/images/i/patologias/problemas-de-salud-bucodental-y-diabetes/problemas-de-salud-bucodental-y-diabetes.png
< Volver a patologías

Problemas de salud bucodental y diabetes

La diabetes es una enfermedad que puede afectar a todo el cuerpo —, incluida la boca. Las personas con diabetes corren un riesgo mayor de lo normal de sufrir problemas de salud bucodental.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia es una forma de tratamiento que puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación de una fractura de hombro, así como a mejorar la movilidad del hombro. Los ejercicios de fisioterapia también pueden ayudar a prevenir la formación de cicatrices y a mejorar la fuerza del hombro.

¿Por qué las personas con diabetes tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud bucodental?

El vínculo entre la diabetes y los problemas de salud bucodental es el alto nivel de azúcar en sangre. Si el nivel de azúcar en sangre está mal controlado, es más probable que aparezcan problemas de salud bucodental. Esto se debe a que la diabetes no controlada debilita los glóbulos blancos, que son la principal defensa del organismo contra las infecciones bacterianas que pueden producirse en la boca.

Al igual que los estudios han demostrado que el control de los niveles de azúcar en sangre reduce el riesgo de complicaciones orgánicas importantes de la diabetes —, como daños en los ojos, el corazón y los nervios —, la diabetes también puede proteger contra el desarrollo de problemas de salud bucodental.

¿Qué problemas de salud bucodental se asocian a la diabetes?

Las personas con diabetes se enfrentan a un mayor riesgo de:

  • Sequedad de boca: La diabetes no controlada puede disminuir el flujo de saliva (escupir), lo que provoca sequedad de boca. La sequedad bucal puede provocar además dolor, úlceras, infecciones y caries.
  • Inflamación de las encías (gingivitis) y periodontitis : Además de debilitar los glóbulos blancos, otra complicación de la diabetes es que provoca el engrosamiento de los vasos sanguíneos. Esto ralentiza el flujo de nutrientes y productos de desecho de los tejidos corporales, incluida la boca. Cuando se produce esta combinación de acontecimientos, el cuerpo pierde su capacidad para combatir las infecciones. Dado que la enfermedad periodontal es una infección bacteriana, las personas con diabetes no controlada pueden experimentar una enfermedad de las encías más frecuente y grave.
  • Mala cicatrización de los tejidos orales: Las personas con diabetes no controlada no cicatrizan rápidamente después de una cirugía oral u otros procedimientos dentales porque el flujo sanguíneo al lugar del tratamiento puede verse dañado.
  • Aftas: Las personas con diabetes que toman frecuentemente antibióticos para combatir diversas infecciones son especialmente propensas a desarrollar una infección por hongos en la boca y la lengua. El hongo se nutre de los altos niveles de glucosa en la saliva de las personas con diabetes no controlada. El uso de prótesis dentales (especialmente cuando se llevan constantemente) también puede provocar infecciones por hongos.
  • Ardor en la boca y/o en la lengua: Esta condición es causada por la presencia de aftas.

Las personas con diabetes que fuman tienen un riesgo aún mayor —, hasta 20 veces más de desarrollar aftas y enfermedad periodontal que los no fumadores. El tabaquismo también parece perjudicar el flujo sanguíneo a las encías, lo que podría afectar a la cicatrización de las heridas en esta zona de tejido.

Si tengo diabetes, ¿cómo puedo prevenir los problemas de salud bucodental?

Dado que las personas con diabetes son más propensas a padecer afecciones que podrían perjudicar su salud bucodental, es fundamental seguir unas buenas prácticas de higiene bucodental, prestar especial atención a cualquier cambio en su salud bucodental y llamar inmediatamente a su dentista si se producen dichos cambios. Entre las sugerencias para prevenir o reducir los problemas de salud bucodental se incluyen

