/images/i/patologias/neuropatia-neuropatia-periferica/neuropatia-neuropatia-periferica.png
< Volver a patologías

Neuropatía (neuropatía periférica)

La diabetes es una de las principales causas de neuropatía en Europa, aunque también hay muchas otras causas. Algunos casos de neuropatía pueden tratarse fácilmente y a veces curarse. Si la neuropatía no se puede curar, el tratamiento con fisioterapia se dirige a controlar y manejar los síntomas y a prevenir más daños en los nervios.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar con el dolor crónico al proporcionar ejercicios específicos para aliviar el dolor, así como estiramientos y técnicas de masaje para relajar los músculos y reducir la tensión. También se pueden utilizar técnicas de calor o frío para aliviar el dolor y la inflamación. A menudo, se trabaja con un terapeuta de la salud mental para abordar el dolor crónico desde una perspectiva más amplia.

Visión general

El sistema nervioso periférico está formado por los nervios situados fuera del sistema nervioso central. Los nervios sensoriales transmiten mensajes al cerebro. Los nervios motores transmiten mensajes a los músculos.
¿Qué es la neuropatía?

¿Qué es la neuropatía?

La neuropatía es el daño o la disfunción de uno o más nervios que suele provocar entumecimiento, hormigueo, debilidad muscular y dolor en la zona afectada. Las neuropatías suelen empezar en las manos y los pies, pero también pueden afectar a otras partes del cuerpo.

La neuropatía, a menudo llamada neuropatía periférica, indica un problema en el sistema nervioso periférico. El sistema nervioso periférico es la red de nervios situada fuera del cerebro y la médula espinal. El cerebro y la médula espinal constituyen el sistema nervioso central. Piense en los dos sistemas trabajando juntos de esta manera: El sistema nervioso central es la estación central. Es el centro de control, el nudo desde el que salen y entran todos los trenes. Tu sistema nervioso periférico son las vías que conectan con la estación central. Las vías (la red de nervios) permiten que los trenes (las señales de información) viajen hacia y desde la estación central (el cerebro y la médula espinal).

La neuropatía se produce cuando las células nerviosas, llamadas neuronas, se dañan o destruyen. Esto altera la forma en que las neuronas se comunican entre sí y con el cerebro. La neuropatía puede afectar a un nervio ((1664)mononeuropatía ) o a un tipo de nervio, a una combinación de nervios en una zona limitada (neuropatía multifocal) o a muchos nervios periféricos en todo el cuerpo (polineuropatía).

¿Qué tipos de nervios periféricos existen y qué hacen?

El sistema nervioso periférico está formado por tres tipos de nervios, cada uno de los cuales desempeña una función importante para mantener el cuerpo sano y funcionando correctamente.

  • Los nervios sensoriales llevan los mensajes de los cinco sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto) a través de la médula espinal hasta el cerebro. Por ejemplo, un nervio sensorial comunicaría al cerebro información sobre los objetos que tienes en la mano, como el dolor, la temperatura y la textura.
  • Los nervios motores viajan en dirección contraria a los nervios sensoriales. Llevan mensajes del cerebro a los músculos. Indican a los músculos cómo y cuándo deben contraerse para producir el movimiento. Por ejemplo, para alejar la mano de algo caliente.
  • Los nervios autónomos son responsables de las funciones corporales que se producen fuera de su control directo, como la respiración, la digestión, el ritmo cardíaco, la presión arterial, la sudoración, el control de la vejiga y la excitación sexual. Los nervios autónomos controlan y responden constantemente a las tensiones externas y a las necesidades corporales. Por ejemplo, cuando se hace ejercicio, la temperatura del cuerpo aumenta. El sistema nervioso autónomo desencadena la sudoración para evitar que la temperatura del cuerpo aumente demasiado.

El tipo de síntomas que se sienten dependen del tipo de nervio dañado.

¿Qué siente la neuropatía?

Si tiene una neuropatía, las sensaciones más comúnmente descritas son entumecimiento, hormigueo ”) y debilidad en la zona del cuerpo afectada. Otras sensaciones son un dolor agudo, parecido a un relámpago, o un dolor ardiente, pulsante o punzante.

¿Qué tan común es la neuropatía? ¿Quién padece neuropatía?

