/images/i/patologias/neuropatia-autonomica-o-disfuncion-autonomica-sincope-informacion-e-instrucciones/neuropatia-autonomica-y-disautonomia.png
< Volver a patologías

Neuropatía autonómica y disautonomía

La neuropatía autonómica describe muchas condiciones que hacen que el sistema nervioso autónomo (SNA) no funcione. La neuropatía autonómica puede ser una complicación de muchas enfermedades y condiciones y puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos. Tratar o controlar cualquier causa subyacente es clave para el tratamiento con fisioterapia.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La neuropatía autonómica es un trastorno del sistema nervioso que afecta al control involuntario del cuerpo. Puede causar síntomas como sudoración excesiva, mareos, náuseas y vómitos. La fisioterapia puede ayudar a aliviar estos síntomas mediante la realización de ejercicios específicos que mejoran la circulación y la coordinación. También pueden proporcionar instrucciones para evitar caerse o tropezar.
¿Qué es la neuropatía autonómica?

¿Qué es la neuropatía autonómica?

La neuropatía autonómica también se denomina disfunción autonómica o disautonomía. Estos términos describen muchas condiciones que hacen que el sistema nervioso autónomo (SNA) no funcione. El SNA controla las funciones corporales en las que no pensamos conscientemente: la respiración, la regulación de la presión arterial, la digestión, la regulación de la temperatura, etc. La neuropatía autonómica puede ser una complicación de muchas enfermedades y afecciones y puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos.

¿Qué causa la neuropatía autonómica?

¿Qué causa la neuropatía autonómica?

Hay muchas enfermedades y afecciones subyacentes que pueden provocar una neuropatía autonómica. Los efectos secundarios de los medicamentos también pueden ser un problema.

Las causas principales de la neuropatía autonómica son:

  • Disautonomía familiar (síndrome de Riley-Day)
  • Hipotensión ortostática idiopática (fallo autonómico progresivo)
  • Atrofia multisistémica con fallo autonómico (síndrome de Shy-Drager)
  • Síndrome de Parkinson con insuficiencia autonómica

Las causas secundarias de la neuropatía autonómica incluyen:

  • Amiloidosis (acumulación anormal de proteínas)
  • Neuropatías autoinmunes (por ejemplo, síndrome de Guillain-Barre, miastenia gravis, artritis reumatoide, síndrome de Sjogren y lupus eritematoso sistémico)
  • Neuropatía autonómica carcinomatosa (a menudo relacionada con el cáncer de pulmón de células pequeñas)
  • Desacondicionamiento (disminución de la función debido a la inactividad o a la enfermedad)
  • Diabetes y prediabetes
  • Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Enfermedad de Lyme (una enfermedad transmitida por garrapatas y que provoca síntomas similares a los de la gripe)
  • Deficiencias nutricionales (por ejemplo, vitaminas B1, B3, B6 y B12)
  • Síndromes paraneoplásicos (trastornos causados por una respuesta inmunitaria al cáncer)
  • Traumatismos físicos, cirugía, embarazo o enfermedades víricas
  • Porfiria (un trastorno enzimático que causa principalmente problemas en la piel y/o los nervios)
  • Toxicidad (por ejemplo, alcoholismo, medicamentos de quimioterapia e intoxicación por metales pesados)
  • Tratamiento con medicamentos, incluida la quimioterapia y los fármacos anticolinérgicos

¿Cuáles son los síntomas de la neuropatía autonómica?

Los síntomas más comunes son:

  • Hipotensión postural: aturdimiento, mareo, desmayo, visión borrosa, marcha inestable, debilidad
  • Disfunción urinaria: frecuencia, exceso de orina por la noche, urgencia, incontinencia de esfuerzo, retención, vacilación
  • Disfunción sexual: disfunción eréctil, sequedad vaginal, disminución de la libido
  • Disfunción gastrointestinal: diarrea intermitente, estreñimiento, náuseas, vómitos, saciedad después de comer poco, pérdida de apetito, ralentización del contenido gástrico, hinchazón, ardor de estómago
  • Deterioro de la sudoración: sudoración excesiva o disminuida
  • Intolerancia al ejercicio
  • Parestesias: entumecimiento u hormigueo en pies, piernas, manos, brazos u otras partes del cuerpo

Diagnóstico y pruebas

La atención comienza con un diagnóstico preciso de los síntomas que se presentan. Esto se consigue mediante una historia clínica y una exploración física exhaustivas centradas en el sistema nervioso autónomo. A menudo, se necesitan pruebas especiales del sistema nervioso autónomo para ayudar al diagnóstico. La Sección de Autonomía ofrece un panel completo de pruebas cardiovasculares y sudomotoras para evaluar todo el espectro de trastornos autonómicos.

