/images/i/patologias/fracturas-de-la-pelvis/fracturas-de-la-pelvis-tratamiento-sintomas-y-tipos.png
< Volver a patologías

Fracturas de la pelvis: Tratamiento, síntomas y tipos

Una fractura pélvica es una rotura de uno o más huesos de la pelvis. Las fracturas de pelvis son un tipo de fractura poco común que puede variar de leve a grave. Mientras que las fracturas pélvicas leves no suelen requerir cirugía, las fracturas graves tienen que solucionarse con cirugía.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia ayuda a la Rotura del tendón de Aquiles mediante el uso de ejercicios para ayudar a fortalecer el tendón y reducir el estiramiento. También se pueden utilizar técnicas de masaje para ayudar a drenar la zona y reducir la inflamación. A menudo se prescriben ejercicios de estiramiento para ayudar a prevenir la recurrencia de la lesión.
¿Qué es una fractura de pelvis?

¿Qué es una fractura de pelvis?

Una fractura pélvica se produce cuando hay una fractura (rotura) en uno o varios de los huesos que componen la pelvis. La pelvis es la zona del cuerpo situada debajo del abdomen, entre los huesos de la cadera. Las fracturas de pelvis pueden ser leves o graves.

¿Qué huesos componen la pelvis?

Los huesos que componen la pelvis son los siguientes

  • El sacro (el hueso grande en forma de triángulo que se encuentra en la base de la columna vertebral).
  • El cóccix (coxis).
  • Los huesos de la cadera, que incluyen el ilion, el isquion y el pubis.

Juntos, estos huesos forman lo que se conoce como el anillo pélvico. La pelvis es una estructura muy estable que protege muchos nervios, vasos sanguíneos y órganos importantes, incluidos los órganos reproductores internos, la vejiga y la parte inferior del tracto digestivo . También sirve de anclaje para los músculos de las piernas.

¿Qué tipos de fracturas pélvicas existen?

Dado que la pelvis está formada por múltiples huesos, existen muchos tipos de fracturas pélvicas. En general, también existen varios tipos de fracturas óseas en función del patrón de la rotura, entre ellas:

  • Fracturas cerradas o abiertas (compuestas) : Si la fractura no rompe la piel circundante, se denomina fractura cerrada. Si el hueso roto atraviesa la piel, se denomina fractura abierta o fractura compuesta.
  • Fracturas completas : Una fractura completa se produce cuando el hueso se rompe en dos partes.
  • Fracturas desplazadas : Cuando se forma un hueco en el lugar donde se ha fracturado el hueso, se denomina fractura desplazada.
  • Fracturas parciales : Una fractura parcial se produce cuando la fractura no atraviesa todo el hueso.
  • Fracturas por estrés : Una fractura por estrés se produce cuando el hueso tiene una fisura.

Además del patrón específico que tiene la fractura, una fractura pélvica también se clasifica como estable o inestable:

  • Fractura pélvica estable : En una fractura pélvica estable, normalmente sólo hay una rotura en la pelvis y las partes rotas de los huesos no están desplazadas. Las fracturas pélvicas que se producen por eventos de bajo impacto, como una pequeña caída o una carrera, suelen ser fracturas estables.
  • Fractura pélvica inestable : En una fractura pélvica inestable, suele haber dos o más roturas y los extremos de las partes rotas de los huesos están desplazados. Las fracturas pélvicas inestables suelen estar causadas por acontecimientos de gran impacto, como un accidente de tráfico.

Aunque no es tan frecuente, existe otro tipo de fractura pélvica denominada fractura por avulsión . Una fractura por avulsión se produce cuando un tendón o ligamento se desprende del hueso al que está unido, llevándose consigo un pequeño fragmento de hueso.

¿A quiénes afectan las fracturas de pelvis?

Cualquier persona puede sufrir una fractura de pelvis a cualquier edad. Las fracturas pélvicas leves son más frecuentes en las personas mayores, ya que son más propensas a padecer trastornos que debilitan los huesos, como la osteoporosis. Las fracturas pélvicas graves son más frecuentes en personas de entre 15 y 28 años. Los hombres menores de 35 años tienen más probabilidades de sufrir una fractura de pelvis, mientras que las mujeres mayores de 35 años tienen más probabilidades de sufrir una fractura de pelvis.

