/images/i/patologias/dolor-lumbar/dolor-lumbar-causas-diagnostico-y-fisioterapia-tratamientos.png
< Volver a patologías

Dolor lumbar: causas, diagnóstico y fisioterapia, tratamientos

El dolor lumbar es muy común. Puede ser el resultado de una tensión (lesión) en los músculos o tendones de la espalda. Otras causas son la artritis, los problemas estructurales y las lesiones discales. El dolor suele mejorar con reposo, fisioterapia y medicación. Reduzca el riesgo de padecer lumbalgia manteniendo un peso saludable y manteniéndose activo.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor lumbar?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar los síntomas de la pelagra y mejorar la función del cuerpo. Los ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a mejorar la fuerza y la flexibilidad, lo que puede reducir el dolor y la rigidez. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la coordinación y el equilibrio, lo que puede ayudar a prevenir caídas. También pueden utilizarse técnicas de fisioterapia para ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad, que pueden exacerbar los síntomas de la pelagra.
¿Qué es el dolor lumbar?

¿Qué es el dolor lumbar?

El dolor lumbar puede ser consecuencia de muchas lesiones, afecciones o enfermedades diferentes —, la mayoría de las veces, una lesión en los músculos o tendones de la espalda.

El dolor puede variar de leve a grave. En algunos casos, el dolor puede dificultar o imposibilitar caminar, dormir, trabajar o realizar actividades cotidianas.

Por lo general, el dolor lumbar mejora con reposo, analgésicos y fisioterapia. Las inyecciones de cortisona y los tratamientos manuales (como la manipulación osteopática o quiropráctica) pueden aliviar el dolor y ayudar al proceso de curación. Algunas lesiones y afecciones de la espalda requieren una reparación quirúrgica.

¿Qué tan común es el dolor lumbar?

Alrededor de cuatro de cada cinco personas tienen dolor lumbar en algún momento de su vida. Es una de las razones más comunes por las que la gente visita a los especialistas de atención médica.

Algunas personas son más propensas a tener dolor lumbar que otras. Los factores de riesgo del dolor lumbar son

  • Edad: Las personas mayores de 30 años tienen más dolor de espalda. Los discos (tejido blando y gomoso que amortigua los huesos de la columna vertebral) se desgastan con la edad. A medida que los discos se debilitan y desgastan, pueden aparecer dolores y rigidez.
  • Peso: Las personas con sobrepeso/ obesidad o con sobrepeso son más propensas a tener dolor de espalda. El exceso de peso ejerce presión sobre las articulaciones y los discos.
  • Salud general: Los músculos abdominales debilitados no pueden sostener la columna vertebral, lo que puede provocar tensiones y esguinces de espalda . Las personas que fuman, beben alcohol en exceso o llevan un estilo de vida sedentario tienen un mayor riesgo de padecer dolor de espalda.
  • Ocupación y estilo de vida: Los trabajos y actividades que requieren levantar objetos pesados o agacharse pueden aumentar el riesgo de sufrir una lesión de espalda.
  • Problemas estructurales: El dolor de espalda intenso puede ser consecuencia de afecciones, como la escoliosis , que modifican la alineación de la columna vertebral.
  • Enfermedades: Las personas que tienen antecedentes familiares de artrosis , ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades tienen un mayor riesgo de padecer lumbalgia.
  • Salud mental: El dolor de espalda puede ser consecuencia de la depresión y la ansiedad .

¿Cuáles son los síntomas del dolor lumbar?

Los síntomas del dolor lumbar pueden aparecer de forma repentina o gradual. A veces, el dolor aparece después de un acontecimiento concreto, como agacharse para recoger algo. Otras veces, es posible que no sepa qué ha causado el dolor.

El dolor puede ser agudo o sordo y puede irradiarse a las nalgas o a la parte posterior de las piernas ((875)ciática ). Si se tensa la espalda durante una actividad, es posible que se oiga un “chasquido” al producirse. El dolor suele ser peor en determinadas posiciones (como al agacharse) y mejora al acostarse.

