/images/i/patologias/glaucoma/glaucoma-sintomas-causas-tipos-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Glaucoma: Síntomas, causas, tipos y tratamiento con fisioterapia

Las personas con glaucoma sufren daños en el nervio óptico debido a la acumulación de líquido en el ojo. Si no se trata, esta presión ocular puede afectar permanentemente a la visión. El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo. Los fisioterapia, tratamientos —, que incluyen gotas para los ojos, tratamientos con láser y cirugías —, pueden ralentizar la pérdida de visión y salvarla.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el glaucoma?

de la cabeza del radio. La fisioterapia ayuda a reducir el dolor y la inflamación, y mejora la movilidad del brazo. También se pueden utilizar técnicas de fisioterapia para ayudar a prevenir la formación de un callo óseo excesivo.
¿Qué es el glaucoma?

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es un término general utilizado para describir un grupo de trastornos oculares que dañan el nervio óptico. Es la forma más común de daño al nervio óptico que conduce a la pérdida de visión. En la mayoría de los casos, el líquido se acumula en la parte frontal del ojo. Este líquido adicional ejerce presión sobre el ojo, dañando gradualmente el nervio óptico. Esta presión se conoce como presión intraocular (PIO), o presión ocular.

Algunas personas tienen una presión ocular normal y aun así padecen glaucoma. El glaucoma no tratado o mal controlado puede provocar una pérdida de visión permanente e irreversible y ceguera.

¿Qué es el nervio óptico?

El nervio óptico desempeña un papel crucial en la visión . Envía señales desde la retina (tejido neural situado en la parte posterior del ojo, como la película de una cámara antigua) al cerebro. El cerebro se basa en estas señales para crear imágenes.

¿Qué tan común es el glaucoma?

El glaucoma es un problema ocular común relacionado con la edad que afecta a unos tres millones de . A nivel mundial, es la segunda causa de ceguera después de las cataratas .

¿Quién puede padecer glaucoma?

El glaucoma puede afectar a personas de todas las razas y sexos, pero el riesgo aumenta con la edad. Los afroamericanos y los latinos son mucho más propensos a padecer glaucoma que otras razas, y tienden a desarrollar la enfermedad a una edad más temprana. Las poblaciones asiáticas e inuit también son más propensas a una forma específica de glaucoma conocida como glaucoma de ángulo cerrado.

Las personas con diabetes tienen el doble de probabilidades de padecer glaucoma. Otros factores de riesgo son

  • Antecedentes familiares de glaucoma.
  • Hipermetropía (para el glaucoma de ángulo cerrado).
  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Uso prolongado de corticoides .
  • Miopía o hipermetropía (para el glaucoma de ángulo abierto).
  • lesión ocular o cirugía previa.

¿Cuáles son los tipos de glaucoma?

Existen varios tipos de glaucoma, entre ellos:

  • De ángulo abierto: Este tipo es el más común y afecta hasta al 90% de los que tienen glaucoma. Se produce cuando se acumulan pequeños depósitos en los canales de drenaje del ojo, obstruyéndolos lentamente. Los canales parecen estar abiertos y funcionar normalmente. Pero con el paso de los meses o años, los depósitos hacen que se acumule líquido y ejerzan presión sobre el nervio óptico. La enfermedad puede pasar desapercibida durante años porque la mayoría de las personas no presentan síntomas.
  • De ángulo cerrado: También llamado glaucoma de ángulo cerrado o de ángulo estrecho, este tipo poco frecuente suele aparecer de forma repentina (aguda). Se produce cuando el ángulo entre el iris (la parte coloreada del ojo que controla la exposición a la luz) y la córnea (parte exterior clara del ojo) es demasiado estrecho. Como resultado, los canales de drenaje se bloquean, impidiendo que el líquido acuoso salga del ojo y provocando una elevación aguda de la presión ocular. Los síntomas, que incluyen dolor de ojos y dolores de cabeza , pueden ser graves y requieren atención médica inmediata.
  • Tensión normal: Hasta una de cada tres personas sufre daños en el nervio óptico incluso cuando la presión ocular es normal o no muy elevada. Los expertos no están seguros de la causa del glaucoma de tensión normal, que también se denomina glaucoma de presión normal o de baja tensión. Este tipo es más frecuente entre los asiáticos y los de origen asiático.
  • Congénito: Algunos bebés nacen con canales de drenaje que no se forman correctamente en el útero. Es posible que el médico observe los síntomas de glaucoma del bebé al nacer. O bien, los signos pueden hacerse notar durante la infancia. Esta enfermedad también se conoce como glaucoma infantil o pediátrico.

