/images/i/patologias/hernia-deportiva/hernia-deportiva-sintomas-tratamiento-con-fisioterapia-recuperacion-y-diagnostico.png
< Volver a patologías

Hernia deportiva: Síntomas, tratamiento con fisioterapia, recuperación y diagnóstico

A pesar de su nombre, una hernia deportiva (pubalgia atlética) no es una hernia. Es una lesión en un tendón o músculo de la parte inferior del abdomen o de la ingle que provoca un dolor crónico. Las hernias deportivas suelen estar causadas por una torsión repetitiva y fuerte de la pelvis. Las hernias deportivas se pueden tratar con fisioterapia, medicación y/o cirugía.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con una hernia deportiva?

La fisioterapia ayuda a reducir el dolor y la inflamación, así como a mejorar la fuerza y el rango de movimiento. También puede ayudar a prevenir la formación de cicatrices y a mejorar la circulación. La fisioterapia también puede ayudar a educar al paciente sobre cómo evitar las lesiones en el futuro.
¿Qué es una hernia deportiva (pubalgia atlética)?

¿Qué es una hernia deportiva (pubalgia atlética)?

Una hernia deportiva (también llamada pubalgia atlética, hernia del deportista e ingle de Gilmore) es una lesión (normalmente un desgarro) en los músculos y/o tendones de la parte inferior del abdomen o la ingle que provoca dolor crónico. Las personas que tienen una hernia del deportista también pueden experimentar una irritación de los nervios debido a la lesión, lo que puede contribuir al dolor y la sensibilidad de la zona afectada. El nombre “hernia deportiva” es engañoso porque no existe una hernia real. Los profesionales sanitarios prefieren utilizar el término “pubalgia deportiva.”

Las hernias deportivas se producen con mayor frecuencia en personas que practican deportes que requieren cambios de dirección repentinos o movimientos de torsión severos, pero no es necesario practicar un deporte para sufrir una hernia deportiva.

¿Dónde se producen las hernias deportivas en el cuerpo?

Las hernias deportivas se producen en los tejidos blandos de la parte inferior del abdomen o de la zona de la ingle. Los tejidos blandos específicos que suelen verse afectados son los siguientes

  • Los músculos oblicuos de la parte inferior del abdomen.
  • Los tendones que unen los músculos oblicuos al hueso púbico (parte de la pelvis).
  • Los tendones que unen los músculos del muslo al hueso púbico (parte de la pelvis).

¿Cuál es la diferencia entre una hernia deportiva y una hernia?

A pesar de su nombre, una hernia deportiva no es realmente una hernia. Los profesionales sanitarios prefieren llamar a una hernia deportiva “pubalgia atlética.” Aunque los síntomas de una hernia y de una hernia deportiva son similares, el dolor de una hernia deportiva está causado por un daño en los tejidos blandos, como un desgarro, en la parte inferior del abdomen o en la ingle. Por lo general, se desgarra un músculo o un tendón. El dolor de una hernia se debe a una brecha en el músculo abdominal que hace que el intestino u otro tejido blando sobresalga, creando un bulto bajo la piel.

Una hernia deportiva (pubalgia atlética) puede provocar una hernia, pero en ese caso, la hernia tradicional se considera una lesión independiente de la pubalgia atlética.

¿Qué deportes provocan hernias deportivas?

Los deportes que implican movimientos repetitivos y enérgicos, especialmente la torsión de la pelvis, pueden dañar o causar un desgarro en el tejido blando de la parte inferior del abdomen o la ingle (una hernia deportiva). Los deportes con más probabilidades de causar una hernia deportiva son

  • Hockey sobre hielo.
  • Fútbol.
  • El fútbol.
  • La lucha libre.
  • El rugby.
  • El esquí.
  • El tenis.
  • La carrera de vallas.

¿Qué frecuencia tienen las hernias deportivas?

