/images/i/patologias/hemorragia-posparto/hemorragia-posparto-causas-riesgos-diagnostico-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Hemorragia posparto: Causas, riesgos, diagnóstico y tratamiento con fisioterapia

La hemorragia posparto (HPP) es una hemorragia vaginal grave después del parto. Es una afección grave que puede provocar la muerte. Otros signos de hemorragia posparto son mareos, sensación de desmayo y visión borrosa. La HPP puede producirse después del parto o hasta 12 semanas después del mismo. La detección precoz y el tratamiento con fisioterapia rápido pueden conducir a una recuperación completa. Busque ayuda de inmediato si experimenta síntomas de HPP.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la hemorragia posparto?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar la rigidez y la tensión de las cuerdas vocales, lo que a menudo se traduce en una mejor calidad de voz. La terapia también puede ayudar a mejorar la coordinación del movimiento de las cuerdas vocales y los músculos de la garganta, lo que permite que las personas produzcan una variedad de sonidos y hablen con más claridad.
¿Qué es la hemorragia posparto?

¿Qué es la hemorragia posparto?

La hemorragia posparto (HPP) es una hemorragia grave que se produce después del parto. Es una afección grave y peligrosa. La HPP suele producirse en las 24 horas siguientes al parto, pero puede ocurrir hasta 12 semanas después. Cuando la hemorragia se detecta a tiempo y se trata rápidamente, los resultados son más satisfactorios.

Se habla de hemorragia posparto cuando la pérdida total de sangre es superior a 32 onzas de líquido después del parto, independientemente de si se trata de un parto vaginal o de una cesárea, o de una cesárea, o cuando la hemorragia es lo suficientemente grave como para causar síntomas de demasiada pérdida de sangre o un cambio significativo en la frecuencia cardíaca o la presión arterial.

¿Cuáles son los tipos de hemorragia posparto?

Hay dos tipos de HPP. La hemorragia postparto primaria se produce en las primeras 24 horas después del parto. La hemorragia postparto secundaria o tardía se produce entre las 24 horas y las 12 semanas posteriores al parto.

¿Por qué se produce la hemorragia posparto?

Hay varias razones por las que se produce una hemorragia posparto.

La placenta se adhiere a la pared del útero y proporciona alimento y oxígeno al bebé durante el embarazo. Tras el nacimiento del bebé, el útero sigue contrayéndose para expulsar la placenta. Esto se denomina la tercera fase del parto. Las contracciones también ayudan a comprimir los vasos sanguíneos donde la placenta estaba unida a la pared uterina. A veces, estas contracciones no son lo suficientemente fuertes como para detener la hemorragia (lo que se denomina atonía uterina). Esta es la causa de hasta el 80% de las hemorragias posparto.

La hemorragia posparto también puede ocurrir si partes de la placenta se quedan adheridas a la pared uterina o si partes de tus órganos reproductores se dañan durante el parto. El riesgo de sufrir una hemorragia postparto es mayor si tienes un trastorno de la coagulación de la sangre o ciertas enfermedades.

¿A quién afecta?

La hemorragia posparto puede afectar a cualquier persona después del parto. Hay muchos factores de riesgo para la HPP, pero aproximadamente el 40% de las hemorragias se producen en mujeres sin ningún factor de riesgo. La mayoría de las hemorragias posparto se producen justo después de la expulsión de la placenta. La HPP puede ser más probable después de una cesárea.

¿Qué frecuencia tiene la hemorragia postparto?

La hemorragia postparto se produce en aproximadamente el 1% al 10% de los embarazos.

¿Cuál es la gravedad de la hemorragia posparto?

La hemorragia posparto es una afección grave y potencialmente mortal. Con la HPP, puede perder grandes cantidades de sangre muy rápidamente. Provoca una fuerte disminución de la presión arterial, que puede restringir el flujo de sangre al cerebro y a otros órganos. Esto se denomina shock y puede provocar la muerte. La hemorragia posparto es una emergencia médica y debe ser tratada de inmediato.

¿Cuáles son las cuatro causas más comunes de la hemorragia posparto?

¿Cuáles son las cuatro causas más comunes de la hemorragia posparto?

