/images/i/patologias/linfedema/linfedema-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Linfedema: Síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

El linfedema es la hinchazón que se produce cuando algo afecta al sistema linfático. El linfedema suele afectar a los brazos y las piernas, pero también puede afectar a otras zonas del cuerpo. El personal sanitario no puede curar el linfedema, pero puede aliviar sus síntomas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el linfedema?

La fisioterapia puede ayudar al síndrome de Sinding-Larsen-Johansson de varias maneras. En primer lugar, puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones afectadas. También puede ayudar a mejorar la fuerza y la flexibilidad de las articulaciones afectadas, lo que puede ayudar a prevenir futuras lesiones. También puede ayudar a mejorar la coordinación y equilibrio, lo que puede ayudar a prevenir caídas y otros accidentes.

Visión general

El linfedema es la hinchazón que se produce cuando algo afecta al sistema linfático (centro). Parte inferior de la pierna sin linfedema (derecha). Parte inferior de la pierna con linfedema leve/moderado (izquierda).
¿Qué es el linfedema?

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es una hinchazón en varias zonas del cuerpo que se produce cuando algo afecta a su sistema linfático . El sistema linfático recoge el exceso de líquido, proteínas y toxinas de las células y los tejidos y los devuelve al torrente sanguíneo.

Cuando el sistema linfático no funciona bien, el cuerpo acumula líquido y puede empezar a hincharse. La hinchazón suele afectar a los brazos y las piernas, pero también puede afectar a otras zonas del cuerpo. El linfedema también aumenta el riesgo de desarrollar una infección en el lugar donde se padece la enfermedad.

Esto puede ocurrir después de ciertas cirugías o porque tienes ciertas condiciones médicas o genéticas. El linfedema puede aparecer de forma espontánea, es decir, sin motivo conocido.

Los síntomas del linfedema pueden ser leves, causando una hinchazón y molestias menores. Sin embargo, a veces el linfedema puede causar una hinchazón importante que puede ser dolorosa y provocar problemas en la piel, como infecciones y heridas. Los profesionales sanitarios no pueden curar el linfedema, pero tienen tratamientos para reducir la hinchazón y las molestias del linfedema. También hay muchas cosas que puedes hacer para limitar el impacto que el linfedema puede tener en tu calidad de vida.

¿Cómo afecta el linfedema a mi cuerpo?

Si tienes un linfedema, los brazos, las piernas, los pies y otras zonas del cuerpo pueden parecer y sentirse hinchados. El linfedema puede ser doloroso y afectar a su capacidad para realizar las actividades diarias. Muchas personas con linfedema se sienten acomplejadas por la forma en que el linfedema cambia su aspecto.

¿Es el linfedema una enfermedad grave?

Puede serlo. Si tienes un linfedema, puedes correr el riesgo de desarrollar infecciones que se inician en la piel. Estas infecciones pueden ser mortales. En raras ocasiones, el linfedema también puede provocar un linfangiosarcoma, un cáncer de piel muy poco frecuente.

¿Existen diferentes tipos de linfedema?

Sí, hay dos tipos de linfedema — primario y secundario.

¿Qué es el linfedema primario?

El linfedema primario es el resultado de enfermedades hereditarias poco frecuentes que afectan al desarrollo del sistema linfático. El linfedema primario afecta a aproximadamente 1 de cada 100.000 personas en los Europa El linfedema derivado de estas afecciones puede aparecer a estas edades

  • Infancia : Los bebés pueden nacer con la enfermedad de Millroy, una forma hereditaria de linfedema.
  • Pubertad, durante el embarazo o hasta los 35 años : La enfermedad de Meige (linfedema praecox) puede afectar a las personas que atraviesan la pubertad o el embarazo y hasta los 35 años.
  • Después de los 35 años : Un linfedema poco frecuente y de aparición tardía (linfedema tardío) puede provocar un linfedema, con una hinchazón limitada a las piernas.
¿Qué es el linfedema secundario?

El linfedema secundario puede producirse si el sistema linfático resulta dañado por una intervención quirúrgica, un traumatismo o la radioterapia. El linfedema es más frecuente en personas que han recibido tratamiento para el cáncer de mama. Sin embargo, no todas las personas que se someten a un tratamiento del cáncer de mama desarrollan un linfedema.

