/images/i/patologias/neuralgia-del-trigemino-nt/neuralgia-del-trigemino-sintomas-causas-tratamiento-con-fisioterapia-y-cirugia.png
< Volver a patologías

Neuralgia del trigémino: síntomas, causas, tratamiento con fisioterapia y cirugía

La neuralgia del trigémino es una afección crónica que puede provocar episodios de dolor súbitos e intensos, normalmente en un lado concreto de la cara, que pueden alterar las actividades diarias. Los procedimientos quirúrgicos suelen suprimir los síntomas sólo durante un tiempo determinado, pero otras formas de medicación pueden ayudar a aliviar estos episodios breves, esporádicos y muy dolorosos.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor de la neuralgia del trigémino mediante el uso de técnicas de masaje, estiramiento y manipulación de la columna vertebral. También pueden utilizarse terapias físicas, como la ultrasonido, para tratar la neuralgia del trigémino.
¿Qué es la neuralgia del trigémino?

¿Qué es la neuralgia del trigémino?

La neuralgia del trigémino, también conocida como tic douloureaux, es una afección definida por un intenso dolor facial que puede interrumpir las actividades cotidianas normales. Actividades tan sencillas como masticar, hablar, sonreír, cepillarse los dientes o afeitarse pueden desencadenar breves episodios de dolor intenso. Aunque estos episodios de dolor son de corta duración, el dolor puede reaparecer esporádicamente (de forma intermitente). O también puede experimentar un dolor constante que no es tan intenso.

Normalmente, la neuralgia del trigémino es unilateral (es decir, sólo afecta a un lado de la cara). Si es bilateral, ambos lados se verán afectados, aunque no al mismo tiempo. La neuralgia del trigémino bilateral también es muy rara. Curiosamente, el lado derecho de la cara suele estar más afectado por esta afección que el izquierdo.

¿Qué es el nervio trigémino?

El nervio trigémino es uno de los 12 pares de nervios unidos al cerebro. Se encarga de transmitir las sensaciones de tacto y dolor desde la cara y la cabeza hasta el cerebro. El nervio trigémino tiene tres ramas, todas ellas responsables de transmitir los impulsos nerviosos a diferentes partes de la cara:

  • La rama oftálmica. La parte superior de la cara, incluida la frente.
  • La rama maxilar. Toda la parte central de la cara, incluidas las mejillas, las fosas nasales y el labio superior.
  • La rama mandibular. La parte inferior de la cara, incluido el labio inferior y la zona de la mandíbula.

¿Cuáles son los dos tipos principales de neuralgia del trigémino?

Existen dos formas principales de neuralgia del trigémino:

  • Neuralgia del trigémino típica (tipo 1).Es probable que experimente episodios dolorosos que son agudos, intensos y esporádicos. Puede sentir dolor y/o una sensación de ardor en toda la cara que puede durar desde unos segundos hasta dos minutos. Aunque habrá descansos sin dolor entre los episodios, éstos pueden continuar hasta dos horas.
  • Neuralgia del trigémino atípica (tipo 2). Será menos dolorosa e intensa pero más generalizada. Es probable que sienta un dolor constante, sobre todo sensaciones punzantes y/o de ardor, junto con dolores persistentes. Con la neuralgia del trigémino atípica, puede tener más dificultades para controlar los síntomas.

¿Cuál es la frecuencia de la neuralgia del trigémino?

Cada año se diagnostica neuralgia del trigémino a unas 150.000 personas. Eso supone aproximadamente 4,3 casos nuevos por cada 100.000 personas. La neuralgia del trigémino afecta mucho más a los mayores de 50 años que a los menores de 40, donde se considera rara. Esta enfermedad también afecta más a las mujeres que a los hombres y se considera un trastorno poco frecuente.

¿Está la neuralgia del trigémino relacionada con la EM?

Aproximadamente entre el 1 y el 2% de las personas con esclerosis múltiple (EM) también padecen neuralgia del trigémino. Tanto la EM como la neuralgia del trigémino descomponen lentamente la principal capa protectora del cuerpo alrededor del nervio (la vaina de mielina), por lo que existe un ligero solapamiento. Los pacientes con EM también pueden desarrollar una neuralgia del trigémino después del diagnóstico de EM. Del mismo modo, todos los pacientes con neuralgia del trigémino menores de 40 años se consideran candidatos a desarrollar EM. Por lo tanto, si se encuentra en esta franja de edad, debería considerar la posibilidad de someterse a una prueba de EM.