¿Qué frecuencia tienen las fracturas de pelvis?

Las fracturas de pelvis no son muy comunes. Sólo el 3% de las fracturas óseas que sufren los adultos son fracturas de pelvis. La mayoría de las fracturas de pelvis se producen por acontecimientos de gran impacto, como un accidente de coche o una caída desde una altura considerable.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura de pelvis?

Los síntomas de una fractura pélvica dependen de su gravedad. Los signos y síntomas de una fractura pélvica pueden incluir

  • Experimentar dolor en la ingle, cadera y/o espalda baja .
  • Experimentar un dolor más intenso al caminar o mover las piernas.
  • Experimentar entumecimiento u hormigueo en la zona de la ingle o las piernas.
  • Dolor en el abdomen.
  • Dificultad para orinar.
  • Dificultad para caminar o estar de pie.
¿Cuáles son las causas de las fracturas de pelvis?

¿Cuáles son las causas de las fracturas de pelvis?

Algunas situaciones y condiciones pueden causar una fractura pélvica, incluyendo:

  • Acontecimientos de alto impacto : Dado que la pelvis es una estructura ósea muy estable, la mayoría de las fracturas pélvicas son causadas por acontecimientos de alto impacto, como un accidente de coche o una caída desde una altura considerable. Los acontecimientos de alto impacto suelen causar fracturas pélvicas inestables.
  • Enfermedades que debilitan los huesos : Las enfermedades que debilitan los huesos, como la osteoporosis, pueden contribuir a las fracturas de pelvis. Si tiene una enfermedad que debilita los huesos, puede sufrir una fractura pélvica por realizar una actividad rutinaria o por una caída leve. Las fracturas de pelvis causadas por enfermedades que debilitan los huesos suelen ser fracturas estables.
  • Actividades deportivas : Aunque no es tan frecuente, alguien que practique un deporte podría sufrir una fractura pélvica conocida como fractura por avulsión. Esto ocurre cuando un tendón o ligamento se desprende del hueso al que está unido. Cuando el tendón o el ligamento se desgarra, se lleva un pequeño trozo de hueso. Una fractura por avulsión de la pelvis suele ser una fractura estable.

¿Cómo se diagnostica una fractura de pelvis?

Todas las fracturas de pelvis requieren radiografías para ser diagnosticadas. Es posible que su especialista médico le haga someterse a otras pruebas de imagen para saber más sobre su lesión.

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar una fractura de pelvis?

Para diagnosticar una fractura de pelvis se pueden utilizar las siguientes pruebas de imagen:

  • Radiografías : Las radiografías utilizan la radiación para tomar imágenes de los huesos. Todas las fracturas de pelvis requieren radiografías para que el médico pueda ver qué parte de la pelvis está fracturada, el grado de gravedad de la fractura y para saber cómo hay que tratarla.
  • TAC : Un TAC (tomografía computarizada) utiliza múltiples radiografías tomadas desde diferentes ángulos del cuerpo para producir imágenes detalladas. Un TAC proporciona imágenes más detalladas que las radiografías normales. Es posible que su especialista médico le pida que se someta a una TC para saber más sobre su fractura pélvica y para asegurarse de que no tiene otras lesiones relacionadas.
  • MRI : La resonancia magnética utiliza un gran imán, ondas de radio y un ordenador para obtener imágenes detalladas de sus órganos y huesos. Su especialista médico puede pedirle que se someta a una resonancia magnética si no puede obtener suficiente información sobre su fractura a partir de las radiografías y la tomografía computarizada.
¿Cómo se trata una fractura de pelvis?

¿Cómo se trata una fractura de pelvis?

El tratamiento de una fractura de pelvis depende de ciertos factores, como:

  • La gravedad de la fractura.
  • El patrón y el tipo de fractura.
  • Qué huesos están desplazados y en qué medida.
  • Su estado de salud general y si tiene otras lesiones.

