/images/i/patologias/linfedema-genital/linfedema-genital-causas-sintomas-diagnostico-y-fisioterapia-tratamientos.png
< Volver a patologías

Linfedema genital: Causas, síntomas, diagnóstico y fisioterapia, tratamientos

El linfedema genital es una acumulación de líquido que causa hinchazón en los tejidos blandos de la zona genital (entrepierna). Una obstrucción o una avería del sistema linfático provoca una fuga de linfa (líquido) hacia los tejidos circundantes. El tratamiento con fisioterapia estándar incluye una terapia descongestiva compleja, que utiliza una combinación de drenaje, vendas de compresión, bombas y ejercicio para aliviar la hinchazón.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el linfedema genital?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar las náuseas y vómitos del embarazo de varias maneras. Puede enseñar técnicas de respiración y relajación para ayudar a calmar el estómago. También puede ayudar a aliviar la presión sobre el estómago y los intestinos, lo que puede contribuir a la sensación de náuseas. También puede proporcionar ejercicios para fortalecer los músculos del estómago y mejorar la circulación.
¿Qué es el linfedema genital?

¿Qué es el linfedema genital?

El linfedema genital es una acumulación de líquido que causa hinchazón en los tejidos blandos de la zona genital. El linfedema se debe a una obstrucción o daño del sistema linfático . Esta enfermedad puede afectar tanto a hombres como a mujeres.

¿Qué partes del sistema linfático intervienen en el linfedema genital?

  • Linfa : Líquido transparente o ligeramente amarillento que transporta las células del sistema inmunitario (glóbulos blancos) al torrente sanguíneo. La linfa elimina las bacterias y ciertas proteínas de la sangre. También hace circular la grasa del intestino delgado.
  • Vasos linfáticos : Tubos finos que transportan la linfa por todo el cuerpo y la devuelven al torrente sanguíneo a través de una gran vena cercana al corazón.
  • Ganglios linfáticos : Pequeñas estructuras con forma de judía que almacenan glóbulos blancos y filtran la linfa. Se encuentran a lo largo de todo el sistema linfático, pero en mayor número bajo los brazos y en la pelvis, la ingle, el cuello y el abdomen.

¿Cuáles son los dos tipos de linfedema genital?

  • Primaria : Este tipo es el resultado de un desarrollo anormal del sistema linfático. Los síntomas pueden aparecer al nacer o años después.
  • Secundaria : Este tipo está causado por algo externo al cuerpo de la persona. Las causas incluyen:
    • Tratamiento (cirugía o radiación) de tumores malignos en la región genital, como la próstata, la vejiga, los testículos, el pene, el cuello uterino, los ovarios, la vulva o el recto.
    • Extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos.
    • Infecciones prolongadas de los ganglios y vasos linfáticos por bacterias, virus, hongos o gusanos filiformes llamados filarios.
    • Lesiones.
    • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Las causas menos comunes de linfedema genital secundario incluyen:
    • Enfermedad de Crohn (irritación, hinchazón e inflamación de los intestinos).
    • Sarcoidosis (lesiones en los ganglios linfáticos).
    • Vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos).
    • Rosácea (inflamación crónica de la piel).
    • Linfadenitis (inflamación de los ganglios linfáticos).
¿Qué causa el linfedema genital?

¿Qué causa el linfedema genital?

Cuando el sistema linfático funciona normalmente, hace circular la linfa por todo el cuerpo a través de una serie de vasos y conductos. Después, devuelve la linfa al torrente sanguíneo. Un bloqueo o una avería de este sistema en la zona genital puede provocar una fuga de linfa hacia los tejidos blandos circundantes.

¿Cuáles son los síntomas del linfedema genital?

  • En los hombres hay hinchazón y dolor en el pene, el escroto o ambos. También puede haber linfedema generalizado en los miembros inferiores.
  • En las mujeres hay dolor e hinchazón en la pelvis y los labios. También puede haber linfedema generalizado en las extremidades inferiores.
  • En ambos sexos, puede ocurrir lo siguiente:
    • Problemas para orinar.
    • Infecciones.
    • Engrosamiento o endurecimiento de la piel.
    • Problemas con la función sexual.
    • Disminución general de la calidad de vida debido al dolor al orinar, al movimiento cotidiano y a las relaciones sexuales.

¿Cuáles son las posibles complicaciones del linfedema genital?

  • Los ataques repetidos de celulitis (inflamación del tejido blando conectivo bajo la piel) son comunes y pueden provocar desfiguración y pérdida de elasticidad en la piel.
  • La elefantiasis (una condición en la que la piel se vuelve extremadamente agrandada, engrosada y endurecida) puede desarrollarse en casos avanzados.
  • También puede aparecer la erisipela (una infección bacteriana caracterizada por la fiebre y la inflamación de la piel y el tejido subyacente).