¿Es el linfedema una forma de cáncer?

No, no es una forma de cáncer.

¿Cuáles son los síntomas del linfedema?

El síntoma más común es la hinchazón. La hinchazón puede desarrollarse lentamente. Es posible que no notes una hinchazón inusual en las primeras fases del linfedema. La hinchazón provocada por el linfedema también puede aparecer repentinamente. Otros síntomas de linfedema que puede notar son

  • No puede ver ni sentir las venas o los tendones de las manos y los pies.
  • Sus brazos o piernas parecen tener un tamaño ligeramente diferente.
  • La sensación de que las articulaciones están inusualmente tensas o inflexibles.
  • La piel parece hinchada o enrojecida.
  • Hinchazón en los brazos o las piernas u otras zonas del cuerpo.
  • Sus brazos, piernas u otras partes del cuerpo se sienten incómodamente pesados o llenos.
  • La ropa o las joyas le quedan más apretadas de lo habitual.
  • Tiene una sensación de ardor o picor.
  • La piel se vuelve notablemente más gruesa.
¿Qué causa el linfedema?

¿Qué causa el linfedema?

Hay varias cosas que pueden causar linfedema, entre ellas:

  • Cirugía del cáncer de mama : A veces, la cirugía del cáncer de mama incluye la extirpación de los ganglios linfáticos de las axilas y el posible daño de los vasos linfáticos cercanos.
  • Cirugía pélvica : La cirugía para extirpar los ganglios linfáticos de la pelvis puede causar linfedema.
  • Radioterapia : La radioterapia puede provocar cicatrices y daños en el sistema linfático, inflamando la piel y ejerciendo presión sobre el sistema de circulación linfática.
  • Traumatismos : Su sistema linfático es una rica red de vasos que se encuentran directamente bajo su piel, así como en profundidad. A veces, un traumatismo en una zona del cuerpo puede dañar los vasos linfáticos bajo la piel, provocando un linfedema.
  • Infección : Una infección puede aumentar el daño del sistema linfático.
  • Tener obesidad : Las personas con obesidad pueden tener un exceso de grasa (tejido adiposo) que ejerce presión sobre los ganglios y vasos linfáticos. Esa presión adicional puede afectar al drenaje linfático.
  • Falta de actividad : Los músculos de las piernas bombean la circulación linfática. Si no eres activo, puedes tener hinchazón en las piernas.
  • Tumores : Los tumores pueden bloquear el drenaje linfático.
  • Afecciones cardíacas : Las personas que tienen problemas cardíacos, en particular la insuficiencia cardíaca congestiva , pueden desarrollar linfedema. Los conductos linfáticos vacían la linfa hacia el corazón. Si su corazón no funciona tan bien como debería, puede notar que está ganando peso o que sus piernas están hinchadas.
  • Problemas con los vasos sanguíneos : Los vasos sanguíneos transportan entre el 80% y el 90% de los líquidos de todo el cuerpo. Cuando algo afecta a sus vasos sanguíneos (sistema vascular), puede desarrollar problemas crónicos de vasos sanguíneos. Los problemas crónicos de los vasos sanguíneos pueden causar linfedema.
  • Enfermedad renal : Los riñones se encargan de eliminar el exceso de líquido y los productos de desecho del cuerpo. Si los riñones no funcionan como deberían, el cuerpo puede tener problemas para eliminar líquidos. El exceso de líquido puede provocar una hinchazón que desemboque en un linfedema.

¿Cómo diagnostican los profesionales sanitarios el linfedema?

Si tiene una hinchazón que puede deberse a un linfedema, su especialista médico puede realizar varias pruebas para determinar si el linfedema está causando la hinchazón. Estas pruebas pueden incluir:

  • Ecografía Doppler : Esta prueba observa el flujo sanguíneo haciendo rebotar ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonidos) en los glóbulos rojos. Puede ayudar a encontrar obstrucciones y descartar otras posibles causas de hinchazón, como los coágulos de sangre.
  • Resonancia magnética (RM) : Esta prueba utiliza un imán, ondas de radio y un ordenador para obtener una serie de imágenes detalladas en 3D (tres dimensiones) del interior del cuerpo. Los profesionales sanitarios pueden utilizar esta prueba para ver si algo, como un tumor, está ejerciendo presión sobre su sistema linfático.
  • Tomografía computarizada (TC) :Esta prueba utiliza rayos X para mostrar imágenes transversales detalladas de las estructuras de su cuerpo. Al igual que la resonancia magnética, los profesionales sanitarios pueden utilizar esta prueba para comprobar si algo está ejerciendo presión sobre su sistema linfático.

