/images/i/patologias/esguinces-de-tobillo-rodilla-y-muneca/esguinces-tipos-causas-tratamiento-con-fisioterapia-y-prevencion.png
< Volver a patologías

Esguinces: Tipos, causas, tratamiento con fisioterapia y prevención

Los esguinces son lesiones en las que un ligamento se estira o se rompe dentro de una articulación. Los lugares más comunes donde se puede sufrir un esguince son el tobillo, la rodilla y la muñeca. En los esguinces graves, los ligamentos pueden romperse parcial o totalmente –, lo que a veces obliga a operar. El tratamiento de los esguinces suele consistir en reposo y fisioterapia.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

Los hematomas epidurales son una complicación relativamente común después de una cirugía de columna. En algunos casos, pueden requerir tratamiento físico para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. La fisioterapia puede ayudar a tratar los hematomas epidurales de varias maneras. Pueden utilizar técnicas de masaje para disminuir la inflamación y el dolor. También pueden utilizar técnicas de estiramiento para ayudar a aliviar la tensión muscular y las contracturas. En algunos casos, se puede utilizar una máquina de ultrasonido para ayudar a disolver el hematoma.
¿Qué es un esguince?

¿Qué es un esguince?

Un esguince se produce cuando un ligamento se estira o se rompe. Un ligamento es una banda fuerte y fibrosa de tejido similar a una cuerda que conecta dos o más huesos en una articulación. Cuando se produce un esguince, es posible que se hayan lesionado uno o varios ligamentos. Un esguince es diferente de una distensión, aunque a veces los términos pueden usarse indistintamente. Una distensión es un estiramiento, un tirón o un desgarro en el lugar donde un músculo se une a un hueso. Piensa que una distensión es músculo con hueso y un esguince es hueso con hueso. Un esguince afecta directamente a la articulación afectada. La gravedad de un esguince puede variar desde el estiramiento del ligamento hasta su rotura parcial o total. La gravedad de la lesión depende tanto del grado del esguince como del número de ligamentos implicados.

¿Dónde se producen los esguinces?

Se puede sufrir un esguince en cualquier articulación del cuerpo, pero los puntos más vulnerables son los que presentan un mayor riesgo de lesión por caídas y traumatismos, tanto en la parte superior como en la inferior del cuerpo. Los tres puntos más comunes para los esguinces son el tobillo, la rodilla y la muñeca.

  • Esguince de tobillo : Este tipo de esguince suele producirse cuando el pie gira hacia dentro al correr, girar o aterrizar sobre el tobillo tras un salto.
  • Esguince de rodilla : Suele producirse tras un golpe en la rodilla o una caída. Una torsión repentina de la rodilla puede provocar un esguince.
  • Esguince de muñeca : Este esguince suele producirse cuando uno se cae y cae sobre una mano extendida.

¿Quién corre el riesgo de sufrir un esguince?

Cualquiera puede correr el riesgo de sufrir un esguince. Un esguince puede ocurrir tanto a los jóvenes como a los mayores, así como a los deportistas y a los que realizan actividades cotidianas típicas. Usted puede correr un mayor riesgo si:

  • Tiene un historial de esguinces
  • Tiene una mala condición física o tiene sobrepeso .
  • Realiza mucha actividad física en superficies irregulares.
  • Está fatigado — los músculos cansados tienen menos probabilidades de proporcionar un buen apoyo.
¿Qué causa un esguince?

¿Qué causa un esguince?

Un esguince está causado por una lesión directa o indirecta (traumatismo) que desplaza la articulación de su posición y la estira en exceso, desgarrando a veces los ligamentos de soporte. Algunos ejemplos de lesiones que causan un esguince pueden ser

  • Rodar el tobillo —, ya sea al correr, al cambiar de dirección o al aterrizar de un salto.
  • Caer o resbalar sobre una superficie húmeda o un terreno irregular.
  • Recibir un golpe en el cuerpo, incluidos los deportes de contacto que provocan un golpe directo o un cambio de equilibrio y caídas.

¿Cuáles son los signos y síntomas de los esguinces?

Los signos y síntomas pueden variar según la gravedad de la lesión. Pueden incluir:

  • Dolor.
  • Hinchazón, que puede indicar una inflamación subyacente en la articulación o en el tejido blando que la rodea.
  • Hematomas .
  • Inestabilidad, especialmente en las articulaciones que soportan peso, como la rodilla o el tobillo.
  • Pérdida de la capacidad de mover y utilizar la articulación.

