/images/i/patologias/dolor-psicogeno/dolor-psicogeno-que-es-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Dolor psicógeno: qué es, síntomas y tratamiento con fisioterapia

“El dolor psicógeno” es un término anticuado para referirse al dolor que se produce o empeora debido a factores distintos de una enfermedad o lesión. Estos factores incluyen la salud mental, la historia personal y otros. Hoy en día, los expertos no utilizan este término y, en su lugar, abordan el dolor desde una perspectiva integral de la persona para tratar los factores contribuyentes.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor psicógeno?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de una fractura de rótula. También puede ayudar a evitar que la fractura se vuelva a dislocar. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la fuerza y el rango de movimiento de la articulación de la rodilla.
¿Qué es el dolor psicógeno?

¿Qué es el dolor psicógeno?

“El dolor psicógeno” es un término anticuado para referirse al dolor que no se produce directamente por una lesión o enfermedad que afecte al cuerpo. En cambio, esta forma de dolor se origina en el cerebro y se produce debido a una combinación de factores, como la salud mental, la historia y las circunstancias personales, otras condiciones de salud y otros.

“Psicogénico” procede de dos palabras griegas que, combinadas, significan “producido en la mente.” En el pasado, la gente solía creer que el término significaba que los demás consideraban que el dolor era imaginario o que sólo existía en la cabeza de alguien. Eso hacía que muchas personas se sintieran invalidadas, ignoradas, condescendientes o algo peor.

Los profesionales de la salud ya no utilizan este término debido a esa historia negativa. También lo evitan porque el término es fácil de malinterpretar o utilizar de forma incorrecta, lo que puede causar confusión y socavar la relación entre las personas y sus especialistas de atención sanitaria.

Aunque el dolor psicógeno puede no tener una causa física directa, este dolor sigue siendo real. Las personas que lo padecen no están fingiendo, mintiendo o buscando atención. Este dolor se siente igual — e implica parte de los mismos procesos — que el dolor de una lesión o enfermedad.

¿Qué es el dolor?

Entender el dolor y su funcionamiento es una parte fundamental de la forma en que los profesionales sanitarios diagnostican las enfermedades. También puede ayudar a las personas a describir mejor su dolor a un especialista cuando buscan ayuda para un problema de salud. Para entender cómo funciona el dolor, primero hay que saber cómo funciona el sistema nervioso.

Tu cerebro no tiene terminaciones nerviosas propias y no tiene conocimiento directo del mundo que te rodea. Por eso tienes sentidos como la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Un estímulo ” y la palabra para más de un estímulo es “stimuli”) es cualquier cosa que tus sentidos —, incluyendo la visión, el oído, el olfato, el gusto y el tacto —, puedan detectar.

Tu cuerpo tiene un proceso específico para detectar y reaccionar ante los daños. Ese proceso funciona así:

  1. Los estímulos nocivos ” que significa “daño” o “lesión”) provocan daños en las células de tu cuerpo. Ese daño desencadena la liberación de sustancias químicas especiales en el tejido circundante.
  2. El sistema nervioso tiene unos receptores especializados llamados “nociceptores.” Funcionan como las alarmas de humo de su casa, que detectan las señales de un problema y emiten una advertencia inmediatamente. Cuando los nociceptores detectan las sustancias químicas liberadas por las células dañadas o destruidas, envían inmediatamente señales de alta prioridad al cerebro, alertándolo del problema. Las señales que envían no son el dolor en sí.
  3. El cerebro recibe estas señales de alta prioridad y las traduce en la sensación de dolor. El cerebro también asigna esa sensación a la zona que envió primero las señales, de modo que sabe dónde está el problema.
  4. La sensación de dolor desencadena reacciones inmediatas en el cerebro y el cuerpo. Estas reacciones suelen ser de protección, como la activación de movimientos musculares reflejos para alejarse de cualquier estímulo nocivo. Los nociceptores también desencadenan procesos inmunitarios y de reparación en el cuerpo para ayudar a protegerte de las infecciones y recuperarte de las lesiones que puedas recibir.