¿El glaucoma afecta a ambos ojos?

La mayoría de las personas desarrollan el glaucoma en ambos ojos, aunque inicialmente la enfermedad puede ser peor en un ojo. En el caso del glaucoma de ángulo abierto, un ojo puede presentar daños moderados o graves, mientras que el otro ojo puede estar ligeramente afectado. Con el tiempo, la enfermedad daña ambos ojos.

Las personas con glaucoma de ángulo cerrado en un ojo tienen entre un 40% y un 80% de posibilidades de desarrollar el mismo tipo de glaucoma en el otro ojo en un plazo de cinco a diez años.

¿Qué causa el glaucoma?

¿Qué causa el glaucoma?

El glaucoma puede aparecer sin ninguna causa, pero se ve afectado por muchos factores. El más importante es la presión ocular intraocular. Los ojos producen un líquido llamado humor acuoso que los nutre. Este líquido fluye a través de la pupila hacia la parte delantera del ojo. En un ojo sano, el líquido sale por un canal de drenaje situado entre el iris y la córnea .

Con el glaucoma, los canales de drenaje se obstruyen con depósitos microscópicos. El líquido no tiene dónde ir, por lo que se acumula en el ojo. Este exceso de líquido ejerce presión sobre el ojo. Con el tiempo, esta elevada presión ocular puede dañar el nervio óptico y provocar un glaucoma.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

Los signos del glaucoma de ángulo abierto suelen aparecer de forma sutil y gradual. Esto hace que sea fácil pasarlos por alto. Muchas personas con glaucoma de ángulo abierto no presentan síntomas perceptibles al principio, lo que hace que sea increíblemente importante someterse a exámenes oculares rutinarios para detectar esta enfermedad en sus primeras fases. Dado que el daño del glaucoma es irreversible, la detección y el tratamiento tempranos son cruciales para evitar la ceguera.

El glaucoma de ángulo cerrado presenta síntomas más graves que suelen aparecer de forma repentina.

Con cualquier tipo, puede experimentar

  • Dolor o presión ocular.
  • Dolores de cabeza.
  • Halos de colores del arco iris alrededor de las luces.
  • Visión baja , visión borrosa, visión estrecha (visión de túnel) o puntos ciegos.
  • Náuseas y vómitos .
  • Ojos rojos.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

Es posible tener glaucoma y no saberlo. Los exámenes oftalmológicos regulares son importantes para detectar el glaucoma u otros problemas oculares. Los exámenes oculares pueden evaluar la salud óptica y la pérdida de visión.

Para detectar el glaucoma , su oftalmólogo puede realizar una o varias de estas pruebas indoloras:

  • Examen ocular con dilatación para ampliar las pupilas y ver el nervio óptico en la parte posterior de los ojos.
  • Gonioscopia para examinar el ángulo donde se unen el iris y la córnea.
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT) para buscar cambios en el nervio óptico que puedan indicar un glaucoma.
  • Prueba de presión ocular (tonometría) para medir la presión ocular.
  • Paquimetría para medir el grosor de la córnea.
  • Examen con lámpara de hendidura para examinar el interior del ojo con un microscopio especial llamado lámpara de hendidura.
  • Examen de agudeza visual (tablas de ojos) para comprobar la pérdida de visión.
  • Prueba de campo visual (perimetría) para comprobar si hay cambios en la visión periférica (su capacidad para ver cosas a los lados).
¿Cómo se gestiona o se trata el glaucoma?

¿Cómo se gestiona o se trata el glaucoma?

El glaucoma no tratado puede acelerar el desarrollo de la pérdida de visión permanente o la ceguera. Los tratamientos pueden ralentizar la pérdida de visión adicional, pero no pueden restaurar la visión perdida. Es importante que acuda a su oftalmólogo de inmediato si tiene dolor de ojos, fuertes dolores de cabeza o problemas de visión.

