/images/i/patologias/prolapso-rectal/prolapso-rectal-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Prolapso rectal: Síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

El prolapso rectal se produce cuando el recto, parte del intestino grueso, se desliza hacia abajo dentro del ano. Está causado por un debilitamiento de los músculos que lo mantienen en su sitio. El prolapso rectal puede parecer o sentirse como las hemorroides, pero a diferencia de éstas, no desaparece por sí solo. A la larga, será necesario intervenir quirúrgicamente para solucionarlo.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el prolapso rectal?

La fisioterapia puede ayudar a tratar el dolor de espalda de varias maneras. Pueden realizar masajes para relajar los músculos y aumentar la circulación, lo que puede ayudar a reducir el dolor. También pueden estirar los músculos y tejidos blandos para aliviar la tensión y el dolor. En algunos casos, la fisioterapia también puede incluir la utilización de calor o frío para aliviar el dolor.

Visión general

El recto es la parte final del intestino que llega al ano. Cuando el recto se prolapsa, cae dentro del ano.
¿Qué es el prolapso rectal?

¿Qué es el prolapso rectal?

El recto es el último segmento del intestino grueso antes del ano. Aquí es donde la caca se prepara para salir del cuerpo. Cuando la caca llega al recto, provoca la necesidad de defecar (hacer caca), y una red de músculos empuja la caca hacia fuera a través del ano. Pero cuando se produce un prolapso rectal, el propio recto se desplaza con él, deslizándose por el canal anal al estilo de un telescopio — y a veces saliendo por el otro lado.

“Prolapso” es el término que utilizan los profesionales sanitarios para describir cualquier parte del cuerpo que se ha caído de su posición normal en el cuerpo. Suele significar que los músculos que sostienen la parte se han debilitado o deteriorado. Un cierto debilitamiento o deterioro es normal con el envejecimiento, pero el desgaste adicional de los músculos puede acelerar el proceso. El parto, el estreñimiento crónico o la diarrea pueden afectar al recto.

¿A quién afecta el prolapso rectal?

Afecta más comúnmente a las personas que fueron asignadas como mujeres al nacer, especialmente a las mayores de 50 años. Con menor frecuencia, puede ocurrir en niños pequeños como resultado de una diarrea crónica o de fibrosis quística .

¿Qué frecuencia tiene esta afección?

Se estima que se produce en unas 2,5 de cada 1000 personas.

¿Es grave el prolapso rectal?

No es de gravedad urgente, pero puede causar molestias a algunas personas, y puede dar lugar a posibles complicaciones en el futuro. Las complicaciones más comunes son las dificultades para hacer caca, como la incontinencia fecal .

¿Qué causa el prolapso rectal?

¿Qué causa el prolapso rectal?

El fallo de los músculos que mantienen el recto en su sitio provoca un prolapso rectal. Muchas cosas pueden contribuir a ello. Algunas posibilidades son

  • El envejecimiento.
  • Embarazo y parto.
  • Una lesión o cirugía previa en la pelvis.
  • Estreñimiento o diarrea crónicos.
  • Infecciones por parásitos intestinales.
  • Tos o estornudos crónicos.
  • Daños en la médula espinal o en los nervios.
  • Fibrosis quística.

¿Qué aspecto tiene el prolapso rectal?

El prolapso rectal puede tener un aspecto diferente en cada persona. Si tiene un prolapso interno, el recto ha empezado a bajar hasta el ano, pero aún no ha salido por el otro extremo. Si tiene un prolapso mucoso, el revestimiento mucoso interior del recto se ha vuelto del revés y ha empezado a asomar por el ano. El prolapso externo se produce cuando todo el recto se sale. Al principio, el prolapso sólo se produce cuando haces caca, pero con el tiempo es constante.

¿Cuáles son los signos o síntomas del prolapso rectal?

Puede notarse:

  • Una sensación de presión o abultamiento en el ano.
  • Una sensación de que queda algo dentro del ano después de hacer caca.
  • Una masa roja y carnosa que cuelga del ano.
  • Pérdida de mucosidad, caca o sangre por el ano.
  • Dolor anal o picor .

¿Cómo puedo saber si tengo prolapso rectal o hemorroides?

El prolapso rectal y las hemorroides pueden tener síntomas similares, y no es raro confundir uno con el otro. Las hemorroides — vasos sanguíneos inflamados en el ano o el recto — también pueden causar picor, dolor o sangrado. Las hemorroides pueden incluso prolapsar — salirse del ano — y, si lo hacen, pueden tener un aspecto similar al del prolapso rectal de la mucosa. Después de todo, se producen dentro del mismo revestimiento mucoso rojo y carnoso.

Tanto las hemorroides como el prolapso rectal pueden producirse durante y después del embarazo, o junto con el estreñimiento o la diarrea crónicos. Mientras que el prolapso rectal tiene muchas causas posibles, las hemorroides se producen principalmente por un esfuerzo excesivo. También son temporales y desaparecen por sí solas al cabo de una semana aproximadamente. El prolapso rectal es crónico y progresivo. Los síntomas pueden cambiar, pero no desaparecerán.

