/images/i/patologias/fracturas-oseas/fracturas-oseas-tipos-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Fracturas óseas: Tipos, síntomas y tratamiento con fisioterapia

Las fracturas óseas son una lesión muy común y pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con las fracturas óseas?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de una fractura ósea, así como promover la curación y la movilidad. La terapia física también puede ayudar a evitar complicaciones después de una fractura, como la artritis.

Visión general

Las fracturas óseas se clasifican según su patrón, su causa y el lugar del cuerpo donde se producen.
¿Qué es una fractura ósea?

¿Qué es una fractura ósea?

Una fractura ósea es la definición médica de un hueso roto.

Las fracturas suelen estar causadas por traumatismos como caídas, accidentes de tráfico o lesiones deportivas . Pero algunas enfermedades y fuerzas repetitivas (como correr) pueden aumentar el riesgo de sufrir ciertos tipos de fracturas.

Si te rompes un hueso, es posible que necesites cirugía para repararlo. Algunas personas sólo necesitan una férula, un yeso, un corsé o un cabestrillo para que el hueso se cure. El tiempo que se tarda en recuperarse del todo depende de qué hueso se haya fracturado, dónde esté la fractura y qué la haya causado.

Fractura ósea vs. rotura

Las fracturas óseas y las roturas de huesos son la misma lesión y significan lo mismo. Es posible que los veas utilizados indistintamente. Una fractura es el término médico para referirse a un hueso roto, por lo que su especialista médico probablemente se referirá a su hueso roto como un determinado tipo de fractura después de diagnosticarlo.

Fractura ósea vs. hematoma óseo

Tanto las fracturas como las contusiones óseas son lesiones dolorosas causadas por una fuerza fuerte que golpea el cuerpo —, normalmente una caída, un accidente de coche o una lesión deportiva. La diferencia estriba en lo dañado que está el hueso.

Los huesos son un tejido vivo que puede sufrir muchos moratones de la misma manera que la piel. Se necesita mucha más fuerza para magullar un hueso que la piel, pero la lesión es muy similar. Si algo golpea los huesos con suficiente fuerza, pueden sangrar sin romperse. La sangre atrapada bajo la superficie del hueso después de una lesión es un hematoma óseo.

Una fractura ósea se produce cuando algo golpea tu hueso con suficiente fuerza no sólo para dañarlo, sino para romperlo al menos en un lugar. Las fracturas son lesiones más graves y pueden tardar mucho más en curarse que los hematomas.

Si has sufrido un traumatismo y tienes dolor en un hueso o cerca de él, acude a urgencias o visita a tu médico lo antes posible. Independientemente de la lesión que tengas, es importante que te examinen el hueso de inmediato.

Fracturas óseas y esguinces

Las fracturas óseas y los esguinces son lesiones deportivas comunes.

Si sufres una fractura ósea, te has roto uno o varios huesos. No puedes sufrir un esguince. Un esguince se produce cuando uno de tus ligamentos se estira o se rompe.

Es posible sufrir una fractura ósea y un esguince de ligamentos en la misma lesión, especialmente si te dañas una articulación como la rodilla o el codo.

¿Cuáles son los diferentes tipos de fracturas óseas?

Hay muchos tipos diferentes de fracturas. Su especialista diagnosticará un tipo específico de fractura dependiendo de algunos criterios, incluyendo su:

  • Patrón: Un patrón de fractura es el término médico que designa la forma de una rotura o su aspecto.
  • Causa: Algunas fracturas se clasifican por la forma en que se producen.
  • Parte del cuerpo: En qué parte del cuerpo se ha roto un hueso.

Fracturas diagnosticadas por patrón o forma

Algunas fracturas se clasifican por su patrón. Puede tratarse de la dirección de la fractura (si es una luz recta que atraviesa el hueso) o de su forma (si se trata de una rotura de más de una línea).

Las fracturas que tienen una sola rotura en línea recta incluyen:

Los patrones de fractura que no rompen el hueso en una sola línea recta incluyen:

Fracturas diagnosticadas por causa

Algunos tipos de fracturas se denominan o clasifican por su causa. Entre ellas se encuentran:

Fracturas diagnosticadas por su localización

Muchas fracturas son específicas del lugar del cuerpo donde se producen. En algunos casos, es posible sufrir una fractura por localización que sea también uno de los otros tipos enumerados anteriormente. Por ejemplo, una persona que sufre una caída grave puede tener una fractura conminuta de tibia (espinilla).