  • Mantener el nivel de azúcar en sangre lo más cerca posible de lo normal. En cada visita al dentista, comuníquele el estado de su diabetes. Por ejemplo, conozca su nivel de hemoglobina glicosilada (HgA1C). (Un buen control se indica con un nivel inferior al 7%). Si ha tenido un episodio de bajada de azúcar (también llamado reacción a la insulina) en el pasado, tiene un mayor riesgo de sufrir otro. Diga a su dentista cuándo fue su último episodio, con qué frecuencia se producen esos episodios y cuándo tomó su última dosis de insulina (si toma insulina).
  • Consulte a su médico antes de programar un tratamiento para la enfermedad periodontal. Pida a su médico que hable con su dentista o periodoncista sobre su estado de salud general Si se planea una cirugía oral, su médico o dentista le dirá si necesita tomar algún antibiótico antes de la cirugía, si necesita cambiar su horario de comidas o el horario y la dosis de su insulina (si toma insulina).
  • Asegúrese de dar a su dentista el nombre y el número de teléfono de su médico. Esta información estará fácilmente disponible para su dentista en caso de que surjan preguntas o dudas.
  • Lleve a su dentista una lista con todos los nombres y dosis de todos los medicamentos que esté tomando. Su dentista necesitará conocer esta información para recetarle los medicamentos que menos puedan interferir con los que ya está tomando. Si se está tratando una infección importante, puede ser necesario ajustar la dosis de insulina (para los que toman insulina).
  • Posponga los procedimientos dentales no urgentes si su nivel de azúcar en sangre no está bien controlado. Sin embargo, las infecciones agudas (infecciones que se desarrollan rápidamente), como los abscesos, deben tratarse de inmediato.
  • Tenga en cuenta que la curación puede tardar más en las personas con diabetes. Sigue al pie de la letra las instrucciones de tu dentista tras el tratamiento.
  • Llama inmediatamente a tu ortodoncista si un alambre o un bracket (como los de los aparatos de ortodoncia) te corta la lengua o la boca.

Otros consejos de higiene bucal para las personas con diabetes:

  • Haga que su dentista le limpie y revise los dientes y las encías al menos dos veces al año. Hable con su dentista para determinar la frecuencia de las revisiones.
  • Prevenga la acumulación de placa en los dientes utilizando el hilo dental al menos una vez al día.
  • Cepíllese los dientes después de cada comida. Utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves.
  • Si lleva dentadura postiza, quítesela y límpiela a diario.
  • Si fuma, hable con su médico sobre cómo dejar de fumar.

¿Cuáles son las ideas erróneas sobre los problemas de salud bucodental y la diabetes?

Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de padecer caries dentales

Hay dos escuelas de pensamiento sobre este tema. Una escuela cree que los altos niveles de glucosa en la saliva de las personas con diabetes no controlada ayudan a las bacterias a prosperar. Esto conduce a la aparición de caries y enfermedades de las encías. Además, las personas con diabetes tienden a hacer comidas más pequeñas y frecuentes a lo largo del día. Esto aumenta la posibilidad de que crezcan las bacterias y se desarrollen las caries.

La otra escuela cree que las personas con diabetes saben más sobre lo que tienen que comer y la necesidad de vigilar de cerca su consumo de azúcar. No comen muchos alimentos que contengan azúcares que provoquen caries.

El hecho es que las personas cuya diabetes está bien controlada no tienen más caries ni enfermedades periodontales que las personas sin diabetes. Una buena higiene bucal y un buen control del azúcar en sangre son las mejores protecciones contra la formación de caries y la enfermedad periodontal.

Las personas con diabetes pierden los dientes más a menudo y antes que las personas sin diabetes

Son muchos los factores que intervienen en la pérdida de dientes en las personas con diabetes. En primer lugar, las personas con diabetes no controlada son más propensas a desarrollar gingivitis y enfermedad periodontal. Si la infección persiste, puede extenderse al hueso subyacente que ancla los dientes. Para complicar esta situación, las infecciones no se resuelven tan rápidamente en las personas con diabetes.

La buena noticia para las personas con diabetes es que si practican buenos hábitos de higiene bucal — cepillándose al menos dos veces al día (o preferiblemente después de cada comida) con una pasta de dientes que contenga flúor, utilizando el hilo dental a diario y manteniendo los niveles de azúcar en sangre bajo control — el potencial de infección de la enfermedad periodontal se reducirá en gran medida o se eliminará, así como el riesgo de pérdida de dientes.

Si necesito una cirugía oral, tengo más riesgo de sufrir problemas postquirúrgicos, incluidas las infecciones, porque éstas son más comunes en las personas con diabetes

Con una atención médica estrecha y un autocuidado que mantenga el nivel de azúcar en sangre lo más cerca posible de lo normal, y un buen cuidado dental personal y profesional, los problemas después de la cirugía no son más probables en las personas con diabetes que en las que no padecen la enfermedad.