/images/i/patologias/disfuncion-del-suelo-pelvico/disfuncion-del-suelo-pelvico-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Disfunción del suelo pélvico: Síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

La disfunción del suelo pélvico es la incapacidad de relajar y coordinar correctamente los músculos del suelo pélvico para defecar. Los síntomas son el estreñimiento, el esfuerzo para defecar, las pérdidas de orina o heces y la necesidad frecuente de orinar. Los tratamientos iniciales incluyen biorretroalimentación, fisioterapia del suelo pélvico y medicamentos.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la disfunción del suelo pélvico?

La fisioterapia puede ayudar aliviando la presión sobre el nervio tarsiano y mejorando la movilidad de la articulación tarsiana. También puede ensañar ejercicios específicos para estirar y fortalecer los músculos que rodean la articulación tarsiana.
¿Qué es la disfunción del suelo pélvico?

¿Qué es la disfunción del suelo pélvico?

La disfunción del suelo pélvico es una afección común en la que no puedes relajar y coordinar correctamente los músculos del suelo pélvico para orinar o defecar. Si eres mujer, también puedes sentir dolor durante las relaciones sexuales, y si eres hombre puedes tener problemas para tener o mantener una erección ((434)disfunción eréctil o DE). El suelo pélvico es un grupo de músculos que se encuentran en el suelo (la base) de la pelvis (la parte inferior del torso).

Si piensas que la pelvis es el hogar de órganos como la vejiga, el útero (o la próstata en los hombres) y el recto, los músculos del suelo pélvico son los cimientos del hogar. Estos músculos actúan como la estructura de soporte que mantiene todo en su sitio dentro del cuerpo. Los músculos del suelo pélvico añaden soporte a varios de tus órganos envolviendo el hueso pélvico. Algunos de estos músculos añaden más estabilidad formando un cabestrillo alrededor del recto.

Los órganos pélvicos incluyen:

  • La vejiga (la bolsa que contiene la orina).
  • El útero y la vagina (en las mujeres).
  • La próstata (en los hombres).
  • El recto (la zona al final del intestino grueso donde el cuerpo almacena los residuos sólidos).

Normalmente, puedes ir al baño sin problemas porque tu cuerpo tensa y relaja los músculos del suelo pélvico. Esto es como cualquier otra acción muscular, como tensar los bíceps cuando levantas una caja pesada o apretar el puño.

Pero si tienes una disfunción del suelo pélvico, tu cuerpo sigue tensando estos músculos en lugar de relajarlos como debería. Esta tensión significa que puedes tener

  • Problemas para evacuar (soltar) el intestino.
  • Una evacuación intestinal incompleta.
  • Orina o heces que se escapan.

Los músculos del suelo pélvico (mujer)

Músculos del suelo pélvico (hombres)

¿Cuáles son las causas de la disfunción del suelo pélvico?

¿Cuáles son las causas de la disfunción del suelo pélvico?

Todavía se desconocen todas las causas de la disfunción del suelo pélvico. Pero algunos de los factores conocidos son

  • Lesiones traumáticas en la zona pélvica (como un accidente de coche).
  • Embarazo.
  • Uso excesivo de los músculos pélvicos (como ir al baño con demasiada frecuencia o empujar con demasiada fuerza), lo que acaba provocando una mala coordinación muscular.
  • Cirugía pélvica.
  • Tener sobrepeso.
  • La edad avanzada.

¿El embarazo provoca una disfunción del suelo pélvico?

El embarazo es una causa común de disfunción del suelo pélvico. A menudo, las mujeres experimentan una disfunción del suelo pélvico después de dar a luz. Los músculos y tejidos del suelo pélvico pueden tensarse durante el embarazo, especialmente si el parto fue largo o difícil.

¿La disfunción del suelo pélvico es hereditaria?

La disfunción del suelo pélvico puede ser hereditaria. Esto se denomina condición hereditaria. Los investigadores están estudiando una posible causa genética de la disfunción del suelo pélvico.

¿Qué se siente en la disfunción del suelo pélvico?