Las fracturas que afectan al tórax, los brazos y la parte superior del cuerpo incluyen:

Algunas fracturas que pueden afectar a las manos o las muñecas son:

Las fracturas que dañan los huesos de la parte inferior del cuerpo y las piernas incluyen:

Las fracturas que afectan a los pies y los tobillos son más propensas a tener complicaciones como la no unión . Entre ellas se encuentran:

Fracturas abiertas vs. cerradas

Su especialista clasificará su fractura como abierta o cerrada. Si tiene una fractura abierta, el hueso se rompe a través de la piel. Las fracturas abiertas se denominan a veces fracturas compuestas . Las fracturas abiertas suelen tardar más en curarse y tienen un mayor riesgo de infecciones y otras complicaciones. Las fracturas cerradas siguen siendo graves, pero el hueso no atraviesa la piel.

Fracturas desplazadas vs. no desplazadas

Desplazada o no desplazada son las palabras que utilizará su médico para describir su fractura. Una fractura desplazada significa que los trozos de su hueso se movieron tanto que se formó un hueco alrededor de la fractura cuando el hueso se rompió. Las fracturas no desplazadas siguen siendo huesos rotos, pero las piezas no se han movido lo suficiente durante la rotura como para quedar desalineadas. Las fracturas desplazadas tienen muchas más probabilidades de requerir una intervención quirúrgica para su reparación.

¿A quiénes afectan las fracturas óseas?

Las fracturas óseas pueden afectar a cualquier persona. Dado que suelen estar causadas por traumas como caídas, accidentes de tráfico o lesiones deportivas, es difícil saber cuándo alguien se romperá un hueso.

Es más probable que sufras una fractura si tus huesos están debilitados por la osteoporosis.

Osteoporosis

La osteoporosis debilita los huesos, haciéndolos más susceptibles de sufrir fracturas repentinas e inesperadas. Muchas personas no saben que tienen osteoporosis hasta que les provoca una fractura de hueso. No suele haber síntomas evidentes.

Las personas a las que se les asignó una mujer al nacer y los adultos mayores de 50 años tienen un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis. Hable con su médico sobre una prueba de densidad ósea que pueda detectar la osteoporosis antes de que cause una fractura.

¿Qué frecuencia tienen las fracturas de huesos?

Las fracturas óseas son una lesión común. Millones de personas se rompen un hueso cada año.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura ósea?

Los síntomas de las fracturas óseas son:

  • Dolor.
  • Hinchazón.
  • Sensibilidad.
  • Incapacidad de mover una parte del cuerpo como se hace habitualmente.
  • Hematomas o decoloración.
  • Una deformidad o bulto que no suele estar en su cuerpo.
¿Cuáles son las causas de las fracturas óseas?

¿Cuáles son las causas de las fracturas óseas?

Las fracturas óseas se producen casi siempre por traumas. Cualquier cosa que golpee uno de los huesos con suficiente fuerza puede romperlo. Algunas de las causas más comunes son:

  • Accidentes de tráfico.
  • Las caídas.
  • Las lesiones deportivas.

A veces se puede fracturar un hueso sin sufrir un traumatismo. Las fuerzas repetitivas — como correr o practicar un deporte — pueden causar fracturas por estrés. Del mismo modo, la repetición constante de un movimiento durante un largo periodo de tiempo puede provocar el síndrome de uso excesivo en las manos y los brazos. Si toca un instrumento o utiliza las manos de la misma manera todos los días en el trabajo, es más probable que desarrolle una fractura por estrés.

El riesgo de sufrir una fractura aumenta considerablemente si tienes osteoporosis. La osteoporosis causa más de un millón de fracturas cada año.

¿Cómo se diagnostican las fracturas óseas?

Su médico diagnosticará una fractura ósea mediante un examen físico y pruebas de imagen. En algunos casos, esto puede hacerse en la sala de urgencias si se le ingresa después de un traumatismo.

Si le llevan a urgencias, un equipo de profesionales le estabilizará y tratará sus lesiones por orden de gravedad, especialmente si algunas ponen en peligro su vida. Una vez estabilizado, será necesario realizar pruebas de imagen para confirmar cualquier fractura.

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar las fracturas óseas?

Necesitará al menos una de unas cuantas pruebas de imagen para tomar imágenes de su fractura:

  • Radiografías: Una radiografía confirmará cualquier fractura y mostrará el grado de deterioro de sus huesos.
  • Resonancia magnética (RM) : Su especialista podría utilizar una RM para obtener una imagen completa del daño en sus huesos y el área que los rodea. Una resonancia magnética mostrará también tejidos como cartílagos y ligamentos alrededor de sus huesos.
  • Tomografía computarizada : Una tomografía computarizada le dará a su especialista o cirujano una imagen más detallada de sus huesos y del tejido que los rodea que una radiografía.
  • Gammagrafía ósea: Los profesionales sanitarios utilizan una gammagrafía ósea para detectar fracturas que no aparecen en una radiografía. Esta gammagrafía lleva más tiempo —, normalmente dos visitas con cuatro horas de diferencia —, pero puede ayudar a encontrar algunas fracturas.
¿Cómo se tratan las fracturas óseas?