  • El Test Autonómico Cardiovascular con Inclinación evalúa lo bien que el sistema nervioso autónomo de un paciente controla la presión arterial y la frecuencia cardíaca durante diferentes maniobras: la respiración profunda, la maniobra de Valsalva y la inclinación de la cabeza. Estas pruebas son especialmente útiles para evaluar a los pacientes con desmayos o síncopes.
  • La prueba del reflejo axónico sudomotor cuantitativo (QSART) mide los nervios autónomos que controlan la sudoración. Esta prueba utiliza un método para estimular las glándulas sudoríparas y medir el volumen de sudor que se produce. El QSART es útil para evaluar muchos trastornos autonómicos, especialmente las neuropatías autonómicas y de fibras pequeñas, así como algunos tipos de trastornos del dolor. El QSART también es útil para localizar el lugar del trastorno autonómico en el sistema nervioso autónomo periférico o central.
  • La prueba de sudoración termorreguladora (TST) es una medida de la capacidad del paciente para sudar cuando es estimulado por un ambiente cálido y húmedo. Esta prueba evalúa el control del sistema nervioso autónomo central y periférico de la sudoración y la regulación de la temperatura corporal (termorregulación). El patrón de anormalidad de la sudoración detectado por esta prueba puede ser útil para diagnosticar una variedad de trastornos neurológicos y autonómicos que pueden causar una sudoración reducida (anhidrosis) o excesiva (hiperhidrosis). Estos trastornos incluyen neuropatías de fibra pequeña y autonómicas, radiculopatías y trastornos autonómicos centrales, como la atrofia multisistémica, la enfermedad de Parkinson con disfunción autonómica y la insuficiencia autonómica pura.
¿Cómo se trata la disfunción autonómica?

¿Cómo se trata la disfunción autonómica?

Es fundamental tratar o controlar cualquier causa subyacente. Por ejemplo, si la causa subyacente es la diabetes, el tratamiento principal será el control de la glucemia. En algunos casos, el tratamiento de la enfermedad subyacente puede permitir que los nervios dañados se reparen y regeneren. Otros tratamientos se dirigen a mejorar la calidad de vida diaria y a controlar síntomas específicos mediante medicamentos y modificaciones del estilo de vida. Es probable que una combinación de enfoques dé como resultado el mejor manejo de los síntomas.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El tratamiento de fisioterapia para neuropatía autonómica o disfunción autonómica (síncope) puede incluir ejercicios de respiración, manejo de la tensión muscular y ejercicios para mejorar la circulación.
  • Se puede utilizar una variedad de técnicas de fisioterapia, como la terapia manual, la estimulación eléctrica, la ultrasonografía y la terapia de calor / frío, para tratar la neuropatía autonómica o la disfunción autonómica (síncope).
  • El objetivo del tratamiento de fisioterapia es mejorar la fuerza, la resistencia y la coordinación de los músculos, así como la coordinación del sistema nervioso y el equilibrio.
  • Se puede necesitar una sesión de fisioterapia de varias horas por semana durante varias semanas o meses para lograr una mejora significativa.

Manejo de síntomas específicos

Síntomas gastrointestinales : Se pueden prescribir ciertos medicamentos para ayudar a vaciar el estómago más rápidamente (por ejemplo, o para aliviar el estreñimiento (por ejemplo, laxantes). Modificar la dieta aumentando la ingesta de fibra.

Síntomas urinarios : Volver a entrenar la vejiga siguiendo un horario, y/o tomar medicamentos que ayuden a vaciar completamente la vejiga y a disminuir los síntomas de vejiga hiperactiva (p. ej., betanecol y al ejercicio : Únase a un programa de rehabilitación para facilitar una rutina de ejercicios personalizada o comience a realizar actividades físicas en casa a un ritmo lento.

Disfunción sexual : En el caso de los hombres, pueden recomendarse ciertos medicamentos para la disfunción eréctil (por ejemplo, Para las mujeres, pueden recomendarse lubricantes vaginales.

