/images/i/patologias/sacroileitis/sacroileitis-sintomas-causas-manejo-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Sacroileítis; síntomas, causas, manejo y tratamiento con fisioterapia

La fisioterapia, las inyecciones de esteroides en la articulación sacroilíaca y la ablación por radiofrecuencia son las opciones de tratamiento para esta enfermedad articular inflamatoria.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la sacroileítis?

La fisioterapia puede ayudar con la sacroileítis al proporcionar tratamientos para reducir el dolor y la inflamación. También pueden brindar ejercicios para mejorar la fuerza y la flexibilidad de la articulación afectada. Los tratamientos de fisioterapia pueden incluir: – Ultrasonido – Terapia de calor o frío – Estiramientos – Masajes – Ejercicios de fortalecimiento – TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea)

Visión general

articulaciones sacroilíacas
¿Qué es la sacroileítis?

¿Qué es la sacroileítis?

La sacroileítis es la inflamación de una o ambas articulaciones sacroilíacas. Estas dos articulaciones están situadas donde el sacro (la última sección triangular de la columna vertebral) se une al ilion (una parte de la pelvis).

La sacroileítis es una fuente común de dolor lumbar o de dolor en las nalgas o los muslos. A menudo es difícil de diagnosticar, ya que muchas otras afecciones causan dolor en los mismos lugares.

¿Qué tan común es la sacroileítis?

Los médicos no saben con certeza cuántas personas padecen sacroileítis. Sin embargo, se ha estimado que entre el 10 y el 25 por ciento de las personas que refieren dolor lumbar pueden tener sacroileítis.

¿Qué causa la sacroileítis?

¿Qué causa la sacroileítis?

La inflamación de la articulación sacroilíaca causa la mayoría de los síntomas de la sacroileítis. Muchas afecciones médicas provocan la inflamación de la articulación sacroilíaca, entre ellas:

  • Artrosis - Este tipo de artritis por desgaste puede producirse en las articulaciones sacroilíacas y es el resultado de la rotura de los ligamentos.
  • Espondilitis anquilosante - Es un tipo de artritis inflamatoria de las articulaciones de la columna vertebral. La sacroileítis suele ser un síntoma temprano de la espondilitis anquilosante.
  • Artritis psoriásica - Esta enfermedad inflamatoria provoca dolor e hinchazón en las articulaciones, así como psoriasis (manchas escamosas en la piel). La artritis psoriásica puede provocar la inflamación de las articulaciones de la columna vertebral, incluidas las sacroilíacas.

Otras causas de sacroileítis son:

  • Traumatismos - Una caída, un accidente de automóvil u otra lesión en las articulaciones sacroilíacas o en los ligamentos que las sostienen o las rodean pueden causar síntomas.
  • Embarazo - Las hormonas generadas durante el embarazo pueden relajar los músculos y ligamentos de la pelvis, provocando la rotación de la articulación sacroilíaca. El peso del embarazo también puede estresar la articulación sacroilíaca y provocar su desgaste.
  • Sacroileítis piogénica - Se trata de una rara infección de la articulación sacroilíaca causada por la bacteria Staphylococcus aureus.

¿Cuáles son los síntomas de la sacroileítis?

Los síntomas comunes de la sacroileítis incluyen dolor que:

  • Se produce en la parte baja de la espalda, la nalga, la cadera o el muslo
  • empeora después de estar mucho tiempo sentado o de pie, o al levantarse de una silla
  • empeora después de girar las caderas
  • Se siente agudo o punzante, o sordo y doloroso

¿Cómo se diagnostica la sacroileítis?

Su médico le preguntará por su historial médico, incluyendo cualquier trastorno o condición inflamatoria previa. Otras pruebas de diagnóstico son:

  • Examen físico, pruebas de movimiento - Durante el examen físico, se examina la columna vertebral para comprobar su correcta alineación y rotación. Durante varias pruebas físicas de movimiento, se le coloca en posición o se le pide que se mueva en direcciones específicas. En algunas de estas pruebas, el médico aplica presión a la articulación sacroilíaca, la columna vertebral, la cadera o la pierna. Cuanto mayor sea el número de pruebas que resulten positivas (que provoquen dolor), mayor será la probabilidad de que tenga sacroileítis.
  • Análisis de sangre - Los análisis de sangre buscan signos de inflamación.
  • Pruebas de imagen - Pueden solicitarse radiografías, TAC , y/o RMN si el médico sospecha que una lesión es el origen del dolor o para buscar cambios en la articulación sacroilíaca.
  • Inyección de esteroides - Una inyección de esteroides en la articulación sacroilíaca es tanto una prueba diagnóstica – si alivia el dolor – como un tratamiento. Este procedimiento se realiza utilizando rayos X para guiar la aguja espinal hasta el lugar adecuado para la inyección.
¿Cómo se trata la sacroileítis?

¿Cómo se trata la sacroileítis?

La mayoría de las personas con sacroileítis se benefician de la terapia física . Este tratamiento ayuda a fortalecer y estabilizar los músculos que rodean las articulaciones sacroilíacas. La fisioterapia también facilita el movimiento completo de las articulaciones sacroilíacas.

En algunos casos, los médicos recetan medicamentos como AINE s para ayudar a controlar el dolor en las primeras fases de la sacroileítis. En algunos casos, los médicos inyectan esteroides en las articulaciones sacroilíacas para ayudar a reducir la inflamación y el dolor. La ablación por radiofrecuencia se considera sólo si se consigue un alivio temporal del dolor tras la inyección en la articulación sacroilíaca. Este procedimiento utiliza ondas de radio para calentar una pequeña zona de tejido nervioso con el fin de impedir que envíe señales de dolor, reduciendo así el dolor.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la sacroileítis?

  • La fisioterapia se utiliza para tratar la sacroileítis mediante la aplicación de calor y frío, así como la terapia de masaje.
  • También se pueden utilizar ultrasonidos para aliviar el dolor y la inflamación.
  • La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento de la articulación afectada.
  • Los ejercicios de fortalecimiento también pueden ser útiles para tratar la sacroileítis.

¿Qué complicaciones se asocian a la sacroileítis?

Si no se trata, la sacroileítis provoca una pérdida de movilidad en algunas personas. El dolor no tratado también puede alterar el sueño y provocar trastornos psicológicos como la depresión .

La sacroileítis asociada a la espondilitis anquilosante puede progresar con el tiempo. Con el tiempo, este tipo de artritis hace que las vértebras (huesos) de la columna vertebral se fusionen y se vuelvan rígidas.

¿Puede prevenirse la sacroileítis?

No hay forma de prevenir la sacroileítis. Es posible prevenir o reducir los síntomas evitando las actividades que provocan el dolor, como correr o subir escaleras.

¿Cuáles son los resultados del tratamiento de la sacroileítis?

Con el tratamiento, la mayoría de las personas con sacroileítis controlan su dolor y recuperan la movilidad.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Si tiene un dolor continuo en la parte baja de la espalda, las nalgas o los muslos, póngase en contacto con su médico para que le haga una evaluación exhaustiva.