/images/i/patologias/rotura-del-lca-ligamento-cruzado-anterior/rotura-del-lca-sintomas-recuperacion-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Rotura del LCA: Síntomas, recuperación y tratamiento con fisioterapia

La rotura del LCA es una lesión de rodilla muy común. Puede ocurrir a los atletas que practican deportes como el fútbol, el baloncesto, el fútbol y el voleibol, y a los que realizan trabajos físicos. Existen fisioterapia, tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos. La mayoría de las personas se recuperan de una rotura del LCA en un plazo de seis a nueve meses.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

? La tendinitis es una inflamación de un tendón, que es el tejido que conecta el músculo al hueso. La fisioterapia puede ayudar a tratar la tendinitis mediante el uso de técnicas de masaje para aliviar la inflamación, estiramientos para mejorar la flexibilidad y ejercicios para fortalecer los músculos y tendones.
¿Qué es una rotura del LCA? ¿Qué se siente?

¿Qué es una rotura del LCA? ¿Qué se siente?

Una rotura del LCA es un daño en el ligamento cruzado anterior (LCA), situado en el centro de la rodilla. La rotura puede ser parcial (el ligamento se rompe un poco) o total (el ligamento se rompe en dos partes). La rotura del LCA es dolorosa. La rodilla puede “ceder” (colapsar o doblarse) y puede oír o sentir un chasquido. Por lo general, la rodilla empezará a hincharse inmediatamente.

“Ligamento” es lo que el mundo de la medicina llama a las bandas de tejido resistente que conectan los huesos o mantienen los órganos en su sitio. La palabra “anterior” significa “hacia la parte delantera del cuerpo.” Cruciforme significa “en forma de cruz,” y en términos médicos se refiere a los dos ligamentos de la rodilla que forman una cruz: el LCA en la parte delantera y el ligamento cruzado posterior (LCP) en la parte trasera.

¿Qué es el ligamento cruzado anterior (LCA)?

Las rodillas están formadas por huesos, ligamentos, tendones y cartílagos. El ligamento cruzado anterior (LCA), situado en la parte delantera central de la rodilla, conecta el hueso del muslo (fémur) con la espinilla (tibia). Es uno de los cuatro ligamentos principales situados en la rodilla:

  • Ligamento cruzado anterior (LCA).
  • Ligamento colateral medial (LCM).
  • Ligamento colateral lateral (LCL).
  • Ligamento cruzado posterior (LCP).

La función principal del LCA es impedir el movimiento hacia delante y la rotación de la tibia sobre el fémur.

¿Cuáles son los tipos de roturas del LCA?

Cuando se lesiona un ligamento, el médico puede calificar la lesión en una escala de uno a tres, siendo el tres el más grave:

  • Grado Uno : Su ligamento se ha estirado, pero sigue cumpliendo su función de estabilizar la articulación de la rodilla.
  • Grado dos : Su ligamento se ha estirado y aflojado. Está parcialmente desgarrado. (Este grado es poco frecuente).
  • Grado tres : Su ligamento se ha roto – dividido en dos partes. Esta es una lesión muy grave.

Los desgarros del LCA suelen ir acompañados de lesiones en los ligamentos colaterales, la cápsula articular, el cartílago articular o los meniscos (almohadillas cartilaginosas).

¿Qué frecuencia tienen las roturas del LCA? ¿Quién corre el riesgo?

La rotura del LCA es una lesión de rodilla muy frecuente. En Europa se producen entre 100.000 y 200.000 incidentes al año. Son comunes en los atletas, especialmente en aquellos que practican deportes de arranque y parada, con cambios bruscos de dirección, como el fútbol, el baloncesto, el fútbol y el voleibol. También se corre un mayor riesgo si se realiza un trabajo extenuante que requiera escalar, pivotar o saltar.

La rotura del LCA puede ocurrirle a cualquiera a cualquier edad, pero las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades de sufrirla que los hombres. Los expertos aún no se han puesto de acuerdo sobre por qué las mujeres son más propensas. Algunos piensan que se debe a una condición física, un control neuromuscular o una fuerza muscular diferentes. Otros creen que se debe a una diferencia en la alineación de la pelvis y la parte inferior de la pierna, a unos ligamentos más sueltos o a la forma en que el estrógeno afecta a los ligamentos de la mujer. Las diferencias en la forma de saltar y aterrizar de las mujeres también podrían ser un factor.

¿Se puede caminar con un LCA roto?

Algunas personas se sienten lo suficientemente estables como para caminar, siempre que lo hagan despacio y con cuidado. Otras optan por utilizar muletas en caso de que su rodilla “ceda” (se colapse o se doble).