Aproximadamente el 5% de los atletas adultos sufren hernias deportivas cada año. Las hernias deportivas son más comunes en las personas que practican deportes que implican giros frecuentes y fuertes.

¿A quiénes afectan las hernias deportivas?

Los atletas que practican deportes que implican movimientos bruscos y enérgicos, especialmente la torsión de la pelvis, son los más propensos a sufrir una hernia deportiva. Los hombres son mucho más propensos a padecer una hernia deportiva que las mujeres. Los deportistas de entre 26 y 28 años son los que más desarrollan una hernia deportiva. Es raro que las personas mayores y los niños sufran hernias deportivas. No es necesario ser un atleta para sufrir una lesión en el bajo vientre o en la ingle (hernia deportiva), pero es más frecuente en los atletas.

¿Qué causa una hernia deportiva (pubalgia deportiva)?

¿Qué causa una hernia deportiva (pubalgia deportiva)?

Una hernia deportiva (pubalgia deportiva) se produce cuando las capas profundas de la pared abdominal inferior o los tendones que unen los músculos a la pelvis se debilitan o se desgarran. Las siguientes situaciones pueden causar o contribuir a una hernia deportiva:

  • Movimientos enérgicos y repetitivos de la cadera, como girar, dar patadas, saltar y cortar o rebanar.
  • Ejercicios abdominales y de cadera vigorosos e inseguros.
  • Debilidad de los músculos abdominales y falta de acondicionamiento deportivo adecuado.
  • Un desequilibrio en la fuerza entre los músculos de la cadera y los abdominales.

¿Cuáles son los síntomas de una hernia deportiva?

El principal síntoma de una hernia deportiva es el dolor continuo (crónico) en la parte baja del abdomen y/o en la ingle. Las siguientes descripciones y situaciones del dolor se aplican más específicamente a una hernia deportiva:

  • Experimentas un dolor repentino e intenso en el momento de la lesión.
  • El dolor es continuo (crónico) y se siente sordo o ardiente.
  • Es difícil señalar la zona exacta del bajo vientre y la ingle de la que procede el dolor.
  • El dolor se irradia hacia abajo, hacia el escroto y/o la parte interna del muslo.
  • Sientes dolor cuando haces un esfuerzo, sobre todo cuando corres, te retuerces, das patadas o te sientas.
  • Sientes dolor en la ingle cuando toses o estornudas.
  • Tienes que dejar de practicar tu deporte o reducir considerablemente tu actividad física a causa del dolor.
  • El dolor puede desaparecer después de descansar, pero vuelve a aparecer durante las actividades deportivas.

¿Cómo se diagnostica una hernia deportiva (pubalgia atlética)?

Las hernias deportivas pueden ser difíciles de diagnosticar porque hay muchas afecciones y lesiones que pueden causar dolor en la zona de la ingle, como la osteoartrosis de la articulación de la cadera, el dolor rectal o testicular, o una fractura de la pelvis. Además, puede sentir dolor en la zona de la ingle por lesiones que se originan en otras partes del cuerpo, como la pierna. Esto se conoce como dolor referido. Ocurre porque tiene muchos nervios en la zona de la ingle que se extienden a otras zonas.

Para diagnosticar una hernia deportiva, el médico examinará a fondo sus síntomas y su historial y le hará un examen físico. También es posible que le haga someterse a procedimientos de imagen para confirmar la pubalgia deportiva o descartar otras posibles lesiones.

¿Qué pruebas se utilizan para diagnosticar una hernia deportiva?

Su especialista médico le hará preguntas sobre sus síntomas y antecedentes para ver si podría tener una hernia deportiva. A continuación, le hará un examen físico para evaluar su lesión y su dolor. Probablemente le pedirá que haga una sentadilla y/o que flexione el abdomen contra una resistencia. Si tienes una hernia deportiva, estos ejercicios serán dolorosos.