¿Cómo se diagnostica un esguince?

Un esguince puede diagnosticarse de varias maneras, entre ellas:

  • A través de su médico : Su médico hará una historia clínica y un examen físico para ver si la historia y el examen son consistentes con una lesión en la articulación que podría haber lesionado uno o más ligamentos. Comprobará la inflamación, la amplitud de movimiento y la estabilidad de la articulación.
  • Mediante pruebas de imagen : Los especialistas en ortopedia o medicina deportiva empezarán con una radiografía para asegurarse de que no hay un hueso roto. Aunque un ligamento no puede verse en una radiografía, puede ser importante para observar la separación de la articulación y descartar una fractura. Dependiendo de su examen o de su respuesta al tratamiento inicial, pueden ser necesarias imágenes superiores como una ecografía o una resonancia magnética para evaluar más a fondo su lesión.

¿Existen diferentes grados de esguince?

Sí, al igual que en otras lesiones, existen diferentes grados de gravedad en los esguinces. Los grados se determinan en función de la gravedad de la lesión de los ligamentos del tobillo o la muñeca.

  • Esguince leve : Sólo hay un pequeño estiramiento de los ligamentos.
  • Esguince moderado : Hay una combinación de estiramiento y una pequeña rotura del ligamento.
  • Esguince grave : Hay una rotura completa del ligamento.
¿Cómo se tratan los esguinces?

¿Cómo se tratan los esguinces?

Su médico le aconsejará que siga el método PRICE durante las primeras 24 a 48 horas después de la lesión. PRICE significa:

  • Protección: Intente inmovilizar la zona que le preocupa o no apoye el peso en la articulación para evitar que siga moviéndose y restaurar la alineación. Es posible que se le recomiende el uso de una férula o muletas para no tocar la zona lesionada.
  • Reposo : Reduzca sus ejercicios habituales y actividades de la vida diaria. Una lesión como un esguince requiere un cambio en tu rutina normal para dejar que la zona sane.
  • Hielo : Aplica una bolsa de hielo en la zona lesionada durante 10 minutos. Hazlo de cuatro a ocho veces al día. Puedes utilizar una compresa fría, una bolsa de hielo o una bolsa de plástico llena de hielo envuelta en una toalla. Una forma aún mejor de aplicar hielo en la zona en cuestión es utilizar un método de masaje con hielo — puede utilizar un cubito de hielo sostenido en una toalla o poner agua en un vaso en el congelador. Una vez que el vaso esté congelado, despegue la parte superior del vaso para que quede como una paleta congelada. Realiza un movimiento circular o de vaivén sobre la zona en cuestión. Sólo necesitarás de tres a cinco minutos para aplicar el hielo, ya que éste penetrará profundamente en la zona afectada. Para evitar las mordeduras por congelación y las lesiones por frío, no aplique el hielo durante más de 20 minutos seguidos. Una vez que comience a sentirse entumecido o incómodo — debe dejar de aplicar el hielo.
  • Compresión : La compresión (presión continua) de la zona lesionada puede ayudar a reducir la hinchazón. Utilizando un vendaje ACE, puede envolver la zona afectada siempre desde los dedos hacia el hombro (en la parte superior del cuerpo) o desde los dedos de los pies hasta la ingle (parte inferior del cuerpo). De este modo, se evita la hinchazón distal (lejos de la parte central del cuerpo) al lugar donde se envuelve la lesión. El vendaje debe estar bien ajustado, pero no tan apretado que resulte incómodo o que corte la circulación. Puedes ajustarlo según sea necesario. Una forma más fácil de aplicar la compresión desde la rodilla hacia abajo es con medias de compresión. Se pueden comprar fácilmente en Internet o sin receta médica.
  • Elevación : Para ayudar a disminuir la hinchazón, mantenga la zona lesionada elevada sobre una almohada. Debe intentar mantener la lesión por encima del nivel del corazón.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • La fisioterapia se utiliza para tratar el hematoma epidural.
  • El objetivo del tratamiento es disminuir el dolor y la inflamación.
  • El tratamiento puede incluir ejercicios, masajes, calor o frío, y ultrasonido.
  • La fisioterapia puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza.

¿Es necesario operar alguna vez un esguince?