El tratamiento de las fracturas leves y estables en las que los huesos no están desplazados no suele implicar cirugía. El tratamiento de una fractura estable puede incluir:

  • Reposo : Lo más probable es que su especialista médico le recomiende que descanse todo lo posible para no someter a la fractura pélvica a una tensión y presión adicionales.
  • Ayudas para caminar : Dependiendo de dónde se encuentre su fractura pélvica, su especialista médico puede pedirle que utilice una ayuda para caminar, como muletas , un andador o una silla de ruedas para evitar cargar peso sobre su(s) pierna(s). Es posible que tenga que utilizar la ayuda para caminar durante un máximo de tres meses o hasta que la pelvis se cure por completo.
  • Medicamentos : Su médico puede recetarle medicamentos para aliviar el dolor. También es posible que le haga tomar un medicamento anticoagulante para reducir el riesgo de que se formen coágulos de sangre en las venas de las piernas y la pelvis.

El tratamiento de una fractura pélvica más grave o inestable suele requerir una o más intervenciones quirúrgicas. Los diferentes tipos de cirugías de fractura pélvica incluyen:

  • Fijación externa : Los profesionales sanitarios utilizan la fijación externa para estabilizar la zona pélvica tras una fractura de pelvis. En esta cirugía, se insertan clavos o tornillos metálicos en los huesos a través de pequeñas incisiones (cortes quirúrgicos) en la piel y el músculo. Las clavijas y los tornillos sobresalen de la piel a ambos lados de la pelvis y se fijan a unas barras en el exterior del cuerpo. El sistema resultante actúa como un marco estabilizador para mantener los huesos rotos en su posición correcta mientras la fractura o fracturas se curan.
  • Tracción esquelética : La tracción esquelética es un sistema de poleas fuera del cuerpo que ayuda a realinear las piezas de los huesos rotos. Durante la tracción esquelética, un cirujano implanta clavijas metálicas en el fémur o la tibia que sobresalen de la piel para ayudar a posicionar la pierna. Unas pesas fijadas a los clavos tiran suavemente de la pierna, manteniendo los fragmentos de hueso pélvico rotos en una posición más normal.
  • Reducción abierta y fijación interna : Durante la cirugía de reducción abierta y fijación interna, los fragmentos óseos pélvicos desplazados se recolocan primero en su alineación normal. A continuación, los fragmentos se mantienen unidos con tornillos o placas metálicas que se fijan a la superficie exterior del hueso.

Las personas que sufren una fractura pélvica grave a causa de un accidente de alto impacto suelen tener otras lesiones o heridas internas causadas por la fractura pélvica que también tendrán que ser tratadas. En estos casos, el éxito del tratamiento de la fractura de pelvis suele depender del éxito del tratamiento de las lesiones relacionadas.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • La fisioterapia para la rotura del tendón de Aquiles implica el uso de ejercicios para fortalecer el tobillo y el tendón.
  • Los ejercicios deben comenzar con el tobillo en una posición de flexión y luego extenderlo hacia arriba.
  • Después de unos días, se pueden agregar pesas para aumentar la intensidad del ejercicio.
  • El fisioterapeuta también puede estirar el tendón de Aquiles para ayudar a mejorar la flexibilidad.
  • La fisioterapia se puede hacer tanto en una clínica como en casa.

¿Puede una fractura de pelvis curarse sola?

Las fracturas de pelvis leves y estables suelen curarse sin intervención médica, como la cirugía. Sin embargo, si tiene una fractura de pelvis leve, debe limitar la cantidad de presión que ejerce sobre la pelvis y las piernas y descansar lo suficiente para que la fractura pueda curarse correctamente. Es importante que acuda a su especialista médico lo antes posible, incluso si cree que tiene una fractura de pelvis leve.

¿Cuánto tiempo tarda en curarse una fractura de pelvis?

Las fracturas de pelvis suelen tardar de 8 a 12 semanas en curarse por completo. Las fracturas de pelvis más graves pueden tardar más tiempo, especialmente si tiene otras lesiones o complicaciones médicas derivadas del suceso que causó la fractura de pelvis.

¿Cuáles son los factores de riesgo de sufrir una fractura pélvica?

Algunos factores de riesgo para sufrir una fractura pélvica son

  • Tener osteoporosis : Las personas que padecen osteoporosis tienen un mayor riesgo de sufrir una fractura pélvica. Las fracturas de pelvis representan el 7% de todas las fracturas relacionadas con la osteoporosis en personas mayores de 50 años en Europa.
  • Tener un historial de caídas : Las personas que tienen un historial de caídas, especialmente las personas mayores, son más propensas a experimentar una fractura de pelvis por caídas.
  • Practicar determinados deportes : Aunque es el tipo de fractura pélvica menos frecuente, las personas que practican determinados deportes pueden sufrir una fractura por avulsión de la pelvis si el tendón que une el músculo isquiotibial a la pelvis se desprende de ésta y se lleva un pequeño fragmento de hueso.

