/images/i/patologias/la-diabetes-y-el-tabaquismo-otra-razon-para-dejar-de-fumar/la-diabetes-y-el-tabaquismo-otra-razon-para-dejar-de-fumar.png
< Volver a patologías

La diabetes y el tabaquismo: Otra razón para dejar de fumar

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La estenosis espinal es una condición en la que se produce un estrechamiento del canal raquídeo, lo que puede comprimir los nervios y causar dolor, entumecimiento y debilidad. La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad asociados con esta condición, así como mejorar la fuerza y la coordinación. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a aliviar la presión sobre los nervios y mejorar la movilidad. La fisioterapia también puede ayudar a reducir el riesgo de que la estenosis espinal se agrave y causen más daño a los nervios.

Como si no hubiera suficientes razones para dejar de fumar, romper el hábito es aún más importante si se tiene diabetes o se quiere evitar contraerla.

La diabetes es una enfermedad del páncreas, un órgano situado detrás del estómago. Normalmente, el páncreas libera una sustancia llamada insulina en la sangre. La insulina ayuda al cuerpo a utilizar los azúcares y grasas simples que se descomponen de los alimentos que comemos. Cuando una persona tiene diabetes, el páncreas no fabrica insulina, no fabrica suficiente o la insulina no funciona correctamente. La diabetes es una enfermedad grave y sus complicaciones a largo plazo pueden incluir enfermedades oculares (retinopatía), renales (nefropatía), cardíacas y nerviosas (neuropatía).

¿Cómo afecta el tabaquismo al riesgo de padecer diabetes?

Si fuma y cree que por lo demás goza de buena salud, piénselo de nuevo. Según un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology , fumar entre 16 y 25 cigarrillos al día aumenta el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 hasta tres veces más que el de un no fumador. Cuantos más factores de riesgo tenga una persona, mayores serán las posibilidades de desarrollar diabetes.

Otros factores de riesgo de la diabetes de tipo 2 son

  • Antecedentes familiares de diabetes
  • Ser de raza o etnia afroamericana, hispana o indígena
  • Obesidad (20 por ciento o más por encima de un peso corporal saludable)
  • Estrés físico (incluyendo cirugía o enfermedad)
  • Uso de determinados medicamentos
  • Lesión en el páncreas (incluyendo infección, tumor, cirugía o accidente)
  • Enfermedad autoinmune (el sistema inmunitario de la persona ataca al organismo)
  • Hipertensión (presión arterial alta)
  • Niveles elevados de colesterol o triglicéridos en sangre
  • Edad (el riesgo aumenta con la edad)
  • Alcohol (el riesgo aumenta con los años de consumo excesivo de alcohol)
  • Tener diabetes gestacional durante el embarazo o dar a luz a un bebé que pese 9 libras o más

¿Cómo aumenta el tabaquismo las complicaciones para los diabéticos?

Si bien el tabaquismo puede aumentar las probabilidades de contraer diabetes, también puede dificultar el control de la diabetes para quienes ya la padecen. Fumar puede agravar todas las complicaciones mencionadas de los niveles altos de azúcar en sangre, como las enfermedades oculares, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares (vasos sanguíneos), las enfermedades renales, las lesiones nerviosas, los problemas en los pies y muchas otras.

Otras formas en las que el tabaquismo puede perjudicarle son

  • Cáncer de boca, garganta, pulmón y vejiga
  • Accidente cerebrovascular
  • Ataque al corazón
  • Endurecimiento de las arterias (aterosclerosis)
  • Presión arterial alta
  • Movilidad limitada de las articulaciones
  • Aumento de los niveles de colesterol y otras grasas en la sangre
  • Impotencia
  • Aborto espontáneo
  • Stillbirth

¿Cómo puedo reducir el riesgo de padecer diabetes?

Es posible que una persona con algunos o todos los factores de riesgo no desarrolle nunca diabetes, pero sus posibilidades aumentan a medida que se presentan más factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como la edad, los antecedentes familiares y el origen étnico, no pueden modificarse, pero un cambio en el estilo de vida que incluya una dieta modificada, el aumento de la actividad física y el abandono del tabaco podría ayudar a reducir el riesgo. Pida a su médico que le dé recomendaciones específicas para usted.