¿Duele la rotura del LCA?

Sí. Sentirá dolor y puede oír o sentir un chasquido cuando se produzca la lesión.

¿Qué ocurre si un niño se rompe el LCA?

Los niños y los adolescentes aún están creciendo. Al reconstruir un LCA se corre el riesgo de que se lesionen los cartílagos de crecimiento, lo que puede provocar problemas de crecimiento óseo. A veces, el cirujano no operará el LCA hasta que el niño sea mayor y sus huesos estén maduros, o utilizará técnicas especiales para evitar dañar el cartílago de crecimiento.

¿Cuáles son las causas de las roturas del LCA?

¿Cuáles son las causas de las roturas del LCA?

La mayoría de las roturas del LCA son lesiones sin contacto. Esto significa que no están causadas, por ejemplo, por una patada de otro jugador a la rodilla. Pueden producirse de varias formas diferentes, por ejemplo, cuando

  • Dejas de correr repentinamente.
  • Disminuye la velocidad cuando está corriendo.
  • Aterrizar de forma brusca tras un salto.
  • Cambias de dirección repentinamente, torciendo la rodilla.
  • Chocar con otra persona, como en una entrada de fútbol.

A veces – aproximadamente la mitad de las veces – se producen otros daños junto con las roturas del LCA. Puede haber daños en otras partes de la rodilla, como los otros ligamentos y/o el cartílago (un tejido conectivo similar al gel). El 70 % de las personas con roturas del LCA presentan lesiones en uno o ambos meniscos (las almohadillas de la rodilla que ayudan a proteger el cartílago).

¿Cuáles son los signos y síntomas de una rotura del LCA?

Cuando el LCA se rompe, puede sentir u oír un chasquido en la rodilla, o sentir que la rodilla ha “cedido.” Otros síntomas son

  • Dolor.
  • Hinchazón que comienza inmediatamente (pero que puede empezar de cuatro a seis horas después de la lesión) y dura de dos a cuatro semanas.
  • Pérdida de la amplitud de movimiento de la rodilla.
  • Sensibilidad.
  • Molestias al caminar.

¿Cómo se diagnostica una lesión del LCA? ¿Qué pruebas se realizan?

Parte del proceso de diagnóstico consiste en descartar otras posibles causas del dolor de rodilla. El médico puede pedir una radiografía para asegurarse de que no hay ningún hueso roto. Le hará un historial médico y le hará preguntas específicas sobre el dolor de rodilla. Examinará la rodilla lesionada y la comparará con la otra rodilla. Este examen es muy preciso para detectar roturas del LCA.

Es probable que se pida una resonancia magnética. Las resonancias magnéticas muestran los ligamentos, y un LCA roto aparecerá claramente. Sin embargo, puede que no sea necesario, ya que la comparación entre las rodillas puede revelar que el ligamento está roto.

¿Qué preguntas puede hacer mi médico para diagnosticar una rotura del LCA?

  • ¿Cómo se lesionó la rodilla?
  • ¿Cuándo se produjo la lesión?
  • ¿Cuándo empezó la hinchazón?
  • ¿Qué parte de la rodilla le duele?
  • ¿Oyó algún sonido cuando se produjo la lesión?
  • ¿Se ha roto el LCA antes?
¿Cuál es el tratamiento para una lesión del LCA?

¿Cuál es el tratamiento para una lesión del LCA?

Haga una terapia R.I.C.E. inmediatamente después de la lesión:

  • R: Reposo.
  • I: Hielo.
  • C: Compresión.
  • E: Elevación.

El tipo de tratamiento que reciba depende de usted. Muchas personas con desgarros del LCA deciden operarse para poder volver a realizar las actividades que hacían antes de la lesión. Si su nivel de actividad no es tan alto, puede optar por no operarse. Pero tenga en cuenta que su LCA roto no se curará por sí solo.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • de Aquiles
  • La tendinitis de Aquiles es una inflamación del tendón de Aquiles, que es el tendón que conecta el músculo del gemelo (pantorrilla) con el hueso del talón.
  • Los síntomas de la tendinitis de Aquiles incluyen dolor y calambres en la parte posterior del tobillo y la parte inferior de la pierna.
  • La fisioterapia para la tendinitis de Aquiles puede incluir ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, así como masajes y ultrasonido.
  • El objetivo del tratamiento de fisioterapia es reducir el dolor y la inflamación, y mejorar la fuerza y la flexibilidad del tendón de Aquiles.

¿Cuáles son los tratamientos quirúrgicos? ¿Cómo se realiza la cirugía?