Las causas de la hemorragia posparto se denominan las cuatro T (tono, traumatismo, tejido y trombina).

Las causas más comunes de la HPP son:

  • Atonía uterina : La atonía uterina (o tono uterino) se refiere a un útero blando y débil después del parto. Esto ocurre cuando los músculos uterinos no se contraen lo suficiente para cerrar los vasos sanguíneos de la placenta. Esto provoca una pérdida constante de sangre después del parto.
  • Traumatismo uterino : Los daños en la vagina, el cuello uterino, el útero o el perineo (zona entre los genitales y el ano) provocan hemorragias. El uso de instrumentos como fórceps o ventosas durante el parto puede aumentar el riesgo de traumatismo uterino. A veces, puede formarse un hematoma (acumulación de sangre) en una zona oculta y provocar una hemorragia horas o días después del parto.
  • Retención de tejido de la placenta : Se produce cuando la placenta entera no se separa de la pared uterina. Suele estar causada por problemas de la placenta que afectan a la capacidad de contracción del útero después del parto.
  • Afección de la coagulación de la sangre (trombina) : Si tienes un trastorno de la coagulación o una afección del embarazo como la eclampsia, puede interferir con la capacidad de coagulación de tu cuerpo. Esto puede hacer que incluso una pequeña hemorragia sea incontrolable.

¿Cómo puedo saber si tengo una hemorragia después del parto?

El síntoma más común de la hemorragia posparto es el sangrado persistente y excesivo después del parto.

Otros signos de HPP son

  • Síntomas de una bajada de tensión como mareos , visión borrosa o sensación de desmayo .
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Disminución del recuento de glóbulos rojos .
  • Piel pálida o húmeda.
  • Náuseas o vómitos.
  • Empeoramiento del dolor abdominal o pélvico.

Sea sincera con su personal sanitario sobre cómo se siente después del parto. En algunos casos, la HPP no causa síntomas hasta después de salir del hospital. Póngase en contacto con su especialista médico inmediatamente si siente alguno de los síntomas anteriores en los días o semanas posteriores al parto.

¿Cómo se diagnostica la hemorragia posparto?

Los especialistas de atención médica diagnostican la hemorragia posparto mediante exámenes visuales y físicos, pruebas de laboratorio y una revisión minuciosa de su historia clínica.

Pueden detectar la hemorragia posparto basándose en la cantidad de sangre que has perdido. Medir el volumen de sangre recogida y pesar las compresas o esponjas empapadas de sangre del parto es una forma habitual de aproximar la pérdida de sangre.

Otros métodos para diagnosticar la HPP son

  • Control continuo de su pulso y presión arterial para detectar problemas.
  • Análisis de sangre para medir los glóbulos rojos ((1523)hematocrito ) y los factores de coagulación.
  • Ecografía para obtener una imagen detallada de su útero y otros órganos.
¿Cómo tratan los médicos la hemorragia posparto?

¿Cómo tratan los médicos la hemorragia posparto?

El personal sanitario trata la HPP como una emergencia en la mayoría de los casos. Los objetivos del tratamiento de la hemorragia posparto son detener el origen de la hemorragia lo más rápido posible y reponer el volumen de sangre.

Algunos de los tratamientos utilizados son

  • Masaje uterino para ayudar a los músculos del útero a contraerse.
  • Medicación para estimular las contracciones.
  • Extracción del tejido de la placenta retenido en el útero.
  • Reparación de desgarros vaginales, cervicales y uterinos.
  • Taponar el útero con una gasa estéril o ligar los vasos sanguíneos.
  • Utilizar un catéter o un globo para ayudar a presionar las paredes del útero.
  • Embolización de la arteria uterina.
  • Transfusión de sangre.

En casos raros, o cuando otros métodos fallan, el médico puede realizar una laparotomía o una histerectomía . En la laparotomía, el cirujano hace una incisión en el abdomen para localizar el origen de la hemorragia.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la hemorragia posparto?

  • La fisioterapia puede ayudar a mejorar la fuerza y el control de los músculos de la laringe.
  • También puede ayudar a mejorar la coordinación de los músculos de la respiración y de la deglución.
  • La fisioterapia también puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad que pueden empeorar la parálisis de las cuerdas vocales.
  • La fisioterapia puede enseñar a los pacientes técnicas de respiración y de habla para ayudarles a comunicarse mejor.

