/images/i/patologias/la-depresion-en-la-enfermedad-de-parkinson/parkinson-y-depresion-como-se-relacionan-y-el-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Parkinson y depresión: Cómo se relacionan y el tratamiento con fisioterapia

Hasta el 50% de las personas con la enfermedad de Parkinson experimentan depresión. Estos sentimientos abrumadores y duraderos provienen de cambios químicos en el cerebro. Muchas personas encuentran ayuda a través de medicamentos, psicoterapia y cambios en el estilo de vida. Al tratar sus sentimientos de tristeza o desesperanza, los especialistas de atención médica pueden ayudar también a sus síntomas de Parkinson.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con que la depresión en la enfermedad de parkinson?

La fisioterapia puede ayudar a tratar el shock neurogénico mediante la aplicación de técnicas de terapia física para reducir la inflamación y el dolor, así como para mejorar la circulación y la función del sistema nervioso. También se pueden utilizar técnicas de relajación para ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad asociados con el shock neurogénico.
¿Qué es la depresión?

¿Qué es la depresión?

La depresión es un problema médico. Provoca sentimientos duraderos y abrumadores de tristeza o desesperanza. Una persona con depresión puede tener problemas para

  • Disfrutar de las actividades que antes le gustaban.
  • Cuidar adecuadamente de sí misma.
  • Trabajar.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico que afecta al sistema nervioso (cerebro). Puede causar:

  • Problemas de equilibrio y de marcha.
  • Temblores.
  • Rigidez muscular.
  • Lentitud de movimientos.

¿Cómo se relacionan la depresión y la enfermedad de Parkinson?

Las personas que padecen cualquier enfermedad crónica (de larga duración) pueden sufrir depresión. Estas enfermedades pueden desencadenar fuertes sentimientos sobre los síntomas, los límites físicos y la posibilidad de morir.

Las personas con la enfermedad de Parkinson suelen tener reacciones similares. Pero los vínculos pueden ser aún más profundos, ya que la enfermedad de Parkinson puede causar directamente la depresión. Esto se debe a que el Parkinson afecta a las sustancias químicas del cerebro. Estos cambios pueden provocar trastornos del estado de ánimo como la depresión, la ansiedad y la apatía (falta de motivación o impulso). La depresión también puede intensificar otros síntomas del Parkinson —, por ejemplo, el habla y el movimiento pueden ralentizarse aún más, o los olvidos pueden empeorar.

¿Qué tan común es la depresión por Parkinson?

La depresión es muy común en la enfermedad de Parkinson. Hasta el 50% de las personas con la enfermedad de Parkinson experimentan depresión.

¿Cómo puede causar depresión la enfermedad de Parkinson?

¿Cómo puede causar depresión la enfermedad de Parkinson?

Para muchas personas, los desafíos de la enfermedad de Parkinson son suficientes para causar depresión.

Pero los científicos creen que la depresión en la enfermedad de Parkinson también podría provenir de cambios en ciertas sustancias químicas del cerebro:

  • Dopamina.
  • Norepinefrina.
  • Serotonina.

Esas sustancias químicas ayudan a controlar el

  • El apetito.
  • La energía.
  • El estado de ánimo.
  • La motivación.
  • Por el movimiento.
  • Duerme.
  • La capacidad de pensar.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión en las personas con la enfermedad de Parkinson?

Los síntomas de la depresión varían de una persona a otra. Pueden incluir:

  • Llorar mucho.
  • Estar de mal humor o irritable.
  • Sentirse triste, impotente, desesperado, inútil o culpable.
  • Sentirse cansado casi todo el tiempo y tener menos energía.
  • Tener problemas con el sueño — dormir demasiado, dormir poco o insomnio (problemas para conciliar o mantener el sueño).
  • Poca atención o concentración.
  • Perder el interés por las actividades que antes disfrutaba.
  • Pérdida de interés por comer o cuidarse.
  • Moverse o hablar con demasiada lentitud.
  • Pensar mucho en la muerte o desear morir.

¿Cuándo comienzan los síntomas de la depresión con el Parkinson?

La enfermedad de Parkinson empieza a cambiar el cerebro mucho antes del diagnóstico. Esto significa que algunas personas experimentan depresión durante un tiempo sin conocer la causa. Otras pueden no sentirse deprimidas hasta más tarde en su tratamiento de Parkinson.

También es posible padecer Parkinson y no experimentar nunca una depresión.

¿Cómo se diagnostica la depresión?

No hay ninguna prueba para confirmar la depresión. Si tiene signos de depresión, acuda a su especialista médico. Éste hablará con usted sobre sus síntomas, el tiempo que los ha tenido y hasta qué punto interfieren en su vida.

Su especialista médico también puede revisar sus medicamentos para el Parkinson con usted. Esto le ayudará a asegurarse de que

  • Sus medicamentos no están causando síntomas de depresión.
  • Sus medicamentos están controlando los síntomas de la enfermedad de Parkinson en la medida de lo posible.

¿Cuáles son los desafíos para diagnosticar la depresión en personas con la enfermedad de Parkinson?

Puede ser difícil saber si un síntoma se debe realmente a la depresión o a los efectos físicos de la enfermedad de Parkinson. Por ejemplo, la enfermedad de Parkinson causa debilidad muscular, con síntomas que pueden parecer depresión:

  • Ojos apagados.
  • Expresión plana.
  • Falta de emociones visibles.
  • Lenguaje lento.

El Parkinson también puede causar apatía, que puede parecer depresión, con síntomas como:

  • Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables.
  • Expresión plana.
  • Pérdida de interés por comer o cuidarse.