Sin embargo, se puede sentir dolor incluso sin las señales de los nociceptores. Esto se debe a que el cerebro puede crear la sensación de dolor sin esas señales. Los nociceptores también pueden activarse por sí solos, creando la sensación de dolor incluso cuando no hay una causa real. En cualquiera de estas dos circunstancias, el dolor es real. Simplemente se produce por un mal funcionamiento del cerebro o del sistema nervioso.

Percepción del dolor

El dolor es subjetivo, lo que significa que la forma en que usted experimenta el dolor es única, y nadie más lo experimenta de la misma manera que usted. Una persona puede encontrar una experiencia insoportablemente dolorosa, mientras que otra persona puede encontrar la misma experiencia sólo ligeramente incómoda. Muchos factores, como las mutaciones genéticas, las condiciones médicas y otros, pueden afectar a la forma en que una persona siente el dolor. Incluso el estado de ánimo de una persona puede hacer que el dolor se sienta mejor o peor.

A medida que las personas envejecen y se enfrentan a lesiones, enfermedades y diferentes causas de dolor, la forma en que experimentan el dolor también cambia. Un ejemplo de esto sería la reacción de un niño al recibir una inyección en comparación con la reacción de los adultos en esa situación. Sin embargo, el dolor crónico también puede cambiar la forma en que una persona siente el dolor, haciéndolo más frecuente o más intenso.

Por qué es importante el dolor

El dolor suele ser un proceso de protección, sobre todo cuando te indica que tienes una lesión o que está ocurriendo algo en una parte de tu cuerpo que podría provocarla. También es un síntoma clave que te indica cuándo estás enfermo, ayudándote a actuar para cuidarte o buscar atención médica.

Sin embargo, el dolor también puede causar problemas propios cuando es muy intenso o cuando dura mucho tiempo. Con el tiempo, el dolor crónico cambia la forma en que el sistema nervioso crea y maneja las señales de dolor. Eso puede hacer que los nociceptores se disparen con demasiada facilidad, haciendo que el dolor sea más frecuente o más intenso, lo que puede provocar trastornos como:

Dolor y salud mental

La salud física y la mental están estrechamente vinculadas de un modo que los expertos e investigadores aún no comprenden del todo. Sin embargo, sí saben que ambas están relacionadas y que el vínculo va en ambas direcciones. Por eso, sentir ansiedad puede hacer que te sientas mareado o con náuseas, o sentir miedo puede provocar una sensación de hundimiento en el vientre. El dolor no es una excepción, ya que puede afectar negativamente a tu salud mental, y tu salud mental puede afectar a la forma en que experimentas el dolor.

¿Cuáles son las causas más comunes del dolor psicógeno?

¿Cuáles son las causas más comunes del dolor psicógeno?

El término “dolor psicógeno” describía el dolor que se originaba en el cerebro debido a un problema de salud mental. El término cayó en desuso porque los investigadores y expertos se dieron cuenta de que el dolor no tiene una única causa o factor que lo influya. En cambio, se produce debido a una combinación de factores.

Estos factores pueden ser cosas que están ocurriendo ahora mismo, o cosas que ocurrieron años — o incluso décadas — en el pasado. Por eso también el dolor puede variar tanto y cada persona experimenta el dolor de una forma totalmente única para ella.

También es importante tener en cuenta que la forma de experimentar el dolor cambia a lo largo de la vida. Un ejemplo sería vacunarse de niño en comparación con vacunarse de adulto. De niño, recibir una vacuna puede dar mucho más miedo, pero los adultos pueden (normalmente) suprimirlo y afrontar el dolor de una inyección.

Los siguientes factores pueden influir en el motivo por el que sientes dolor y en cómo te afecta:

