/images/i/patologias/fatiga-por-cancer/fatiga-por-cancer-que-es-causas-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Fatiga por cáncer: Qué es, causas, síntomas y tratamiento con fisioterapia

Es posible que esperes sentirte cansado cuando tienes cáncer. Pero la fatiga por cáncer puede hacer que esté demasiado agotado para disfrutar de la vida. Este tipo de fatiga extrema no mejora con el descanso o el sueño. La quimioterapia, la radioterapia y otros fisioterapia, tratamientos contra el cáncer pueden empeorar la fatiga por cáncer, al igual que la depresión y el estrés.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con fatiga por cáncer?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez en la cifosis cervical, así como a mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos del cuello y la espalda. Los ejercicios de fisioterapia también pueden ayudar a mejorar el equilibrio y la coordinación, lo que puede ayudar a prevenir caídas y otros accidentes.
¿Qué es la fatiga?

¿Qué es la fatiga?

La fatiga puede confundirse con el cansancio. Todo el mundo se cansa. Es una sensación esperada después de ciertas actividades o al final del día. Normalmente, sabemos por qué estamos cansados y una buena noche de sueño soluciona el problema.

La fatiga es diferente. La fatiga es una falta de energía diaria — un cansancio inusual o excesivo de todo el cuerpo que no se alivia con el sueño. Puede ser aguda (dura un mes o menos) o crónica (dura de uno a seis meses o más). La fatiga puede tener un impacto profundamente negativo en la capacidad de funcionamiento y la calidad de vida de una persona.

¿Qué es la fatiga relacionada con el cáncer?

La fatiga relacionada con el cáncer (CRF, a veces llamada simplemente "fatiga por cáncer") es uno de los efectos secundarios más comunes del cáncer y sus tratamientos . Muchas personas con enfermedades crónicas se sienten cansadas. Pero la fatiga relacionada con el cáncer va más allá del cansancio habitual. Las personas que experimentan fatiga por cáncer suelen describirla como "paralizante". Suele aparecer de forma repentina y no es el resultado de la actividad o el esfuerzo. Con este tipo de fatiga, ningún tipo de descanso o sueño ayuda. Uno se siente física, emocional y mentalmente agotado la mayor parte del tiempo.

La fatiga por cáncer puede durar unas pocas semanas (aguda) o meses o años (crónica). La fatiga crónica por cáncer puede perjudicar su calidad de vida.

¿Qué tan común es la fatiga por cáncer?

La fatiga relacionada con el cáncer afecta a entre el 80% y el 100% de las personas con cáncer.

¿Quién puede tener fatiga por cáncer?

Todos los tipos de cánceres y los tratamientos contra el cáncer pueden causar fatiga . Esto se debe a que el sistema inmunitario de su cuerpo se esfuerza por combatir la enfermedad.

¿Qué causa la fatiga por cáncer?

¿Qué causa la fatiga por cáncer?

Los tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia , la radioterapia , la inmunoterapia y la cirugía, pueden causar fatiga. Estos tratamientos pueden:

  • Cambiar el funcionamiento de las células.
  • Provocar inflamación.
  • Provocar náuseas y deshidratación .
  • Cambiar los niveles hormonales.
  • Dañar los tejidos y las células.
  • Reducir los recuentos sanguíneos, provocando anemia .
  • Estimular la producción de citoquinas (proteínas celulares tóxicas).

Se desconoce la razón exacta de la fatiga por cáncer. La fatiga por cáncer puede estar relacionada tanto con el proceso de la enfermedad como con los tratamientos, incluyendo la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia y la inmunoterapia. Los tratamientos oncológicos comúnmente asociados a la fatiga por cáncer son:

  • Quimioterapia . Cualquier fármaco de quimioterapia puede provocar fatiga. Esto puede variar de una persona a otra. Algunas personas dicen que sólo dura un par de días. Otras sienten que la fatiga persiste hasta y más allá de la finalización del tratamiento. Fármacos como la vincristina, la vinblastina y el cisplatino suelen causar fatiga por el cáncer.
  • Radioterapia . La radioterapia puede causar fatiga acumulada (fatiga que aumenta con el tiempo). Esto puede ocurrir independientemente del lugar de tratamiento. La fatiga por cáncer suele durar entre 3 y 4 semanas después de la finalización del tratamiento, pero puede continuar hasta 2 ó 3 meses.
  • Inmunoterapia . La inmunoterapia estimula su sistema inmunitario para combatir el cáncer. El tratamiento también se denomina a veces terapia biológica.
  • Trasplante de médula ósea . Esta forma agresiva de tratamiento puede provocar una fatiga del cáncer que dura hasta un año.
  • Terapia biológica . Las citocinas son proteínas celulares naturales, como los interferones y las interleucinas, que normalmente liberan los glóbulos blancos en respuesta a una infección. Estas citoquinas transmiten mensajes que regulan otros elementos del sistema inmunitario y endocrino. En cantidades elevadas, estas citoquinas pueden ser tóxicas y provocar una fatiga persistente.

El cáncer y su tratamiento también pueden hacerte propenso a estos problemas que pueden contribuir a la fatiga por cáncer:

  • Anemia . La anemia puede ser el resultado de recuentos sanguíneos reducidos por el tratamiento. Estos recuentos sanguíneos reducidos disminuyen la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre (hemoglobina). Aproximadamente 7 de cada 10 pacientes sufren anemia durante la quimioterapia.
  • Terapia combinada. Las personas que reciben más de un tratamiento al mismo tiempo o uno tras otro pueden experimentar más fatiga por el cáncer.
  • Estado "hipermetabólico" inducido por el tumor. Las células tumorales compiten por los nutrientes, a menudo a expensas del crecimiento y el metabolismo de las células normales. La pérdida de peso, la disminución del apetito y la fatiga son resultados comunes.
  • Disminución de la nutrición por los efectos secundarios de los tratamientos (como (193)náuseas, vómitos , llagas en la boca, cambios en el gusto, acidez y diarrea ).
  • Hipotiroidismo . Si la glándula tiroides es poco activa, su metabolismo puede ser más lento, de modo que su cuerpo no quema los alimentos lo suficientemente rápido para proporcionar la energía adecuada. Esta es una condición común en general, pero puede ocurrir después de la radioterapia en los ganglios linfáticos del cuello.
  • Los medicamentos utilizados para tratar efectos secundarios como náuseas , deshidratación , dolor, depresión , ansiedad y convulsiones pueden contribuir a la fatiga por cáncer.
  • Dolor. Las investigaciones demuestran que el dolor crónico e intenso aumenta la fatiga.
  • Rutina diaria. Muchas personas intentan mantener su rutina y actividades diarias normales durante los tratamientos. Es posible que tenga que modificar su rutina para conservar la energía.
  • El estrés puede empeorar la sensación de fatiga. Esto puede incluir cualquier tipo de estrés, desde lidiar con la enfermedad y las incógnitas hasta preocuparse por los logros diarios o por no cumplir las expectativas de los demás.
  • La depresión y la fatiga suelen ir de la mano. Puede que no esté claro cuál empezó primero. Una forma de ayudar a resolverlo es intentar comprender cómo son sus sentimientos de depresión. ¿Está usted deprimido todo el tiempo? ¿Estaba deprimido antes del diagnóstico de cáncer? ¿Le preocupa sentirse inútil y sin valor? Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas, es posible que necesite un tratamiento para la depresión.
  • Insomnio . La incapacidad de dormir ocho horas por noche causará fatiga mental y física.

¿Cómo puedo saber si tengo fatiga por cáncer?

  • Piense en sus reservas personales de energía como un "banco". A lo largo del día o de la semana hay que hacer depósitos y retiros para garantizar un equilibrio entre la conservación, la restauración y el gasto de energía.
  • Lleve un diario durante una semana para identificar el momento del día en el que está más fatigado o tiene más energía. Anota los factores que crees que pueden contribuir a ello.
  • Esté atento a las señales de advertencia de una inminente fatiga por cáncer — ojos cansados, piernas cansadas, cansancio en todo el cuerpo, hombros rígidos, disminución o falta de energía, incapacidad para concentrarse, debilidad o malestar, aburrimiento o falta de motivación, somnolencia, aumento de la irritabilidad, nerviosismo, ansiedad o impaciencia.