Dado que la hernia deportiva es una afección muy amplia y que usted podría tener otras afecciones que le causen dolor en la ingle, es posible que su especialista médico le pida que se someta a pruebas de imagen. Estas pueden incluir:

  • RESONANCIA MAGNÉTICA .
  • Radiografía .
  • Ecografía .
  • TAC .
  • Gammagrafía ósea .

Estas pruebas de imagen ayudarán a su especialista médico a determinar si tiene una hernia deportiva (pubalgia atlética) o algo más.

¿Cómo se trata una hernia deportiva (pubalgia atlética)?

¿Cómo se trata una hernia deportiva (pubalgia atlética)?

En general, los objetivos del tratamiento y la rehabilitación de la hernia deportiva son aliviar el dolor, recuperar la amplitud de movimiento, restaurar la fuerza, recuperar la función y volver a practicar deportes y actividades. Los planes de tratamiento para una hernia deportiva dependen de muchos factores, como la gravedad de la lesión, su edad, su salud y el nivel de actividad que desea retomar. Las hernias deportivas pueden tratarse con un tratamiento no quirúrgico o con cirugía. Si tiene una hernia deportiva, lo más probable es que su médico le haga pasar primero por un tratamiento no quirúrgico para ver si eso soluciona su hernia deportiva antes de recurrir a la cirugía.

Los tipos de tratamiento no quirúrgico para las hernias deportivas incluyen:

  • Reposo : Dentro de los primeros siete a diez días después de la lesión inicial que causó la hernia deportiva, el reposo y el hielo pueden ayudar.
  • Fisioterapia : Dos semanas después de la lesión, es posible que su equipo sanitario le haga hacer fisioterapia. Estos ejercicios le ayudarán a mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos abdominales y de la cara interna del muslo.
  • Medicamentos antiinflamatorios : Los medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno y el naproxeno, ayudan a reducir la hinchazón y el dolor. Su especialista médico puede sugerirle que tome este tipo de medicamentos para su tratamiento.
  • Corticosteroides : Comúnmente conocidos como esteroides, los corticosteroides son un tipo de medicamento antiinflamatorio. El médico puede recomendar una inyección de cortisona si los medicamentos antiinflamatorios estándar no funcionan.

Si sigue sintiendo dolor entre dos y seis meses después del tratamiento no quirúrgico, suele ser necesario un tratamiento quirúrgico para solucionar la hernia deportiva. El tipo específico de cirugía depende de los músculos o tendones lesionados y de la gravedad de la lesión. Los tipos generales de tratamiento quirúrgico incluyen:

  • Procedimiento quirúrgico laparoscópico : La cirugía laparoscópica implica pequeños cortes (incisiones) y una herramienta delgada que tiene una cámara diminuta en su extremo. El cirujano puede introducir el instrumento de la cámara en una pequeña incisión para “ver” dentro del cuerpo. El cirujano introducirá otros instrumentos quirúrgicos en otras pequeñas incisiones para realizar la operación. La cirugía laparoscópica es mínimamente invasiva.
  • Procedimiento quirúrgico abierto : La cirugía abierta consiste en cortar la piel y los tejidos para que el cirujano pueda ver la zona que está operando.
  • Rehabilitación quirúrgica : Después de la cirugía, su equipo sanitario desarrollará un plan de fisioterapia y rehabilitación específico para ayudarle a recuperar su fuerza y resistencia.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para una hernia deportiva?

  • La fractura del calcáneo por estrés es una lesión en la que se produce una fractura en el hueso del talón.
  • El tratamiento de fisioterapia para esta lesión consiste en realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla, así como de la zona del pie.
  • También se recomienda realizar masajes en la zona afectada para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Se debe evitar el impacto en la zona afectada durante el periodo de recuperación.

¿Las hernias deportivas se curan solas?

