/images/i/patologias/espolones-oseos-osteofitos/espolones-oseos-osteofitos-causas-sintomas-diagnostico-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Espolones óseos (osteofitos): Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento con fisioterapia

Los espolones óseos, u osteofitos, son crecimientos óseos lisos, generalmente cerca de las articulaciones. Se desarrollan con el tiempo en pacientes con artritis o daños en las articulaciones. Los pies, las manos, las rodillas y la columna vertebral suelen desarrollar espolones óseos. Un estilo de vida saludable puede retrasar síntomas como el dolor, la rigidez y la limitación del movimiento. Los medicamentos, la fisioterapia y la cirugía pueden ayudar.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

Los osteofitos son protuberancias óseas que se forman en respuesta a una variedad ofactores, incluyendo la artritis, la fractura ósea, la infección ósea y la presión excesiva sobre el hueso. Aunque los osteofitos generalmente no causan problemas, pueden ser dolorosos si se producen en las articulaciones o si presionan contra los nervios o los vasos sanguíneos. La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con los osteofitos, así como mejorar la movilidad y la fuerza. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a aliviar el dolor y la rigidez, mientras que las técnicas de manipulación pueden mejorar la movilidad. También se pueden utilizar tratamientos como la terapia con calor o frío, la electroterapia y la ultrasonido para aliviar el dolor y la inflamación.
¿Qué es un espolón óseo?

¿Qué es un espolón óseo?

Un espolón óseo, también llamado osteofito, es una protuberancia ósea lisa que crece de un hueso. Los espolones óseos se desarrollan durante largos períodos de tiempo, generalmente cerca de las articulaciones (donde se unen dos o más huesos).

¿Quiénes tienen espolones óseos?

Los espolones óseos son más frecuentes en personas de 60 años o más, pero también pueden aparecer en personas más jóvenes. Las personas con osteoartritis (OA) son mucho más propensas a padecer espolones óseos. La OA es una forma común de “artritis por desgaste” que se produce cuando el cartílago, que amortigua los huesos, se desgasta.

¿Dónde pueden crecer los espolones óseos?

Aunque pueden crecer en cualquier hueso, los osteofitos son especialmente frecuentes en el:

  • El pie, especialmente el talón (espolones del talón o calcáneo), el dedo gordo y el tobillo.
  • Mano o dedo.
  • Cadera.
  • La rodilla.
  • Cuello.
  • Hombro.
  • Columna vertebral.
¿Qué causa los espolones óseos?

¿Qué causa los espolones óseos?

El daño articular provocado por la osteoartritis es la principal causa de los espolones óseos. La osteoartritis es una descomposición del cartílago —, el tejido firme y flexible que amortigua los huesos y permite que las articulaciones se muevan con mayor facilidad. La osteoartritis se desarrolla a medida que envejecemos o después de un daño (como una lesión deportiva).

Cuando el cuerpo intenta reparar el cartílago, crea nuevo material óseo. Estos nuevos crecimientos óseos son los osteofitos.

La espondilitis anquilosante también puede causar espolones óseos. Esta rara artritis provoca una inflamación de la columna vertebral. Con el tiempo, la espondilitis anquilosante fusiona, o conecta, los huesos pequeños de la columna vertebral (vértebras). El cuerpo responde formando osteofitos espinales.

¿Cuáles son los síntomas de los espolones óseos?

Algunas personas tienen espolones óseos y ni siquiera lo saben. Los espolones comienzan a crear síntomas cuando:

  • Ejercen presión sobre los nervios cercanos.
  • Restringen el movimiento.
  • Rozan otros huesos o tejidos.

Cuando esto ocurre, puede sentir algunas:

  • Zonas nudosas o con bultos, especialmente en los dedos de las manos o de los pies.
  • Entumecimiento y debilidad, especialmente en las piernas si la columna tiene espolones.
  • Dolor cerca de la articulación afectada, como dolor en el talón.
  • Reducción de la amplitud de movimiento (hasta dónde se mueve la articulación).
  • Rigidez.
  • Tendinitis (inflamación de un tendón cercano).
  • Rotura de tendones (como una rotura del manguito de los rotadores en el hombro).

¿Cómo se diagnostican los espolones óseos?

Si no hay síntomas, es posible que descubra accidentalmente un espolón óseo durante una radiografía u otra prueba para una afección diferente.