¿Cómo se diagnostica la fatiga por cáncer?

Su profesional sanitario evaluará sus síntomas. Es posible que le pida que rellene un cuestionario o que califique su nivel de fatiga. El médico puede pedirle que lleve un diario para registrar su nivel de fatiga y los factores que pueden contribuir a ella.

En los análisis de sangre se puede comprobar si hay anemia, signos de infección u otros problemas que causan fatiga.

¿Cómo puedo combatir la fatiga por cáncer?

La mejor manera de combatir la fatiga es tratar la causa subyacente. Desgraciadamente, la causa exacta puede ser desconocida, o puede haber múltiples causas. Existen tratamientos para reducir ciertas causas de la fatiga por cáncer, como la anemia o el hipotiroidismo. Otras causas deben ser tratadas de forma individual.

Los siguientes son consejos que puede utilizar para combatir la fatiga por cáncer:

  • Conserve la energía.
  • Siga una dieta saludable.
  • Ejercicio .
  • Controle su estrés .

¿Cuáles son las complicaciones de la fatiga por cáncer?

La fatiga persistente puede interferir en su capacidad para participar en las actividades de la vida. Puede perder tiempo con la familia y los amigos. Puede afectar a su capacidad de concentración y de pensar con claridad. Algunas personas están demasiado agotadas para seguir trabajando.

Hasta 1 de cada 4 personas con cáncer desarrolla depresión. A veces, es difícil determinar si la fatiga lleva a la depresión o viceversa.

¿Cómo se gestiona o se trata la fatiga por cáncer?

¿Cómo se gestiona o se trata la fatiga por cáncer?

El primer paso para tratar la fatiga es saber que existe el problema. Muchas personas no se molestan en mencionar la fatiga a sus médicos porque creen que es normal. Es fundamental que hable de éste y de todos los síntomas o efectos secundarios con su especialista médico. Entonces, los esfuerzos pueden dirigirse a determinar la causa del problema y a prescribir el tratamiento adecuado. Su régimen particular de tratamiento del cáncer, con sus efectos secundarios conocidos, puede proporcionar pistas a su médico o profesional sanitario. Un simple análisis de sangre, por ejemplo, puede determinar si tiene anemia.

No existe un único medicamento para tratar la fatiga. Sin embargo, hay medicamentos disponibles que pueden tratar algunas de las causas subyacentes.

Si tiene problemas, puede acudir a un especialista en cuidados paliativos. Estos expertos ayudan a las personas con cáncer a controlar síntomas como el dolor , las náuseas y la depresión.

Su especialista o equipo de cuidados paliativos puede recomendarle estas acciones para aliviar la fatiga:

  • Muévete más: Por sorprendente que parezca, los estudios demuestran que mantenerse activo es una de las mejores formas de combatir la fatiga. Salir a pasear al aire libre y respirar aire fresco puede ser especialmente estimulante. La actividad física, incluidos los ejercicios suaves como el yoga y el tai chi, también puede ayudarle a dormir mejor.
  • Busque apoyo de salud mental: La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudarle a afrontar la variedad de emociones que puede sentir. La terapia puede ayudarle a controlar el estrés e incluso puede mejorar el sueño. Los grupos de apoyo en persona y en línea también pueden proporcionar ayuda.
  • Habla con un dietista: Un especialista en nutrición puede recomendarte cambios en la dieta, vitaminas y suplementos de electrolitos para aumentar tu energía. También puede encontrar alimentos que no agraven los efectos secundarios relacionados con el tratamiento del cáncer, como náuseas, llagas en la boca y diarrea .
  • Utilizar estrategias mente-cuerpo: Las investigaciones sugieren que las prácticas de atención plena, como el yoga y la acupuntura , disminuyen la fatiga por cáncer. También se pueden observar mejoras con la terapia de masaje, la meditación y las artes marciales relajantes como el qigong y el tai chi.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para fatiga por cáncer?