Hay varios síntomas que pueden indicar que tienes una disfunción del suelo pélvico. Si tiene alguno de estos síntomas, debe decírselo a su especialista médico:

  • Necesidad frecuente de ir al baño. También puede sentir que necesita ‘forzar la salida' para ir, o puede parar y empezar muchas veces.
  • Estreñimiento , o dolor de esfuerzo durante la defecación. Se cree que hasta la mitad de las personas que padecen estreñimiento de larga duración tienen también una disfunción del suelo pélvico.
  • Esforzarse o empujar con mucha fuerza para defecar, o tener que cambiar de posición en el inodoro o utilizar la mano para ayudar a eliminar las heces.
  • Pérdida de heces u orina (incontinencia).
  • Dolor al orinar .
  • Sentir dolor en la parte baja de la espalda sin ninguna otra causa.
  • Sensación de dolor continuo en la región pélvica, los genitales o el recto — con o sin defecación.

¿La disfunción del suelo pélvico es diferente en los hombres y en las mujeres?

Existen diferentes afecciones pélvicas que son exclusivas de hombres y mujeres.

Disfunción del suelo pélvico en los hombres:

Cada año, millones de hombres de todo el mundo experimentan una disfunción del suelo pélvico. Dado que los músculos del suelo pélvico forman parte del sistema de residuos (excretor) y del sistema reproductivo durante la micción y las relaciones sexuales, la disfunción del suelo pélvico puede coexistir con muchas otras afecciones que afectan a los hombres, como:

  • Disfunción urinaria masculina : Esta afección puede implicar pérdidas de orina después de orinar, correr al baño (incontinencia) y otros problemas de vejiga e intestino.
  • Disfunción eréctil (DE) : La DE se produce cuando los hombres no pueden conseguir o mantener una erección durante las relaciones sexuales. A veces la causa es la tensión o el dolor de los músculos pélvicos, pero la disfunción eréctil es una condición compleja, por lo que puede no ser el caso.
  • Prostatitis : Los síntomas de la disfunción del suelo pélvico se parecen mucho a los de la prostatitis, que es una infección o inflamación de la próstata (glándula reproductora masculina). La prostatitis puede tener muchas causas, como las bacterias, las infecciones de transmisión sexual o los traumatismos del sistema nervioso.

Disfunción del suelo pélvico en la mujer:

La disfunción del suelo pélvico puede interferir en la salud reproductiva de la mujer al afectar al útero y la vagina. Las mujeres que padecen una disfunción del suelo pélvico también pueden tener otros síntomas como dolor durante las relaciones sexuales.

La disfunción del suelo pélvico es muy diferente al prolapso de órganos pélvicos . El prolapso de órganos pélvicos se produce cuando los músculos que sujetan los órganos pélvicos de la mujer (útero, recto y vejiga) se aflojan y se estiran demasiado. El prolapso de órganos pélvicos puede hacer que los órganos sobresalgan de la vagina o el recto y puede hacer que la mujer tenga que empujarlos hacia dentro.

¿La disfunción del suelo pélvico está relacionada con la cistitis intersticial?

La cistitis intersticial es una afección crónica de la vejiga que provoca dolor en la pelvis o la vejiga. El dolor de la vejiga puede provocar dolor en los músculos del suelo pélvico y, a continuación, pérdida de relajación y fuerza muscular, lo que constituye una disfunción del suelo pélvico. Por lo tanto, tener una de estas condiciones aumenta el riesgo de tener la otra.

Si estás tomando ciertos medicamentos para la cistitis intersticial, incluidos los antidepresivos, éstos podrían causar estreñimiento. El estreñimiento puede provocar un empeoramiento de los síntomas de la disfunción del suelo pélvico. Consulta con tu especialista por si tu receta pudiera estar causando este problema.

¿Cómo se diagnostica la disfunción del suelo pélvico?

Por lo general, su especialista médico empezará preguntándole por sus síntomas y haciendo una historia clínica minuciosa. Su especialista puede hacerle las siguientes preguntas:

  • ¿Tienes antecedentes de infecciones del tracto urinario ?
  • Si es mujer, ¿ha dado a luz?
  • Si es mujer, ¿tiene dolor cuando tiene relaciones sexuales?
  • ¿Tiene cistitis intersticial (una inflamación de larga duración de la pared de la vejiga) o síndrome del intestino irritable (un trastorno del tracto intestinal inferior)?
  • ¿Se esfuerza por evacuar el intestino?