La neuropatía es muy común. Se calcula que entre el 25% y el 30% de los se verán afectados por la neuropatía. La enfermedad afecta a personas de todas las edades; sin embargo, las personas mayores tienen un mayor riesgo. Alrededor del 8% de los adultos mayores de 65 años declaran tener algún grado de neuropatía. Aparte de la edad, en Europa algunos de los factores de riesgo más comunes de la neuropatía son la diabetes, el síndrome metabólico (presión arterial alta, colesterol alto, obesidad, diabetes) y el consumo excesivo de alcohol. Las personas que ejercen determinadas profesiones, como las que requieren movimientos repetitivos, tienen más posibilidades de desarrollar mononeuropatías por traumatismos o compresión de los nervios.

Entre otras estadísticas comúnmente citadas, la neuropatía está presente en:

  • Del 60% al 70% de las personas con diabetes.
  • Del 30% al 40% de las personas que reciben quimioterapia para tratar el cáncer.
  • El 30% de las personas que tienen el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) .

¿Con qué rapidez se desarrolla la neuropatía?

Algunas neuropatías periféricas se desarrollan lentamente – a lo largo de meses o años –, mientras que otras se desarrollan más rápidamente y siguen empeorando. Hay más de 100 tipos de neuropatías y cada tipo puede desarrollarse de forma diferente. La forma en que progresa la afección y la rapidez con la que comienzan los síntomas pueden variar mucho en función del tipo de nervio o nervios dañados y de la causa subyacente de la afección.

Hay muchas causas de neuropatía. La diabetes es la principal causa en Europa. Otras causas comunes son los traumatismos, la quimioterapia, el alcoholismo y las enfermedades autoinmunes.

¿Qué causa la neuropatía?

¿Qué causa la neuropatía?

La neuropatía no está causada por una sola enfermedad. Muchas condiciones y eventos que afectan a la salud pueden causar neuropatía, incluyendo:

  • Diabetes : Es una de las principales causas de neuropatía en Europa. Entre el 60% y el 70% de las personas con diabetes padecen neuropatía. La diabetes es la causa más común de la neuropatía de fibras pequeñas, una condición que causa sensaciones dolorosas de ardor en las manos y los pies.
  • Traumatismos: Las lesiones por caídas, accidentes de coche, fracturas o actividades deportivas pueden provocar neuropatía. Otras causas son la compresión de los nervios debido a esfuerzos repetitivos o el estrechamiento del espacio por el que discurren los nervios.
  • Trastornos autoinmunes e infecciones: El síndrome de Guillain-Barré , el lupus , la artritis reumatoide , el síndrome de Sjogren y la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica son trastornos autoinmunes que pueden causar neuropatía. Las infecciones, como varicela , herpes zóster , virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), herpes , sífilis , enfermedad de Lyme , lepra, virus del Nilo Occidental , virus de Epstein-Barr y hepatitis C también pueden causar neuropatía.
  • Otras condiciones de salud: La neuropatía puede ser consecuencia de trastornos renales, trastornos hepáticos, hipotiroidismo , tumores (cancerígenos o benignos) que presionan los nervios o invaden su espacio, mieloma, linfoma y gammapatía monoclonal .
  • Medicamentos y venenos: Algunos antibióticos, algunos medicamentos anticonvulsivos y algunos medicamentos para el VIH, entre otros, pueden causar neuropatía. Algunos tratamientos, como la quimioterapia contra el cáncer y la radiación, pueden dañar los nervios periféricos. La exposición a sustancias tóxicas como los metales pesados (incluidos el (146)plomo y el mercurio) y los productos químicos industriales, especialmente los disolventes, también pueden afectar a la función nerviosa.
  • Trastornos vasculares: La neuropatía puede producirse cuando el flujo sanguíneo hacia los brazos y las piernas disminuye o se ralentiza debido a una inflamación, coágulos sanguíneos u otros trastornos de los vasos sanguíneos. La disminución del flujo sanguíneo priva a las células nerviosas de oxígeno, lo que provoca daños en los nervios o su muerte. Los problemas vasculares pueden ser causados por la vasculitis , el tabaquismo y la diabetes.
  • Niveles anormales de vitaminas y alcoholismo : Los niveles adecuados de vitaminas E, B1, B6, B12 y niacina son importantes para una función nerviosa saludable. El alcoholismo crónico, que suele conllevar la falta de una dieta equilibrada, priva al organismo de tiamina y otros nutrientes esenciales necesarios para la función nerviosa. El alcohol también puede ser directamente tóxico para los nervios periféricos.
  • Trastornos hereditarios: La enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (CMT) es la neuropatía hereditaria más común. La CMT causa debilidad en los músculos del pie y de la parte inferior de la pierna y también puede afectar a los músculos de las manos. La amiloidosis familiar , la enfermedad de Fabry y la leucodistrofia metacromática son otros ejemplos de trastornos hereditarios que pueden causar neuropatía.
  • Sin causa conocida: Algunos casos de neuropatía no tienen causa conocida.