¿Cómo se diagnostica el prolapso rectal?

Su médico revisará su historial médico y luego le examinará el recto. Puede pedirle que active los músculos como si estuviera haciendo caca. Para confirmar el diagnóstico o descartar otros posibles problemas, podrían utilizar una o varias de las siguientes pruebas:

  • Examen rectal digital . Se trata de un examen físico en el que se utilizan dedos enguantados y lubricados.
  • Defecografía . Se trata de un estudio de imagen de los músculos cuando se hace caca, mediante una radiografía o una resonancia magnética.
  • Manometría anorrectal . Esta prueba mide la fuerza y la tensión de sus esfínteres anales.
  • Serie gastrointestinal inferior ((1) enema de bario ) . Una serie de radiografías en vídeo del tracto gastrointestinal inferior.
  • Colonoscopia . Esta prueba examina el interior del intestino grueso con un endoscopio flexible.
  • Electromiografía (EMG) : Esta prueba determina si el daño nervioso es la razón por la que los esfínteres anales no funcionan correctamente. También examina la coordinación muscular.

Si los músculos del suelo pélvico son débiles, es posible que tenga una o varias otras afecciones además del prolapso rectal. Es posible que su especialista médico quiera comprobar estas otras afecciones para poder tratarlas todas juntas. Las posibles afecciones secundarias son:

¿El prolapso rectal desaparece por sí solo?

No en los adultos. Si su hijo tiene un prolapso rectal, es posible que desaparezca después de tratar la causa. Por ejemplo, si su hijo tiene heces duras, diarrea o una infección por parásitos, el tratamiento de estas afecciones aliviará la tensión de los músculos del suelo pélvico. Los músculos se repararán por sí solos a medida que tu hijo siga creciendo. Sin embargo, si es un adulto, el prolapso rectal no mejorará sin cirugía.

¿Qué ocurre si el prolapso rectal no se trata?

¿Qué ocurre si el prolapso rectal no se trata?

Si no causa síntomas molestos, es posible que pueda vivir durante algún tiempo con el prolapso rectal, cuidándolo en casa. Cuidarlo significa empujar manualmente el recto hacia dentro. Los profesionales sanitarios recomiendan que se acueste de lado con las rodillas hacia el pecho y utilice un paño húmedo y caliente para empujar suavemente el recto hacia su sitio. Sin embargo, el prolapso seguirá empeorando con el tiempo.

El prolapso rectal no tratado puede dar lugar a varias complicaciones posibles, entre ellas:

  • Incontinencia fecal . A medida que los músculos anales se van estirando, puede aumentar la dificultad para retener los gases y las cacas. Entre las personas con prolapso rectal, entre el 50% y el 75% de ellas presentan esta complicación.
  • Estreñimiento . El encorvamiento del recto y los problemas de coordinación muscular pueden causarle dificultades para evacuar las heces. Algunas personas alternan el estreñimiento con la incontinencia.
  • Úlceras rectales . La fricción y la exposición del revestimiento mucoso del recto pueden causar úlceras rectales y llagas dolorosas que pueden sangrar. Una hemorragia incontrolada podría provocar anemia .
  • Incarceración . Un recto “encarcelado” se queda atascado colgando del ano y no puede volver a introducirse. El peligro de esto es que podría quedar sin suministro de sangre ”). Esto podría provocar la muerte del tejido y la descomposición del recto ((501)gangrena ).

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el prolapso rectal?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor de espalda mediante la realización de ejercicios y técnicas de manipulación.
  • Los ejercicios de fortalecimiento y estiramiento pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda y a prevenir la recurrencia del mismo.
  • La terapia manual, como la manipulación y la terapia de masaje, pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda y a mejorar la movilidad.
  • Otras modalidades de fisioterapia, como la electroterapia y la terapia física, también pueden ser útiles para el alivio del dolor de espalda.

¿Cómo se arregla el prolapso rectal?

Existen varios métodos quirúrgicos para solucionar el prolapso rectal. El procedimiento al que se someta dependerá de las características específicas de su enfermedad. Para los adultos generalmente sanos, la primera opción suele ser una rectopexia , que es un procedimiento para reparar el recto a través del abdomen. Sin embargo, algunas personas pueden no ser buenas candidatas para la cirugía abdominal. En estos casos, la cirugía rectal es otra opción.

Abordaje abdominal (rectopexia)

Este procedimiento devuelve el recto a su posición original en la pelvis. El cirujano fijará el recto a la pared posterior de la pelvis (el sacro) con puntos de sutura permanentes. También puede reforzarlo con una malla. Esto mantendrá el recto en su sitio el tiempo suficiente para que se desarrolle el tejido cicatricial, que lo mantendrá en su sitio después. La rectopexia tiene una tasa de éxito del 97% a largo plazo para solucionar el prolapso rectal.