Es posible que el médico te haga un examen físico para comprobar si puedes controlar los músculos del suelo pélvico. Con las manos, el médico comprobará si hay espasmos, nudos o debilidad en estos músculos. Es posible que su especialista también tenga que hacerle un examen intrarrectal (dentro del recto) o un examen vaginal.

También es posible que le hagan otras pruebas, como:

  • Los electrodos de superficie (almohadillas autoadhesivas que se colocan en la piel) pueden comprobar el control de los músculos pélvicos. Esta puede ser una opción si no quieres un examen interno. Los electrodos se colocan en el perineo (la zona entre la vagina y el recto en las mujeres, y entre los testículos y el recto en los hombres) o en el sacro (el hueso triangular de la base de la columna vertebral). Esta prueba no es dolorosa.
  • La manometría anorrectal (una prueba que mide el funcionamiento de los esfínteres anales) puede comprobar la presión, la fuerza muscular y la coordinación. Esta prueba no es dolorosa.
  • Un proctograma defecatorio es una prueba en la que se le administra un enema de un líquido espeso que puede verse con una radiografía. El médico utilizará una radiografía de vídeo especial para registrar el movimiento de los músculos mientras usted intenta expulsar el líquido del recto. Esto ayudará a mostrar su capacidad para evacuar el intestino o cualquier otra causa de disfunción del suelo pélvico. Esta prueba no es dolorosa.
  • Una prueba de uroflujo puede mostrar lo bien que puedes vaciar la vejiga. Si el flujo de orina es débil o si tiene que parar y empezar a orinar, puede apuntar a una disfunción del suelo pélvico. Su médico puede solicitar esta prueba si tiene problemas al orinar. Esta prueba no es dolorosa.
¿Cómo se trata la disfunción del suelo pélvico?

¿Cómo se trata la disfunción del suelo pélvico?

Afortunadamente, la disfunción del suelo pélvico puede tratarse con relativa facilidad en muchos casos. Si necesitas fisioterapia, es probable que te sientas mejor, pero pueden ser necesarios algunos meses de sesiones. La disfunción del suelo pélvico se trata sin cirugía. Los tratamientos no quirúrgicos incluyen:

  • Biorretroalimentación : Este es el tratamiento más común, realizado con la ayuda de un fisioterapeuta. La biorretroalimentación no es dolorosa y ayuda a más del 75% de las personas con disfunción del suelo pélvico. Tu fisioterapeuta puede utilizar la biorretroalimentación de diferentes maneras para reentrenar tus músculos. Por ejemplo, puede utilizar sensores especiales y vídeo para controlar los músculos del suelo pélvico cuando intentas relajarlos o apretarlos. A continuación, el terapeuta te proporciona información y trabaja contigo para mejorar la coordinación muscular.
  • Fisioterapia del suelo pélvico : La fisioterapia suele realizarse al mismo tiempo que la terapia de biorretroalimentación. El terapeuta determinará qué músculos de la parte baja de la espalda, la pelvis y el suelo pélvico están realmente tensos y te enseñará ejercicios para estirar estos músculos y así poder mejorar su coordinación.
  • Medicación s: Los medicamentos diarios que ayudan a mantener los movimientos intestinales suaves y regulares son una parte muy importante del tratamiento de la disfunción del suelo pélvico. Algunos de estos medicamentos se pueden adquirir sin receta en la farmacia e incluyen ablandadores de heces como Senna o ablandadores de heces genéricos. Su médico de cabecera o un gastroenterólogo pueden aconsejarle qué medicamentos son más útiles para mantener las heces blandas.
  • Técnicas de relajación: Su médico o fisioterapeuta también puede recomendarle que pruebe técnicas de relajación como meditación , baños calientes, yoga y ejercicios, o acupuntura.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la disfunción del suelo pélvico?

  • La fisioterapia para el síndrome del túnel tarsiano implica ejercicios de estiramiento y masajes para aliviar la presión sobre el nervio.
  • También se pueden utilizar modalidades de fisioterapia como la terapia con láser o la terapia de ultrasonido para aliviar el dolor y la inflamación.
  • La fisioterapia también puede ayudar a corregir la postura y la forma en que caminas para evitar que vuelvas a sentir dolor.