¿Cuáles son los síntomas de la neuropatía?

Los síntomas de la neuropatía varían según el tipo y la localización de los nervios afectados. Los síntomas pueden aparecer repentinamente, lo que se denomina neuropatía aguda, o desarrollarse lentamente a lo largo del tiempo, lo que se denomina neuropatía crónica.

Los signos y síntomas más comunes de la neuropatía son:

  • Hormigueo ”) o entumecimiento , especialmente en las manos y los pies. Las sensaciones pueden extenderse a los brazos y las piernas.
  • Dolor agudo, ardiente, punzante o eléctrico.
  • Cambios de sensibilidad. Dolor intenso, especialmente por la noche. Incapacidad para sentir el dolor, la presión, la temperatura o el tacto. Sensibilidad extrema al tacto.
  • Caídas, pérdida de coordinación.
  • Imposibilidad de sentir cosas en los pies y las manos – sensación de llevar calcetines o guantes cuando no es así.
  • Debilidad muscular, dificultad para caminar o mover los brazos o las piernas.
  • Contracciones musculares, calambres y/o espasmos .
  • Incapacidad para mover una parte del cuerpo (parálisis). Pérdida de control muscular, pérdida de tono muscular o caída de objetos de la mano.
  • Presión arterial baja o ritmo cardíaco anormal, que provoca mareos al ponerse de pie, desmayos o aturdimiento.
  • Sudoración excesiva o insuficiente en relación con la temperatura o el grado de esfuerzo.
  • Problemas con la vejiga (micción), la digestión (incluyendo hinchazón, náuseas/vómitos) y los intestinos (incluyendo diarrea, estreñimiento).
  • Problemas de la función sexual.
  • Pérdida de peso (involuntaria).

Diagnóstico y pruebas

Los síntomas más comunes de la neuropatía son el entumecimiento y el hormigueo, las caídas frecuentes, la debilidad muscular y la dificultad para caminar, y la presión arterial baja.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía?

Historia y examen físico: En primer lugar, su médico realizará una historia clínica y un examen físico completos. El médico revisará sus síntomas y le hará preguntas como la medicación actual y pasada, la exposición a sustancias tóxicas, su historial de traumatismos, su trabajo o hábitos sociales (buscando movimientos repetitivos), los antecedentes familiares de enfermedades del sistema nervioso, su dieta y el consumo de alcohol.

Examen neurológico: Durante un examen neurológico, su médico comprobará sus reflejos, su coordinación y equilibrio, su fuerza y tono muscular y su capacidad para sentir sensaciones (como el tacto ligero o el frío).

Análisis de sangre y pruebas de imagen: Su médico también puede pedirle análisis de sangre y pruebas de imagen. Los análisis de sangre pueden revelar desequilibrios vitamínicos y minerales, desequilibrios electrolíticos (indicador de problemas renales, diabetes, otros problemas de salud), problemas de tiroides, sustancias tóxicas, anticuerpos de ciertos virus o enfermedades autoinmunes. La resonancia magnética (RM) puede detectar tumores, nervios pinzados y compresión nerviosa.

Pruebas genéticas: Se puede solicitar una prueba genética si su médico sospecha que una condición genética está causando su neuropatía.

Evaluación electrodiagnóstica (EDX): Su médico puede enviarle a un especialista en nervios para que le haga una EDX con el fin de determinar la ubicación y el grado de daño de los nervios. La EDX incluye dos pruebas:

  • Estudio de conducción nerviosa (ECN): Durante esta prueba, se colocan pequeños parches – llamados electrodos – en la piel sobre los nervios y los músculos de diferentes partes del cuerpo, normalmente los brazos o las piernas. Se aplica un breve impulso de electricidad al parche sobre un nervio que se va a estudiar. La prueba mide la magnitud de la respuesta y la rapidez con la que el nervio transporta la señal eléctrica. De este modo se pueden estudiar tanto los nervios motores como los sensoriales.
  • Electromiografía con aguja (EMG): Una EMG puede determinar la salud de un músculo, y determinar si hay alguna desconexión entre el nervio y el músculo midiendo la actividad eléctrica dentro del músculo mientras está en uso. Durante un EMG, se inserta un electrodo de aguja muy fino a través de la piel en el músculo. A continuación, el músculo se utiliza para un movimiento específico y la actividad eléctrica del músculo se registra en un gráfico denominado electromiograma.

