/images/i/patologias/lipedema/lipedema-sintomas-causas-pruebas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Lipedema: Síntomas, causas, pruebas y tratamiento con fisioterapia

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el lipedema?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de una fractura de Jones. También puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza de los huesos y articulaciones afectados. La fisioterapia puede incluir la terapia manual, la terapia de ejercicio, la terapia ocupacional y la terapia de masaje.
¿Qué es el lipedema?

¿Qué es el lipedema?

El lipedema es una enfermedad que hace que se acumule un exceso de grasa en la parte inferior del cuerpo. El lipedema suele afectar a las nalgas, los muslos y las pantorrillas. También puede afectar a la parte superior de los brazos. La enfermedad no afecta a las manos ni a los pies.

A veces se confunde el lipedema con el linfedema , pero se trata de enfermedades diferentes. Sin embargo, el lipedema puede dar lugar a un linfedema.

¿Qué causa el lipedema?

¿Qué causa el lipedema?

Se desconoce la causa exacta del lipedema. Sin embargo, se trata de una enfermedad familiar y puede ser hereditaria. La afección se da casi exclusivamente en personas a las que se les ha asignado un sexo femenino al nacer, y suele empezar o empeorar en el momento de la pubertad, el embarazo o la menopausia. Por ello, es probable que exista una relación con las hormonas. El lipedema no está causado por la obesidad, pero más de la mitad de los pacientes con esta afección tienen sobrepeso/obesidad. Las dietas pueden hacer que se pierda peso en la parte superior del cuerpo sin que cambien las zonas afectadas por el lipedema. Los síntomas del lipedema incluyen:

  • Acumulación de grasa en las nalgas, los muslos, las pantorrillas y, a veces, en la parte superior de los brazos. Los diuréticos, la elevación de las piernas y las medias de apoyo no ayudan a las zonas afectadas. Normalmente no hay hinchazón en los pies ni en las manos, a menos que el paciente tenga una insuficiencia venosa crónica o un linfedema.
  • Dolor.
  • A medida que la enfermedad empeora, el lipedema puede afectar a la capacidad de caminar.
  • Muchos pacientes con lipedema tienen síntomas emocionales, como sentirse avergonzados, ansiosos y deprimidos a medida que la parte inferior de su cuerpo aumenta de tamaño.
  • Con el tiempo, a medida que se acumula más grasa, ésta puede bloquear la vía linfática. Esto provoca una acumulación de líquido llamado linfa. Esta afección se conoce como linfedema secundario o lipo-linfedema.

Cambios en el estilo de vida

Una dieta saludable puede ayudar a ralentizar la progresión del lipedema, sobre todo si se conoce la afección desde el principio. El ejercicio, especialmente la natación, el ciclismo y los paseos, son útiles para la movilidad y para reducir la hinchazón.

Terapia descongestiva y terapia de compresión

Su médico puede sugerirle tratamientos no invasivos, como:

  • Una forma suave de estiramiento/masaje de la piel llamada terapia de drenaje linfático manual
  • Técnicas especiales de envoltura llamadas terapia descongestiva compleja

Terapias invasivas

La liposucción puede utilizarse para reducir el tamaño de los depósitos de grasa, pero no se recomienda la liposucción estándar. La liposucción asistida por chorro húmedo tiene menos probabilidades que la liposucción tumescente total de provocar daños en los vasos linfáticos y se recomienda. Si tiene lipoedema y obesidad, su médico puede recomendarle cirugía bariátrica .