/images/i/patologias/hepatitis-b/hepatitis-b-sintomas-causas-pruebas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Hepatitis B: síntomas, causas, pruebas y tratamiento con fisioterapia

La hepatitis B es una forma grave de hepatitis causada por un virus. Afecta a personas de todas las edades en todo el mundo. El virus de la hepatitis B ataca el hígado. El virus puede provocar una enfermedad grave, daños en el hígado y, en algunos casos, la muerte.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la hepatitis b?

La fisioterapia puede ser muy beneficiosa para las personas con hepatitis B. Puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, mejorar la circulación y aumentar la fuerza muscular. También puede ayudar a mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento, y reducir el estrés y la ansiedad.
¿Qué es la hepatitis B?

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una infección grave del hígado que provoca una inflamación (hinchazón y enrojecimiento) que puede provocar daños en el hígado. La hepatitis B, también llamada VHB y Hep B, puede causar cirrosis (endurecimiento o cicatrización), cáncer de hígado e incluso la muerte.

¿Cuáles son los tipos de hepatitis B?

Existen dos tipos de infección por hepatitis B: aguda y crónica.

Aguda

La infección aguda se produce al principio, cuando uno se infecta por primera vez con la hepatitis B. Muchas personas son capaces de eliminarla de su cuerpo y recuperarse. De hecho, esto ocurre en aproximadamente 4 de cada 5 adultos infectados.

Crónica

Si no puede eliminar la infección en un plazo de seis meses o más, tiene hepatitis B crónica (crónica significa duradera). La hepatitis B crónica es la que provoca la inflamación y las enfermedades graves, y posiblemente mortales, de la cirrosis hepática y el cáncer de hígado. El tratamiento puede ralentizar el progreso de la enfermedad, reducir la posibilidad de cáncer de hígado y aumentar las posibilidades de sobrevivir.

¿Cómo de común es la hepatitis B?

La hepatitis B es bastante común en África y la región del Pacífico occidental. En todo el mundo, hay unos 292 millones de personas infectadas por la hepatitis B crónica. En Europa, la cifra supera los 2 millones de personas.

El número de infecciones había disminuido en Europa, pero la disminución de las vacunas entre los adultos, combinada con el inicio de la crisis de los opioides y el uso de drogas inyectadas, ha hecho que las cifras vuelvan a aumentar. Las mujeres infectadas pueden transmitir la infección a sus bebés. Los niños que se infectan antes de los 5 años tienen más probabilidades de sufrir una infección crónica que los que se infectan más tarde.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

Algunas personas infectadas nunca se sienten mal. Otras, recién infectadas, tienen síntomas que duran varias semanas. Los síntomas pueden ser menores o intensos y pueden incluir

  • Músculos o articulaciones doloridas.
  • Dolor de estómago.
  • Pérdida de apetito.
  • Fiebre leve fiebre .
  • Heces blandas ( (342)diarrea ).
  • Falta de energía.
  • Estreñimiento .
  • Tener la piel o los ojos amarillos ( (898)ictericia ).
  • Estar enfermo del estómago.
  • Orina de color marrón.

Más del 90% de las personas que contraen la hepatitis B en la edad adulta acaban recuperándose de los síntomas.

¿Cómo se contagia la hepatitis B?

Puede infectarse con la hepatitis B a través de la exposición a la sangre, el semen y otros fluidos corporales de una persona infectada. Se puede contraer la infección por:

  • Manteniendo relaciones sexuales sin protección.
  • Compartir o utilizar agujas sucias para el consumo de drogas, tatuajes o piercing.
  • Compartir objetos cotidianos que puedan contener fluidos corporales, como maquinillas de afeitar, cepillos de dientes, joyas para piercings y cortaúñas.
  • Recibir tratamiento médico por parte de alguien que no utiliza instrumentos estériles.
  • Ser mordido por alguien con la infección.
  • Nacer de una mujer embarazada con la infección.

La hepatitis B no se transmite por:

  • Besar en la mejilla o en los labios.
  • Toser o estornudar.
  • Abrazarse, darse la mano o cogerla.
  • Comer alimentos que haya preparado una persona infectada.
  • La lactancia materna.

¿Cuáles son los factores de riesgo de contraer la hepatitis B?

Debido a la forma en que se propaga la hepatitis B, las personas con mayor riesgo de infectarse son:

  • Los niños cuyas madres han sido infectadas por la hepatitis B.
  • Niños que han sido adoptados en países con altas tasas de infección por hepatitis B.
  • Las personas que mantienen relaciones sexuales sin protección y/o han sido diagnosticadas con una infección de transmisión sexual.
  • Personas que viven o trabajan en un entorno institucional, como prisiones o casas de acogida.
  • Especialistas de atención sanitaria y personal de primeros auxilios.
  • Las personas que comparten agujas o jeringuillas.
  • Las personas que conviven con una persona infectada por la hepatitis B crónica.
  • Las personas que se someten a diálisis.

