/images/i/patologias/hematoma-epidural/hematoma-epidural-edh-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Hematoma epidural (EDH): Síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

Un hematoma epidural es una acumulación de sangre que se forma entre el cráneo y la duramadre, la membrana protectora más externa que cubre el cerebro. La causa suele ser una arteria que se desgarra por una fractura de cráneo. Los síntomas son dolor de cabeza intenso y pérdida de conciencia. Puede ser una afección potencialmente mortal que requiere una intervención quirúrgica de urgencia.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el hematoma epidural?

La fisioterapia puede ayudar al Lipedema de varias maneras. Puede proporcionar ejercicios específicos para mejorar la circulación y reducir el edema. También puede enseñar técnicas de estiramiento para evitar que las áreas afectadas se hinchen. La fisioterapia también puede proporcionar tratamientos como la drenaje linfático manual (DLM) para ayudar a reducir el edema.

Visión general

El hematoma epidural es la sangre que se acumula entre el cráneo y la duramadre.
¿Qué es un hematoma epidural?

¿Qué es un hematoma epidural?

Un hematoma epidural es una acumulación de sangre entre el cráneo y la duramadre, la gruesa membrana que cubre el cerebro.

El cerebro tiene tres capas o cubiertas de membrana (llamadas meninges) que se encuentran entre el cráneo óseo y el tejido cerebral. El objetivo de las meninges es cubrir y proteger el cerebro y la médula espinal. La duramadre es la capa más externa de las meninges.

Si tiene un hematoma epidural, es probable que se haya producido un desgarro en un vaso sanguíneo, normalmente una arteria pero a veces una vena, y que la sangre se filtre a la duramadre. La sangre que se filtra forma una bolsa que sobresale y ejerce presión sobre el cerebro. Esta presión puede causar más lesiones cerebrales.

Si la hemorragia se produce dentro de la columna vertebral, se denomina EDH espinal.

Otros nombres para el HDE son hematoma extradural, hemorragia epidural o hematoma intracraneal . En términos más generales, también es un tipo de lesión cerebral traumática (TBI).

¿Es grave un hematoma epidural (HDE)?

Un hematoma epidural (HDE) puede ser una afección potencialmente mortal. Suele requerir tratamiento inmediato o puede causar daños cerebrales o posiblemente la muerte si no se trata. Un hematoma epidural puede provocar la muerte en hasta un 15% de los casos.

¿Quién corre el riesgo de sufrir un hematoma epidural (HDE)?

Aunque cualquier persona que sufra un traumatismo craneal puede desarrollar un hematoma epidural (HDE), es más frecuente verlo en personas jóvenes y, concretamente, más a menudo en quienes han sufrido una fractura de cráneo. Los traumatismos craneoencefálicos típicos se producen durante actividades deportivas (snowboard, monopatín, bicicleta) y en accidentes de coche o moto. Los TCE son cuatro veces más probables en los hombres que en las mujeres. Rara vez se producen antes de los dos años de edad o después de los 60.

¿Qué frecuencia tienen los hematomas epidurales?

Los hematomas epidurales (HDE) se producen hasta en un 10% de las personas con lesiones en la cabeza. Alrededor del 75% de los HDE en adultos se producen en la zona temporal del cerebro (lado de la cabeza sobre la oreja).

¿Cuáles son los síntomas de un hematoma epidural (HDE)?

Cuando una persona tiene un hematoma epidural (HDE), experimenta una breve pérdida de conciencia tras el traumatismo craneal. A esto le sigue un periodo de alerta que puede durar varias horas antes de la pérdida de conciencia y el declive de la función cerebral. En algunas personas, la pérdida de conciencia conduce al coma. Tenga en cuenta que la mayoría de las personas con HDE, aunque no todas, siguen este patrón de síntomas.

Otros signos y síntomas de una HDE, que se producen entre minutos y horas después del traumatismo craneal, son

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Náuseas y vómitos.
  • Una pupila agrandada en un ojo (el área central negra del ojo es grande).
  • Confusión.
  • Dificultad para hablar.
  • Vértigo.
  • Debilidad en un lado del cuerpo.

Si no se trata y la hemorragia continúa, la presión cerebral aumenta y los síntomas pueden empeorar. Los posibles síntomas en este punto incluyen:

  • Convulsiones.
  • Problemas respiratorios.
  • Pérdida de la función cerebral.
  • Coma.
  • La muerte.
¿Qué causa el hematoma epidural (HDE)?

¿Qué causa el hematoma epidural (HDE)?

Un hematoma epidural (HDE) suele estar causado por un traumatismo craneal. En el 75% de los casos se produce una fractura de cráneo. Una fractura de cráneo que desgarra la arteria meníngea media es la fuente más común de hemorragia. Ocasionalmente, una HDE puede formarse debido a una hemorragia de una vena.

