/images/i/patologias/fisura-del-pezon/fisura-del-pezon-causas-sintomas-diagnostico-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Fisura del pezón: Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento con fisioterapia

Las fisuras del pezón son grietas dolorosas o irritadas que pueden aparecer en el pezón. Afectan principalmente a los nuevos padres que dan el pecho por primera vez. Aprender a dar el pecho correctamente puede evitar que se formen fisuras en el pezón y favorecer su curación si ya las tiene.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con una fisura del pezón?

Hay muchos beneficios para la salud que se pueden obtener de la fisioterapia, y esto también se aplica a las personas con cáncer de cuello de útero. La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor, aumentar la movilidad y la flexibilidad, mejorar la circulación, reducir el estrés y la ansiedad, y mejorar la calidad de vida en general.
¿Qué son las fisuras del pezón?

¿Qué son las fisuras del pezón?

Las fisuras del pezón son grietas dolorosas en el pezón que pueden aparecer en uno o ambos pechos. Cualquiera puede padecerlas, pero las fisuras suelen ser consecuencia de la lactancia materna . Las fisuras del pezón pueden llegar a ser tan dolorosas que pueden impedirte amamantar aunque prefieras seguir haciéndolo. Por suerte, varios remedios caseros y cambios en el estilo de vida pueden aliviar los desagradables síntomas y curar las fisuras del pezón.

¿A quiénes afectan las fisuras del pezón?

Es muy probable que tengas una fisura en el pezón si estás amamantando , especialmente si es tu primera vez. Al principio, tu bebé puede tener dificultades para agarrarse al pecho correctamente, lo que hace que tus pezones se vuelvan sensibles, dolorosos y se agrieten.

Los deportistas —, sobre todo los corredores, los ciclistas y los surfistas —, también sufren grietas en los pezones. “El pezón del corredor” es otro término para las fisuras del pezón y afecta especialmente a los corredores de larga distancia.

¿Qué frecuencia tienen las fisuras del pezón?

Entre el 80% y el 90% de las madres lactantes o gestantes experimentan dolor y fisuras en los pezones. Los síntomas suelen aparecer durante la segunda o tercera semana después del nacimiento del bebé.

¿Son normales las fisuras en los pezones?

No. Las fisuras del pezón son comunes, pero no son normales. Un pezón agrietado es una señal de que hay demasiada tensión en el tejido del pezón. Tomar medidas para evitar más lesiones mientras se ayuda a que el tejido sane puede prevenir las complicaciones asociadas a las fisuras del pezón.

¿Cuáles son los síntomas de una fisura del pezón?

Con una fisura de pezón, el dolor o la molestia suelen acompañar al desgarro del pezón.

¿Qué aspecto tiene un pezón agrietado?

  • Costra, con piel escamosa o costras sobre o alrededor del pezón.
  • Enrojecimiento y sequedad, a veces con un enrojecimiento más pronunciado en la punta.

¿Cómo se siente un pezón agrietado?

  • Crudo, con rozaduras y seco.
  • Irritación, picor, dolor o escozor.

A veces, la fisura del pezón es un síntoma de otra afección llamada candidiasis . La candidiasis bucal es una infección por hongos en la boca y es común entre los recién nacidos. Los hongos pueden extenderse al pezón durante la lactancia, provocando una fisura. Si ya tienes una fisura, la candidiasis puede empeorarla. Tu médico puede recetarte un medicamento antifúngico para tratar la candidiasis.

¿Qué causa la fisura del pezón?

¿Qué causa la fisura del pezón?

Las fisuras del pezón suelen aparecer durante el embarazo o después, cuando se empieza a dar el pecho. Con menor frecuencia, son el resultado de la fricción durante el ejercicio o de una afección de la piel.

Embarazo y lactancia materna (chestfeeding)

Los cambios en el cuerpo durante el embarazo y, sobre todo, las técnicas inadecuadas de lactancia suelen provocar fisuras en los pezones. Las causas incluyen:

  • Pechos congestionados. Durante el embarazo, tus pechos pueden llenarse excesivamente de leche. El exceso de líquido puede hacer que el tejido del pezón se estire y acabe agrietándose.
  • Técnica de amamantamiento inadecuada. Normalmente, las fisuras del pezón aparecen porque el bebé no se agarra al pecho para amamantarse correctamente. Es posible que el bebé tenga dificultades para obtener suficiente leche, lo que hace que el tejido sensible del pezón se vea sometido a una mayor tensión al intentar alimentarse.
  • Uso incorrecto del sacaleches. Puedes desarrollar dolor y fisuras en el pezón si los ajustes de succión de tu sacaleches son demasiado altos o si utilizas bridas (protectores mamarios) de tamaño incorrecto.