¿Quiénes son los portadores de la hepatitis B?

Los portadores de hepatitis B son personas que tienen el virus de la hepatitis B en la sangre, aunque no se sientan enfermos. Entre el 6% y el 10% de las personas que han sido infectadas por el virus se convierten en portadores y pueden infectar a otros sin saberlo. Hay más de 250 millones de personas en el mundo que son portadoras del VHB, y entre el 10% y el 15% del total se encuentran en la India. Los niños son los que corren mayor riesgo de convertirse en portadores. Aproximadamente 9 de cada 10 bebés infectados al nacer se convierten en portadores del VHB, y cerca de la mitad de los niños que se infectan entre el nacimiento y los 5 años son portadores del virus. Un análisis de sangre puede indicarle si es portador de la hepatitis B.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis B?

Hay tres formas principales de diagnosticar la infección por el VHB. Incluyen:

  • Análisis de sangre:Los análisis del suero sanguíneo (o plasma) muestran cómo está respondiendo el sistema inmunitario de su cuerpo al virus. Un análisis de sangre también puede indicarle si es inmune al VHB.
  • Ecografía abdominal:Una ecografía utiliza ondas sonoras para mostrar el tamaño y la forma de su hígado y lo bien que fluye la sangre a través de él.
  • Biopsia de hígado:Se extrae una pequeña muestra de tejido hepático a través de una pequeña incisión y se envía al laboratorio para su análisis.

El análisis de sangre que se utiliza para diagnosticar la hepatitis B no es una prueba que se realice de forma rutinaria durante una visita médica. A menudo, las personas infectadas se enteran de que tienen hepatitis B cuando van a donar sangre. Las donaciones de sangre se analizan de forma rutinaria para detectar la infección.

El virus puede detectarse entre 30 y 60 días después de la infección. Alrededor del 70% de los adultos con hepatitis B desarrollan síntomas, que suelen aparecer una media de 90 días después de la exposición inicial al virus.

¿Cómo se trata la hepatitis B?

¿Cómo se trata la hepatitis B?

Su profesional sanitario le tratará en función del tipo de hepatitis B que tenga, aguda o crónica.

Infecciones agudas por hepatitis B

Si desarrolla una forma aguda (de corta duración) de la enfermedad, probablemente no necesitará tratamiento médico. En cambio, su médico le sugerirá que descanse mucho, beba muchos líquidos y mantenga una dieta saludable para ayudar a su cuerpo a combatir la infección.

Infecciones crónicas de hepatitis B

Si tiene una hepatitis B crónica, puede ser candidato a una terapia farmacológica. Por lo general, la terapia farmacológica se utiliza sólo si se tiene una enfermedad hepática activa. Hay siete fármacos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Europa para tratar la hepatitis B. Dos son formas inyectables de interferón, mientras que los otros cinco antivirales son comprimidos.

Deberá tomar estos medicamentos todos los días. Ayudan a reducir la capacidad del virus para multiplicarse en el organismo. Esto ayuda a reducir la inflamación y el daño hepático. Deberá ser vigilado regularmente para detectar signos tempranos de daño hepático y cáncer de hígado. Su médico querrá verle una o dos veces al año.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la hepatitis b?

  • El tratamiento de fisioterapia para la hepatitis B se basa en la mejora de la función hepática y en la reducción de la inflamación. La fisioterapia puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo hepático, aumentar la elasticidad de las células hepáticas y a reducir la inflamación. También se puede utilizar para tratar la fatiga y el dolor que pueden estar asociados con la enfermedad.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la hepatitis B?

Las complicaciones a largo plazo de la hepatitis B pueden incluir:

  • Convertirse en portador de la hepatitis B.
  • Infección crónica por hepatitis B.
  • Cirrosis (cicatrización del hígado).
  • Cáncer de hígado.
  • Insuficiencia hepática.
  • La muerte.

¿Existe una cura para la hepatitis B crónica?

En la actualidad, no existe una cura completa para la hepatitis B. Sin embargo, si se controla adecuadamente, las personas que viven con el virus pueden esperar llevar una vida normal. Mantener una dieta saludable y evitar las bebidas alcohólicas y los productos del tabaco son componentes cruciales para controlar la enfermedad.

También debe visitar a un médico familiarizado con la hepatitis B al menos una vez al año—aunque lo mejor sería dos veces al año— para controlar su hígado mediante análisis de sangre e imágenes médicas. Como ocurre con la mayoría de las enfermedades, la detección precoz conduce a un mejor resultado. Si está expuesto al virus, debe recibir una inyección de anticuerpos en las 12 horas siguientes a la exposición.

