/images/i/patologias/lesion-del-ligamento-cruzado-posterior-lcp/lesion-del-ligamento-cruzado-posterior-lcp-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Lesión del ligamento cruzado posterior (LCP): Síntomas y tratamiento con fisioterapia

El ligamento cruzado posterior (LCP) conecta la parte superior de la pierna con la inferior. Aunque el LCP es más fuerte y más grande que el ligamento cruzado anterior (LCA), puede lesionarse. Las personas con una lesión del LCP pueden tener dolor, hinchazón y otros síntomas. Los fisioterapia, tratamientos incluyen opciones tanto quirúrgicas como no quirúrgicas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón del pulgar de autoestopista, así como a mejorar la movilidad del dedo. Pueden utilizarse técnicas de fisioterapia como la terapia manual, la terapia de masaje, la estimulación eléctrica y la terapia de ultrasonido para tratar el pulgar de autoestopista. También se pueden utilizar férulas y vendajes para inmovilizar el pulgar y permitir que se cure.

Visión general

Una rotura del ligamento cruzado posterior (LCP), un ligamento de la rodilla.
¿Qué es una lesión del ligamento cruzado posterior?

¿Qué es una lesión del ligamento cruzado posterior?

El ligamento cruzado posterior (LCP) recorre la parte posterior de la rodilla y conecta el hueso del muslo con la parte superior del hueso de la pierna. Este ligamento mantiene los huesos en su sitio y ayuda a que la rodilla se mueva con suavidad. Cuando el LCP se tuerce o se rompe, se denomina lesión del ligamento cruzado posterior.

¿A quiénes afectan las lesiones del ligamento cruzado posterior?

Las lesiones del ligamento cruzado posterior pueden afectar a cualquier persona, pero son especialmente comunes entre los esquiadores y los atletas que juegan al béisbol, al fútbol americano o al fútbol.

¿Qué frecuencia tienen las lesiones del ligamento cruzado posterior?

Las lesiones del ligamento cruzado posterior son mucho menos frecuentes que las roturas del LCA (ligamento cruzado anterior) . De hecho, las lesiones del LCP representan menos del 20% de todas las lesiones de ligamentos de la rodilla. Lo más habitual es que las roturas del LCP se produzcan junto con otras lesiones de ligamentos. Las roturas aisladas del LCP son aún menos frecuentes.

¿Cómo afecta una lesión del ligamento cruzado posterior a mi cuerpo?

Una lesión del LCP puede causar daños leves, moderados o graves. Los profesionales sanitarios clasifican las lesiones del ligamento cruzado posterior en cuatro categorías diferentes:

  • Grado I.Existe una rotura parcial del ligamento.
  • Grado II.Hay un desgarro parcial y el ligamento se siente suelto.
  • Grado III.El ligamento está completamente roto y la rodilla es inestable.
  • Grado IV.El LCP está lesionado y otro ligamento de la rodilla está dañado.

Las personas con lesiones del ligamento cruzado posterior pueden tener síntomas a corto o largo plazo. Normalmente, los síntomas a largo plazo se producen cuando la lesión se desarrolla lentamente con el tiempo.

¿Se puede caminar con una lesión del LCP?

Depende. En los casos leves, las personas pueden seguir caminando y sus síntomas pueden ser menos perceptibles. Sin embargo, muchas personas tienen dificultades para caminar después de una lesión del LCP —, especialmente si el daño es grave.

¿Duelen los desgarros del LCP?

En general, sí. El dolor es uno de los principales síntomas de un desgarro del LCP. Las molestias pueden ser leves o graves.

¿Qué sucede si un niño se desgarra el LCP?

En la mayoría de los casos, las lesiones del LCP pediátrico pueden tratarse con métodos no quirúrgicos. Sin embargo, si la lesión del LCP de su hijo es grave, pueden explorarse opciones quirúrgicas.

¿Cómo se producen las lesiones del LCP?

Las lesiones del LCP suelen producirse con un traumatismo grave de la rodilla. Usted puede desarrollar un problema con su LCP si

  • Se cae sobre una rodilla doblada.
  • Se golpea con fuerza en la parte delantera de la rodilla (piense en el salpicadero de un accidente de tráfico).
  • Dobla la rodilla demasiado hacia atrás.
  • Se disloca la rodilla.
  • Aterriza incorrectamente después de un salto.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión del ligamento cruzado posterior?

Las personas con lesiones del LCP pueden experimentar una amplia gama de síntomas, entre ellos

  • Dolor que empeora con el tiempo.
  • Hinchazón e inflamación.
  • Una sensación de inestabilidad en la rodilla.
  • Rigidez.
  • Dificultad para caminar.
  • Dificultad para bajar las escaleras.

¿Cómo se diagnostica una lesión del ligamento cruzado posterior?

Su médico le examinará la rodilla, comprobará su amplitud de movimiento y le preguntará por sus síntomas. También puede solicitar pruebas de imagen para determinar el alcance del daño. Estas pruebas pueden incluir:

  • Rayos X.
  • Resonancia magnética (RM) .
  • Un TAC (tomografía computarizada) .
¿Cómo se trata una lesión del ligamento cruzado posterior?