¿Existen etapas del linfedema?

Sí, los profesionales sanitarios utilizan el siguiente sistema de estadificación:

  • Estadio 0 : La zona afectada puede sentirse hinchada, tensa y pesada, pero sin signos externos de inflamación.
  • Estadio I : Puede haber una hinchazón ocasional que desaparece al elevar la zona afectada.
  • Estadio II : La zona afectada está casi siempre hinchada y la piel de la zona puede sentirse más firme que la de alrededor.
  • Estadio III : La zona afectada presenta una hinchazón importante con cambios en la piel, como por ejemplo cambios en su color y textura.

¿Cómo se elimina el linfedema?

No hay cura para el linfedema, lo que significa que no puedes deshacerte de él. Hay muchas formas diferentes de tratar el linfedema para que no afecte a tu calidad de vida.

¿Qué son los tratamientos del linfedema?

¿Qué son los tratamientos del linfedema?

Los tratamientos del linfedema varían en función de la causa y el estadio de la enfermedad. Los tratamientos pueden incluir fisioterapia u otro tratamiento para mantener el movimiento del líquido linfático y reducir la hinchazón y el dolor. Su especialista médico también puede recetarle antibióticos para las infecciones o medicamentos para el dolor.

¿Cuáles son los tratamientos físicos para el linfedema?

El tratamiento del linfedema suele incluir una combinación de fisioterapia y prendas o vendajes que desplazan el líquido de las zonas afectadas por el linfedema. Si te sometes a fisioterapia para el linfedema, es muy importante que utilices prendas o vendajes después de la terapia para mantener el efecto del tratamiento. Los tratamientos físicos para el linfedema pueden incluir:

  • Prendas de compresión : Las prendas de compresión pueden ser calcetines, mangas o envoltorios que ejercen presión para trasladar el líquido de los tejidos a la circulación. Esto reduce la hinchazón y el riesgo de complicaciones del linfedema.
  • Fisioterapia :Los fisioterapeutas especializados en linfedema realizan una forma suave de masaje para estimular la circulación. Se trata del drenaje linfático manual (DLM). Los terapeutas pueden enseñarte a realizar este masaje por tu cuenta.
  • Vendaje de compresión multicapa : Después del tratamiento de drenaje linfático manual, su fisioterapeuta puede colocar vendajes de compresión multicapa en las zonas inflamadas de su cuerpo. (Si alguna vez se ha hecho un esguince de tobillo, es posible que se haya puesto un vendaje elástico corto en el tobillo para evitar que se hinche. El vendaje de compresión multicapa actúa de la misma manera en tu linfedema). Los fisioterapeutas colocan los vendajes en capas para ejercer diferentes niveles de presión sobre las zonas inflamadas del cuerpo. Los vendajes ejercen presión sobre los tejidos y devuelven el líquido a la circulación.
  • Dispositivos de compresión : Estas bombas neumáticas de compresión proporcionan una presión de encendido y apagado para mantener el líquido en movimiento a través de los vasos linfáticos y las venas, de modo que no se acumule en los brazos, las piernas y otras partes del cuerpo. Los dispositivos funcionan conectando la bomba a un manguito que envuelve las zonas afectadas. La bomba impulsa un ciclo regular de presión que infla y desinfla la manga. Las bombas de compresión también pueden reducir las complicaciones del linfedema.
  • Elevación : La gravedad desempeña un papel en los síntomas del linfedema. Debe intentar mantener la zona del cuerpo afectada elevada en la medida de lo posible.
  • Ejercicio : El ejercicio físico es importante para estimular el drenaje linfático.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el linfedema?

  • La fisioterapia se centra en el alivio del dolor y la inflamación del tendón afectado.
  • También se tratará de mejorar la fuerza y la flexibilidad del tendón y el músculo adyacente.
  • El objetivo es facilitar el movimiento normal y la función del tendón y, en última instancia, permitir que el niño vuelva a practicar deportes.
  • La fisioterapia puede incluir:
  • Ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento
  • Terapia con calor o frío
  • Masaje
  • Electroterapia
  • Acupuntura
¿Existen tratamientos quirúrgicos para el linfedema?