¿Cómo se diagnostica el linfedema genital?

  • Examen físico y discusión de los antecedentes de salud.
  • Linfocintigrafía: Inyección de una pequeña cantidad de sustancia radiactiva que puede ser rastreada a través del sistema linfático con un escáner para ver si sigue una trayectoria normal.
  • Resonancia magnética (RM): Técnica utilizada para obtener imágenes de las estructuras de los tejidos blandos del cuerpo.
¿Cómo se trata el linfedema genital?

¿Cómo se trata el linfedema genital?

El primer enfoque de tratamiento estándar se conoce como “terapia descongestiva compleja.” Este tipo de tratamiento se realiza con los siguientes pasos:

  • Limpieza e higienización completa de la piel.
  • Drenaje linfático manual , un tipo de masaje realizado por un terapeuta de linfedema (no un masajista normal). Consiste en frotar, golpear y acariciar ligeramente la zona inflamada. El objetivo es sacar la linfa de la zona inflamada hacia una zona con vasos linfáticos que funcionen. Se puede enseñar a los pacientes a realizar este tipo de masaje por sí mismos. Sin embargo, el masaje no debe realizarse en casos de piel rota, hematomas, coágulos de sangre o piel recientemente expuesta a la radioterapia.
  • Uso de vendas de compresión especiales y bombas que se inflan y desinflan en un ciclo programado, lo que ayuda a bombear la linfa a través de los vasos y evita la acumulación de líquido.
  • Ejercicios físicos prescritos por un terapeuta de linfedema certificado.

Cirugía

En algunos casos, a pesar de la terapia descongestiva, el linfedema progresa. Si esto sucede, o si se producen brotes repetidos de infecciones o deformidades o desfiguraciones importantes con dolor y disminución de la calidad de vida, la cirugía es la siguiente opción.

El objetivo de la cirugía es reducir el dolor y restaurar la función. La cirugía consiste en eliminar todo el tejido afectado y cubrir la zona con piel sana.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el linfedema genital?

  • La fisioterapia puede ayudar a tratar las náuseas y el vómito del embarazo mediante la aplicación de técnicas de acupuntura, masaje, estiramiento y ejercicio.
  • Se pueden utilizar puntos de acupuntura específicos para tratar las náuseas y el vómito del embarazo, y se puede aplicar una pequeña corriente eléctrica a los puntos de acupuntura para aumentar su efectividad.
  • El masaje puede ayudar a aliviar las náuseas y el vómito del embarazo mediante la aplicación de una presión suave y constante en los músculos del estómago y del cuello.
  • Los estiramientos y los ejercicios pueden ayudar a tratar las náuseas y el vómito del embarazo mediante la mejora de la circulación y la flexibilidad muscular.

¿Qué se puede esperar después del tratamiento del linfedema genital?

Al comienzo de la terapia descongestiva compleja, los pacientes pueden recibir tratamientos diarios durante hasta seis semanas. Después, pueden asumir la responsabilidad de realizar la terapia por sí mismos, con visitas de seguimiento al médico según las recomendaciones.

¿Cómo se puede prevenir el linfedema genital?

Los daños en el sistema linfático no pueden repararse. Sin embargo, un tratamiento adecuado puede ayudar a controlar la hinchazón del linfedema genital y reducir la posibilidad de complicaciones. Las siguientes son pautas generales para mantener el linfedema genital bajo control:

  • Alerte a su médico ante los primeros signos de linfedema genital . Dejarlo sin tratar o esperar demasiado tiempo antes de iniciar el tratamiento puede provocar problemas más graves que no pueden revertirse.
  • Mantenga la piel limpia e hidratada para ayudar a prevenir la infección , ya que la acumulación de líquido facilita el crecimiento de las bacterias.
  • Llame al médico si aparece algún signo de infección . Estos signos incluyen enrojecimiento, dolor, hinchazón, calor, fiebre o vetas rojas bajo la piel.
  • Asegúrese de que los fluidos corporales puedan fluir fácilmente . No cruce las piernas cuando esté sentado. Cambie de posición al menos cada 30 minutos. Evite la ropa ajustada o las vendas elásticas.
  • No exponga los genitales al calor , como el de las duchas calientes o las saunas.
  • Realice ejercicios lentos y cuidadosamente controlados . Un terapeuta de linfedema certificado debe diseñar un plan de ejercicios.
  • Mantenga su peso corporal ideal .