Otras causas de las fisuras del pezón

  • Fricción durante el ejercicio. La fricción que se crea cuando la piel sudada entra en contacto con la ropa de ejercicio puede hacer que el pezón se agriete durante el ejercicio intenso. Los corredores y los ciclistas sufren fisuras en los pezones. Los surfistas pueden sufrirlas cuando sus pezones expuestos rozan repetidamente sus tablas de surf. Los efectos suelen ser peores cuando hace frío y los pezones están erectos.
  • Afecciones de la piel. Productos como el jabón, la loción y el detergente para la ropa pueden contener sustancias químicas que provocan una reacción alérgica cuando entran en contacto con la piel. Una afección cutánea llamada eczema también puede hacer que su piel se vuelva seca y agrietada. Estos cambios en la piel pueden provocar fisuras en los pezones.

¿Cómo se diagnostican las fisuras del pezón?

Su médico puede diagnosticar las fisuras del pezón durante un examen físico.

¿Cómo se tratan las fisuras del pezón?

¿Cómo se tratan las fisuras del pezón?

Puede tratar las fisuras en casa, a menos que experimente complicaciones como una infección o una fisura que no se cure.

Tratamiento de las fisuras causadas por la lactancia materna (chestfeeding)

La curación de las fisuras del pezón suele implicar la aplicación de técnicas de lactancia adecuadas. Conseguir que el bebé se agarre al pecho con la boca llena rodeando el tejido oscuro que rodea el pezón (areola) puede aliviar la presión sobre el propio pezón. Un agarre asimétrico protege el pezón. Una asesora de lactancia puede mostrarte cómo hacerlo.

También es importante que un profesional capacitado evalúe la boca de tu bebé para determinar por qué tiene dificultades para prenderse correctamente. A menudo, una afección llamada anclaje lingual dificulta que el bebé se agarre bien y utilice la lengua correctamente.

Colocarte cómodamente para no tener que cambiar de posición mientras das el pecho puede permitir que las fisuras también se curen.

Si la lactancia es demasiado dolorosa, puedes

  • Limitar el tiempo de lactancia y complementar con la extracción de leche.
  • Alternar los pechos para no forzar demasiado un solo pezón.
  • Extraer leche y dar el biberón durante unos días o más mientras se curan los pezones.

Consulta con tu médico o con un experto en lactancia sobre el tiempo que debes sacarte leche y cómo utilizar correctamente el sacaleches para evitar el dolor en los pezones.

Además de asegurarse de que está dando el pecho correctamente, puede:

  • Aplica cremas y pomadas suaves de venta libre. Aplicar pequeñas cantidades de lanolina, crema de verdolaga, aceite de menta diluido o esencia de mentol en los pezones puede aliviar el dolor de las fisuras y favorecer la curación. Limpia cualquier crema o loción antiséptica antes de amamantar.
  • Frota una pequeña cantidad de tu leche sobre las fisuras. La leche de tu cuerpo tiene propiedades antibacterianas que pueden hidratar las fisuras del pezón y ayudar a que se curen las grietas.
  • Deja que tus pezones se sequen al aire libre. Utilizar cremas y ungüentos mientras dejas que tus pezones se sequen al aire libre puede favorecer la curación y evitar que tus pezones se humedezcan en exceso. Los pezones demasiado húmedos son propensos a desgarrarse. Utiliza sujetadores con almohadillas de tejido transpirable. Considera la posibilidad de hacer topless cuando sea posible.
  • Utiliza protectores mamarios entre las tomas. Los protectores mamarios pueden evitar cualquier roce doloroso entre los pezones y el sujetador mientras se curan las fisuras.
  • Masajea los pechos congestionados para aliviar el dolor. Si tus pechos están tan llenos de leche que al bebé le resulta difícil agarrarse a ellos, considera la posibilidad de extraer primero la leche para aliviar la presión y fomentar la lactancia. También puedes realizar una presión inversa para ablandar los pezones y facilitar el agarre del bebé.
  • Aplica compresas calientes o almohadillas de gel para aliviar el dolor. Las almohadillas de gel para los pezones pueden calmar el dolor y favorecer la curación. Una compresa caliente hecha en casa también puede favorecer la curación y aliviar los pezones doloridos.