¿Qué medicamentos tratan la hemorragia posparto?

Si la causa de la hemorragia es la atonía uterina, es posible que se le administren medicamentos para inducir las contracciones. Los fármacos más utilizados son oxitocina , metilergonovina o prostaglandinas como el carboprost o misoprostol .

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la hemorragia posparto?

La pérdida excesiva de sangre puede provocar varias complicaciones, como un aumento de la frecuencia cardíaca, una respiración rápida y una disminución del flujo sanguíneo. Estos síntomas pueden restringir el flujo sanguíneo al hígado, el cerebro, el corazón o los riñones y provocar un shock. En algunos casos, se observa el síndrome de Sheehan (una afección de la (1691)hipófisis ) tras una hemorragia posparto.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de sufrir una hemorragia posparto?

Las mujeres con problemas en la placenta, como la placenta acreta , la placenta previa, el desprendimiento de placenta y la retención de placenta tienen el mayor riesgo de padecer HPP.

Un útero demasiado distendido también aumenta el riesgo de padecer HPP. Esto ocurre cuando el útero está sobredistendido por:

  • Embarazos múltiples.
  • Tener gemelos , trillizos o más.
  • Dar a luz a un bebé de gran tamaño (9 libras o más).
  • Demasiado líquido amniótico.

Ciertos factores durante el parto pueden aumentar el riesgo de hemorragia:

  • Una cesárea.
  • Le han administrado oxitocina para incluir el parto .
  • Se le administró anestesia general .
  • Le han dado tocolíticos para detener el parto.
  • Trabajo de parto prolongado.
  • Infección durante el parto.
  • Desgarros ((504)laceraciones perineales ) durante el parto vaginal.
  • Ha tenido HPP en partos anteriores.

Otras condiciones de salud que pueden aumentar el riesgo de hemorragia posparto son:

  • Hipertensión arterial o preeclampsia .
  • Infección.
  • Trastornos de la coagulación de la sangre u otras afecciones relacionadas con la sangre.
  • Colestasis intrahepática del embarazo (PCI).
  • Anemia .
  • Obesidad.
  • Edad materna avanzada.
  • Antecedentes de cinco o más partos anteriores.

¿Cómo puedo prevenir las hemorragias durante el parto?

La mejor manera de que los profesionales sanitarios prevengan la hemorragia posparto es identificar a las personas con alto riesgo de hemorragia posparto antes del parto. Esto depende de que usted comparta su historial médico completo y sus síntomas con su especialista médico. También es importante administrar sistemáticamente medicamentos como la oxitocina en el momento del parto para ayudar a la contracción del útero. Garantizar una ingesta adecuada de hierro y niveles de glóbulos rojos durante el embarazo puede minimizar el impacto de la hemorragia posparto en caso de que se produzca.

¿Cómo provoca la muerte la hemorragia posparto?

La hemorragia posparto puede provocar la muerte si no se trata rápidamente. La pérdida excesiva de sangre puede provocar un shock. El shock se produce cuando los órganos no reciben suficiente sangre.

¿Cómo se recupera de una hemorragia posparto?

La recuperación es diferente para cada persona. La recuperación de una hemorragia posparto depende de la gravedad de la pérdida de sangre y de cómo la haya tratado su profesional sanitario. Asegúrese de cuidarse en los días siguientes al parto — comiendo sano, bebiendo mucha agua y descansando todo lo posible. Es posible que su especialista médico le recomiende un suplemento de hierro para ayudarle con la anemia.

El resumen de Infitema

La hemorragia posparto es una afección grave que requiere atención médica lo antes posible. Póngase en contacto con su especialista médico inmediatamente si experimenta una hemorragia grave después del parto. Otros signos de hemorragia posparto son mareos, sensación de desmayo y visión borrosa. La detección precoz y el tratamiento rápido pueden ayudar a prevenir complicaciones. Es importante que hables con tu médico sobre tu historial médico para que pueda determinar si tienes un mayor riesgo de sufrir una hemorragia posparto.