Estrés y ansiedad : Pueden recomendarse actividades y técnicas para aliviar el estrés (por ejemplo, yoga, visualización, terapia de masaje), así como ciertos medicamentos (por ejemplo, Entumecimiento y hormigueo: Se pueden recomendar ciertos medicamentos para ayudar a disminuir el dolor asociado (es decir,

Cambios en el estilo de vida para mejorar el tono vascular:

  • Utilizar contramaniobras físicas como cruzar las piernas, elevar las piernas, hacer crujir los dedos de los pies y contraer los músculos de las extremidades inferiores para aumentar la presión arterial y ayudar a bombear la sangre venosa de vuelta al corazón.
  • Realice diariamente ejercicios de las extremidades inferiores para mejorar la fuerza de los músculos de las piernas. Esto ayudará a evitar que la sangre se acumule en las piernas al estar de pie y caminar. Los ejercicios preferidos son caminar, correr, nadar y/o utilizar una bicicleta estática.

Medicamentos para mejorar el tono vascular

  • Fludrocortisona: mejora la respuesta de los vasos sanguíneos y provoca retención de líquidos
  • Midodrina: produce un aumento del tono vascular y una elevación de la presión arterial; no tiene efecto sobre la frecuencia cardíaca
  • Betabloqueantes: evitan que las venas se abran en exceso y ayudan a reducir la frecuencia cardíaca
  • Piridostigmina: hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que provoca un ligero aumento de la presión arterial; no tiene efecto sobre la frecuencia cardíaca

Cambios en el estilo de vida para mejorar la presión arterial

  • Beba 500 ml (16 onzas) de agua rápidamente y de una sola vez, a primera hora de la mañana (antes de levantarse de la cama) y cuando se presenten malos síntomas. Esto provocará un aumento de la presión arterial en 5 minutos. Los efectos deberían durar hasta 1 hora y pueden mejorar la intolerancia ortostática (IO). Esta afección consiste en síntomas asociados a la bipedestación y que mejoran al acostarse.
  • Evite las comidas copiosas que pueden provocar una presión arterial baja durante la digestión. Es mejor comer comidas más pequeñas y frecuentes a lo largo del día que hacer tres comidas copiosas.
  • Evite el consumo excesivo de cafeína, ya que puede aumentar la producción de orina y reducir el volumen sanguíneo.

Cambios en el estilo de vida para mejorar el volumen sanguíneo

  • Eleve la cabecera de su cama entre 15 y 20 centímetros. Toda la cama debe estar inclinada. Elevar sólo la parte de la cabeza de la cama a la altura de la cintura o utilizar almohadas no será eficaz. Elevar la cabecera de la cama reducirá la formación de orina durante la noche, permitiendo un mayor volumen de circulación por la mañana. Puede utilizar bloques de hormigón o kits para elevar la cama.
  • Beba entre 2 y 2,5 litros (entre 8,5 y 11 tazas) de líquidos al día.
  • Utilice medias de soporte elásticas ajustadas a la medida. Éstas reducirán la tendencia a que la sangre se acumule en las piernas cuando esté de pie y pueden mejorar la OI. También puede ser útil una faja abdominal o Las medias hasta el muslo son mejores con cierta compresión abdominal, con una presión de al menos 20-30 mmHg (30-40 mmHg de presión es lo ideal). Póngaselas a primera hora de la mañana y quíteselas antes de acostarse.
  • Aumente el consumo de sodio en su dieta a 3-5 gramos/día. Si no se nota ninguna mejora y la presión arterial permanece estable, puede aumentar la ingesta de sodio a 5-7 gramos/día. Esto ayudará al cuerpo a retener líquido en los vasos sanguíneos para compensar la presión arterial baja o la acumulación excesiva de sangre en las venas. Tenga en cuenta que 1 cucharadita de sal equivale a 5 g y 1/2 cucharadita de sal equivale a 3 g.
Ideas de alimentos salados (1000 mg = 1 g)
ArtículoCantidadMg de sal
Aceitunas verdes10 medianas529 mg
Pretzels1 taza/15 vueltas543 mg a 1.715 mg
Cecina de vaca1 pieza grande443 mg
Semillas de calabaza (envasadas)1/4 de taza950 mg
Chips de col rizada (envasados) 1 taza1 taza431 mg
Corazones de alcachofa1/2 taza388 mg
Pepinillos enteros de eneldo1 pepinillo grande420 mg
Caldo1 cubo de caldo1.200 mg
Salsa de soja1 cucharadita335 mg
Salami1 rebanada226 mg
Tomates secados al sol1 taza1.047 mg
Cangrejo de agua salada1 pata1.436 mg
Requesón (cuajada pequeña)1 taza911 mg
Bebida V812 onzas690 mg
Salsa de tomate (en lata)1 taza1.284 mg
Judías verdes enlatadas1/2 taza390 mg
Sopa de fideos de pollo1 taza720 mg
Bebida deportiva Gatorade8 onzas110 mg
Pastilla de sal 1 tableta 1 g1 tableta1 g