  • La cifosis es una curvatura excesiva de la columna vertebral en la región cervical.
  • El tratamiento de fisioterapia se centra en mejorar la fuerza y la estabilidad de la musculatura del cuello y la espalda.
  • También se pueden utilizar ejercicios de estiramiento para aliviar el estrés en las articulaciones y los ligamentos.
  • La fisioterapia también puede ayudar a corregir la postura y mejorar la flexibilidad.

¿Cuánto dura la fatiga por cáncer?

La experiencia de cada persona con la fatiga por cáncer es única. Para algunas personas, la fatiga dura unas pocas semanas. Otras pueden sentirse agotadas durante años. Puede que te sientas mejor cuando dejes los tratamientos contra el cáncer, pero a menudo la fatiga persiste.

  • Los trasplantes de médula óseapueden causar una fatiga prolongada que dura hasta un año.
  • La fatiga de la radioterapiasuele empeorar a medida que avanzan los tratamientos. El cansancio debería disminuir unos meses después de interrumpir el tratamiento.
  • La cirugía suele causar una fatiga temporal que desaparece tras la recuperación.
  • Los tratamientos sistémicos (medicamentos que circulan por la sangre) pueden provocar una fatiga intermitente. Estos tratamientos incluyen la quimioterapia, la inmunoterapia y la terapia dirigida. Puede estar agotado mientras toma los medicamentos y sentirse mejor durante la fase de recuperación (sin medicación). Cuando se reanuda el tratamiento, vuelve a sentirse agotado. Debería tener más energía cuando termine el tratamiento.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Debe llamar a su especialista médico si

  • No puede levantarse de la cama.
  • Experimenta depresión, ansiedad u otros cambios de humor.
  • Se siente confuso o tiene problemas de memoria.
  • Tiene un dolor intenso.
  • Le cuesta respirar.
  • No puede controlar los efectos secundarios (náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito) del tratamiento del cáncer.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

Puede preguntar a su especialista médico:

  • ¿Cuál es la causa de mi fatiga?
  • ¿Cuáles son las mejores formas de controlar la fatiga por cáncer?
  • ¿Cuánto durará la fatiga por cáncer?
  • ¿Debo estar atento a los signos de complicaciones?

¿Cómo puedo conservar la energía cuando tengo fatiga por cáncer?

Planifique y organice su trabajo

  • Cambie el almacenamiento de los artículos para reducir los desplazamientos o el alcance.
  • Delegue cuando sea necesario.
  • Combine movimientos y actividades y simplifique los detalles.

Programe el descanso

  • Equilibre los periodos de descanso y de trabajo.
  • Descanse antes de sentirse cansado.
  • Los descansos frecuentes y cortos son beneficiosos.

Controle su ritmo de trabajo

  • Un ritmo moderado es mejor que precipitarse en las actividades.
  • Reduzca los esfuerzos repentinos o prolongados.
  • Alterne estar sentado y de pie.

Practique una mecánica corporal adecuada para combatir la fatiga causada por el cáncer

  • Al sentarse, utilice una silla con buen apoyo.
  • Ajuste la altura de trabajo − trabaje sin agacharse.
  • Doble las rodillas y las caderas, no la espalda.
  • Lleve varias cargas pequeñas o utilice un carrito.

Limite el trabajo por encima de la cabeza

  • Utilice herramientas de mango largo.
  • Almacene los artículos más abajo.
  • Delegue.

Limite el trabajo isométrico

  • No contenga la respiración.
  • Lleve ropa cómoda que le permita respirar libremente y con facilidad.

Identifique cualquier elemento de su entorno que pueda contribuir a la fatiga por cáncer

  • Evite las temperaturas extremas.
  • Elimine el humo o los gases nocivos.
  • Evite duchas o baños largos y calientes.

Priorice

  • Decida qué actividades son importantes para usted y cuáles pueden delegarse.
  • Utilice su energía en las tareas importantes.

¿Debo cambiar mi forma de comer para combatir la fatiga por cáncer?

La fatiga por cáncer puede empeorar si no come lo suficiente o si no ingiere los alimentos adecuados. Mantener una buena nutrición puede ayudarle a sentirse mejor y a tener más energía. Las siguientes estrategias pueden ayudarle a mejorar su consumo nutricional.