Los tratamientos del glaucoma incluyen:

  • Colirios/Medicación:Los colirios recetados disminuyen los líquidos y aumentan el drenaje para aliviar la presión ocular. Hay muchos tipos de medicamentos en forma de gotas para los ojos que pueden utilizarse para esta enfermedad. Dado que el glaucoma es una enfermedad de por vida, es posible que tenga que utilizar gotas diarias de por vida.
  • Tratamiento con láser:Su oftalmólogo utiliza un láser (un fuerte haz de luz) para ayudar a mejorar el drenaje del líquido del ojo. Aunque el láser puede complementar el uso de gotas para los ojos, no puede sustituirlo por completo. Los resultados de los tratamientos con láser varían, pero pueden durar hasta cinco años. Algunos tratamientos con láser también pueden repetirse.
  • Cirugía:La cirugía es otra forma de ayudar a reducir la presión ocular. Es más invasiva, pero también puede lograr un mejor control de la presión ocular más rápidamente que las gotas o el láser. La cirugía puede ayudar a ralentizar la pérdida de visión, pero no puede restaurar la visión perdida ni curar el glaucoma. Hay muchos tipos de cirugías para el glaucoma, y dependiendo del tipo específico y de la gravedad, su oftalmólogo puede elegir una en lugar de otra.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el glaucoma?

  • de brazo
  • El objetivo del tratamiento de fisioterapia para una fractura segmentaria de brazo es ayudar a que el hueso se cure en la posición correcta y reducir el dolor y la inflamación.
  • Se realizarán movimientos pasivos para evitar que el hueso se salga de su sitio y se formen callosidad alrededor de la fractura.
  • Se aplicarán compresas frías y calientes para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Se realizarán ejercicios de movilidad para ayudar a que el hueso se cure en la posición correcta.
  • Se realizarán ejercicios de fortalecimiento para ayudar a que el brazo recupere su fuerza.

¿Cuáles son las complicaciones del glaucoma?

Se calcula que una de cada 10 personas con glaucoma desarrolla algún grado de discapacidad visual. La ceguera es más rara y afecta al 5% de las personas con glaucoma.

¿Cómo puedo prevenir el glaucoma?

La detección precoz del glaucoma mediante exámenes oftalmológicos rutinarios es la mejor manera de proteger la salud ocular y prevenir la pérdida de visión. Las pruebas de glaucoma deben realizarse cada

  • 1 a 2 años después de los 35 años para las personas con alto riesgo.
  • De 2 a 4 años antes de los 40 años.
  • De 1 a 3 años entre los 40 y los 54 años.
  • De 1 a 2 años entre los 55 y los 64 años.
  • De 6 a 12 meses después de los 65 años.

¿Qué puedo esperar si tengo glaucoma?

La ceguera es una complicación poco frecuente para las personas con glaucoma si se detecta a tiempo. Sin embargo, el glaucoma es una enfermedad crónica y progresiva que suele causar cierto grado de pérdida de visión con el tiempo. Cuanto antes se detecte el glaucoma y se inicie el tratamiento, mayores serán las probabilidades de salvar la visión. Los tratamientos pueden ralentizar la progresión de la enfermedad y la pérdida de visión. Si tiene un alto riesgo de padecer glaucoma, es imprescindible que se someta a exámenes oculares periódicos.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Debe llamar a su especialista médico si experimenta

  • Visión borrosa o baja.
  • Halos, moscas volantes o destellos .
  • Dolor de ojos o de cabeza intenso y repentino.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Pérdida de visión.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

Puede preguntar a su especialista médico:

  • ¿Por qué tengo glaucoma?
  • ¿Qué tipo de glaucoma tengo?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para el tipo de glaucoma que tengo?
  • ¿Existen riesgos o efectos secundarios del tratamiento?
  • ¿Qué cambios en el estilo de vida puedo hacer para proteger mi visión?
  • ¿Debo estar atento a los signos de complicaciones?

El resumen de Infitema

Aunque el glaucoma no tiene cura, los tratamientos pueden mantener la presión ocular bajo control y evitar la pérdida de visión. Los exámenes oculares pueden detectar la enfermedad a tiempo y salvar la vista. Si tiene un alto riesgo de padecer glaucoma, pregunte a su oftalmólogo con qué frecuencia debe hacerse las revisiones. Si tiene glaucoma, es importante que utilice diariamente las gotas para los ojos que le hayan recetado. También puede preguntar a su oftalmólogo sobre los tratamientos con láser y las opciones de cirugía. Con los cuidados adecuados, puede evitar que el glaucoma empeore y cause una pérdida de visión irreversible o ceguera.