¿Qué causa la neuralgia del trigémino?

¿Qué causa la neuralgia del trigémino?

Hay varias afecciones que pueden causar la neuralgia del trigémino, pero normalmente está causada por un vaso sanguíneo que ejerce presión sobre el nervio cercano al tronco cerebral. La esclerosis múltiple provoca el deterioro del revestimiento del nervio llamado vaina de mielina, por lo que las personas con esclerosis múltiple también pueden desarrollar una neuralgia del trigémino.

Esta afección también puede estar causada por un tumor o una lesión que comprima los nervios, aunque no es tan frecuente. Si se daña el nervio trigémino a través de una cirugía bucal o de los senos paranasales, un accidente cerebrovascular o un traumatismo facial, se puede sentir un dolor en el nervio facial similar a los síntomas de la neuralgia del trigémino.

Algunos casos de neuralgia del trigémino son idiopáticos —, lo que significa que no se ha identificado ninguna causa específica.

¿Cuáles son los síntomas de la neuralgia del trigémino?

Ciertos síntomas se limitan a la zona de las mejillas y la mandíbula, entre ellos

  • Adormecimiento y/o sensación de hormigueo.
  • Ráfagas cortas de dolor intenso.
  • Dolores regulares.

Otros síntomas incluyen:

  • Sacudidas de dolor de corta duración; una sensación punzante o de tipo eléctrico.
  • Episodios imprevistos provocados por actividades simples como masticar o hablar.
  • Sensación de quemazón en todo un lado de la cara.

¿Qué actividades suelen desencadenar la neuralgia del trigémino?

La mayoría de las actividades sencillas que requieren que se mueva o se toque la cara pueden desencadenar episodios dolorosos, como por ejemplo

  • Tocar la cara por cualquier motivo (afeitarse, maquillarse, lavarse la cara).
  • Comer y beber.
  • Cepillarse los dientes, usar el hilo dental y el enjuague bucal.
  • Hablar y sonreír.
  • Aplicar cualquier impacto o presión en la cara, especialmente en la mejilla o la mandíbula.
  • Cuando una fuerte ráfaga de viento o una brisa le da en la cara.

¿Cómo se diagnostica la neuralgia del trigémino?

Su médico le preguntará sobre sus síntomas y su historial médico, al tiempo que le hará un examen físico de la zona de la cabeza y el cuello, incluidos los oídos, la boca, los dientes y la articulación temporomandibular (ATM). Es probable que hagan su diagnóstico basándose en algunos factores diferentes:

  • El tipo específico de dolor que sientes.
  • El punto exacto de la cara donde sientes el dolor.
  • Qué actividades o acciones desencadenan un episodio de dolor.

El médico también puede realizar un examen neurológico, que probablemente consistirá en examinar cómo funcionan los nervios del cerebro y el sistema motor, además de evaluar los reflejos y la tolerancia al dolor.

Hay muchas afecciones y trastornos en los que el dolor facial es el síntoma principal, por lo que es importante descartar estas otras afecciones para determinar su diagnóstico. Entre las afecciones que pueden imitar la neuralgia del trigémino se encuentran las cefaleas en racimo o las migrañas, la neuralgia posherpética (dolor tras un brote de herpes zóster) y el trastorno de la ATM. También es importante descartar la sinusitis y las infecciones de oído.

El médico puede utilizar una resonancia magnética (RM) para descartar tumores cerebrales, esclerosis múltiple y otras posibles causas. El escáner puede mostrar si hay un vaso sanguíneo presionando el nervio que está causando el dolor.

¿Hay alguna forma de prevenir la neuralgia del trigémino?

Por desgracia, la neuralgia del trigémino no se puede prevenir. Pero se pueden prevenir los episodios dolorosos evitando ciertas actividades que provocan un dolor intenso y severo. Tampoco hay nada que sugiera que la neuralgia del trigémino sea provocada por el estrés.