Dependiendo de la articulación implicada y de la gravedad del esguince, a veces es necesario operar para tratar un esguince. Si se recomienda una consulta de cirugía, se evaluará la lesión, el potencial de curación con y sin cirugía y se harán recomendaciones para la mejor recuperación en base a su edad, nivel de actividad y factores de riesgo que conlleva la cirugía.

¿Necesitaré ir a fisioterapia para un esguince?

A menudo se recomienda la fisioterapia después de sufrir un esguince. Este tipo de lesión puede tardar en curarse y puede cambiar la dinámica de la articulación. El grado del esguince determinará los pasos que deberá dar en el proceso de recuperación. Un fisioterapeuta trabajará con usted para recuperar la fuerza y la movilidad de la articulación. El fisioterapeuta le enseñará ejercicios, así como le dará un programa de ejercicios en casa, para evitar que la articulación lesionada se vuelva rígida. Los ejercicios para aumentar la fuerza y el equilibrio (en los esguinces de tobillo y rodilla) se incrementarán con el tiempo hasta que vuelva a tener el nivel de actividad anterior a la lesión. Su fisioterapia puede ayudarle a volver a hacer ejercicio, a realizar programas deportivos y a conseguir que la articulación afectada sea aún más fuerte de lo que era al principio. Si ha sufrido esguinces repetidos (como un esguince de tobillo) o ha estado inmovilizado durante un tiempo mientras se curaba la zona (como con una bota o una escayola), se le recomendará encarecidamente la fisioterapia para reducir la posibilidad de volver a lesionarse.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir los esguinces?

Aunque los esguinces pueden ocurrirle a cualquiera, hay algunas formas de reducir el riesgo de sufrirlos. Estos consejos incluyen:

  • Evite hacer ejercicio o practicar deportes cuando esté cansado o tenga dolor.
  • Mantener un peso saludable y una dieta equilibrada para mantener los músculos fuertes.
  • Utilizar un calzado que se ajuste correctamente y asegurarse de que el equipo deportivo también se ajusta bien.
  • Adopte medidas de seguridad para evitar las caídas.
  • Haga ejercicios de estiramiento a diario o ejercicios de fisioterapia previos para mantener la fuerza y el equilibrio.
  • Caliente y estire antes de realizar cualquier actividad física.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de un esguince?

La duración de la recuperación de un esguince dependerá de la gravedad de la lesión. En los esguinces leves, la recuperación puede durar sólo unas pocas semanas. En los esguinces más graves, la recuperación puede durar hasta 12 semanas. Las reparaciones quirúrgicas de los ligamentos completamente rotos son las que tienen una recuperación más prolongada; el plan de curación y postoperatorio para volver a las actividades se lo indicará su cirujano si se ha sometido a una intervención quirúrgica. Hable con su profesional sanitario sobre la gravedad de su esguince y el plazo de recuperación.

¿Cuándo debo acudir a un profesional sanitario por un esguince?

Debe consultar a su especialista médico si:

  • Le preocupa su lesión. A veces, lo que parece un esguince leve puede tardar más de lo que cree en curarse. Acudir a su médico puede ser útil para responder a sus preguntas, obtener un corsé, una orden de fisioterapia o para tranquilizarse.
  • Tiene un dolor intenso y no puede poner peso en la articulación lesionada.
  • La zona lesionada parece torcida, tiene bultos y protuberancias (aparte de la hinchazón) que no se ven en la articulación no lesionada. Puede notar una asimetría entre la articulación afectada/lesionada y la articulación normal.
  • No puede mover la articulación lesionada.
  • Hay entumecimiento en cualquier parte de la zona lesionada.
  • Se observa un enrojecimiento o vetas rojas que se extienden desde la lesión. Esto es especialmente preocupante si la piel está rota o puede haber una posible infección.
  • Se lesiona una zona que ya ha sido lesionada anteriormente.
  • Tienes dolor, hinchazón o enrojecimiento sobre una parte ósea del pie.

El resumen de Infitema

Al movernos cada día y realizar nuestras actividades habituales, siempre existe el riesgo de tropezar, caer y lesionarse. Si sufres un esguince, acude a tu médico. Suele ser una buena idea para asegurarse de que sólo se trata de un esguince y no de una lesión más grave. También puedes obtener un plan de tratamiento que te permita volver a ponerte en marcha.