Otros síntomas de la lumbalgia son:

  • Rigidez: Puede ser difícil moverse o enderezar la espalda. Levantarse de una posición sentada puede llevar un tiempo, y puede sentir que necesita caminar o estirarse para aflojar. Es posible que notes una disminución de la amplitud de movimiento.
  • Problemas de postura: A muchas personas con dolor de espalda les resulta difícil mantenerse erguidos. Es posible que te pongas de pie “torcido” o doblado, con el torso hacia un lado en lugar de alineado con la columna vertebral. La parte baja de la espalda puede parecer plana en lugar de curvada.
  • Espasmos musculares: Después de un esfuerzo, los músculos de la zona lumbar pueden sufrir espasmos o contraerse de forma incontrolada. Los espasmos musculares pueden causar un dolor extremo y dificultar o imposibilitar el estar de pie, caminar o moverse.
¿Qué causa el dolor lumbar?

¿Qué causa el dolor lumbar?

Muchas lesiones, afecciones y enfermedades pueden causar dolor lumbar. Entre ellas se encuentran:

  • Distensiones y esguinces: Las distensiones y esguinces de espalda son la causa más común de dolor de espalda. Puedes lesionarte los músculos, tendones o ligamentos por levantar algo demasiado pesado o por no hacerlo de forma segura. Algunas personas se tuercen la espalda al estornudar, toser, girar o agacharse.
  • Fracturas: Los huesos de la columna vertebral pueden romperse durante un accidente, como un choque o una caída. Algunas enfermedades (como la (829)espondilolisis o la osteoporosis ) aumentan el riesgo de fracturas.
  • Problemas de disco: Los discos amortiguan las vértebras (pequeños huesos de la columna vertebral). Los discos pueden sobresalir de su posición en la columna y presionar un nervio. También pueden romperse ((140)hernia discal ). Con la edad, los discos pueden volverse más planos y ofrecer menos protección ((171)enfermedad degenerativa del disco ).
  • Problemas estructurales: Una afección llamada estenosis espinal se produce cuando la columna vertebral es demasiado estrecha para la médula espinal. Algo que pellizca la médula espinal puede provocar un fuerte dolor del nervio ciático y de la parte inferior de la espalda. La escoliosis (curvatura de la columna vertebral) puede provocar dolor, rigidez y dificultad de movimiento.
  • Artritis: La osteoartritis es el tipo más común de artritis que causa dolor lumbar. La espondilitis anquilosante provoca dolor lumbar, inflamación y rigidez en la columna vertebral.
  • Enfermedad: Los tumores de columna , las infecciones y varios tipos de cáncer pueden causar dolor de espalda. Otras afecciones también pueden causar dolor de espalda. Entre ellas se encuentran los cálculos renales y el aneurisma de la aorta abdominal .
  • Espondilolistesis: Esta enfermedad hace que las vértebras de la columna se salgan de su sitio. La espondilolistesis provoca dolor en la parte baja de la espalda y a menudo también en las piernas.

¿Cómo se diagnostica la lumbalgia?

Su médico le preguntará por sus síntomas y le hará un examen físico. Para comprobar si hay huesos rotos u otros daños, el médico puede solicitar estudios de imagen. Estos estudios ayudan a su especialista a ver imágenes claras de sus vértebras, discos, músculos, ligamentos y tendones.

Su especialista puede ordenar:

  • Radiografía de la columna vertebral , que utiliza radiación para producir imágenes de los huesos.
  • Resonancia magnética , que utiliza un imán y ondas de radio para crear imágenes de los huesos, músculos, tendones y otros tejidos blandos.
  • TAC , que utiliza rayos X y un ordenador para crear imágenes en 3D de huesos y tejidos blandos.
  • Electromiografía (EMG) para examinar los nervios y los músculos y comprobar si hay neuropatía (daño nervioso), que puede causar hormigueo o entumecimiento en las piernas.

    Dependiendo de la causa del dolor, el médico también puede pedir análisis de sangre o de orina. Los análisis de sangre pueden detectar marcadores genéticos de algunas enfermedades que causan dolor de espalda (como la espondilitis anquilosante). Los análisis de orina comprueban si hay cálculos renales, que causan dolor en el flanco (los lados de la parte baja de la espalda).

¿Cuáles son los tratamientos para el dolor lumbar?

¿Cuáles son los tratamientos para el dolor lumbar?

El dolor lumbar suele mejorar con reposo, hielo y analgésicos de venta libre. Tras unos días de reposo, puedes empezar a retomar tus actividades normales. Mantenerse activo aumenta el flujo sanguíneo a la zona y le ayuda a curarse.