  • Necesidades calóricas básicas.Una persona con cáncer cuyo peso se ha mantenido estable necesita unas 15 calorías por kilo de peso cada día. Por ejemplo, una persona que pesa 150 libras necesita unas 2.250 calorías al día para mantener su peso. Debe añadir 500 calorías al día si ha perdido peso.
  • Las proteínas reconstruyen y reparan los tejidos corporales dañados (y que normalmente envejecen).Necesita unos 0,5-0,6 gramos de proteínas por cada kilo de peso corporal para reconstruir y reparar los tejidos corporales. Por ejemplo, una persona de 150 libras necesita entre 75 y 90 gramos de proteínas al día. Las mejores fuentes de proteínas son los alimentos del grupo de los lácteos (8 onzas de leche = 8 gramos de proteínas) y las carnes (carne, pescado o aves de corral = 7 gramos de proteínas por onza).
  • Necesidades de líquidos.A menos que su especialista médico le indique lo contrario, debe procurar ingerir unas 64 onzas al día para evitar la deshidratación. Los líquidos incluyen zumo, leche, caldo, batidos, gelatina y otras bebidas. Por supuesto, el agua también está bien. Es importante señalar que las bebidas que contienen cafeína NO cuentan. Y si está perdiendo líquido por exceso de vómitos o diarrea, necesitará líquidos adicionales.
  • Suplementos vitamínicos.Hable con su médico para saber si los suplementos vitamínicos son una buena idea para usted. Los suplementos vitamínicos no aportan calorías, que son esenciales para la producción de energía. Por lo tanto, las vitaminas no pueden sustituir la ingesta adecuada de alimentos.

¿Puede un dietista ayudarme a combatir la fatiga por cáncer?

Los dietistas pueden ofrecer sugerencias para solucionar cualquier síntoma que pueda estar interfiriendo con la ingesta de calorías. Pueden ayudarle a encontrar formas de ingerir calorías a pesar de la sensación de saciedad, la dificultad para tragar o los cambios de sabor. Los dietistas también pueden sugerir formas de maximizar las calorías y las proteínas en menores cantidades de comida. Pueden sugerir leche en polvo, bebidas instantáneas para el desayuno y otros suplementos comerciales o aditivos alimentarios.

¿Cómo puede el ejercicio ayudar a reducir la fatiga por cáncer?

Es posible que se sienta mal por el cáncer o el tratamiento, lo que puede llevar a una menor actividad física. La disminución de la actividad física puede provocar cansancio y falta de energía. Los científicos han descubierto que incluso los deportistas sanos que se ven obligados a pasar largos periodos en la cama o sentados en sillas desarrollan sentimientos de ansiedad , depresión, debilidad, fatiga y náuseas. El ejercicio regular y moderado puede disminuir la sensación de fatiga y ayudarle a sentirse con energía. Incluso durante el tratamiento del cáncer, a menudo es posible seguir haciendo ejercicio. Asegúrese de consultar con su médico antes de empezar un programa de ejercicios.

El ejercicio tiene muchos beneficios para la salud. El ejercicio regular puede:

  • Reducir la presión arterial .
  • Mejorar la capacidad de bombeo de su corazón.
  • Darle más energía.
  • Aumentar su resistencia.
  • Fortalecer los tendones, ligamentos, articulaciones y huesos.
  • Aliviar el dolor y la rigidez de las articulaciones artríticas.
  • Aumentar la actitud positiva.
  • Mejorar los patrones de sueño.
  • Aumentar el apetito.

¿Cuál es el tipo de ejercicio adecuado para la fatiga por cáncer?

Es importante que ejercite todo su cuerpo todos los días, o al menos cada dos días. Un buen plan de ejercicios comienza lentamente, dando tiempo a su cuerpo para que se adapte. Cualquier tipo de ejercicio es aceptable, como caminar, montar en bicicleta estática, hacer yoga o nadar (si el sistema inmunitario está bien) y hacer ejercicios de fuerza. Cualquier tipo de ejercicio que hagas debe ser de intensidad moderada para que puedas decirte a ti mismo "estoy trabajando algo duro". Evita el ejercicio que te haga sentir dolorido, rígido o agotado.