La cirugía para reconstruir un LCA roto se realiza con un injerto de un tendón (los tendones conectan los músculos a los huesos) de su cuerpo, como un tendón de la corva (de la parte posterior del muslo), o el tendón de la rótula/patelar (de la parte delantera de la rodilla). Ocasionalmente, se puede utilizar un tendón de cadáver (un tendón de alguien que murió y donó su cuerpo a la ciencia) en personas mayores que todavía son muy activas. Los tendones de cadáver no suelen utilizarse en atletas jóvenes debido a las altas tasas de reutilización.

La cirugía es mínimamente invasiva, lo que significa que en lugar de hacer una gran incisión con un bisturí, el cirujano utiliza un artroscopio , un instrumento delgado parecido a una varita. El cirujano introduce el artroscopio y los instrumentos de trabajo a través de pequeñas incisiones en la rodilla.

¿Qué ocurre después de la operación del LCA?

Después de la operación, deberá mantener la herida limpia y seca. Utilizará hielo para reducir la hinchazón y el dolor. Es posible que utilice una férula y muletas.

Recibirá fisioterapia para fortalecer la rodilla y los músculos que la rodean. Los primeros días después de la operación, realizará ejercicios suaves de amplitud de movimiento y de fortalecimiento sencillos, así como algunos ejercicios de soporte de peso. La fisioterapia comenzará en la primera semana, incluyendo actividades avanzadas de fortalecimiento y equilibrio.

Después de unas 12 a 16 semanas, si no es un atleta, se añaden al programa de rehabilitación actividades específicas para el deporte, como saltos y ejercicios de agilidad. Un atleta debería poder volver a su actividad normal entre seis y nueve meses después de la operación del LCA.

¿Cuánto tiempo después del tratamiento me sentiré mejor? ¿Cuál es el tiempo de recuperación?

El tiempo de recuperación de una operación del LCA suele ser de seis a nueve meses.

¿Cuáles son los tratamientos no quirúrgicos?

Los tratamientos no quirúrgicos incluyen el uso de férulas y la fisioterapia:

  • Ortesis : La colocación de una férula alrededor de la rodilla la mantendrá estable. Tendrás que usar muletas para no cargar peso en esa pierna.
  • Fisioterapia: Los ejercicios ayudarán al funcionamiento de la rodilla y fortalecerán los músculos de la pierna que la rodean, dándole soporte.

Ten en cuenta que si decides no operarte, corres un mayor riesgo de volver a lesionarte la rodilla.

¿Cuáles son las complicaciones de la cirugía?

  • Infección. La infección es rara, pero sigue siendo un riesgo con cualquier tipo de cirugía.
  • Rigidez. La rigidez en la rodilla es común en el postoperatorio, pero la fisioterapia puede ayudarla. Esto puede evitarse realizando rehabilitación para recuperar todo el movimiento antes de la cirugía.
  • Transmisión viral. Recibir un injerto de un cadáver siempre conlleva el riesgo de contraer enfermedades como el VIH y la hepatitis C. Hay menos de una posibilidad entre un millón de que recibas un injerto infectado por el VIH.
  • Coágulos de sangre. Un coágulo de sangre puede poner en peligro la vida, pero es raro. El coágulo puede desprenderse en el torrente sanguíneo y causar una embolia pulmonar en los pulmones o un accidente cerebrovascular en el cerebro.
  • Dolor en la rótula. Esta complicación es frecuente cuando se utilizan injertos de tendón rotuliano.
  • Lesión del cartílago de crecimiento. La reconstrucción temprana del LCA en un niño o adolescente corre el riesgo de sufrirla. Si es posible, el cirujano retrasará la intervención hasta que el esqueleto haya crecido por completo o utilizará técnicas especiales para evitar la lesión del cartílago de crecimiento.

¿Pueden prevenirse las lesiones del LCA?

Si usted es un atleta, quizá no sea posible eliminar por completo las lesiones del LCA, pero diversas técnicas de entrenamiento pueden minimizar el riesgo de desgarro del LCA.

Si juegas al fútbol, al baloncesto y al voleibol, debes tener especialmente en cuenta dos cosas: cómo das pasos fuertes y rápidos para acelerar en otra dirección ”) y cómo aterrizas sobre tus pies tras un salto o un paso ”).

Las maniobras de corte y plantación causan alrededor del 70% de las lesiones del LCA.

El salto, el aterrizaje y el pivoteo implicados en estos deportes estresan el LCA de la rodilla – especialmente en las atletas femeninas. Iniciar un corte (o aterrizar después de un salto) puede comprometer la capacidad del LCA para resistir las fuerzas de rotación. Plantarse de forma incorrecta puede sobrepasar la capacidad del LCA para mover la rodilla de la forma para la que está diseñado.