También se puede desarrollar una HDE por causas no traumáticas. Estas causas incluyen:

  • Infección/absceso.
  • Coagulopatía (su sangre no coagula como debería normalmente).
  • Tumores hemorrágicos (tumores que provocan hemorragias).
  • Malformaciones vasculares (los ejemplos incluyen (744)malformaciones arteriovenosas y malformaciones cavernosas).

Los hematomas epidurales espinales suelen ser hemorragias espontáneas de las venas causadas por coagulopatías o por un adelgazamiento excesivo de la sangre debido a los medicamentos anticoagulantes. Otras causas son:

  • Fractura de los huesos de las vértebras.
  • Punción lumbar , anestesia epidural.
  • Malformaciones arteriovenosas espinales u otras anomalías vasculares.
  • Tumores espinales .
  • Embarazo.

Diagnóstico y pruebas

La gammagrafía confirma el hematoma epidural, ya que la sangre se acumula y empuja el tejido cerebral fuera del cráneo.

¿Cómo se diagnostica un hematoma epidural?

Un hematoma epidural se diagnostica mediante tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) de la cabeza o la columna vertebral. En la cabeza, un hematoma aparece como una masa densa que aleja el cerebro del cráneo.

Puede solicitarse una angiografía si se sospecha una causa no traumática, como una malformación arteriovenosa.

Es posible que se realicen análisis de sangre para buscar factores que puedan aumentar el riesgo de hemorragia y comprobar si existen problemas médicos que indiquen que su sangre tiene problemas de coagulación.

¿Cuáles son los tratamientos para el hematoma epidural (HDE)?

¿Cuáles son los tratamientos para el hematoma epidural (HDE)?

El hematoma epidural (HDE) suele ser una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato. Los signos de que se necesita una intervención quirúrgica son

  • Presencia de un fuerte dolor de cabeza.
  • Disminución de la función cerebral.
  • Hematoma mayor que el tamaño de un guisante en su punto más grueso.

Si no se opera para aliviar la presión en el cerebro, puede producirse una lesión cerebral permanente o la muerte.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el hematoma epidural?

  • La fisioterapia para el lipedema se centra en la reducción del volumen de las piernas afectadas mediante la eliminación de líquidos y grasas.
  • El tratamiento puede incluir drenaje linfático manual, masaje, ejercicio y compresión.
  • La finalidad del tratamiento es reducir el tamaño de las piernas, aliviar el dolor y la inflamación, y mejorar la movilidad.
  • El tratamiento puede requerir varias sesiones para ser efectivo.

Cirugía

La cirugía preferida es la craneotomía y la evacuación del hematoma. Esto significa extraer un trozo del cráneo y eliminar el coágulo de sangre, detener cualquier foco evidente de hemorragia y, a continuación, volver a colocar el hueso del cráneo en su sitio y asegurarlo con pequeños tornillos.

Otro método quirúrgico consiste en perforar uno o varios agujeros en el cráneo para drenar la sangre. El drenaje de la sangre alivia la presión que la acumulación de sangre provoca en el cerebro. El drenaje puede dejarse colocado durante varios días después de la cirugía para permitir que la sangre siga drenando.

Si tiene un hematoma epidural espinal, se puede realizar una laminectomía . Durante una laminectomía, se extrae una pequeña sección de hueso. La extirpación del hueso alivia la presión sobre la médula espinal y las raíces nerviosas causada por el coágulo de sangre.

Sin cirugía/tratamiento conservador

A veces, las pequeñas hemorragias cerebrales que no causan presión en el cerebro y sólo provocan síntomas leves pueden tratarse sin cirugía. Su cuerpo puede absorber una pequeña cantidad de sangre con el tiempo, normalmente unos pocos meses. Si tiene una pequeña hemorragia cerebral, se le vigilará estrechamente con repetidas tomografías de la cabeza para asegurarse de que el hematoma se está curando.

Medicamentos

Después de la operación, su neurólogo o neurocirujano puede recetarle medicamentos para reducir la inflamación y la presión en el cerebro. Entre los medicamentos que pueden recetarse están el manitol, la solución salina hipertónica y el glicerol. También puede recetarse un medicamento anticonvulsivo durante algún tiempo. Las convulsiones son a veces una complicación de los traumatismos craneales.

Terapia de rehabilitación

Si ha sufrido un daño cerebral, su neurólogo le ordenará la terapia necesaria — fisioterapia, terapia ocupacional y/o logopedia.

¿Cuáles son las complicaciones de la cirugía para el hematoma epidural (EDH)?