¿Cómo se trata la neuralgia del trigémino?

¿Cómo se trata la neuralgia del trigémino?

Los síntomas de la neuralgia del trigémino pueden tratarse con una combinación de medicamentos, cirugía y terapias complementarias.

Medicamentos

  • Medicamentos anticonvulsivos . La carbamazepina suele ser la primera opción para tratar el dolor asociado a la neuralgia del trigémino. El médico también puede recetar otros fármacos anticonvulsivos, como oxcarbazepina, fenitoína, lamotrigina, valproato sódico, gabapentina , clonazepam y topiramato. Si has estado tomando uno de estos medicamentos y sientes que no te está ayudando tanto como debería, puedes pedirle a tu médico que aumente la dosis o puedes probar otra forma de medicación. Aunque estos medicamentos anticonvulsivos pueden ayudar a aliviar el dolor, tienen algunos efectos secundarios, como mareos , náuseas , confusión y somnolencia.
  • Tricíclicos antidepresivos . La amitriptilina o la nortriptilina son los medicamentos más comunes de esta categoría, y se utilizan generalmente para tratar los síntomas de la neuralgia del trigémino de tipo 2.
  • Relajantes musculares. El baclofeno puede utilizarse solo o junto con carbamazepina o fenitoína.
  • Otros medicamentos. Puede utilizarse una inyección de toxina botulínica para bloquear los nervios sensoriales. En algunos casos, los bloqueos nerviosos se utilizan para proporcionar un alivio temporal.

Cirugía

Si no responde a ninguno de estos medicamentos o cree que su condición está empeorando con el tiempo, podría ser candidato a la cirugía. Existen varias opciones quirúrgicas. Es probable que su médico le recomiende una en función de la gravedad de su dolor, sus preferencias, su salud física, las cirugías anteriores y los riesgos y beneficios relativos de la cirugía. Además, es más difícil operar a quienes sufren de neuralgia del trigémino de tipo 2.

Las técnicas quirúrgicas percutáneas (a través de la piel) incluyen:

  • Compresión con balón . El cirujano introduce un tubo, llamado cánula, a través de la mejilla, hasta el nervio trigémino. A partir de ahí, introducen un catéter con un pequeño globo a través del tubo. Infla el globo, comprimiendo el nervio y dañando las fibras que causan el dolor. El médico retira el globo y el catéter al final del procedimiento. Se sabe que este procedimiento alivia los síntomas durante uno o dos años, aunque puede causar cierto entumecimiento en la cara.
  • Rizotomía por inyección de glicerol . El cirujano inyectará glicerol a través de una aguja en el centro del nervio, justo donde se divide en tres ramas. Al inyectar glicerol en la raíz del nervio trigémino, este procedimiento provoca un daño selectivo en el nervio que interrumpe la capacidad del cuerpo de transmitir señales de dolor al cerebro. Este procedimiento puede suprimir el dolor durante uno o dos años, aunque puede realizarse varias veces. Este procedimiento también puede causar cierto entumecimiento facial, así como hormigueo.
  • Lesión térmica por radiofrecuencia . El cirujano introducirá una aguja a través de la mejilla, hasta la base del cráneo, que utilizará para enviar una corriente eléctrica que identifique el punto de dolor específico del nervio trigémino. A continuación, aplicarán calor al nervio hasta que se forme una lesión, destruyendo algunas de las fibras nerviosas. Aproximadamente la mitad de los pacientes que optan por este procedimiento ven cómo sus síntomas vuelven a aparecer al cabo de tres o cuatro años. También puede sentir adormecimiento facial como resultado de este procedimiento.

La descompresión microvascular es un procedimiento quirúrgico más invasivo. Suele ser el más exitoso de todos estos procedimientos, ya que puede proporcionar un alivio del dolor de hasta 10 años (más del 70% de los pacientes han visto algún tipo de alivio de sus síntomas). El objetivo de este procedimiento es proporcionar una solución a largo plazo, en la que el nervio trigémino pueda recuperarse y volver a un estado más normal y sin dolor. Sin embargo, es invasiva porque el cirujano debe crear una abertura detrás de la oreja, exponiendo así la raíz del nervio trigémino. Esta apertura revela el vaso sanguíneo que puede estar comprimiendo el nervio; una vez que el cirujano identifica el vaso sanguíneo específico, coloca un cojín entre el nervio y el vaso sanguíneo. Los pacientes más jóvenes, que por lo demás gozan de buena salud, son candidatos adecuados para este procedimiento.

