/images/i/patologias/sesamoiditis/sesamoiditis-que-es-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Sesamoiditis: Qué es, síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

La sesamoiditis es una inflamación de los huesos sesamoideos de la bola del pie y de los tendones en los que están incrustados. Suele estar causada por un uso excesivo, especialmente por bailarines, corredores y atletas que soportan frecuentemente el peso en la parte anterior del pie. Se trata con reposo y medicación antiinflamatoria.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la sesamoiditis?

La fisioterapia puede ayudar a tratar la sesamoiditis mediante el uso de ultrasonido para disminuir el edema y la inflamación, así como la terapia de masaje para ayudar a relajar y aliviar la tensión de los músculos y tendones alrededor de la zona afectada. También se pueden utilizar técnicas de manipulación para tratar la sesamoiditis.
¿Qué es la sesamoiditis?

¿Qué es la sesamoiditis?

La sesamoiditis es un tipo específico de tendinitis — inflamación de los tendones — que se produce en la bola del pie. Como los tendones de la bola del pie tienen pequeños huesos sesamoideos incrustados, estos huesos pueden inflamarse junto con los tendones. Los dos huesos sesamoideos, del tamaño de un guisante, se encuentran debajo de la articulación del dedo gordo, donde hacen palanca cuando los tendones cargan el peso sobre la bola del pie. Las actividades que transfieren frecuentemente el peso a la bola del pie —, como correr, bailar y caminar con tacones altos —, pueden sobrecargar estos tendones y huesos, provocando inflamación y dolor.

¿Cómo se produce la sesamoiditis?

Mientras que la mayoría de los huesos del cuerpo están conectados a otros huesos, los huesos sesamoideos son únicos porque sólo están conectados a los tendones. Interactúan con los tendones al moverse y están sometidos a la misma tensión por los mismos movimientos. Los huesos sesamoideos existen en los pies, las manos y las rodillas, pero la sesamoiditis se refiere siempre a los huesos del pie. Estos huesos soportan la tensión adicional de la absorción de impactos al caminar. El sesamoideo más cercano a la parte central del pie, el sesamoideo medial , soporta más esta tensión y se ve afectado con más frecuencia, pero el sesamoideo tibial también puede verse afectado.

¿Cuáles son las causas de la sesamoiditis?

¿Cuáles son las causas de la sesamoiditis?

La sesamoiditis suele estar causada por el uso excesivo de los tendones que interactúan con los huesos sesamoideos del pie. Los corredores, bailarines y atletas la padecen por practicar en exceso movimientos que transfieren el peso a la bola del pie. Las personas que llevan tacones altos, que tienen arcos muy altos o pies muy planos o que caminan con un giro hacia dentro pueden padecerla sólo por caminar. En raras ocasiones, también puede ser un efecto secundario de la gota .

¿Cuáles son los síntomas de la sesamoiditis?

La sesamoiditis por uso excesivo se desarrolla gradualmente. Puede notar un dolor sordo bajo el dedo gordo del pie que va aumentando hasta que le resulta difícil caminar. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor bajo el dedo gordo.
  • Dificultad para doblar el dedo gordo.
  • Dificultad para soportar peso o caminar.
  • Hinchazón.
  • Enrojecimiento.
  • Moretones.

¿Quién corre el riesgo de padecer sesamoiditis?

Cualquiera puede padecerla, pero son más propensas a padecerla las personas cuyas actividades habituales provocan un mayor estrés repetitivo en los tendones y huesos sesamoideos de los pies. Esto incluye:

  • Bailarines.
  • Los corredores.
  • Deportistas.
  • Las personas que usan tacones altos.
  • Personas con arcos altos.
  • Personas con pies planos.
  • Personas que caminan con un ligero giro del pie hacia dentro (sobrepronación).
  • Personas con gota.

¿Cómo se diagnostica la sesamoiditis?

Su médico le preguntará cómo empezó el dolor y empezará a examinar físicamente el pie. Comprobará suavemente si hay sensibilidad en el pulpejo del pie y moverá el dedo gordo en diferentes direcciones para comprobar su movilidad. Puede que utilicen una técnica llamada prueba de compresión axial pasiva que manipula la articulación de forma similar a la marcha para reproducir los síntomas de la sesamoiditis. También podrían utilizar pruebas de imagen para confirmar o descartar ciertas afecciones relacionadas.

Su sesamoiditis podría ir acompañada de una fractura por estrés, una pequeña fisura en el hueso causada por un esfuerzo repetitivo. Si su profesional sanitario sospecha que se trata de una lesión aguda, es posible que quiera examinarle para detectar una fractura ósea aguda o dedo de césped , una lesión del tejido blando que rodea los huesos sesamoideos. Si se ha lesionado previamente la articulación del dedo gordo, es posible que quieran descartar el hallux rigidus , un tipo de artritis degenerativa que afecta a esa articulación. Las pruebas de imagen pueden incluir radiografías, gammagrafía ósea, TAC , ecografía o RMN .

¿Cómo se trata la sesamoiditis?

¿Cómo se trata la sesamoiditis?