¿Qué tratamientos existen para la hepatitis B crónica si los medicamentos no funcionan?

Si tiene una hepatitis B avanzada, también podría ser candidato a un trasplante de hígado . Esta vía no siempre da lugar a la curación, ya que el virus continúa en el torrente sanguíneo después del trasplante. Para evitar volver a infectarse después del trasplante, es posible que le receten inmunoglobulina contra la hepatitis B con un agente antivírico.

¿Qué implica un trasplante de hígado?

El trasplante de hígado se considera necesario cuando el hígado está dañado y no puede funcionar o en algunos casos de cáncer de hígado. El hígado es muy importante. Es responsable de muchas funciones relacionadas con el mantenimiento de la salud del organismo y la digestión de los alimentos.

Puede ser candidato a un trasplante si tiene una infección crónica por hepatitis B o algunas de las enfermedades que pueden derivarse de ella, como el cáncer de hígado y la cirrosis. Tendrá que someterse a pruebas y evaluaciones antes de que le aprueben el trasplante. Es probable que se le incluya en una lista de espera mientras se encuentra un órgano adecuado.

Los hígados donados proceden de dos tipos de donantes: vivos y fallecidos. Como el hígado puede regenerarse, es posible utilizar parte de un hígado para el trasplante. Las secciones restantes, tanto en el donante como en el receptor, crecerán hasta convertirse en hígados de tamaño adecuado.

Las personas que se someten a un trasplante de hígado deben tomar medicamentos contra el rechazo durante el resto de su vida. Estos fármacos les hacen más susceptibles a las infecciones. Sin embargo, los trasplantes de hígado han tenido más éxito con el tiempo y siguen mejorando.

¿Se puede prevenir la hepatitis B?

La vacuna contra la hepatitis B es una de las mejores formas de controlar la enfermedad. Es segura, eficaz y está ampliamente disponible. Desde 1982 se han administrado más de mil millones de dosis de la vacuna en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la vacuna tiene una eficacia del 98-100% en la protección contra el virus. Los recién nacidos deben ser vacunados.

La enfermedad también se ha prevenido más ampliamente gracias a:

  • Adopción generalizada en todo el mundo de prácticas seguras de manipulación de la sangre. La OMS afirma que el 97% de la sangre donada en todo el mundo se analiza para detectar el VHB y otras enfermedades.
  • Prácticas de inyección de sangre más seguras, utilizando agujas limpias.
  • Prácticas sexuales seguras.

Puedes ayudar a prevenir las infecciones por hepatitis B

  • Practicando el sexo seguro (utilizando preservativos de látex o poliuretano para cualquier acto sexual).
  • No compartir nunca artículos de cuidado personal como cepillos de dientes o maquinillas de afeitar.
  • Hacerse tatuajes o piercings sólo en establecimientos que empleen prácticas higiénicas seguras.
  • No compartir agujas para consumir drogas.
  • Pedir a su especialista médico que le haga análisis de sangre para determinar si tiene el VHB o si es inmune.

¿Tiene la vacuna contra la hepatitis B algún efecto secundario?

En la mayoría de los casos, la vacuna no tiene efectos secundarios. No se recomienda para los pacientes que son alérgicos a la levadura. En Europa, los Centros para el Control de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos supervisan rutinariamente todas las vacunas aprobadas por el gobierno federal para controlar su calidad.

¿Quién debe vacunarse contra la hepatitis B?

Todos los recién nacidos deben ser vacunados. Además, las personas menores de 18 años que no fueron vacunadas al nacer también deberían vacunarse. Otros grupos que deben asegurarse de vacunarse son los que pertenecen a ciertas categorías de alto riesgo, como:

  • Personas con otras enfermedades crónicas del hígado, enfermedad renal terminal o con VIH/SIDA .
  • Viajeros hacia y desde zonas del mundo que tienen altas tasas de infección por VHB.
  • Personas que se inyectan drogas.
  • Personas que tienen más de una pareja sexual.
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.
  • Adultos con diabetes.
  • Las parejas sexuales de las personas infectadas y las personas que comparten el hogar con individuos infectados.
  • Las personas que están expuestas a la sangre y otros fluidos corporales, incluidos los profesionales de la salud y la seguridad pública, y las personas que trabajan en cárceles y otros lugares que cuidan de personas que no pueden cuidarse a sí mismas.

¿La vacuna contra la hepatitis B dura toda la vida?

Los estudios sugieren que la vacuna sigue siendo eficaz hasta 20 años. Es posible que la vacuna dure toda la vida, pero eso no se ha confirmado. Se ofrece una vacuna de refuerzo contra la hepatitis B si la vacuna inicial pierde eficacia.

