/images/i/patologias/mastitis/mastitis-causas-sintomas-tratamiento-con-fisioterapia-y-prevencion.png
< Volver a patologías

Mastitis: Causas, síntomas, tratamiento con fisioterapia y prevención

La obstrucción de los conductos lácteos puede causar mastitis, una infección mamaria. Las mujeres que amamantan son las más propensas a padecer mastitis, aunque puede afectar a hombres y mujeres que no están amamantando. Es posible que los pechos estén enrojecidos, hinchados y doloridos, y que los síntomas sean similares a los de la gripe. Los antibióticos pueden tratar la infección. Las madres lactantes deben seguir dando el pecho.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la mastitis?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la enfermedad de Huntington. Los ejercicios de fisioterapia pueden mejorar la coordinación y el equilibrio, y también pueden ayudar a fortalecer los músculos. La fisioterapia también puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez muscular. Los fisioterapeutas pueden enseñar a los pacientes ejercicios especiales para mejorar su movilidad y ayudarles a mantenerse activos.
¿Qué es la mastitis?

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una infección que se desarrolla en el tejido mamario. Esta dolorosa afección hace que una de las mamas se hinche, enrojezca y se inflame. En raras ocasiones, afecta a ambas mamas. La mastitis es un tipo de enfermedad mamaria benigna (no cancerosa) .

¿Quién puede padecer mastitis?

La mastitis suele aparecer durante las primeras seis a doce semanas de lactancia . Pero los hombres, así como las mujeres que no están amamantando, también contraen mastitis. Es más probable que tengas mastitis si tienes:

  • Implantes mamarios.
  • Diabetes u otra enfermedad autoinmune.
  • Eczema o una afección cutánea similar.
  • Pinchazos en la piel por depilación o afeitado del vello del pecho.
  • Perforaciones en los pezones.
  • Adicción al tabaco o a la nicotina ((240)fumar).

¿Cuáles son los tipos de mastitis?

Los diferentes tipos de mastitis son:

  • Lactancia: Este tipo de infección afecta a las mujeres en periodo de lactancia. También llamada mastitis puerperal, es la más común.
  • Periductal: Las mujeres menopáusicas y posmenopáusicas y las fumadoras son más propensas a la mastitis periductal. También llamada ectasia del conducto mamario , esta afección se produce cuando los conductos lácteos se engrosan. El pezón de la mama afectada puede volverse hacia dentro (pezón invertido) y producir una secreción lechosa.

¿Aumenta la mastitis el riesgo de padecer cáncer de mama?

La mastitis no aumenta el riesgo de cáncer de mama . Sin embargo, los síntomas de la mastitis son similares a los del cáncer de mama inflamatorio . Este raro tipo de cáncer de mama provoca cambios en la piel del pecho. Los signos pueden incluir hoyuelos y una erupción mamaria que tiene una textura de piel de naranja. Al igual que la mastitis, una o ambas mamas pueden enrojecerse e hincharse. El cáncer de mama inflamatorio no suele causar bultos en las mamas.

El cáncer de mama inflamatorio es un cáncer agresivo . Requiere un diagnóstico y un tratamiento rápidos. Póngase en contacto con su especialista médico de inmediato cada vez que note cambios en las mamas.

¿Es seguro seguir amamantando cuando se tiene mastitis?

Sí, debe seguir amamantando a su bebé. No puede transmitir una infección mamaria a su bebé a través de la leche materna. De hecho, la leche materna tiene propiedades antibacterianas que ayudan a los bebés a combatir las infecciones. Los antibióticos que te recete tu médico para la mastitis también son seguros para tu bebé.

Puede ser incómodo amamantar cuando se tiene mastitis. Pero amamantar ayuda a mover la leche a través de los conductos lácteos, abriéndolos. Cuando amamante a su bebé, empiece por el pecho afectado. Así te asegurarás de que la leche no se quede en los conductos lácteos y permita el crecimiento de las bacterias.

¿Qué causa la mastitis?

¿Qué causa la mastitis?

La mastitis se produce cuando las bacterias que se encuentran en la piel o la saliva entran en el tejido mamario a través de un conducto lácteo o una grieta en la piel. Los conductos galactóforos son una parte de la anatomía de la mama que lleva la leche a los pezones. Todos los géneros tienen conductos lácteos y pueden padecer mastitis.

La infección también se produce cuando la leche se estanca debido a un conducto lácteo obstruido o a una técnica de amamantamiento problemática. Las bacterias crecen en la leche estancada. Estos factores aumentan el riesgo de que una madre lactante desarrolle mastitis:

  • Pezones agrietados y doloridos.
  • Una técnica de agarre inadecuada o el uso de una sola posición para amamantar.
  • El uso de sujetadores ajustados que restringen el flujo de leche.

¿Cuáles son los síntomas de la mastitis?

