/images/i/patologias/dolor-miofascial-cronico-dmc/dolor-miofascial-cronico-dmc.png
< Volver a patologías

Dolor miofascial crónico (DMC)

El dolor miofascial crónico (DMC) afecta a los músculos y a la vaina del tejido que los rodea. El DMC se asocia a puntos gatillo específicos y puede afectar a un solo músculo o a un grupo de músculos.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor miofascial crónico (dmc)?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación del esguince de pulgar, así como a mejorar la fuerza y la movilidad del pulgar. A menudo, se utilizan técnicas de masaje para reducir la inflamación y el estiramiento de los ligamentos para mejorar la movilidad. La fisioterapia también puede incluir ejercicios de fortalecimiento para ayudar a prevenir futuros esguinces de pulgar.
¿Qué es el dolor miofascial crónico (DMC)?

¿Qué es el dolor miofascial crónico (DMC)?

El dolor miofascial crónico (DMC), también llamado síndrome de dolor miofascial, es una afección dolorosa que afecta a los músculos y a la vaina del tejido — llamada fascia — que rodea a los músculos. El DMC puede afectar a un solo músculo o a un grupo de músculos.

¿Es el dolor miofascial crónico (DMC) lo mismo que el síndrome de fibromialgia?

No, pero el CPM puede parecerse al síndrome de fibromialgia (SFM), ya que ambos trastornos se definen por tener “puntos sensibles en los músculos.” Sin embargo, se cree que el CPM es un trastorno del músculo en sí, mientras que el SFM es un trastorno en la forma en que el cerebro procesa las señales de dolor. El FMS suele estar asociado a un dolor más generalizado y a otros síntomas que no afectan a los músculos, como la alteración del sueño, el síndrome del intestino irritable , la fatiga en todo el cuerpo y el dolor de cabeza .

¿Qué frecuencia tiene el dolor miofascial crónico (DMC)?

El dolor originado en los músculos y la fascia es muy común. Casi todo el mundo sufre en algún momento este tipo de dolor, conocido como fascitis miálgica o miofascitis. Sin embargo, el PMC es un dolor crónico o de larga duración, asociado a puntos gatillo específicos, que suele aparecer en personas de entre 30 y 60 años. Afecta por igual a hombres y mujeres.

¿Cuáles son los síntomas del dolor miofascial crónico (DMC)?

La característica más notable del DMC es la presencia de puntos gatillo. Estos puntos gatillo o “puntos sensibles” son zonas muy sensibles dentro del músculo que resultan dolorosas al tacto y provocan un dolor que puede sentirse en otra zona del cuerpo, lo que se denomina dolor referido.

Los puntos gatillo pueden ser “activos” o “latentes.” Un punto gatillo activo siempre está dolorido y puede impedir el uso completo del músculo, lo que provoca debilidad y disminución de la amplitud de movimiento. Un punto gatillo latente no causa dolor durante las actividades normales, pero es sensible cuando se toca y puede activarse cuando el músculo está tenso, fatigado o lesionado.

Otros síntomas asociados al PGC son la sensación de debilidad muscular, el hormigueo y la rigidez. El dolor asociado al PMC también puede provocar problemas para dormir.

¿Qué causa el dolor miofascial crónico (DMC)??

¿Qué causa el dolor miofascial crónico (DMC)??

No se sabe con certeza cuál es la causa del DMC. Las posibles causas son:

  • Factores mecánicos, como una pierna más larga que la otra
  • Mala postura, estrés y uso excesivo de los músculos
  • Ejercicio (exceso de ejercicio, técnicas deficientes que pueden provocar tensión en los músculos)
  • Realización de actividades laborales con técnicas deficientes que pueden provocar lesiones por esfuerzo repetitivo
  • Ansiedad y depresión que pueden provocar un aumento de la tensión muscular, lo que lleva a un dolor miofascial importante.

Los puntos gatillo pueden activarse por el exceso de trabajo, la fatiga, los traumatismos directos y el frío.

¿Cómo es la el dolor miofascial crónico (DMC) no intestinal?

El médico suele empezar con una exploración física completa y un historial médico, que incluye una revisión de los síntomas. Es probable que el médico realice un examen detallado de los músculos afectados, incluyendo pruebas de fuerza y amplitud de movimiento. Frotará los puntos gatillo sospechosos para ver si los músculos responden, o se contraen, y causan dolor en un patrón predecible o en una región específica.

A veces se realizan análisis de sangre para buscar causas médicas del dolor muscular, como la deficiencia de vitamina D o el hipotiroidismo .

¿Cómo es la ¿se trata el dolor miofascial crónico (DMC)?

¿Cómo es la ¿se trata el dolor miofascial crónico (DMC)?

Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Fisioterapia : Un programa terapéutico incluye ejercicios de estiramiento, posturales y de fortalecimiento.
  • Medicamentos : Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) , como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden utilizarse para ayudar a reducir el dolor.
  • Terapia de masaje : El masaje terapéutico puede aflojar los músculos tensos y aliviar los calambres o espasmos.
  • Ergonomía en el lugar de trabajo : Puede adaptar su espacio de trabajo para minimizar la tensión (como ajustar la silla y el monitor, tomar descansos para estirarse y cambiar de posición).
  • Inyecciones : Se trata de inyectar un medicamento para el dolor (anestésico local) directamente en los puntos gatillo.

También es importante abordar cualquier factor —, como una mala postura o problemas mecánicos —, que pueda estar contribuyendo al dolor del PMC.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el dolor miofascial crónico (dmc)?

  • El tratamiento de fisioterapia para Esguince de pulgar comienza con la aplicación de hielo para reducir el edema y la inflamación.
  • A continuación, se realizarán ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para aumentar la movilidad del pulgar y mejorar su funcionalidad.
  • En algunos casos, se puede utilizar una férula o una ortesis para estabilizar el pulgar durante el tratamiento.
  • Se recomienda realizar sesiones de fisioterapia una o dos veces por semana hasta que se alcance la mejoría deseada.

¿Qué complicaciones se asocian al el dolor miofascial crónico (DMC)?

En algunos casos, el dolor del DMC puede afectar a grupos musculares complementarios. Por ejemplo, un músculo puede estresarse al soportar una mayor carga cuando otro músculo está afectado por el DMC y no funciona correctamente.

¿Puede prevenirse el dolor miofascial crónico (DMC)?

Puede que no sea posible prevenir todos los episodios de DMC, pero los siguientes consejos podrían ayudar a reducir su aparición y acelerar la recuperación:

  • Mejorar la postura
  • Reducir el peso corporal
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Seguir una dieta sana y equilibrada
  • Aprender técnicas de control del estrés
  • Utilizar técnicas adecuadas en el trabajo, y durante el ejercicio y el deporte

¿Qué perspectivas tienen las personas con dolor miofascial crónico?

En general, las perspectivas son buenas. Cuando se diagnostica y trata adecuadamente, el dolor asociado al DMC suele poder controlarse.