Otros tratamientos para el dolor lumbar dependen de la causa. Incluyen:

  • Medicamentos: Su especialista puede recomendar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o medicamentos recetados para aliviar el dolor. Otros medicamentos relajan los músculos y evitan los espasmos de la espalda.
  • Fisioterapia (PT): La PT puede fortalecer los músculos para que puedan sostener su columna vertebral. La fisioterapia también mejora la flexibilidad y te ayuda a evitar otra lesión.
  • Manipulación manual: Varios tratamientos “manuales” pueden relajar los músculos tensos, reducir el dolor y mejorar la postura y la alineación. Dependiendo de la causa del dolor, puedes necesitar manipulación osteopática o ajustes quiroprácticos . La terapia de masaje también puede ayudar a aliviar el dolor de espalda y restaurar la función.
  • Inyecciones: El médico utiliza una aguja para inyectar medicamentos en la zona que causa el dolor. Las inyecciones de esteroides alivian el dolor y reducen la inflamación.
  • Cirugía: Algunas lesiones y afecciones necesitan una reparación quirúrgica. Hay varios tipos de cirugía para el dolor lumbar, incluyendo muchas técnicas mínimamente invasivas .

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar?

  • El tratamiento de fisioterapia para la pelagra se centra en la mejora de la fuerza y la coordinación de los músculos afectados.
  • Se utilizan técnicas de terapia manual, como estiramientos y masajes, para ayudar a los músculos a recuperar su elasticidad.
  • Se realizan ejercicios de resistencia y de equilibrio para ayudar a los músculos a volver a su forma normal.
  • La fisioterapia también puede incluir la utilización de aparatos de estimulación eléctrica para ayudar a los músculos a recuperar su fuerza.
  • El tratamiento de fisioterapia se adapta a cada paciente individualmente, y el número de sesiones requeridas varía según la gravedad de los síntomas.

¿Puedo prevenir el dolor lumbar?

No se puede prevenir el dolor lumbar resultante de una enfermedad o de problemas estructurales en la columna vertebral. Pero sí puede evitar las lesiones que causan dolor de espalda.

Para reducir el riesgo de sufrir una lesión de espalda, debe:

  • Mantener un peso saludable:El exceso de peso ejerce presión sobre las vértebras y los discos.
  • Fortalecer los músculos abdominales:El pilates y otros programas de ejercicios fortalecen los músculos centrales que sostienen la columna vertebral.
  • Levanta de forma correcta: Para evitar lesiones, levanta con las piernas (no con la espalda). Sujete los objetos pesados cerca del cuerpo. Intenta no torcer el torso mientras levantas.

¿Cuál es el pronóstico para las personas con lumbalgia?

El pronóstico depende de la causa del dolor. La mayoría de las personas con distensiones y esguinces de espalda se recuperan y no tienen problemas de salud a largo plazo. Pero muchas personas tendrán otro episodio en el plazo de un año.

Algunas personas tienen dolor de espalda crónico que no mejora después de varias semanas. Las personas mayores con enfermedades degenerativas como la artritis y la osteoporosis pueden tener síntomas que empeoran con el tiempo. La cirugía y otros tratamientos son eficaces para ayudar a las personas con una serie de lesiones y afecciones a vivir sin dolor.

¿Cuándo debo acudir a mi médico por el dolor lumbar?

El dolor lumbar suele mejorar con descanso y analgésicos. El dolor de espalda que no desaparece puede ser un signo de una enfermedad más grave.

Consulte a su especialista si tiene:

  • Dolor que no mejora después de una semana de cuidados en casa.
  • Hormigueo, entumecimiento, debilidad o dolor en las nalgas o las piernas.
  • Dolor intenso o espasmos musculares que interfieren con sus actividades normales.
  • Fiebre, pérdida de peso, problemas intestinales o vesicales u otros síntomas inexplicables.

El resumen de Infitema

Millones de personas viven con dolor lumbar. La rigidez, el dolor y la limitación de movimientos pueden tener un gran impacto en la calidad de vida. Pero es posible evitar el dolor lumbar manteniendo un peso saludable y manteniéndose activo. Hable con su médico si el dolor de espalda no desaparece o si no puede realizar las actividades que le gustan. Hay varios tratamientos que pueden aliviar el dolor, ayudarle a moverse mejor y a disfrutar más de la vida.