Muchas personas con mastitis desarrollan una marca roja en forma de cuña en un pecho. (En raras ocasiones, la mastitis afecta a ambos pechos.) El pecho puede estar hinchado y sentirse caliente o sensible al tacto. También puede experimentar:

  • Bultos en las mamas .
  • Dolor de pecho (mastalgia) o sensación de ardor que empeora cuando el bebé mama.
  • Fatiga .
  • Síntomas parecidos a los de la gripe , incluyendo fiebre y escalofríos.
  • Dolores de cabeza .
  • Náuseas y vómitos .
  • Secreción del pezón .

¿Cómo se diagnostica la mastitis?

Su médico le hará un examen físico y comprobará sus síntomas para hacer un diagnóstico. Si no está amamantando, puede hacerse una mamografía u otras pruebas para descartar un cáncer de mama o una afección mamaria diferente.

¿Cómo se controla o trata la mastitis?

¿Cómo se controla o trata la mastitis?

Su médico puede recetarle un antibiótico oral para tratar la mastitis. La infección debería desaparecer en 10 días, pero puede durar hasta tres semanas. La mastitis a veces desaparece sin tratamiento médico.

Para reducir el dolor y la inflamación, puedes

  • Aplicar compresas calientes y húmedas en el pecho afectado cada pocas horas o tomar una ducha caliente.
  • Dar el pecho cada dos horas o más a menudo para que la leche siga fluyendo por los conductos lácteos. Si es necesario, utilice un sacaleches para extraer la leche entre las tomas.
  • Bebe mucho líquido y descansa siempre que sea posible.
  • Masajea la zona con un suave movimiento circular, empezando por la parte exterior de la zona afectada y avanzando hacia el pezón.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre.
  • Utilizar un sujetador de apoyo que no comprima el pecho.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la mastitis?

  • El tratamiento de fisioterapia para la enfermedad de Huntington se centra en ayudar al paciente a mantenerse activo y mejorar su calidad de vida.
  • Los fisioterapeutas pueden ayudar a los pacientes con Huntington a mejorar su equilibrio, coordinación y fuerza muscular.
  • También pueden ayudar a los pacientes a mantenerse independientes y reducir el riesgo de caídas.
  • El tratamiento de fisioterapia también puede incluir la educación del paciente y su familia sobre la enfermedad y cómo mejorar el bienestar del paciente.

¿Puedo tener mastitis más de una vez?

Sí, es posible contraer mastitis varias veces. Si estás amamantando y tienes mastitis con frecuencia, tu médico puede recomendarte que acudas a un asesor de lactancia (especialista en lactancia). Es posible que haya un problema con la posición del bebé o con el enganche durante la lactancia.

¿Cuáles son las complicaciones de la mastitis?

Si no se trata, una infección mamaria como la mastitis puede provocar un absceso mamario. Este tipo de absceso suele requerir un drenaje quirúrgico. Si tiene un absceso que necesita ser drenado, su especialista médico realizará una cirugía menor o utilizará una pequeña aguja para drenar el pus. A menudo, puede ser necesario ingresar en el hospital para recibir antibióticos por vía intravenosa. Un absceso mamario no desaparecerá con compresas calientes.

¿Cómo puedo prevenir la mastitis?

Las mamás que amamantan pueden tomar estas medidas para reducir las posibilidades de contraer mastitis:

  • Airear los pezones después de amamantar.
  • No uses cojines de lactancia ni sujetadores ajustados que mantengan los pezones húmedos.
  • Amamanta a tu bebé de un lado, dejando que el pecho se vacíe, antes de cambiar al otro pecho.
  • Cambia las posiciones de amamantamiento para vaciar completamente todas las zonas del pecho.
  • Utiliza el dedo para interrumpir la succión del bebé en un pezón si necesitas interrumpir una toma.

¿Cuál es el pronóstico (perspectiva) de las personas con mastitis?

La mastitis es dolorosa e incómoda, pero no causa problemas a largo plazo. Si estás amamantando, es posible que produzcas menos leche mientras tu cuerpo lucha contra la infección. La producción de leche debería aumentar a medida que empieces a sentirte mejor. Una infección mamaria como la mastitis en alguien que no está amamantando puede ser motivo de preocupación. Consulta a tu médico.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Debe llamar a su especialista médico si experimenta

  • Dolor de pecho.
  • Cambios en el aspecto o el tacto de los pechos.
  • Un bulto recién descubierto.
  • Secreción del pezón.
  • Empeoramiento de los síntomas de la mastitis después de 24 horas de antibióticos o tratamiento en casa.

¿Qué preguntas debo hacer a mi médico?

Puede preguntar a su especialista médico:

  • ¿Por qué tengo mastitis?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mí?
  • ¿Qué medidas puedo tomar para evitar volver a tener mastitis?
  • ¿Debo estar atento a los signos de complicaciones?

El resumen de Infitema

Cualquier tipo de cambio en los senos es una razón para llamar a su especialista médico. Aunque la mastitis no es cancerosa, su especialista médico debe evaluar sus síntomas. En raras ocasiones, los síntomas de infección mamaria son un signo de cáncer de mama inflamatorio. Las madres que amamantan a sus hijos y desarrollan mastitis pueden beneficiarse de una consulta con un asesor de lactancia. Este experto puede asegurarse de que el enganche y la técnica de amamantamiento sean los adecuados para que no vuelvas a padecer mastitis.