¿Necesitaré cirugía para tratar la disfunción del suelo pélvico?

No existe una cirugía para tratar la disfunción del suelo pélvico porque se trata de un problema muscular. En raras ocasiones, cuando la fisioterapia y la biorretroalimentación no funcionan, tu especialista puede recomendarte que acudas a un especialista en inyecciones para el dolor. Estos médicos están especializados en localizar los músculos específicos que están demasiado tensos o que causan dolor, y pueden utilizar una pequeña aguja para inyectar el músculo con medicación adormecedora y relajante. Esto se denomina inyección de puntos gatillo.

¿Qué empeora la disfunción del suelo pélvico?

Pueden pasar varios meses de medicación rutinaria para el intestino o la orina y de fisioterapia para el suelo pélvico antes de que los síntomas de la disfunción del suelo pélvico empiecen a mejorar. La parte más importante del tratamiento es no rendirse. Si se olvida de tomar los medicamentos todos los días, los síntomas continuarán y posiblemente empeorarán. Además, saltarse las citas de fisioterapia o no practicar los ejercicios puede retrasar la curación.

Cualquier actividad que aumente la tensión o el dolor en los músculos del suelo pélvico puede hacer que los síntomas empeoren. Por ejemplo, el levantamiento de pesas o los saltos repetitivos pueden aumentar la tensión del suelo pélvico y empeorar los síntomas.

Si tienes problemas de estreñimiento debido a la dureza de las deposiciones o a la hinchazón abdominal y el dolor por gases, debes consultar con tu médico y vigilar de cerca tu dieta. Es importante beber mucha agua a diario (8 vasos) y llevar una dieta saludable. Los alimentos con alto contenido en fibra, o los suplementos de fibra, pueden empeorar los síntomas de hinchazón y los dolores por gases. Estos alimentos deben evitarse si sus síntomas empeoran.

¿Quién trata la disfunción del suelo pélvico?

Dependiendo de tus síntomas y del grado de dolor que sientas, puede tratarte tu especialista habitual, un fisioterapeuta, un ginecólogo, un gastroenterólogo, un anestesista especializado en dolor pélvico o un cirujano del suelo pélvico.

¿La disfunción del suelo pélvico desaparece por sí sola?

Los síntomas de la disfunción del suelo pélvico (como la vejiga hiperactiva) suelen permanecer o empeorar si no se tratan. En lugar de vivir con dolor y molestias, a menudo puedes mejorar tu vida cotidiana tras una visita a tu médico.

¿Es curable la disfunción del suelo pélvico?

Afortunadamente, la mayoría de las disfunciones del suelo pélvico son tratables, normalmente mediante biorretroalimentación, fisioterapia y medicamentos. Si empiezas a experimentar alguno de los síntomas de la disfunción del suelo pélvico, ponte en contacto con tu médico. Un tratamiento precoz puede ayudar a mejorar su calidad de vida y a aliviar sus molestos e incómodos síntomas.

¿La disfunción del suelo pélvico es una discapacidad?

La disfunción del suelo pélvico no está incluida actualmente en la lista de discapacidades de la seguridad social. Sin embargo, dependiendo de tus síntomas, podrías solicitar una discapacidad según la sección 6.00 de la Seguridad Social, Trastornos genitourinarios (genitales y urinarios). Para obtener más información, consulte a su especialista y al contacto de la seguridad social.

El resumen de Infitema

Aunque la disfunción del suelo pélvico es una afección común, puede resultar embarazoso hablar de sus síntomas de disfunción del suelo pélvico —, especialmente de sus movimientos intestinales. La buena noticia es que muchos de los síntomas de la disfunción del suelo pélvico son fáciles de tratar.

Si crees que puedes tener una disfunción del suelo pélvico, asegúrate de acudir a tu médico lo antes posible, especialmente si tienes dolor al ir al baño. Recuerda que cuanto más abierta y honesta seas con tu especialista, mejor será tu tratamiento.

Podcasts de la Clínica Infitema

Visite nuestra página Butts & Guts Podcasts para aprender más sobre las condiciones digestivas y las opciones de tratamiento de los expertos de Infitema Clinic.