Tratamiento de otras fisuras

El tratamiento de las fisuras del pezón relacionadas con el ejercicio implica:

  • Utilizar una crema antiséptica para prevenir la infección.
  • Cambiar la rutina de ejercicios mientras se curan los pezones.
  • Cubrir los pezones con gasas suaves o vendas impermeables para protegerlos del contacto frecuente con la ropa de ejercicio.

Si la causa de las fisuras es una afección de la piel, debes evitar los productos que contengan sustancias químicas agresivas que puedan provocar una reacción. Las cremas tópicas y los antisépticos pueden ayudar a curar tus pezones.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para una fisura del pezón?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez en el cuello del útero.
  • También puede ayudar a mejorar la movilidad del cuello del útero.
  • La fisioterapia también puede ayudar a reducir el riesgo de recurrencia del cáncer de cuello de útero.

¿Cuáles son las complicaciones de una fisura del pezón?

Las fisuras del pezón no tratadas pueden provocar:

  • Sangrado. Un pezón agrietado puede irritarse tanto que empieza a sangrar.
  • Infección. Las bacterias pueden entrar en tu cuerpo a través de una fisura en el pezón. En algunos casos, las bacterias que entran a través de una fisura del pezón pueden formar un absceso y provocar una mastitis de lactancia . Además de recetar antibióticos, es posible que el médico tenga que lacerar y drenar cualquier absceso.

¿Cómo puedo prevenir las fisuras del pezón?

Prevenga las fisuras del pezón utilizando técnicas de lactancia adecuadas y evitando que haya demasiada fricción entre el tejido del pezón y las camisetas o sujetadores de entrenamiento.

Cómo prevenir las fisuras de la lactancia materna (chestfeeding)

Consulta a tu profesional sanitario o a un entrenador de lactancia antes de intentar dar el pecho por primera vez. Ellos pueden enseñarte:

  • Posicionamiento correcto. No deberías tener que cambiar de posición o desplazar tu cuerpo mientras tu bebé es amamantado. Tu bebé no debería tener que girar la cabeza para encontrar tu pezón.
  • Agarre correcto. Tu bebé debe mamar con la boca llena sobre tu pezón y la mayor parte de tu areola. De este modo, la succión no ejerce demasiada presión sobre tu pezón.

Cómo prevenir los roces durante el ejercicio

Para prevenir las fisuras del pezón causadas por la fricción durante el ejercicio, puedes

  • Usar tejidos de material suave, especialmente diseñados para evitar lesiones en la piel.
  • Usar ropa de ejercicio bien ajustada, incluyendo un sujetador deportivo que sea ceñido pero no demasiado apretado.
  • Evitar el uso de sujetadores con costuras que cubran los pezones durante el ejercicio.
  • Hidrata tus pezones con vaselina o bálsamo antes de hacer ejercicio cuando haga mucho frío o cuando corras largas distancias.
  • Aplica cinta adhesiva impermeable o una gasa sobre los pezones antes de ponerte una camiseta o un sujetador.

¿Qué puedo esperar si tengo esta afección?

Las fisuras en los pezones son dolorosas, pero se pueden tratar. Tratar la causa del problema y mimar los pezones mientras se curan puede ayudar.

¿Cuánto dura una fisura de pezón?

Las fisuras del pezón pueden tardar desde unos días hasta unas semanas en curarse, aunque el dolor puede mejorar mucho antes.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Póngase en contacto con su especialista médico si:

  • Tus fisuras no se curan sólo con remedios caseros.
  • Notas signos de infección, como un pezón caliente, hinchazón dentro o alrededor del pezón, supuración, inflamación, sensibilidad o enrojecimiento.
  • El dolor o las fisuras de los pezones están interfiriendo en su capacidad para amamantar o extraer leche.

El resumen de Infitema

Las fisuras del pezón son desagradables, pero normalmente se pueden curar sin necesidad de acudir a la consulta del médico. Infórmese sobre las técnicas de lactancia adecuadas antes de salir del hospital con su recién nacido para evitar las fisuras. Si tienes problemas para amamantar a tu bebé, no dudes en pedir ayuda a tu médico o a un asesor de lactancia.