Si un cirujano intenta realizar una descompresión microvascular pero no encuentra un vaso sanguíneo que presione activamente el nervio, puede realizar una neurectomía. Se trata de un procedimiento en el que el cirujano corta parte del nervio cerca del tronco cerebral o algunas de las ramas del nervio en la cara. Una neurectomía puede tener efectos secundarios duraderos, como entumecimiento en las zonas donde el cirujano cortó parte del nervio y problemas de audición. Sin embargo, los nervios de la cara pueden volver a crecer con el tiempo, lo que significa que el dolor volverá también a esa zona específica.

La radiocirugía estereotáctica utiliza el bisturí de rayos gamma, el cibercuchillo o la cirugía LINAC para administrar una cantidad altamente concentrada de radiación en la raíz del nervio trigémino, donde se une al tronco cerebral. Después de este procedimiento, se formará una lesión en el nervio que interrumpirá su capacidad de transmitir señales de dolor al cerebro, aunque es posible que sienta cada vez más adormecimiento en la cara como resultado. Pueden pasar algunas semanas antes de que empiece a ver los efectos de este procedimiento. La radiocirugía estereotáctica suele eliminar los síntomas durante unos tres años.

Terapias complementarias

Hay otros enfoques que puede utilizar junto con la terapia farmacológica, entre ellos

  • El yoga.
  • Visualización creativa.
  • La meditación.
  • Aromaterapia.
  • Ejercicio de bajo impacto.

Otras terapias que pueden ser útiles son

  • Acupuntura.
  • Quiropraxia.
  • Asesoramiento o terapia de apoyo.
  • Biorretroalimentación.
  • Terapia vitamínica.
  • Terapia nutricional.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El propósito del tratamiento de fisioterapia es aliviar el dolor y la disfunción asociados con la neuralgia del trigémino.
  • Los ejercicios de fisioterapia pueden incluir estiramientos suaves de los músculos del cuello y de la mandíbula, así como ejercicios de fortalecimiento de los mismos.
  • La terapia de masaje también puede ser beneficiosa para aliviar el dolor y la tensión muscular asociados con la neuralgia del trigémino.
  • Otras formas de tratamiento de fisioterapia que pueden ayudar a tratar la neuralgia del trigémino incluyen la terapia electroestimulación, la terapia de ultrasonido y la terapia de calor/frío.
  • En algunos casos, se puede recomendar la cirugía para tratar la neuralgia del trigémino. Sin embargo, esto es generalmente considerado como un tratamiento de último recurso.

¿La neuralgia del trigémino empeora con el tiempo?

Ciertamente, puede hacerlo. Al principio, el dolor puede limitarse a la zona de la mandíbula, lo que lleva a algunas personas con este trastorno a pensar que se trata de un problema dental rutinario. Pero con el tiempo, la afección puede empeorar cada vez más, hasta el punto de que los momentos sin dolor entre los episodios son cada vez más cortos, a veces hasta que no existen. Además, la intensidad del dolor puede aumentar, convirtiendo las actividades normales en una carga y obligándole a eliminar de su rutina tareas sencillas y cotidianas, por miedo a un ataque. El tratamiento del dolor también puede ser menos eficaz con el tiempo.

El resumen de Infitema

La neuralgia del trigémino no pone en peligro la vida, pero puede alterarla. Puede llegar a tener miedo de realizar ciertas actividades normales, ya que pueden provocar episodios de dolor breves e intensos. Pero, afortunadamente, existen diferentes procedimientos quirúrgicos y opciones de tratamiento que pueden ayudarle a llevar una vida normal y relativamente libre de dolor — aunque se trate de una afección que probablemente estará presente, de alguna manera, durante toda su vida.

Recursos

Puede obtener más información realizando la evaluación de riesgo en línea de la neuralgia del trigémino de la Clínica Infitema .