¿Existen tratamientos quirúrgicos para el linfedema?

Los profesionales sanitarios pueden recomendar la cirugía si los tratamientos no quirúrgicos no han aliviado sus síntomas. Se realiza en centros especializados en este tratamiento. La cirugía para el linfedema suele realizarse sólo si el linfedema es grave. Tampoco es una cura completa. No todo el mundo puede operarse. Si tiene linfedema, pregunte a su especialista médico si la cirugía tiene sentido para usted. Los tratamientos quirúrgicos pueden incluir:

  • Procedimiento de derivación linfática : Esta cirugía consiste en conectar y redirigir los vasos linfáticos y las venas para que eviten las obstrucciones y permitan que la linfa drene hacia el sistema venoso de su cuerpo.
  • Transferencia de ganglios linfáticos : Los cirujanos sustituyen los ganglios linfáticos dañados por otros sanos tomados de otras zonas del cuerpo, creando así un nuevo sistema linfático para la zona del cuerpo afectada por el linfedema.
  • Citorreducción : Esta cirugía trata formas muy graves de linfedema. Consiste en la extirpación quirúrgica de toda la piel, la grasa y el tejido de la zona afectada del cuerpo y en la colocación de un injerto de piel sobre esta zona.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de desarrollar un linfedema?

No puedes reducir todos los riesgos de linfedema, pero hay cosas que puedes hacer para reducir y posiblemente prevenir la hinchazón. Si se somete a una operación de cáncer de mama o a otro tratamiento, pregunte a su cirujano y a otros profesionales sanitarios sobre los ejercicios que pueden reducir la hinchazón. Otras medidas son:

  • Monitorización de su cuerpo : Pregunte a su especialista médico sobre la posibilidad de medir la zona afectada de su cuerpo para hacer un seguimiento de los pequeños cambios que pueden ser signos de linfedema y que ocurren antes de que usted note cualquier hinchazón. La detección temprana de los cambios puede ayudarte a iniciar el tratamiento de inmediato.
  • Elevar las zonas afectadas : Siempre que pueda, mantenga el brazo o la pierna afectados elevados por encima del corazón.
  • Manténgase en movimiento : Mientras se recupera, busque formas de moverse lentamente para mantener los fluidos en movimiento.
  • Evita las temperaturas extremas : El calor extremo puede aumentar el riesgo de linfedema.

Recomendaciones adicionales

Puede ser difícil ponerse cómodo cuando el brazo o la pierna están hinchados. Estas sugerencias pueden ser útiles:

  • No te aprietes : Lleva ropa holgada que no te apriete las piernas y los brazos. Evita los calcetines, mallas y medias ajustados y lleva un calzado cómodo y cerrado. Es posible que no pueda llevar joyas o relojes en el brazo afectado, pero si puede, asegúrese de que el reloj o las joyas no le aprieten el brazo.
  • Siéntese correctamente : Cuando esté sentado, mantenga los pies apoyados en el suelo y evite cruzar las piernas para que el líquido de las piernas pueda seguir moviéndose. Intenta hacer descansos cada 30 minutos para levantarte y moverte.
  • Viaja con seguridad : Si tienes un vuelo próximamente, pregunta a tu médico si debes llevar prendas de compresión en el brazo o la pierna afectados.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Póngase en contacto con su médico si nota que el brazo o la pierna afectados están más hinchados o si cree que tiene una infección.

¿Qué puedo esperar si tengo un linfedema?

El linfedema es una enfermedad crónica. El tratamiento y los cambios en el estilo de vida no curan el linfedema, pero son formas eficaces de controlar los síntomas del linfedema.

¿Cómo puedo controlar el linfedema?

Aunque no hay cura para el linfedema, hacer pequeños cambios en la forma de vivir el día a día puede ayudar a reducir la hinchazón y otros síntomas. Entre los pequeños cambios a tener en cuenta se encuentran la protección contra las infecciones, la realización de ejercicio físico y la introducción de pequeños cambios en la dieta.