¿Qué puedo hacer para prevenir una fractura de pelvis?

Dependiendo de su edad y estilo de vida, hay algunas cosas que puede hacer para tratar de prevenir la fractura de pelvis, entre ellas

  • Utilizar una ayuda para caminar si tiene un mayor riesgo de caerse : El uso de una ayuda para caminar, como un bastón o un andador, puede ayudar a evitar que se caiga, lo que podría evitar que sufra una fractura de pelvis.
  • Conduce con seguridad : Los accidentes de tráfico de alto impacto son una causa común de fracturas de pelvis. Conduce siempre de forma segura y respeta las leyes de tráfico. Evita las distracciones mientras conduces.
  • Sigue las instrucciones de seguridad de la escalera : Cuando utilices una escalera, asegúrate de que lo haces de forma correcta y segura. Asegúrate siempre de que tu escalera está en una posición segura antes de utilizarla.
  • Realiza los estiramientos y el acondicionamiento adecuados si haces deporte : Las personas que practican determinados deportes corren el riesgo de sufrir una fractura por avulsión de la pelvis a causa de un desgarro del tendón. Asegúrese de estirar adecuadamente antes de las actividades y de realizar ejercicios de acondicionamiento específicos para su deporte.

¿Cuál es el pronóstico de una fractura de pelvis?

El pronóstico (perspectiva) de una fractura de pelvis depende de la gravedad y el tipo de lesión. Las fracturas pélvicas leves y estables suelen curarse bien con tratamiento sin complicaciones a largo plazo.

Las fracturas pélvicas graves e inestables causadas por sucesos de gran impacto, como los accidentes de tráfico, pueden dar lugar a complicaciones como hemorragias graves y daños en órganos o nervios. Si estas lesiones relacionadas se tratan con éxito, la fractura pélvica suele curarse bien.

¿Por qué las fracturas de pelvis son potencialmente mortales?

Las fracturas pélvicas inestables y complejas causadas por fuerzas de alto impacto, como un accidente de tráfico o una caída importante, pueden causar daños en los órganos, nervios y vasos sanguíneos circundantes de la región pélvica. Estas lesiones posteriores pueden provocar fallos orgánicos, hemorragias graves e infecciones, que pueden poner en peligro la vida.

¿Puede una fractura pélvica causar complicaciones?

Las fracturas pélvicas graves e inestables tienen más probabilidades de causar complicaciones que las fracturas leves. Las complicaciones suelen ser el resultado de daños en los nervios y/u órganos causados por la(s) fractura(s) pélvica(s). Las complicaciones de las fracturas pélvicas pueden incluir

  • Dolor crónico .
  • Deterioro de la movilidad.
  • Disfunción sexual .
  • Trombosis venosa profunda (TVP) , un tipo de coágulo sanguíneo.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Si experimenta síntomas de una fractura pélvica, como dolor en la región pélvica y dificultad para caminar o estar de pie, asegúrese de ponerse en contacto con su especialista médico inmediatamente o acuda al hospital más cercano.

Si ya se le ha diagnosticado una fractura de pelvis y experimenta síntomas nuevos o preocupantes, asegúrese de ponerse en contacto con su especialista médico.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

Si tiene una fractura de pelvis, puede ser útil que le haga a su especialista médico las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de fractura tengo?
  • ¿Qué huesos de la pelvis están afectados?
  • ¿Cuál es mi plan de tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo tardará en curarse mi fractura?
  • ¿Cuándo podré retomar mis actividades normales?

El resumen de Infitema

Aunque la pelvis es una estructura ósea fuerte y estable, puede romperse. Una fractura de pelvis es dolorosa y querrá recibir ayuda de inmediato. Dado que la pelvis protege muchos nervios, vasos sanguíneos y órganos importantes, su médico querrá asegurarse de que no tiene ninguna otra lesión interna a causa de la fractura. Asegúrate de hablar con tu médico si también te preocupa la osteoporosis.