/images/i/patologias/sindrome-de-dolor-miofascial/sindrome-de-dolor-miofascial-sintomas-diagnostico-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Síndrome de Dolor Miofascial: Síntomas, diagnóstico y tratamiento con fisioterapia

El síndrome de dolor miofascial es una enfermedad debilitante común de los músculos y los tejidos blandos asociados. El dolor se irradia desde uno o más puntos gatillo estimulados por la presión, o por nada en absoluto. Aunque a menudo se confunde con la fibromialgia, no es el mismo síndrome.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el síndrome de dolor miofascial?

La fisioterapia ayuda con el Síndrome de Dolor Miofascial (SDM) mediante la aplicación de técnicas de terapia manual para reducir la tensión en los músculos afectados. También se pueden utilizar técnicas de estiramiento y ejercicio para ayudar a aliviar el dolor y la rigidez. A menudo, se trabaja con un terapeuta de equipo para ayudar a los pacientes a establecer y cumplir objetivos realistas de tratamiento.
¿Qué es el síndrome de dolor miofascial?

¿Qué es el síndrome de dolor miofascial?

El síndrome de dolor miofascial es una condición de dolor que afecta a los músculos y a la fascia. “Myo” significa músculo y “fascial” significa fascia. La fascia es el tejido conectivo fino y blanco que envuelve cada músculo.

Si tu cuerpo fuera una naranja, tu piel sería la cáscara exterior, tus músculos serían la fruta carnosa y la fina membrana blanca que rodea cada segmento de la naranja sería la fascia. La fascia rodea todos los niveles del tejido muscular —fibras musculares, músculos individuales y grupos musculares.

El dolor muscular no es exigente — puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida. Todo el mundo, desde la madre que carga a su hijo y el techador que coloca tejas hasta el mejor amigo que ayuda a levantar cajas durante una mudanza, puede experimentar dolor muscular. Por desgracia, para algunas personas, este dolor puede ser insoportable y se mantiene mucho tiempo después de que debería haber desaparecido. Si experimentas un dolor muscular que no desaparece durante un largo periodo de tiempo, podría tratarse de un dolor miofascial.

¿Qué hace la fascia?

En pocas palabras, la fascia mantiene unidos los músculos, lo que les permite contraerse y estirarse. La fascia también proporciona una superficie resbaladiza para que las fibras musculares individuales, los músculos individuales y los grupos musculares puedan deslizarse unos contra otros sin crear fricción, desgarrarse o causar otros problemas.

En realidad, la fascia está en todas partes del cuerpo. Además de los músculos, todos los órganos y vasos sanguíneos están conectados o rodeados por la fascia. La fascia es una sustancia compleja. Contiene terminaciones nerviosas. Los científicos todavía están descubriendo todas las funciones y papeles de la fascia.

¿Qué ocurre cuando una persona sufre el síndrome de dolor miofascial? ¿Cómo empieza?

El dolor miofascial es un síndrome común. Si tiene el síndrome de dolor miofascial, puede sentir dolor y sensibilidad en los músculos de una zona determinada del cuerpo. Este dolor y la sensibilidad suelen estar relacionados con uno o más “puntos gatillo.” Al tacto, los puntos gatillo se sienten como pequeñas protuberancias, nódulos o nudos en el músculo.

Si pudieras observar un punto gatillo con un microscopio, verías que se encuentra dentro de una banda tensa, que es una hebra tensa del músculo que se siente como una cuerda o un tendón. El punto gatillo en sí — el “nudo” — es en realidad muchos segmentos cercanos de fibras musculares que están atascados en el estado de contracción.

Cuando las fibras musculares se atascan en la contracción, el flujo de sangre se detiene. Si el flujo sanguíneo se detiene, esa zona del músculo no recibe el oxígeno que necesita. Los materiales de desecho también se acumulan en estas fibras. Esto irrita el punto gatillo, que reacciona enviando una señal de dolor. El cerebro responde diciéndole que no utilice ese músculo. La falta de uso hace que el músculo se tense, se debilite y provoque una pérdida de la amplitud de movimiento. Los músculos que rodean al músculo afectado tienen que trabajar más para realizar el trabajo del músculo afectado. Los puntos gatillo también pueden desarrollarse en estos músculos y aumentar el dolor localizado que sientes.

Los puntos gatillo pueden desarrollarse en todos los músculos, y en muchos músculos al mismo tiempo. Esta es una de las razones por las que puede parecer que tu dolor se desplaza o se mueve. Los puntos gatillo también pueden ser complicados, ya que el dolor puede producirse en el lugar del punto gatillo (cuando se presiona ligeramente) o provocar dolor en una zona cercana. Esto se denomina dolor referido.

¿Qué frecuencia tiene el síndrome de dolor miofascial?