  • Composición y estado físico de tu cuerpo : Incluye todos los factores que afectan a la capacidad de tu cuerpo para sentir dolor. También incluye si has sufrido o no una lesión — reciente o lejana en el tiempo — que afecte a cómo sientes el dolor en la actualidad.
  • Tu entorno : El lugar en el que te encuentras y lo que ocurre a tu alrededor pueden influir en gran medida en cómo sientes el dolor. Si estás en un lugar o una situación en la que esperas sentir dolor, tu cerebro intensifica el nivel de dolor que sientes.
  • Tus recuerdos y experiencias :Tu cerebro tiene procesos incorporados que facilitan el aprendizaje. Por eso las recompensas (que la gente asocia con sentimientos buenos) y los castigos (que la gente asocia con sentimientos malos) son tan útiles en la enseñanza y el aprendizaje. Una de las formas en que tu cerebro aprende a evitar el dolor es conectándolo directamente con sentimientos negativos.
  • Tu estado mental : La forma en que regulas tus emociones desempeña un papel importante en la forma en que sientes el dolor. Como se ha mencionado anteriormente, las emociones negativas y el dolor dependen de las mismas partes del cerebro (o al menos de áreas con fuertes conexiones). Cuando estás triste, ansioso o deprimido, esas zonas del cerebro ya están más activas. Eso significa que es más fácil sentir dolor, y el dolor también puede ser más intenso. El dolor también es más fácil de ignorar cuando tienes una distracción.
  • Factores sociales : El entorno social, la educación, el hecho de haber sufrido o no un traumatismo en la infancia y otros factores pueden influir en la forma de sentir el dolor. Esto se debe a que pueden afectar positiva o negativamente a cada uno de los otros factores mencionados anteriormente.

Cómo se suman el dolor y otros factores

Los factores que pueden contribuir al dolor o causarlo, incluidos los enumerados anteriormente, son acumulativos. Esto significa que se acumulan con el tiempo. Cuantos más factores se acumulen, mayor será el riesgo de que los procesos de dolor de una persona cambien, haciéndola más susceptible de sufrir dolor crónico, o de que los problemas y factores de salud mental agraven su dolor.

Por ejemplo, una persona que haya crecido en la pobreza, que no haya tenido sistemas de apoyo sólidos o que haya sufrido un trauma en la infancia tiene un mayor riesgo de experimentar dolor crónico. El estrés — físico, mental y de otro tipo — pasa factura. Para estas personas, el dolor puede producirse más fácilmente y sentirse más grave. También es más probable que los problemas y factores de salud mental influyan en su dolor y lo empeoren.

¿Cómo se trata el dolor psicógeno?

¿Cómo se trata el dolor psicógeno?

Al igual que los expertos y los profesionales sanitarios ya no utilizan el término “dolor psicógeno,” tampoco tratan el dolor de la misma manera que antes. Hoy en día, el tratamiento del dolor implica tratar a la persona en su totalidad, incluidos los componentes emocionales, conductuales y sociales del dolor. A veces, cuando los individuos tienen dolor crónico, también pueden tener una condición de salud mental subyacente que también requiere tratamiento.

El tratamiento psicológico del dolor puede incluir lo siguiente:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC) : Es el tipo de psicoterapia (terapia de salud mental) más recomendado. Los expertos también consideran que es la que tiene más probabilidades de funcionar.
  • Terapia de grupo : Las experiencias terapéuticas compartidas pueden ayudar a las personas con dolor crónico. La terapia de grupo puede ayudar a las personas con esta enfermedad a conectar con otras que tienen luchas similares y a intercambiar ideas, recursos y conocimientos.
  • Otras formas de terapia :Algunos ejemplos son la terapia de aceptación y compromiso, la terapia de atención plena o incluso la hipnoterapia.

Otros tratamientos que pueden ayudar son

  • Terapia física : El dolor psicógeno puede tener efectos físicos. La fisioterapia puede ayudar a las personas con este problema a recuperarse o adaptarse a los síntomas físicos.
  • Medicación : Cuando el dolor psicógeno se produce junto con otras afecciones, como la depresión o la ansiedad, los medicamentos para esas afecciones pueden ayudar también a los síntomas de dolor. Por ello, muchos antidepresivos pueden afectar positivamente a los niveles de dolor.
  • Otros tratamientos y técnicas de gestión :Los ejemplos incluyen una amplia gama de enfoques y prácticas. Algunas de ellas son la meditación, la atención plena, la acupuntura, la actividad física, etc.

Hay muchos otros tratamientos y opciones que también pueden ayudarle. Su profesional sanitario es la persona más indicada para informarle de las opciones disponibles y de lo que puede hacer para ayudarse a sí mismo.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el dolor psicógeno?

  • Se debe aplicar hielo al área afectada para reducir el dolor y la inflamación.
  • Se debe elevar la pierna afectada para reducir la hinchazón.
  • Se debe realizar ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento de los músculos de la pierna.
  • Se debe realizar terapia física para aumentar la movilidad de la articulación de la rodilla.