Si informa a su médico de la existencia de dolor, rigidez y pérdida de movimiento, él o ella

  • Le pedirá que describa sus síntomas.
  • Le preguntará sobre su historial médico y el de su familia.
  • Pedirle que valore sus molestias.
  • Realizar una exploración física .
  • Probar la amplitud de movimiento y la fuerza de su articulación.
  • Pedir pruebas de imagen, como radiografías para buscar artritis y espolones o TAC o RMN para identificar ligamentos o tendones dañados.

¿Cuándo debo hablar con mi especialista médico?

Si tiene espolones óseos sin síntomas, no necesita tratamiento. Informe a su especialista médico si desarrolla dolor en la articulación, rigidez, limitación de movimiento o entumecimiento.

¿Cómo se tratan los espolones óseos?

¿Cómo se tratan los espolones óseos?

Algunos remedios caseros y cambios en el estilo de vida ayudan a aliviar los síntomas de los osteofitos:

  • Hielo para reducir la hinchazón.
  • Analgésicos de venta libre, como el paracetamol o AINE como el ibuprofeno.
  • Descanso.
  • Zapatos de apoyo o plantillas.
  • Pérdida de peso para disminuir el estrés de las articulaciones y los huesos.

Si estos métodos no son suficientes, el médico puede recetar

  • Fisioterapia : Los ejercicios y estiramientos pueden reducir el dolor, mejorar la amplitud de movimiento y fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones.
  • Analgésicos recetados : Si los analgésicos de venta libre no proporcionan alivio, el médico puede recetar una opción más fuerte o una inyección de cortisona .
  • Cirugía : Si los síntomas continúan después de un año de tratamiento, la cirugía puede eliminar los espolones óseos.
Cuidados en la Clínica Infitema
  • Tratamiento de los espolones óseos
  • Buscar un médico y especialistas
  • Pedir una cita

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El tratamiento de fisioterapia para espolones óseos (osteofitos) es una forma de tratamiento no quirúrgico que puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con este problema.
  • Los ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a estirar y fortalecer los músculos y ligamentos que rodean el espolón óseo, lo que puede ayudar a aliviar el dolor.
  • La fisioterapia también puede incluir la aplicación de calor o hielo para aliviar el dolor y la inflamación.
  • En algunos casos, se pueden utilizar inyecciones de corticosteroides para aliviar el dolor y la inflamación.
  • En casos severos, puede ser necesario someterse a una intervención quirúrgica para eliminar el espolón óseo.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de padecer espolones óseos?

No existe una forma segura de prevenir los espolones óseos. Pero puede reducir la posibilidad de desarrollarlos siguiendo un estilo de vida saludable:

  • Manténgase físicamente en forma.
  • Lleve una dieta equilibrada y nutritiva.
  • Mantenga un peso saludable para reducir la tensión adicional en los huesos y las articulaciones.
  • Mantenga una buena postura y ergonomía (posición adecuada en su escritorio).
  • Prevenir las lesiones articulares mediante estiramientos y técnicas de ejercicio seguras. No se exceda.
  • Utiliza un calzado que te siente bien y que te proporcione apoyo.

¿Cuánto duran los espolones óseos?

Los espolones óseos no desaparecen a no ser que se opere para extirparlos.

¿Los espolones óseos vuelven a crecer?

Aunque los espolones óseos no suelen volver a crecer después de la cirugía, es posible que se desarrollen más en otras partes del cuerpo.

¿Qué puedo hacer para el dolor y la rigidez de los espolones óseos?

Puede aliviar el dolor y la rigidez de los espolones óseos con reposo, hielo y medicamentos de venta libre. Un calzado adecuado y la pérdida de peso también reducen la tensión en las articulaciones. Si los síntomas se agravan o se vuelven incontrolables, llame a su médico.

¿Debo evitar la actividad?

Incluso con espolones óseos, intente mantenerse activo y saludable. Evite las actividades y los movimientos que le duelan. Elija actividades de bajo impacto, como caminar en lugar de correr.

Cuando haga ejercicio, tome medidas para minimizar el daño articular: Asegúrate de tener un buen calzado, concéntrate en las técnicas adecuadas y calienta y estira siempre.

El resumen de Infitema

Los espolones óseos pueden no causar ningún síntoma o afectar drásticamente a su vida cotidiana. Los remedios caseros y las opciones de estilo de vida pueden ayudarle a retrasar o aliviar los síntomas. Si no puede controlar el dolor u otros síntomas por sí mismo, pregunte a su médico sobre otras estrategias.