¿Cuál es el tipo de ejercicio incorrecto para la fatiga por cáncer?

Hacer ejercicio sólo de forma ocasional o hacer demasiado rápido puede ser peligroso. Si experimenta dolor, rigidez, agotamiento o se siente sin aliento como resultado del ejercicio, está haciendo demasiado.

¿Puede el control del estrés ayudar a combatir la fatiga por cáncer?

El control del estrés puede desempeñar un papel importante en la lucha contra la fatiga. He aquí algunas formas de controlar el estrés:

  • Ajuste sus expectativas. Por ejemplo, si tiene una lista de 10 cosas que quiere realizar hoy, redúzcala a dos y deje el resto para otros días. La sensación de haber logrado algo es muy importante para reducir el estrés.
  • Ayude a los demás a comprenderle y apoyarle. La familia y los amigos pueden ser útiles si pueden "ponerse en su lugar" y comprender lo que significa para usted el cansancio del cáncer. Los grupos de apoyo al cáncer también pueden ser una fuente de apoyo. Otras personas con cáncer comprenden realmente lo que usted está pasando.
  • Las técnicas de relajación, como la meditación guiada, la respiración profunda o la visualización, pueden ayudar a reducir el estrés y minimizar la fatiga por cáncer.
  • Desvía tu atención. Las actividades que desvían tu atención de la fatiga también pueden ser útiles. Entre las actividades que requieren poca energía física pero exigen atención se encuentran tejer, leer o escuchar música.

Si el estrés le resulta abrumador, hable con su médico. Ellos están ahí para ayudarle.

¿Se puede mejorar el sueño para reducir la fatiga por cáncer?

El sueño es una parte importante del bienestar. Dormir bien puede mejorar su salud mental y física. Hay varios factores que contribuyen a que duerma bien, y hay cosas que puede hacer para mejorar su sueño, como por ejemplo

  • Realizar ejercicios de relajación, meditación o yoga de relajación antes de ir a dormir.
  • Evitar las siestas largas por la tarde.
  • Acostarse sólo cuando tenga sueño. Utilizar el dormitorio sólo para dormir y para las actividades sexuales.
  • Establecer una hora constante para acostarse y levantarse.
  • Evitar la cafeína y las actividades estimulantes por la noche.
  • Establecer una rutina relajante antes de dormir.

¿Cómo puedo prevenir la fatiga por cáncer?

No se puede hacer mucho para prevenir la fatiga relacionada con el cáncer. Pero estas estrategias pueden ayudar a minimizar el problema:

  • Adoptar hábitos de sueño saludables: Para crear mejores hábitos de sueño , mantener los teléfonos y televisores fuera del dormitorio, ir a la cama a la misma hora todas las noches y dormir en una habitación oscura y tranquila.
  • Pida ayuda: Deje que sus familiares y amigos le hagan recados, le preparen la comida o le ayuden con las tareas domésticas o el cuidado de los niños.
  • Reduzca la cafeína: La cafeína proporciona un estímulo temporal. Pero también puede mantenerte despierto por la noche.
  • Bebe mucho líquido: Es importante mantenerse hidratado y comer alimentos nutritivos.
  • Establece prioridades: Sé realista sobre lo que puedes hacer. Guarde su energía para las cosas más importantes.
  • Manténgase físicamente activo: Salga a caminar o pruebe el yoga o el tai chi. No hagas ejercicio demasiado tarde por la noche. La actividad puede dificultar la conciliación del sueño.
  • Haz descansos de 30 minutos: Durante el día, no duermas más de 30 minutos o podrías tener problemas para conciliar el sueño por la noche. Las pausas de descanso pueden ayudar si tienes un evento próximo que requiere mucha energía.

El resumen de Infitema

Una enfermedad crónica como el cáncer puede suponer muchos retos no deseados. La fatiga por cáncer es uno de ellos. Es lógico que la lucha contra el cáncer pueda cansar al cuerpo. Los tratamientos contra el cáncer también pueden ser física y mentalmente agotadores. Aun así, no debe dudar en informar a su especialista médico de cómo la fatiga por cáncer está afectando a su vida. Puede tomar medidas para recuperar la energía en sus días.