¿Qué puedo hacer en casa para tratar el dolor?

Incluso cuando el dolor no se produce por la nocicepción, sigue siendo parte del mismo proceso de dolor. Esto significa que este dolor es real y se siente exactamente igual que el dolor que comienza con la nocicepción, por lo que no hay manera de saber qué lo está causando o qué factores están contribuyendo a él. Por ello, debe acudir a un profesional sanitario cuando tenga un dolor moderado o intenso que no responda a los tratamientos caseros o que dure mucho tiempo.

¿Se puede prevenir este tipo de dolor y puedo reducir el riesgo de padecerlo?

El dolor se produce de forma imprevisible y de manera diferente de una persona a otra. Por ello, no hay forma de evitar por completo los cambios en la forma de sentir el dolor debido a factores de salud mental, a su historia y circunstancias personales, etc.

¿Cuándo debe tratar el dolor un médico o un profesional sanitario?

Cuando tenga un dolor crónico o sospeche que tiene un dolor que empeora debido a problemas de salud mental y otros factores, debe acudir a un profesional sanitario para que le diagnostique o le trate. Los motivos son los siguientes:

  • Tratar de autotratarse esta condición a menudo no tiene éxito porque no implica los mismos procesos que el dolor de una condición médica o lesión. Esto significa que no responde al dolor como lo harían normalmente las afecciones o lesiones médicas.
  • Tratar de automedicarse con medicamentos de venta libre es poco probable que funcione. Automedicarse con alcohol, medicamentos recetados o drogas recreativas es aún más arriesgado y puede provocar trastornos por consumo de sustancias, adicciones y otras consecuencias graves. Debido a todos estos factores, un profesional sanitario debe guiar siempre el tratamiento del dolor psicógeno.
  • El dolor crónico puede cambiar la forma en que su cuerpo siente y procesa el dolor, especialmente en niveles moderados y severos. También puede empeorar los problemas existentes, como la ansiedad o la depresión.

¿Cómo se siente el dolor psicógeno y cómo se puede saber si el dolor es psicógeno?

El dolor puede adoptar muchas formas diferentes. Incluso cuando el dolor se produce sin nocicepción, el cerebro lo procesa de la misma manera. Eso significa que puede sentirse exactamente igual que cualquier tipo de dolor que puedas sentir, ya sea dolor de espalda, dolor abdominal, dolor de pecho, etc.

La única forma de distinguirlo es que un profesional sanitario capacitado y cualificado evalúe y diagnostique este problema. Ese diagnóstico también implica una combinación de métodos, incluyendo pruebas de diagnóstico, exploraciones de imagen, pruebas de laboratorio, un examen neurológico y más.

¿Es grave el dolor psicógeno?

Incluso cuando el dolor no es grave, puede ser un problema serio. Con el tiempo, el dolor crónico puede afectar seriamente a su salud y bienestar. Además de cambiar el funcionamiento del sistema nervioso, el dolor puede afectar a la salud mental de otras maneras. La ansiedad y la depresión son complicaciones habituales del dolor crónico. Todos estos factores combinados hacen que el dolor crónico acabe siendo grave con el paso del tiempo y necesite un diagnóstico y un tratamiento.

El resumen de Infitema

“El dolor psicógeno” es un término anticuado que los profesionales sanitarios ya no utilizan. Este término describía antes el dolor que se produce cuando los procesos de dolor del cuerpo funcionan de forma incorrecta, activándose a causa de un trastorno mental que altera el funcionamiento del sistema nervioso. Hoy en día, los expertos saben que el dolor implica muchos procesos y factores. Aunque puede que no se produzca por una razón física específica, el dolor es real y no se siente de forma diferente al dolor de una lesión o enfermedad.

Este término dejó de utilizarse debido a los malentendidos sobre su significado y a la posibilidad de que las personas se sintieran ignoradas o invalidadas. Hoy en día, los profesionales sanitarios se refieren a él como uno de los síntomas del trastorno neurológico funcional. Con el diagnóstico y el tratamiento, es posible controlar y reducir los efectos de muchas formas de dolor, independientemente de los factores que lo provocan.