¿Cuál es el pronóstico para las personas con hepatitis B?

El pronóstico para las personas con VHB es mejor ahora que nunca. Sin duda, puede llevar una vida plena y ayudarse a sí mismo a mantenerse sano. Debe asegurarse de someterse a revisiones periódicas con un profesional sanitario cualificado para tratar la hepatitis B, posiblemente un hepatólogo.

Asegúrese de estar vacunado contra la hepatitis A. Consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar otros medicamentos o productos de venta libre, incluidos los suplementos y productos naturales. Estos podrían interferir con su medicación o dañar su hígado. Por ejemplo, tomar paracetamol en grandes dosis puede dañar su hígado.

Siga las pautas habituales para llevar una vida sana:

  • Coma alimentos nutritivos, eligiendo entre una variedad de verduras, frutas y proteínas saludables. Se dice que las verduras crucíferas (como la col, el brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas) son especialmente buenas para proteger el hígado.
  • Haga ejercicio con regularidad.
  • No fumes ni bebas. Tanto el tabaco como el alcohol son malos para el hígado.
  • Haz cosas que te ayuden a lidiar con el estrés, como escribir un diario, hablar con otras personas, meditar y hacer yoga.
  • Evita inhalar gases tóxicos.

¿Qué hay que saber sobre el embarazo y la hepatitis B?

Una mujer embarazada que tenga hepatitis B puede transmitir la infección a su bebé en el momento del parto. Esto es así tanto en los partos vaginales como en los partos por cesárea.

Debe pedir a su especialista médico que le haga una prueba de hepatitis B cuando sepa que está embarazada. Sin embargo, aunque es importante que usted y su especialista sanitario sepan si tiene hepatitis B, esta enfermedad no debería afectar a la evolución de su embarazo.

Si el resultado es positivo, el médico puede sugerirle que se ponga en contacto con otro profesional sanitario, un hepatólogo, que esté especializado en el tratamiento de personas infectadas por la hepatitis B. Es posible que tenga una carga viral elevada y que necesite tratamiento durante los últimos 3 meses de su embarazo. La carga viral es el término que designa la cantidad de infección que tiene en su interior.

Puede evitar que su bebé contraiga la infección por hepatitis B asegurándose de que reciba la vacuna contra la hepatitis B en las horas siguientes a su nacimiento junto con la inmunoglobulina contra la hepatitis B. Estas dos vacunas se administran en dos lugares diferentes del bebé. Son las primeras vacunas necesarias.

Dependiendo del tipo de vacuna que se utilice, hay que administrar dos o tres dosis más, normalmente cuando el bebé tiene 1 mes y luego 6 meses, y la última (si hay una tercera) cuando el bebé tiene 1 año. Es fundamental que todos los recién nacidos se vacunen contra la hepatitis B, pero es aún más importante si uno mismo tiene hepatitis B.

¿Se puede contraer más de una forma de hepatitis?

Sí. Se pueden contraer diferentes formas de hepatitis en distintos momentos. Por ejemplo, si ha tenido hepatitis A o hepatitis C , puede seguir contrayendo hepatitis B.

¿Qué debe saber sobre la hepatitis B antes de viajar?

La hepatitis B es bastante común en China y otros países asiáticos, donde hasta 1 de cada 12 personas tiene el virus, aunque muchos no lo saben. Antes de viajar a esos lugares, debes asegurarte de que te has vacunado contra el virus.

Además de vacunarte, puedes tomar estas precauciones adicionales para reducir el riesgo de contraer el virus:

  • Absténgase de consumir drogas ilegales.
  • Utilice siempre preservativos de látex o poliuretano durante las relaciones sexuales.
  • Asegurarse de que se utilizan agujas nuevas y estériles en todos los piercings, tatuajes y sesiones de acupuntura.
  • Evite el contacto directo con la sangre y los fluidos corporales.
  • Conozca el estado del VHB de todas sus parejas sexuales.
  • Pregunte a su médico sobre la posibilidad de vacunarse antes de viajar a un lugar donde la hepatitis B sea frecuente.

El resumen de Infitema

La hepatitis B es una enfermedad del hígado que puede causar graves daños a la salud. Una de las razones por las que es peligrosa es que puede pasar fácilmente desapercibida durante años mientras daña su hígado. Hable con su especialista médico sobre la posibilidad de someterse a una prueba de hepatitis B si tiene alguna razón para creer que no se ha vacunado o si ha tenido un comportamiento de riesgo. Si la prueba es positiva, siga las instrucciones de su especialista médico para que pueda vivir una vida más larga, más sana y más feliz.