  • Reposo. La sesamoiditis es una lesión por esfuerzo repetitivo, por lo que lo primero que hay que hacer para empezar a curarse es dejar las actividades que causan el esfuerzo. Deberá mantener la presión sobre la lesión hasta que los síntomas desaparezcan.
  • Restricción. El médico puede recomendar que se sujete temporalmente el dedo gordo con correas o cinta adhesiva. En los casos más graves, podría sugerir una férula para la fractura de la pierna corta para restringir el movimiento.
  • Hielo y elevación. Se utilizan para ayudar a reducir la inflamación. Utiliza el hielo de forma indirecta, ya sea en una bolsa de hielo o envuelto en una toalla.
  • Terapia de tejidos blandos. El médico puede utilizar ultrasonidos terapéuticos, calor húmedo o masaje de tejidos blandos para ayudar a rehabilitar los tejidos.
  • Fisioterapia. Si su pie ha quedado restringido por una férula o un vendaje, su especialista médico puede recomendarle una fisioterapia posterior para recuperar la amplitud de movimiento.
  • AINEs . Pueden ayudar a controlar la inflamación y el dolor. Su médico le ayudará a determinar si los AINE son adecuados para usted.
  • Inyección de esteroides. En casos raros y graves, el médico puede inyectarle esteroides directamente en el tejido lesionado para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Cirugía. En casos raros de sesamoiditis crónica, cuando los síntomas no se resuelven con el tiempo, la cirugía puede ser el último recurso. La extirpación de uno (pero no de los dos) de los huesos sesamoideos puede suponer un alivio.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la sesamoiditis?

  • El tratamiento de fisioterapia para la sesamoiditis puede incluir:
  • – Aplicación de calor o hielo para reducir el dolor y la inflamación.
  • – Ultrasonido para disminuir la inflamación.
  • – Estiramientos para aliviar la presión sobre el sesamoides.
  • – Ejercicios de fortalecimiento para aumentar la estabilidad del tobillo.
  • – Masaje para relajar los músculos y tendones alrededor del sesamoides.
  • – Técnicas de manipulación para aumentar la movilidad del tobillo.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de una sesamoiditis?

La sesamoiditis puede ser leve o grave, y el tiempo de recuperación depende de la gravedad. Los casos leves pueden resolverse en días, mientras que los más graves pueden tardar meses. La cirugía prolongará el tiempo de recuperación.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de padecer sesamoiditis?

  • Utiliza un calzado cómodo. Si caminas mucho, no te aprietes los dedos en una puntera estrecha ni fuerces el pulpejo del pie con tacones demasiado altos. Sustituye tus zapatillas cuando la amortiguación se desgaste.
  • Utiliza calzado ortopédico a medida. Esto es especialmente importante si tu trabajo implica soportar mucho peso en los pies, o si tienes factores anatómicos que contribuyen a la sesamoiditis, como arcos altos o pies planos. El calzado ortopédico puede ayudar a desviar la presión de la articulación del dedo gordo.
  • Terapia preventiva. Cuando sepas que has estado estresando tus pies, sigue las actividades extenuantes con descanso, hielo y elevación para mantener la inflamación baja.

¿Cuál es el pronóstico tras el tratamiento de la sesamoiditis?

La mayoría de los casos de sesamoiditis empiezan a mejorar inmediatamente cuando se dejan de realizar las actividades que causaban un estrés repetitivo en la articulación. Lo difícil será reanudar esas actividades de forma segura. Siga las indicaciones de su profesional sanitario al respecto, así como las señales de su propio cuerpo.

La sesamoiditis siempre puede volver a producirse. También puede causar daños permanentes si no se deja que se cure por completo, o si se espera demasiado tiempo para buscar tratamiento. Para evitar la sesamoiditis crónica y los daños permanentes, manténgase alerta, tómese el dolor en serio y practique los cuidados preventivos.

¿Tengo sesamoiditis o gota?

Mientras que la sesamoiditis está causada por el uso excesivo, la gota se produce debido a la acumulación de ácido úrico. La gota puede afectar a cualquier articulación, pero es habitual que se produzca en el dedo gordo del pie. En la mayoría de los casos, los brotes de gota comienzan repentinamente, mientras que el dolor de la sesamoiditis es gradual. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es necesario un diagnóstico adecuado para determinar qué enfermedad está afectando a su dedo.

¿Es la sesamoiditis lo mismo que el dedo de césped?

No. Aunque ambas afecciones afectan al dedo gordo del pie, su naturaleza es diferente. El dedo de césped —, conocido médicamente como esguince de la articulación metatarsofalángica —, es una lesión que se produce cuando la articulación del dedo gordo se extiende más allá de su rango normal. El dolor se desarrolla repentinamente y suele ir acompañado de dolor e hinchazón inmediatos. Por el contrario, la sesamoiditis es una afección que resulta del uso excesivo. El dolor en el hueso sesamoideo suele desarrollarse gradualmente con el tiempo.

¿Puede romperse un hueso sesamoideo?

Sí, es posible fracturar un hueso sesamoideo. La causa suele ser un golpe directo en el pie, aunque también puede deberse a un esfuerzo repetitivo. Los tratamientos para una fractura de hueso sesamoideo pueden incluir:

  • Una escayola o férula para mantener el hueso estable mientras se cura.
  • Medicamentos para aliviar la inflamación y las molestias.
  • Muletas para aliviar el peso del pie.
  • Ejercicios de fisioterapia para ganar fuerza y mejorar la amplitud de movimiento.

El resumen de Infitema

La sesamoiditis puede aparecer de repente. Puede empezar como un dolor vago y un día estallar en un dolor intenso y punzante. Las lesiones por esfuerzo repetitivo, como la sesamoiditis, se producen cuando ignoramos las pequeñas señales de esfuerzo de nuestro cuerpo hasta que éste decide subir el volumen. Cuando se llega a ese punto, nos arrepentiremos — sobre todo si supone un largo periodo de recuperación evitando nuestras actividades habituales. Tome la salud de sus pies en sus manos practicando un cuidado preventivo. Presta atención a las señales de dolor, y dale un descanso a tus pies después de trabajarlos mucho. Si el dolor persiste, busque tratamiento de inmediato. Descansar antes los pies te ayudará a recuperarlos antes.