¿Por qué las mujeres corren un mayor riesgo de sufrir lesiones del LCA?

Los atletas masculinos y femeninos tienden a tener diferencias en la forma de maniobrar en un salto o corte, lo que pone a las mujeres en mayor riesgo de lesión.

Las mujeres tienden a activar primero sus cuádriceps, mientras que los hombres tienden a activar primero sus isquiotibiales. Esta diferencia de activación puede alterar la cantidad de tensión aplicada al LCA y a otros ligamentos de la rodilla.

Además, después de un salto, las mujeres tienden a aterrizar con las rodillas más juntas que los hombres. Los atletas que aterrizan con las rodillas más separadas parecen tener menos riesgo de lesión del LCA.

La fatiga como factor en las lesiones del LCA

La fatiga es un peligro tanto para los atletas masculinos como para los femeninos. Los atletas cansados son más propensos a utilizar una mecánica inadecuada. Por ejemplo, pueden aterrizar con las rodillas más juntas. Esto es especialmente cierto cuando un atleta fatigado toma una decisión en una fracción de segundo para ejecutar un movimiento inesperado.

Un entrenamiento adecuado puede ayudar a prevenir las lesiones

Los estudios demuestran que los programas de entrenamiento supervisados por profesionales de la salud deportiva mejoran la fuerza de las piernas de los atletas y las técnicas de aterrizaje de los saltos.

Un entrenamiento adecuado disminuye las tasas de lesiones del LCA en el baloncesto, el voleibol y el fútbol. Las técnicas que mejoran la seguridad del LCA también pueden mejorar el rendimiento y aumentar la altura del salto vertical, la aceleración y la capacidad de cambiar de dirección.

Nada puede evitar por completo las lesiones del LCA. Pero explorar sus posibles causas y maximizar las estrategias de prevención puede frenar el “pop” y sus frustrantes consecuencias.

¿Pueden curarse las roturas del LCA?

Con el tiempo, la cirugía y la fisioterapia, debería recuperar el uso completo de la rodilla en un plazo de seis a nueve meses.

¿Puede volver a producirse una rotura del LCA?

Sí, se puede volver a desgarrar el LCA. El riesgo de que se vuelva a desgarrar se considera generalmente del cinco al siete por ciento.

¿Puedo llevar una vida normal con una rotura del LCA?

Sí, pero puede pasar algún tiempo antes de que vuelva a ser completamente como era antes de la lesión. Tanto si decide operarse como si no, con la fisioterapia acabará volviendo a la normalidad y podrá hacer su vida.

¿Una rotura del LCA puede poner fin a la carrera de los deportistas?

Después de la operación, se necesitan entre seis y nueve meses de fisioterapia antes de que el deportista esté listo para volver. Para entonces ya no tendrá hinchazón ni dolor. La gama completa de movimientos debería recuperarse y todo el equilibrio, la fuerza y la resistencia deberían estar de vuelta. La mayoría de los atletas volverán a su nivel de funcionamiento anterior.

¿Cómo me cuido?

Siga las instrucciones de su profesional sanitario, incluidas las de su fisioterapeuta. Trabaje duro en su fisioterapia. Tome los medicamentos tal y como se le han recetado.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Acuda a su médico inmediatamente cuando se lesione la rodilla. Tendrá que evaluar la lesión, reducir la hinchazón, administrarle analgésicos y determinar los siguientes pasos.

¿Qué preguntas debo hacer a mi especialista médico?

  • ¿Cuáles son los pros y los contras de la cirugía para reparar mi rotura del LCA?
  • ¿Tengo una rotura parcial del LCA o está roto en dos?
  • ¿Qué medicamentos debería tomar?
  • ¿Necesito ver a un especialista?
  • ¿Quién es un buen cirujano ortopédico?
  • ¿Debo acudir a un especialista en medicina deportiva?
  • ¿Cuándo puedo volver al trabajo o a la escuela?
  • ¿Cuándo puedo operarme?
  • ¿Cuánto tiempo cree que tardaré en recuperarme?
  • ¿Qué tipo de injerto es el mejor para mí?

El resumen de Infitema

Una rotura del LCA sólo le impedirá temporalmente trabajar o practicar los deportes que le gustan. Recuerde que su curación depende de sus propias elecciones: la decisión de utilizar muletas, de operarse o no, de trabajar duro en su fisioterapia, etc. Si se compromete con la fisioterapia y hace caso a las instrucciones de su médico, su vida volverá pronto a la normalidad.