Biopsias de tejido: En algunos casos, se necesita una biopsia de nervio, músculo o piel para confirmar el diagnóstico. Durante una biopsia, se extrae una pequeña muestra de su tejido para examinarla al microscopio.

Otras pruebas: Otras pruebas incluyen una prueba para medir la capacidad de su cuerpo para sudar (llamada prueba (2193)QSART) y otras pruebas para comprobar la sensibilidad de sus sentidos (tacto, calor/frío, dolor, vibración).

¿Cómo se trata la neuropatía?

¿Cómo se trata la neuropatía?

El tratamiento empieza por identificar y tratar cualquier problema médico subyacente, como la diabetes o las infecciones.

Algunos casos de neuropatía pueden tratarse fácilmente y a veces curarse. Sin embargo, no todas las neuropatías pueden curarse. En estos casos, el tratamiento se dirige a controlar y manejar los síntomas y a prevenir más daños en los nervios. Las opciones de tratamiento son las siguientes

  • Se pueden utilizar medicamentos para controlar el dolor. Una serie de medicamentos diferentes contienen sustancias químicas que ayudan a controlar el dolor ajustando las vías de señalización del dolor dentro del sistema nervioso central y periférico. Estos medicamentos incluyen:
    • Antidepresivos como duloxetina o nortripyline .
    • Anticonvulsivos como gabapentina y pregabalina
    • Parches y cremas tópicas (sobre la piel) que contengan lidocaína o capsaicina
    • Los medicamentos narcóticos no suelen utilizarse para el dolor de la neuropatía debido a la escasa evidencia de que sean útiles para esta condición.
  • La fisioterapia utiliza una combinación de ejercicios específicos, masajes y otros tratamientos para ayudarle a aumentar su fuerza, equilibrio y amplitud de movimiento.
  • La terapia ocupacional puede ayudarle a sobrellevar el dolor y la pérdida de funciones, y enseñarle habilidades para compensar esa pérdida.
  • La cirugía está disponible para los pacientes con neuropatía relacionada con la compresión causada por cosas como hernia discal en la espalda o el cuello, tumores, infecciones o trastornos de atrapamiento del nervio, como el síndrome del túnel carpiano .
  • Las ayudas mecánicas , como los aparatos ortopédicos y los zapatos especialmente diseñados, los yesos y las férulas, pueden ayudar a reducir el dolor al proporcionar apoyo o mantener los nervios afectados en la alineación adecuada.
  • Una nutrición adecuada implica llevar una dieta más sana y asegurarse de obtener el equilibrio adecuado de vitaminas y otros nutrientes.
  • Adoptar hábitos de vida saludables , como hacer ejercicio para mejorar la fuerza muscular, dejar de fumar , mantener un peso saludable y limitar el consumo de alcohol.

Otros tratamientos

  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS): Este tratamiento consiste en colocar electrodos en la piel en los nervios que causan el dolor o cerca de ellos. A través de los electrodos se administra una corriente eléctrica suave y de bajo nivel en la piel. El programa de tratamiento (cuántos minutos y con qué frecuencia) lo determina el terapeuta. El objetivo de la terapia TENS es interrumpir las señales de dolor para que no lleguen al cerebro.
  • Tratamientos inmunosupresores o inmunomoduladores: Se utilizan varios tratamientos para las personas cuya neuropatía se debe a una enfermedad autoinmune. Entre ellos se encuentran los medicamentos orales, los tratamientos de infusión intravenosa o incluso procedimientos como la plasmaféresis, en la que se eliminan los anticuerpos y otras células del sistema inmunitario de la sangre y ésta se devuelve al organismo. El objetivo de estas terapias es impedir que el sistema inmunitario ataque los nervios.
  • Tratamientos complementarios: La acupuntura , los masajes, el ácido alfa-lipoico, los productos herbales, la meditación/yoga, la terapia conductual y la psicoterapia son otros métodos que podrían probarse para ayudar a aliviar el dolor neuropático. Pregunte a su médico si alguna de estas terapias podría ser útil para tratar la causa de su neuropatía.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor crónico mediante el uso de técnicas de manipulación, estiramiento y masaje.
  • También se pueden utilizar modalidades de fisioterapia, como la terapia física, la electroterapia y la terapia de ultrasonidos, para ayudar a aliviar el dolor.
  • La fisioterapia también puede ayudar a tratar la causa del dolor crónico, como una lesión o una condición médica, para ayudar a prevenir que el dolor se agrave.

¿Puede prevenirse la neuropatía?