¿Cómo se tratan las fracturas óseas?

El tratamiento de la fractura depende del tipo de fractura, de la causa y del grado de deterioro de los huesos.

Inmovilización

Si su fractura es leve y los huesos no se han movido mucho de su sitio (si no está desplazada), es posible que sólo necesite una férula o escayola . La férula suele durar de tres a cinco semanas. Si necesitas una escayola, lo más probable es que sea por más tiempo, normalmente de seis a ocho semanas. En ambos casos, es probable que tengas que realizar radiografías de seguimiento para asegurarte de que los huesos se están curando correctamente.

Reducción cerrada

Las fracturas más graves requieren una reducción cerrada para fijar (realinear) los huesos. Durante este procedimiento no quirúrgico, el médico empujará y tirará físicamente de su cuerpo por fuera para alinear los huesos rotos en su interior. Para evitar que sienta dolor durante el procedimiento, recibirá una de las siguientes medidas

  • Anestesia local para adormecer la zona alrededor de la fractura.
  • Sedantes para relajar todo el cuerpo.
  • Anestesia general para que duermas durante el procedimiento.

Después de la reducción cerrada, el médico le colocará una férula o yeso.

Cirugía de fracturas óseas

Algunas fracturas óseas requieren cirugía. Dependiendo del tipo de fractura que tenga — y de lo dañados que estén sus huesos —, hay algunas técnicas que su cirujano puede utilizar.

Fijación interna

El cirujano realineará (colocará) los huesos en su posición correcta y luego los fijará en su sitio para que puedan curarse y volver a crecer juntos. Suele realizar lo que se denomina una fijación interna, lo que significa que el cirujano inserta piezas de metal en el hueso para mantenerlo en su sitio mientras se cura. Tendrás que limitar el uso de esa parte del cuerpo para asegurarte de que el hueso pueda sanar por completo.

Las técnicas de fijación interna incluyen:

  • Varillas: Una varilla insertada a través del centro de su hueso que va de arriba a abajo.
  • Placas y tornillos: Placas metálicas que se atornillan en el hueso para mantener las piezas unidas en su sitio.
  • Clavijas y alambres: Las clavijas y los alambres sujetan trozos de hueso que son demasiado pequeños para otras sujeciones. Suelen utilizarse al mismo tiempo que las varillas o las placas.

Algunas personas viven con estas piezas insertadas para siempre. Es posible que necesite cirugías de seguimiento para retirarlas.

Fijación externa

Es posible que necesites una fijación externa. El cirujano colocará tornillos en el hueso a ambos lados de la fractura dentro del cuerpo y luego los conectará a una abrazadera o soporte alrededor del hueso fuera del cuerpo. Esta suele ser una forma temporal de estabilizar la fractura y dar tiempo a que empiece a curarse antes de que se realice una fijación interna.

Artroplastia

Si se fractura una articulación (como el hombro, el codo o la rodilla) puede necesitar una artroplastia (sustitución de la articulación). El cirujano retirará la articulación dañada y la sustituirá por una articulación artificial. La articulación artificial (prótesis) puede ser de metal, cerámica o plástico resistente. La nueva articulación tendrá el mismo aspecto que la natural y se moverá de forma similar.

Injerto óseo

Es posible que necesite un injerto óseo si la fractura está muy desplazada o si el hueso no se recupera tan bien como debería. El cirujano insertará tejido óseo adicional para volver a unir el hueso fracturado. A continuación, suele realizar una fijación interna para mantener las piezas unidas mientras el hueso vuelve a crecer. Los injertos óseos pueden proceder de varias fuentes:

  • De forma interna, de alguna otra parte de su cuerpo —, normalmente de la parte superior del hueso de la cadera.
  • Un donante externo.
  • Una pieza de reemplazo artificial.

Después de la operación, el hueso quedará inmovilizado. Necesitará alguna combinación de férula, yeso, corsé o cabestrillo antes de poder empezar a utilizarlo como lo hacía antes de la fractura.

Complicaciones del tratamiento de las fracturas óseas

Las complicaciones de la cirugía de fractura incluyen:

  • Síndrome compartimental agudo (SCA): La acumulación de presión en los músculos puede impedir que la sangre llegue a los tejidos, lo que puede causar daños permanentes en los músculos y los nervios.
  • Malunión : Esto ocurre cuando los huesos rotos no se alinean correctamente mientras se curan.
  • No unión : Es posible que los huesos no vuelvan a unirse del todo o no lo hagan.
  • Infección ósea ((320)osteomielitis ): Si tiene una fractura abierta (el hueso se rompe a través de la piel) tiene un mayor riesgo de infección bacteriana.
  • Otros daños internos : Las fracturas pueden dañar la zona que rodea a la lesión, incluidos los músculos, nervios, vasos sanguíneos, tendones y ligamentos.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para las fracturas óseas?