Dependiendo del criterio y la experiencia de su cirujano, puede someterse a la rectopexia mediante cirugía abdominal abierta o cirugía mínimamente invasiva (laparoscópica). La cirugía abierta significa abrir la cavidad abdominal para acceder a los órganos. La cirugía laparoscópica se realiza a través de pequeñas “incisiones en forma de ojo de cerradura”, utilizando una pequeña cámara, y a veces se realiza con el uso de un robot quirúrgico. Ambos procedimientos se realizan bajo anestesia general .

Si ha tenido un historial de estreñimiento crónico, y si éste fue un factor que contribuyó a su prolapso rectal, su cirujano puede sugerir una resección parcial del intestino en el momento de su rectopexia. Esto significa extirpar una parte del colon. Su cirujano puede identificar la parte del colon en la que suelen producirse dificultades de estreñimiento. La extirpación de la sección problemática suele mejorar la función intestinal posterior.

Abordaje rectal (perineal)

Si la cirugía abdominal no es una opción ideal para usted, el cirujano puede abordar el prolapso rectal a través del ano. La cirugía rectal no siempre requiere anestesia general como la cirugía abdominal. Algunas personas pueden someterse a ella con anestesia epidural . El enfoque rectal o “perineal” también puede ser una mejor opción si tiene un prolapso muy leve, o si su recto está atascado en el exterior (encarcelado). Existen dos procedimientos habituales:

Procedimiento de Altemeier . En esta intervención, el cirujano extrae el recto prolapsado a través del ano y lo elimina. También puede extirpar la parte inferior del colon (colon sigmoide) si está implicada en el prolapso ((1852)proctosigmoidectomía ). A continuación, cosen los dos extremos del intestino grueso (el resto del colon y el ano). El nuevo extremo del colon se convierte en el nuevo recto.

Este procedimiento es menos invasivo que la cirugía abdominal abierta y más fácil de recuperar, pero su desventaja es que el prolapso puede volver a producirse después. Una de las razones es que el nuevo recto hecho a partir del colon no es tan fuerte como el recto original. Por ello, algunos cirujanos combinan la intervención de Altemeier con una “levatoroplastia” — que tensa los músculos del suelo pélvico cosiéndolos más juntos.

Procedimiento Delorme . Si sólo tiene un prolapso de la mucosa, o un pequeño prolapso externo, el cirujano puede optar por una intervención más sencilla. La intervención de Delorme sólo elimina el prolapso de la mucosa del recto. A continuación, el cirujano pliega la pared muscular del recto sobre sí misma y la sutura dentro del canal anal. La doble pared muscular ayuda a reforzar el recto.

¿Cuáles son los posibles riesgos o complicaciones de la cirugía de prolapso rectal?

Todas las cirugías conllevan un bajo riesgo de ciertas complicaciones generales, entre ellas

  • Sangrado.
  • Infección.
  • Coágulos de sangre.
  • Lesión de órganos cercanos.
  • Complicaciones de la anestesia.

Los riesgos adicionales asociados a la cirugía de prolapso rectal incluyen:

  • Fuga anastomótica . Si los dos extremos del intestino que se seccionaron y volvieron a conectarse no cicatrizan correctamente, puede provocar una fuga del intestino, lo que requiere otra cirugía para repararlo.
  • Estreñimiento . Para algunas personas, el estreñimiento empeora después de la cirugía, y a veces ocurre incluso si no lo tenías antes. El tejido cicatricial en los intestinos puede ser una de las razones.
  • Disfunción sexual . La rectopexia tiene una pequeña posibilidad (1% a 2%) de dañar un nervio relacionado con la función sexual masculina.

¿Cómo puedo evitar que se produzca un prolapso rectal o que reaparezca después de la cirugía?

  • Tratar los trastornos intestinales crónicos . No deje que el estreñimiento o la diarrea crónicos persistan. Pregunte a su médico sobre las opciones de tratamiento, incluyendo cambios en el estilo de vida y medicamentos.
  • Fortalezca su suelo pélvico . Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a mantener los músculos pélvicos en forma y fuertes. Se ha demostrado que previenen la incontinencia y el posible prolapso de órganos pélvicos.

¿Cuál es el pronóstico si tengo un prolapso rectal?

Puede que al principio no sea un problema importante, pero seguirá empeorando con el tiempo. Si ya tiene problemas intestinales, probablemente deba acudir a su médico cuanto antes. La mayoría de las veces, la cirugía soluciona el prolapso rectal, pero puede volver a aparecer en un pequeño número de personas. La cirugía también tiene resultados mixtos para las complicaciones intestinales. Estos problemas pueden necesitar un tratamiento adicional para solucionarse.

El resumen de Infitema

El prolapso rectal suele ser el resultado de un proceso largo y gradual de deterioro muscular. No es una urgencia médica, pero puede ser consternante cuando se produce. Cierto deterioro es inevitable, pero el autocuidado puede marcar la diferencia. Si prestas atención a tu salud intestinal y ejercitas los músculos del suelo pélvico, puedes ayudar a mantener tus órganos pélvicos en las mejores condiciones posibles. Si se produce un prolapso, la cirugía puede solucionarlo.