Las complicaciones de la cirugía incluyen:

  • Infección. La infección incluye una infección de la herida en la incisión o infecciones más profundas incluyendo meningitis u osteomielitis .
  • Hernia cerebral. El aumento de la presión puede comprimir y empujar el tejido cerebral de modo que se desplace de su posición normal. Una hernia cerebral suele provocar la muerte.
  • Hemorragias. Las hemorragias pueden ser superficiales o más profundas y ser un hematoma repetido que requiere una nueva extracción.
  • Convulsiones. Las convulsiones pueden aparecer incluso después de haber tratado un hematoma.
  • Daños en el cerebro o la médula espinal. Pueden producirse daños que se manifiestan por debilidad, entumecimiento y/o parálisis.
  • Coma o muerte.

¿Cómo puedo prevenir un hematoma epidural (EDH)?

Aunque no sea posible prevenir un hematoma como consecuencia de un accidente de tráfico, puedes reducir el riesgo protegiendo tu cabeza cuando sea posible. Lleve siempre un casco cuando conduzca una bicicleta o una motocicleta o cuando practique el monopatín o el snowboard. No te sumerjas en aguas que no estén 100% libres de piedras. Si practica deportes de alto impacto o de contacto, lleve siempre un casco adecuado. Utiliza el equipo de seguridad si trabajas fuera del suelo o en un trabajo con alto riesgo de lesiones en la cabeza. Utilice siempre el cinturón de seguridad.

¿Qué resultado puedo esperar si tengo un hematoma epidural?

El pronóstico del hematoma epidural varía mucho de una persona a otra. Los factores que afectan al resultado son

  • Su nivel de conciencia inmediatamente después del traumatismo craneal y al llegar al hospital.
  • El tiempo transcurrido entre la lesión y el tratamiento.
  • Su respuesta ocular (pupila)/movimiento de los ojos, respuesta verbal (capacidad de hablar, tener sentido), respuesta física (seguir las órdenes de moverse, tener movimientos y reacciones musculares normales).
  • Su edad.

En general, si tiene una PDE típica, su pronóstico es bueno si el hematoma se descubre rápidamente y se elimina y no ha entrado en coma. Los HDE causados por una arteria sangrante se desarrollan rápidamente y pueden descubrirse rápidamente. Los HDE causados por un desgarro en una vena se desarrollan más lentamente, lo que puede retrasar su detección y tratamiento. Cuanto mayor sea el tamaño del hematoma, menores serán las probabilidades de un buen resultado.

¿Cuándo debo recibir asistencia médica de urgencia si yo o un ser querido tenemos un traumatismo craneal?

Todos los golpes en la cabeza deben considerarse un hecho grave. Si usted o un ser querido se golpea la cabeza, hágase revisar en un hospital.

Si usted o alguien que conoce tiene alguno de los siguientes síntomas después de una lesión en la cabeza, llame a emergencias o busque atención médica inmediatamente.

  • Pérdida de conocimiento (el amigo o testigo debe llamar al 911).
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Dificultad para hablar.
  • Confusión.
  • Náuseas o vómitos.
  • Cambio en el estado de alerta/somnolencia.
  • Pupilas dilatadas o que no son del mismo tamaño.
  • Vértigo.
  • Visión doble.
  • Debilidad o entumecimiento en cualquier parte del cuerpo.
  • Convulsiones.

El resumen de InfitemaUn hematoma epidural (HEP) suele desarrollarse bajo una zona fracturada del cráneo. Se trata de una afección muy grave y potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. Su pronóstico es más prometedor si se diagnostica y trata rápidamente. Si el hematoma es grande, la cirugía drena la sangre, elimina el hematoma, detiene la hemorragia y alivia la presión sobre el cerebro. Si el hematoma es pequeño y no tiene síntomas, es posible que no necesite cirugía. En su lugar, se le vigilará estrechamente con escáneres de TC. El mejor consejo para evitar que se produzcan los HDE es llevar un casco protector cuando el trabajo o las actividades de ocio supongan un riesgo de traumatismo craneoencefálico y lesión grave. Además, lleve siempre puesto el cinturón de seguridad en su vehículo.

¿Cuál es la diferencia entre un hematoma epidural (HED) y un hematoma subdural?

Hay varias diferencias, entre ellas:

  • Localización: Un hematoma epidural (HDE) se produce entre el cráneo y la capa más externa de las meninges, la duramadre. Un hematoma subdural se produce en el espacio entre la duramadre y la segunda capa de las meninges, la capa aracnoidea.
  • Facilidad de diagnóstico: Los HDE suelen ser más fáciles de diagnosticar, ya que son repentinos y evidentes y suelen estar asociados a una fractura de cabeza. Las hemorragias subdurales son más difíciles de identificar porque pueden no ser evidentes después del primer o único golpe en la cabeza.
  • Prevalencia: Los hematomas subdurales son más frecuentes que los HDE.
  • Tasa de mortalidad: La tasa de mortalidad es significativamente mayor si se tiene un hematoma subdural.