¿Cómo se trata una lesión del ligamento cruzado posterior?

Depende de la gravedad de la lesión del LCP. Los tratamientos comunes del ligamento cruzado posterior incluyen:

  • Muletas. Su especialista médico puede recomendar el uso de muletas para limitar el peso que se pone sobre la rodilla.
  • Rodillera. La colocación de una ortesis en la rodilla puede servir para tratar la inestabilidad —, un síntoma común del LCP.
  • Fisioterapia. Ciertos ejercicios pueden ayudar a fortalecer y estabilizar la rodilla.
  • Cirugía. Si su lesión del LCP es grave, puede ser necesaria la cirugía para una rehabilitación completa. En la mayoría de los casos, se realiza una artroscopia de rodilla para reconstruir el ligamento. Este procedimiento es menos invasivo que los métodos quirúrgicos tradicionales.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El tratamiento de fisioterapia para Pulgar de autoestopista es una terapia física especializada que se utiliza para tratar la rigidez y el dolor en el pulgar.
  • Se puede realizar en una clínica de fisioterapia o en el hogar.
  • El tratamiento suele incluir ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, así como masajes y/o ultrasonido.
  • El tratamiento de fisioterapia puede ayudar a mejorar la movilidad del pulgar y a reducir el dolor.
  • Es importante seguir las instrucciones del fisioterapeuta y practicar los ejercicios de forma regular para obtener los mejores resultados.

¿Existen complicaciones tras la cirugía del LCP?

Aunque las complicaciones son poco frecuentes, existen ciertos riesgos asociados a la artroscopia de rodilla. Estos incluyen:

  • Infección.
  • Sangrado.
  • Coágulos de sangre .
  • Hinchazón.
  • Rigidez de la articulación de la rodilla.

¿Cuánto tiempo tarda en curarse una lesión del LCP?

El tiempo de recuperación puede variar de una persona a otra. Si su lesión es leve, es posible que sólo tarde unos 10 días en curarse. Si se ha sometido a una cirugía para reparar el LCP, la recuperación puede durar entre seis y nueve meses.

¿Cómo puedo controlar los síntomas en casa?

Si se ha lesionado el LCP, hay formas de aliviar las molestias y promover la curación. Las recomendaciones incluyen:

  • Reposo. Evite cualquier actividad que suponga un esfuerzo innecesario para su rodilla.
  • Hielo. Aplique una compresa fría en la rodilla durante 15 minutos, cuatro veces al día.
  • Compresión. Envolver la rodilla con una venda elástica ayuda a reducir la hinchazón.
  • Elevación. Apoya la pierna en una almohada para que esté por encima del nivel del corazón.
  • Analgésicos . Toma antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor y la hinchazón.

¿Cómo puedo prevenir las lesiones del ligamento cruzado posterior?

Puede ser difícil prevenir por completo las lesiones del LCP. Sin embargo, hay varias cosas que puede hacer para reducir el riesgo:

  • Estire antes de realizar actividades físicas para mantener sanas las articulaciones de la rodilla.
  • Utilice técnicas adecuadas al caminar o correr.
  • Manténgase alerta y tenga cuidado al practicar deportes.

¿Qué puedo esperar si tengo una lesión del ligamento cruzado posterior?

Si su lesión del LCP es leve, puede curarse sin complicaciones. Sin embargo, si el ligamento sufrió un daño severo, su rodilla podría debilitarse y ser propensa a volver a lesionarse, a menos que se someta a una cirugía.

Las personas que se someten a una operación del LCP suelen notar una mayor estabilidad y movilidad tras la recuperación. No obstante, tenga en cuenta que es posible que tenga que seguir utilizando una rodillera durante las actividades físicas para proteger la articulación.

¿Cuándo puedo volver al trabajo o a la escuela?

Si tiene un trabajo de oficina sedentario, podrá volver a trabajar con bastante rapidez. Sin embargo, si tiene un trabajo que requiere esfuerzo físico, como levantar objetos, necesitará algunas semanas más para recuperarse. Pregunte a su médico cuándo podrá volver al trabajo o a la escuela después de su lesión del LCP.

¿Cuándo debo acudir a mi médico por una lesión del ligamento cruzado posterior?

Es necesaria una atención médica inmediata después de una lesión grave del LCP. Debe ponerse en contacto con su médico si

  • Tiene dolor o hinchazón.
  • Si siente que su rodilla es inestable.
  • Tiene el pie entumecido.
  • La pierna o el pie cambian de color o se sienten fríos.

Si presenta alguno de estos síntomas, busque atención médica inmediatamente. Su equipo médico puede determinar la causa de su dolor de rodilla y diseñar un plan de tratamiento que se ajuste a sus necesidades.

El resumen de Infitema

Aunque las lesiones del LCP pueden ser dolorosas y debilitantes, pueden tratarse con éxito con los cuidados adecuados. Siguiendo la fisioterapia y escuchando las recomendaciones de su especialista médico puede acelerar su recuperación para que pueda volver a la vida normal.