una cúpula.

¿Cómo puedo prevenir la diástasis de rectos?

Una cierta separación abdominal es normal y esperable con el embarazo. Hay algunas cosas que puede hacer para reducir el riesgo de desarrollar diástasis de rectos:

  • Aumento de peso saludable durante el embarazo : Hacer ejercicio y comer alimentos saludables para mantener el aumento de peso dentro de un rango saludable.
  • Postura adecuada y respiración profunda : Ponte de pie con los hombros hacia atrás. Respira profundamente para que tus costillas se expandan y no sólo tu vientre.
  • Ejercicios seguros para el tronco : Evita los ejercicios como las sentadillas y los abdominales que ejercen presión sobre el abdomen después de las 12 semanas de embarazo y el posparto.
  • No te esfuerces al levantar peso : Ciertas actividades cotidianas, como levantar las bolsas de la compra o a tus hijos, pueden suponer un esfuerzo excesivo para tus abdominales.
  • Rueda el tronco al levantarse de la cama : Si estás embarazada o en el posparto, rueda hacia un lado y utiliza los brazos para impulsarte fuera de la cama.

¿Cuánto tiempo se tarda en curar la diástasis de rectos?

El tiempo que se tarda en curar la diástasis de rectos depende de la cantidad de separación de los abdominales y de la constancia con la que hagas los ejercicios de fortalecimiento. Después de varias semanas después del parto, esta separación empezará a cerrarse a medida que tus músculos recuperen fuerza. Si haces modificaciones en tu estilo de vida y realizas los ejercicios con buena forma, es más probable que notes progresos.

¿Puedo volver a padecer diástasis de rectos?

Sí, puedes curar tu diástasis de rectos y volver a tenerla. El riesgo de padecer diástasis de rectos aumenta cuantas más veces estés embarazada. Piensa en la línea alba como una goma elástica que se estira continuamente. Con el tiempo, la banda elástica perderá su elasticidad. Es posible que la línea alba no recupere su forma original después de haber sido estirada durante varios embarazos.

¿Es demasiado tarde para reparar mi diástasis de rectos?

Nunca es demasiado tarde para reparar tu diástasis de rectos. Con los ejercicios adecuados, puedes arreglar tu separación de abdominales años después de haber dado a luz a tu último bebé.

¿Existen complicaciones de la diástasis de rectos?

Si no se trata o en casos graves de diástasis de rectos, las complicaciones pueden ser

  • Hernia umbilical .
  • Aumento del dolor de espalda.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Incontinencia urinaria.
  • Dolor pélvico y de cadera.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

La diástasis de rectos es una afección común y de fácil tratamiento. Si tiene más de dos dedos de separación entre los abdominales o siente dolor, póngase en contacto con su especialista médico para que le haga un diagnóstico. Es posible que le recomiende acudir a un fisioterapeuta o a un especialista en suelo pélvico para que le ayude a fortalecer los músculos abdominales.

El resumen de Infitema :

La diástasis de rectos puede hacer que parezca que estás embarazada años después de tu último bebé. Comenta tus preocupaciones con tu especialista médico para que pueda diagnosticarte y tratarte. Recibir tratamiento puede ayudarle a sentirse más segura de su cuerpo y a corregir cualquier dolor que esté experimentando.