¿Cómo me protejo de las infecciones?

El linfedema ejerce presión sobre la piel, haciéndola más vulnerable a las infecciones provocadas por heridas como cortes, rasguños y arañazos. Las infecciones pueden crear problemas médicos graves para las personas con linfedema. Puedes ayudar a protegerte practicando una buena higiene y protegiendo tu piel. Las sugerencias incluyen:

  • Lávate las manos : Utiliza jabón y agua tibia para lavarte las manos a lo largo del día y antes de preparar la comida y después de ir al baño o de tocar ropa o sábanas sucias.
  • Protégete la piel : Utiliza guantes para evitar arañazos. Utiliza una maquinilla de afeitar eléctrica cuando te afeites. Utiliza repelente de insectos para evitar las picaduras de bichos que podrían hacer que te rasques. Utiliza protección solar (FPS 30 o superior) cuando salgas al exterior.
  • Trata inmediatamente cualquier herida : Incluso las heridas más pequeñas pueden provocar infecciones. Si tienes cortes o rasguños, lava la lesión con agua y jabón, aplica una pomada antibiótica y ponte un vendaje. Llama a tu médico si observas algún signo de infección, como enrojecimiento, dolor, aumento de la hinchazón o fiebre.

¿Cómo ayuda el ejercicio al linfedema?

El linfedema se produce cuando el líquido se acumula en un punto del cuerpo. El ejercicio es una de las mejores formas de mantener el líquido en movimiento. Habla con tu médico antes de empezar una rutina de ejercicios. Tendrá sugerencias y puede recomendar ejercicios especiales que puede hacer. Otras sugerencias son:

  • Calentamiento y enfriamiento : Sea cual sea tu rutina, empieza con un calentamiento de cinco minutos de estiramientos y termina con un enfriamiento de cinco a diez minutos.
  • Tómatelo con calma : Dale tiempo a tu cuerpo para que se adapte a tu rutina de ejercicios. Empieza con 10 minutos de ejercicio, con el objetivo de hacer entre 20 y 30 minutos de ejercicio cada día.
  • Tómatelo con calma : Evita los ejercicios extenuantes que ejerzan presión sobre el brazo o la pierna afectados.
  • Espere a hacer pesas : Si normalmente levanta pesas o hace ejercicios de fuerza, pregunte a su profesional sanitario cuándo puede retomar el entrenamiento. Es posible que tenga sugerencias sobre los ejercicios que debe evitar o los límites de la cantidad de peso que debe levantar.
  • No se esfuerce : Preste atención a su brazo o pierna afectada y tome un descanso si nota que su brazo o pierna comienza a debilitarse. Haz tu rutina de enfriamiento y luego descansa el brazo o la pierna, elevándolo por encima del corazón.
  • No presione el dolor : Deje de hacer cualquier ejercicio que le duela y póngase en contacto con su especialista. Es posible que quiera revisar el brazo o la pierna afectados.

¿Cómo ayuda cambiar mi dieta?

Los hábitos alimenticios saludables pueden ayudarle a controlar la hinchazón. Su sistema linfático es más eficaz cuando se alimenta de los nutrientes de las frutas, las verduras, los cereales integrales y las proteínas magras. Una alimentación sana también le ayuda a mantener un peso adecuado para usted. Algunas sugerencias son:

  • Pasa (de) la sal : La sal puede hacer que retengas líquidos. Prueba con hierbas frescas y otros condimentos para condimentar tu comida.
  • Bebe agua : Beber ocho vasos de agua de 8 onzas cada día ayuda a eliminar los líquidos.

El resumen de Infitema

El linfedema es una hinchazón en varias zonas del cuerpo que se produce cuando algo afecta al sistema linfático. Es una afección crónica que puede afectar a tu salud, tu ánimo y tu autoestima. El linfedema es una enfermedad dura. Pero puedes tomar medidas para controlar los síntomas y hacer más fácil la vida con el linfedema. Pequeños cambios como llevar una dieta saludable y hacer ejercicio pueden suponer una gran diferencia. Tu médico también puede recomendarte tratamientos para aliviar los síntomas del linfedema. Hazles saber si tienes problemas para vivir con el linfedema. Te darán la ayuda que necesitas o te indicarán la dirección correcta para encontrar esa ayuda.