Una hernia deportiva suele requerir un tratamiento formal aparte del reposo, por lo que es poco probable que una hernia deportiva se cure por sí sola. La fisioterapia, los antiinflamatorios y/o los corticosteroides suelen ser necesarios para tratar una hernia deportiva. En algunos casos, es necesario operar. Una lesión inguinal que no sea una hernia deportiva, como una leve distensión muscular, podría curarse por sí sola.

¿Qué tipo de fisioterapia se necesita para una hernia deportiva?

El objetivo general de la fisioterapia para tratar una hernia deportiva es mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos abdominales y de las caderas sin empeorar la lesión ni el dolor. Su equipo médico adaptará su plan de fisioterapia para que sea lo más específico posible para su deporte y su lesión.

Los métodos de fisioterapia más comunes para las hernias deportivas son

  • Ejercicios para el tronco.
  • Estiramientos.
  • Natación.
  • El yoga.
  • Estabilidad postural.
  • Uso de balones medicinales.
  • Uso de bandas de resistencia.

¿Puedo prevenir una hernia deportiva (pubalgia atlética)?

Las hernias deportivas (pubalgia atlética) pueden ser difíciles de prevenir debido a la tensión que se ejerce sobre la pelvis y las caderas en determinados deportes. Su equipo médico puede recomendarle un programa de prevención de hernias deportivas si tiene un alto riesgo de sufrir una lesión en los músculos centrales o en los tendones debido al tipo de deporte que practica. Un programa de prevención de hernias deportivas puede incluir

  • Ejercicios de fortalecimiento abdominal y del núcleo.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos de la cadera.
  • Ejercicios para mejorar la flexibilidad y minimizar la tensión en la zona abdominal inferior, donde suelen producirse las lesiones de los músculos centrales.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de una hernia deportiva?

El tratamiento y la recuperación de una hernia deportiva (pubalgia deportiva) dependen del tipo y la gravedad de la lesión. En general, las personas que tienen una hernia deportiva y se someten a un tratamiento de fisioterapia experimentan una mejora significativa de sus síntomas después de seis a ocho semanas de fisioterapia.

Aproximadamente el 90% de las cirugías, tanto abiertas como laparoscópicas, para solucionar las hernias deportivas (pubalgia deportiva) se consideran exitosas. Con la fisioterapia y la rehabilitación postoperatorias, las personas con una hernia deportiva suelen poder volver por completo a su deporte o actividades entre seis y 12 semanas.

En algunos casos, el tejido afectado puede desgarrarse de nuevo al volver a la actividad deportiva. Si esto ocurre, lo más probable es que haya que repetir la reparación quirúrgica.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Si tiene síntomas de una hernia deportiva (pubalgia atlética), asegúrese de ponerse en contacto con su médico. Las hernias deportivas no suelen curarse por sí solas, por lo que es probable que necesite tratamiento.

Si está en proceso de tratamiento de su hernia deportiva y experimenta síntomas nuevos o que empeoran, asegúrese de ponerse en contacto con su equipo sanitario.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

Puede ser útil hacer las siguientes preguntas a su especialista médico después de que le hayan diagnosticado una hernia deportiva (pubalgia atlética):

  • ¿Qué tipo de hernia deportiva (pubalgia atlética) tengo?
  • ¿Cuál es mi plan de tratamiento?
  • ¿Necesitaré cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo tardaré en recuperarme?
  • ¿Cuándo puedo reanudar el ejercicio y el deporte?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto vuelva a ocurrir?

El resumen de Infitema

Aunque todos experimentamos dolor de vez en cuando, el dolor crónico no es normal. Asegúrese de acudir a su médico si experimenta un dolor continuo en la parte inferior del abdomen o en la ingle. Las hernias deportivas no suelen curarse por sí solas, por lo que es probable que necesite tratamiento para sentirse mejor. Aunque puede ser molesto tener que hacer una pausa en la práctica de su deporte, es importante seguir las instrucciones de su equipo médico para la recuperación de la hernia deportiva y permitir que su cuerpo se cure antes de volver a hacer deporte y ejercicio.