Del mismo modo, otros síntomas pueden provenir tanto de la enfermedad de Parkinson como de la depresión:

  • Fatiga o menos energía.
  • Baja función sexual.
  • Dificultad para dormir.
  • Pérdida de peso.
  • Pérdida de memoria.
¿Cómo se trata la depresión en las personas con enfermedad de Parkinson?

¿Cómo se trata la depresión en las personas con enfermedad de Parkinson?

La depresión puede empeorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Es importante identificar y tratar la depresión lo antes posible.

Varias estrategias pueden mejorar su estado de ánimo y su movimiento. Son mucho más eficaces cuando se utilizan conjuntamente. Los tratamientos para la depresión cuando se tiene Parkinson incluyen:

  • Medicamentos: Muchos medicamentos pueden ayudar a tratar la depresión . Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) son los más recetados a los enfermos de Parkinson. Su especialista médico puede recomendarle la medicación adecuada para sus necesidades particulares.
  • Terapia psicológica: El asesoramiento, o la terapia conversacional, puede ayudarle a manejar los retos emocionales que conlleva la enfermedad de Parkinson. Por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudarle a desaprender los pensamientos y comportamientos negativos. En su lugar, se le anima a centrarse en las emociones y acciones positivas. La TCC puede ayudarte a entender tu autoestima, a mantener tus relaciones y a resolver problemas. Los grupos de apoyo, en persona o en línea, también pueden proporcionar terapia emocional.

Cada vez hay más pruebas de que hacer ejercicio con regularidad y llevar un estilo de vida saludable también ayuda a disminuir los sentimientos de depresión en la enfermedad de Parkinson. Consulte a su médico sobre los tipos de ejercicio que puede realizar con seguridad sin lesionarse. Lleve una dieta equilibrada, limite el alcohol y no fume.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para que la depresión en la enfermedad de parkinson?

  • El tratamiento de fisioterapia para shock neurogénico se centra en la estabilización y el alivio del dolor.
  • Se utilizan técnicas de masaje y estiramiento para aliviar la tensión muscular y promover la relajación.
  • Se pueden utilizar técnicas de acupuntura para aliviar el dolor y la ansiedad.
  • Se utilizan técnicas de respiración y relajación para ayudar al paciente a controlar la ansiedad y el estrés.
  • Se recomienda que el paciente realice ejercicios de baja intensidad para mejorar la fuerza y la flexibilidad.

¿Puedo prevenir la depresión con la enfermedad de Parkinson?

Es posible que no pueda prevenir la depresión durante todo el curso de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, hay varias estrategias que pueden ayudarle a retrasar o controlar los síntomas de la depresión:

  • Comer de forma equilibrada y saludable.
  • Haga ejercicio varias veces a la semana.
  • Tomar todos los medicamentos tal y como se le han recetado.
  • Participe en actividades para no sentirse solo o aislado.

¿Cómo puedo notar antes los síntomas de la depresión?

Cuanto antes note y comunique los síntomas de la depresión, antes podrán ayudarle los profesionales sanitarios. Considere lo siguiente:

  • Pida a un amigo o familiar que esté atento a cualquier cambio en su estado de ánimo, ya que es posible que usted no lo note.
  • Lleve a un ser querido a sus citas. Pueden contribuir a las conversaciones sobre su estado de ánimo.
  • Pida a un profesional sanitario que le haga una prueba de detección de la depresión al menos una vez al año. Muchos cuestionarios y herramientas pueden identificar la depresión.
  • Hable con sus profesionales sanitarios sobre su estado de ánimo en cada cita. Mencione si su estado de ánimo ha cambiado desde su última cita o si tiene algún síntoma de depresión.

¿Cuál es el pronóstico de la depresión con la enfermedad de Parkinson?

Muchas personas con la enfermedad de Parkinson tienen depresión pero no reciben ayuda para ello. Puede que no se den cuenta de sus síntomas, o que piensen que los síntomas son inevitables con el Parkinson.

Lo que no saben es que los medicamentos, la terapia y los cambios en el estilo de vida pueden ayudar. Muchas personas encuentran cierto alivio a la depresión. Y eso ayuda a reducir sus síntomas de la enfermedad de Parkinson.

¿Cómo puedo hacer frente a la depresión relacionada con la enfermedad de Parkinson?

Además de los tratamientos, hay otras estrategias que pueden mejorar su estado de ánimo y aumentar su autoestima:

  • Pida ayuda. Recuerde que la depresión no es un signo de debilidad. Está causada por cambios químicos en su cerebro.
  • Conéctese con grupos de apoyo a la enfermedad de Parkinson — en persona o en línea.
  • Haga ejercicio varias veces a la semana.
  • Mantenga sus aficiones y actividades.
  • Programe actividades divertidas con antelación para tener cosas que esperar.
  • Identifique pequeñas tareas que pueda realizar cada día, como completar una tarea, hacer ejercicio o llamar a un amigo.
  • Participa en actividades sociales para no sentirte aislado.
  • Probar terapias complementarias, como musicoterapia , técnicas de relajación , masajes, acupuntura y meditación .

¿Cuándo debo hablar con mi especialista médico?

Hable con sus profesionales sanitarios sobre su estado de ánimo en cada cita. Hablar de ello con regularidad le hará abrirse. Además, ayudará a los profesionales sanitarios a detectar los síntomas de la depresión de forma temprana para que puedan prestarle atención.

En caso de emergencia, llame a emergencias.

Una nota de la Clínica Infitema La depresión por la enfermedad de Parkinson no es un signo de debilidad o algo con lo que haya que vivir. Está relacionada con cambios químicos en tu cerebro, y los tratamientos pueden ayudar. Hable con su especialista médico sobre su estado de ánimo, especialmente si se siente deprimido durante semanas. Hay varias estrategias que pueden ayudarte a sentirte mejor. Puede seguir participando en las cosas que le gustan y controlar mejor los síntomas de la enfermedad de Parkinson.