  • La fisioterapia trata de minimizar el dolor y la inflamación de la fractura.
  • La fisioterapia también puede ayudar a aumentar la movilidad y la fuerza del área afectada, y mejorar la coordinación.
  • El objetivo de la fisioterapia es ayudarte a recuperar tu movilidad y reducir tu tiempo de recuperación.

¿Qué medicamentos se utilizan para tratar las fracturas óseas?

Los AINE de venta libre, como la aspirina o el ibuprofeno, pueden provocar hemorragias y otras complicaciones después de una operación. Su cirujano le hablará de los medicamentos que puede tomar para reducir el dolor después de la operación.

Efectos secundarios de los AINE

Los efectos secundarios de los AINE incluyen:

  • Sangrado.
  • Úlceras.
  • Dolor de estómago.
  • Complicaciones intestinales.

¿Cuánto tiempo tardan en curarse las fracturas óseas?

El tiempo que tarda en curarse una fractura ósea depende de algunos factores, entre ellos

  • La causa de la fractura.
  • Qué hueso se ha roto.
  • De qué tipo de fractura se trate.
  • El tratamiento que necesite.
  • Cualquier otra lesión que haya sufrido.

Dependiendo del tipo de inmovilización o cirugía que haya necesitado para reparar la fractura, debería poder volver a moverse en unas pocas semanas. Las fracturas más graves pueden tardar un año o más en curarse.

Hable con su médico o cirujano sobre lo que debe esperar mientras se recupera.

Póngase en contacto con su especialista de inmediato si experimenta un dolor intenso que no mejora.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de fracturas óseas?

Siga estos consejos generales de seguridad para reducir el riesgo de sufrir una lesión:

  • Utilice siempre el cinturón de seguridad.
  • Utilice el equipo de protección adecuado para todas las actividades y deportes.
  • Asegúrese de que su casa y su espacio de trabajo estén libres de desorden que puedan hacerle tropezar a usted o a otros.
  • Utilice siempre las herramientas o equipos adecuados en casa para alcanzar las cosas. No se ponga nunca de pie sobre sillas, mesas o encimeras.
  • Siga una dieta y un plan de ejercicios que le ayuden a mantener una buena salud ósea.
  • Hable con su médico sobre una prueba de densidad ósea si tiene más de 50 años o si tiene antecedentes familiares de osteoporosis.
  • Utilice su bastón o andador si tiene dificultades para caminar o tiene un mayor riesgo de caídas.

¿Qué puedo esperar si tengo una fractura ósea?

La mayoría de las personas que se rompen un hueso se recuperan por completo y pueden retomar su rutina habitual una vez que el hueso se cura. Algunas fracturas pueden tener un impacto a largo plazo en su vida, especialmente si ha sufrido otras lesiones. Hable con su cirujano o especialista antes de reanudar cualquier actividad física o practicar deportes mientras se recupera.

¿Cuándo debo acudir a urgencias?

Acuda inmediatamente a urgencias si ha sufrido un traumatismo.

Si crees que tienes una fractura ósea, debes acudir a un profesional sanitario lo antes posible. Acuda a urgencias si experimenta alguno de los siguientes síntomas

  • Dolor intenso.
  • No puedes mover una parte de tu cuerpo como lo haces habitualmente.
  • Una parte de su cuerpo tiene un aspecto notablemente diferente o está fuera de su lugar habitual.
  • Puedes ver el hueso a través de la piel.
  • Hinchazón.
  • Aparecen nuevos hematomas al mismo tiempo que cualquiera de estos otros síntomas.

¿Las fracturas óseas pueden causar fiebre?

Las fracturas óseas en sí mismas no causan fiebre. Sin embargo, si tiene fiebre, o la zona que rodea al hueso roto está caliente, acuda a urgencias. Esto puede ser un signo de una infección grave que debe ser examinada por un médico de inmediato.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

  • ¿Qué tipo de fractura tengo?
  • ¿Necesitaré cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo tardaré en recuperarme?
  • ¿Cuándo podré reanudar mis actividades físicas o hacer deporte?

El resumen de Infitema

Aunque las fracturas óseas son lesiones comunes, no dejan de ser una experiencia aterradora. Si te rompes un hueso, habla con tu médico o cirujano sobre lo que puedes esperar. La mayoría de las personas que se rompen un hueso se recuperan por completo y pueden volver a su rutina y actividades anteriores a la lesión sin repercusiones a largo plazo.

No se apresure en su recuperación. Darle a tu cuerpo el tiempo que necesita para mejorar puede ser frustrante, pero es la mejor manera de asegurarte de no volver a lesionarte el hueso mientras se cura.