Ejercicios

Los ejercicios para la neuropatía autonómica con el fin de aumentar el volumen sanguíneo y la función física pueden realizarse en casa, en el gimnasio, con un fisioterapeuta o a través de un programa local de rehabilitación cardíaca, dependiendo de su nivel de comodidad y de su condición inicial. Lo mejor es empezar con ejercicios que no causen estrés ortostático, como los ejercicios reclinados, que pueden incluir estiramientos, posturas de yoga (en posición sentada o tumbada), bicicleta reclinada, remo o natación. La mayoría de las personas comenzarán en el nivel 2, pero antes de empezar cualquier rutina es importante conocer su propio nivel de comodidad, así como determinar un punto de partida con su especialista médico.

Movimientos suaves reclinados (nivel 1)

Apretón de piernas con almohada: Tumbado en la cama, coloque la almohada entre las piernas y apriétela, manténgala durante 10 segundos, descanse y repita.

Apretar la almohada de los brazos: Coloque la almohada doblada entre las palmas de las manos y apriételas juntas (como en una posición de rezo), mantenga durante 10 segundos, descanse y repita.

Levantamiento de piernas de lado: Estando tumbado de lado, levanta la pierna de lado y vuelve a bajarla sin tocar la pierna contraria y repite.

Elevación de la pierna delantera: Tumbado sobre la espalda, levanta la pierna, apunta los dedos del pie hacia el techo y repite.

Estiramientos suaves

Ejercicios cardiovasculares en decúbito (nivel 2)

Remo: Utilice la máquina de remo de 2 a 5 minutos al día y aumente semanalmente. Intente alcanzar los 45 minutos diarios durante cinco días a la semana.

Natación: Nade siempre con un compañero o en un lugar donde alguien pueda verle por si aparecen los síntomas.

Entrenamiento con pesas (concretamente con las piernas y los músculos centrales): Comience con pesas ligeras y utilícelas en posición reclinada o sentada. Intente evitar levantar pesos por encima de la cabeza o en cualquier posición de pie.

Ejercicios normales (nivel 3)

Con el tiempo, puede llegar al punto de estar preparado para participar en actividades cardiovasculares normales en posición vertical, como caminar, trotar, montar en bicicleta y correr. Una vez que llegue a un punto bueno y seguro, puede empezar a realizar este tipo de ejercicios y, con el tiempo, aumentar el tiempo a 45 minutos al día tres veces por semana.

Instrucciones de seguridad para el síncope

El síncope, también llamado desmayo, es una pérdida temporal de conciencia debida a una disminución repentina del flujo sanguíneo al cerebro causada por un descenso de la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Después de un episodio, la persona vuelve rápidamente a la conciencia y generalmente vuelve a la normalidad con bastante rapidez. Por su propia seguridad y la de los que le rodean, tenga en cuenta todas estas pautas durante los seis meses siguientes a un episodio sincopal:

  • No conduzca.
  • No se bañe ni se duche sin que haya alguien cerca o al alcance del oído.
  • No nade solo.
  • No se suba a escaleras o sillas; evite las alturas.
  • No utilice herramientas eléctricas ni maneje maquinaria pesada.
  • No cuide de niños pequeños usted solo.

Recomendaciones adicionales

  • Evite el alcohol. El alcohol puede hacer que la sangre se acumule en las piernas, lo que puede empeorar las reacciones de hipotensión al estar de pie. Reciba tratamiento para el alcoholismo si es necesario.
  • Evite el calor o los ambientes que tienden a desencadenar los síntomas.
  • Realice lentamente los cambios posturales de estar tumbado a sentado y de pie.
  • Mantenga un buen control de los niveles de azúcar en sangre si tiene diabetes.
  • Busque el tratamiento adecuado y siga las instrucciones para cualquier enfermedad autoinmune que tenga.
  • Tome medidas para prevenir y/o controlar la hipertensión arterial, incluyendo la toma de los medicamentos prescritos.
  • Deje de fumar.
  • Mantenga un peso saludable y haga ejercicio regularmente.