Puede reducir el riesgo de neuropatía tratando los problemas médicos existentes y adoptando hábitos de vida saludables. He aquí algunos consejos:

  • Controle su diabetes: Si tiene diabetes, mantenga su nivel de glucosa en sangre dentro del rango recomendado por su médico.
  • Cuide sus pies: Si tiene diabetes o un flujo sanguíneo deficiente, es importante que se revise los pies todos los días. Busca llagas, ampollas, rojeces, callos o piel seca o agrietada. Mantenga las uñas de los pies cortadas (corte recto a través de la uña); aplique loción en los pies limpios y secos; y use zapatos cerrados y bien ajustados. Proteja sus pies del calor y del frío. No camine descalzo.
  • Desordena tus suelos. Mantén tus suelos libres de objetos que puedan hacer que tropieces y te caigas. Asegúrese de que todos los cables eléctricos están escondidos a lo largo de los zócalos de las paredes y que las habitaciones están bien iluminadas.
  • Deje de fumar: Fumar contrae los vasos sanguíneos que suministran nutrientes a los nervios. Sin una nutrición adecuada, los síntomas de la neuropatía pueden empeorar.
  • Mantenga un estilo de vida saludable: Lleve una dieta equilibrada , manténgase dentro de su rango de peso ideal, haga ejercicio varias veces a la semana y mantenga las bebidas alcohólicas al mínimo. Estos consejos de vida saludable mantienen los músculos fuertes y suministran a los nervios el oxígeno y los nutrientes que necesitan para mantenerse sanos.
  • Revise sus medicamentos: Hable con su médico o farmacéutico sobre todos los medicamentos y productos de venta libre que toma. Pregunte si se sabe que alguno causa o empeora la neuropatía. Si es así, pregunte si se puede probar una medicación diferente.

¿Puede detenerse la neuropatía?

El resultado a largo plazo depende de la causa de la neuropatía. Si la neuropatía está causada por una enfermedad tratable, el tratamiento de la enfermedad puede detener la neuropatía o evitar que empeore. Si la causa subyacente de la neuropatía no puede tratarse, el objetivo es controlar los síntomas de la neuropatía y mejorar su calidad de vida.

La neuropatía rara vez conduce a la muerte si se determina y controla la causa. Cuanto antes se haga el diagnóstico y se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de frenar o reparar el daño nervioso. La recuperación, si es posible, suele llevar mucho tiempo, desde meses hasta incluso años. Algunas personas viven con cierto grado de neuropatía durante el resto de su vida.

¿Puede revertirse la neuropatía?

Si la causa subyacente de la neuropatía puede tratarse y curarse (como la neuropatía causada por una carencia de vitaminas), es posible que la neuropatía también pueda revertirse. Sin embargo, a menudo, cuando se diagnostica una neuropatía, ya existe un cierto grado de daño permanente que no puede solucionarse.

Aunque esta es la creencia general de hoy, no es la esperanza de mañana. El daño nervioso puede ser reversible algún día. Los investigadores ya están viendo resultados positivos – en el recrecimiento de las fibras nerviosas – en un estudio con fármacos en ratones con diabetes. Es probable que sea necesario seguir investigando y llevar un estilo de vida saludable para que el cuerpo pueda repararse a sí mismo. Esté atento.

¿Puede la neuropatía provocar una amputación?

Sí, la neuropatía –, especialmente la relacionada con la diabetes –, puede provocar la amputación de una extremidad. Cada año, unos 86.000 con diabetes pierden una extremidad. La secuencia de acontecimientos que conducen a la amputación suele ser la siguiente: los altos niveles de glucosa que se observan en la diabetes provocan daños en los nervios. El daño nervioso reduce la sensibilidad de las extremidades (normalmente los pies), lo que puede llevar a que las lesiones inadvertidas se conviertan en úlceras o infecciones cutáneas. La reducción del flujo sanguíneo a los pies, otro efecto de la diabetes, impide que la herida se cure correctamente. Las heridas hacen que el tejido del pie o de la pierna se rompa, requiriendo la amputación.

Sin embargo, puede reducir la posibilidad de sufrir una amputación manteniendo la diabetes bajo control y cuidando cuidadosamente la piel y los pies .

¿Qué debo hacer si creo que tengo una neuropatía?

Acuda a su médico inmediatamente en cuanto note los síntomas. La neuropatía también puede ser un síntoma de un trastorno grave. Si no se trata, la neuropatía periférica puede provocar daños permanentes en los nervios.

¿Existen grupos de apoyo para personas con neuropatía?

Puede obtener más información en la Fundación para la Neuropatía Periférica. https://www.foundationforpn.org/