El dolor miofascial se produce en aproximadamente el 85% de las personas en algún momento de su vida. Incluso este alto porcentaje puede no ser exacto. El dolor miofascial suele estar infradiagnosticado, mal diagnosticado o se pasa por alto porque está oculto en otro tipo de diagnóstico como el dolor de cabeza, el dolor de cuello y hombros, el dolor pélvico, el dolor de extremidades o el síndrome de dolor nervioso.

Afecta por igual a hombres y mujeres, aunque las mujeres inactivas de mediana edad son las que corren mayor riesgo.

¿Dónde suele aparecer el síndrome de dolor miofascial?

El dolor miofascial y los puntos gatillo pueden desarrollarse en cualquier músculo del cuerpo. Sin embargo, los músculos más afectados son los de la parte superior de la espalda, los hombros y el cuello. Estos músculos incluyen el:

  • Esternocleidomastoideo: Este gran músculo ayuda a girar la cabeza hacia el lado opuesto y flexiona el cuello. Está situado a ambos lados del cuello y va desde el cráneo, detrás de la zona de las orejas, hasta la clavícula y el esternón.
  • Trapecio: Este músculo grande, ancho y triangular de la espalda inclina y gira la cabeza y el cuello, encoge y estabiliza los hombros y tuerce los brazos. Este músculo se extiende desde la base del cráneo hasta la mitad de la espalda.
  • Escápulas: Este par de músculos en forma de correa ayudan a elevar y rotar cada uno de los omóplatos. Van desde las cuatro primeras vértebras cervicales hasta el borde superior del hombro.
  • Infraspinatus: Este músculo triangular, situado en la parte posterior de cada omóplato, ayuda a rotar y estabilizar las articulaciones del hombro. Es uno de los cuatro músculos del manguito rotador.
  • Romboides: Este par de músculos de la parte superior de la espalda juntan los omóplatos cuando se contraen y unen las extremidades superiores al omóplato. Estos músculos van en diagonal desde las vértebras cervicales y torácicas de la columna vertebral hasta la parte posterior de los omóplatos.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de dolor miofascial?

Los síntomas son diferentes para cada persona con síndrome de dolor miofascial. A veces el dolor se produce de forma repentina y de una sola vez, lo que se denomina un “brote” de síntomas. Otras veces se trata de un dolor sordo y constante que persiste en el fondo.

Los síntomas del síndrome de dolor miofascial incluyen:

  • Dolor que se describe como un dolor profundo, palpitante, tenso, rígido o en forma de vicio.
  • Puntos gatillo (una pequeña protuberancia, nódulo o nudo en el músculo que causa dolor cuando se toca y a veces cuando no se toca).
  • Músculos sensibles o doloridos.
  • Debilidad en el músculo o los músculos afectados.
  • Reducción de la amplitud de movimiento en las zonas afectadas (por ejemplo, puede ser incapaz de rotar completamente el hombro).

Las personas con síndrome de dolor miofascial suelen tener otros problemas de salud que coinciden. Los problemas más comunes son

  • Dolores de cabeza.
  • Dormir mal.
  • Estrés, ansiedad, depresión.
  • Sensación de cansancio (fatiga).
¿Qué causa el síndrome de dolor miofascial?

¿Qué causa el síndrome de dolor miofascial?

El jurado aún no sabe cuáles son las causas, los factores que contribuyen y cómo funciona exactamente el mecanismo del dolor.

Las causas del síndrome de dolor miofascial son las siguientes

  • Lesión muscular.
  • Tensión muscular/uso repetitivo del músculo (por ejemplo, martilleo).
  • Debilidad muscular/falta de actividad muscular (por ejemplo, una pierna escayolada no tiene suficiente movimiento).
  • Las malas posturas.
  • Trabajar o vivir en un entorno frío.
  • Estrés emocional (puede provocar tensión muscular).
  • Nervio pinzado.

Otros factores que se cree que contribuyen al desarrollo del síndrome de dolor miofascial son

  • Problemas metabólicos u hormonales, como enfermedades de la tiroides o neuropatía relacionada con la diabetes.
  • Deficiencias vitamínicas, como la vitamina D y el folato.
  • Presencia de infecciones crónicas.

¿Es el síndrome de dolor miofascial una enfermedad autoinmune?

No lo es. La inflamación del músculo o de la fascia no está causada por el sistema inmunitario de su cuerpo, que ataca incorrectamente a las células sanas. Algunos ejemplos de enfermedades autoinmunes son el lupus, la diabetes de tipo 1, la enfermedad celíaca y la esclerosis múltiple.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de dolor miofascial?

El síndrome de dolor miofascial suele ser una enfermedad infradiagnosticada y pasada por alto. Puede confundirse con un problema de nervios, huesos, ligamentos o tendones —, pero no lo es. Se trata de un problema muscular.

No hay pruebas — de imagen, pruebas de laboratorio/análisis de sangre, electromiografía o biopsia muscular — que puedan diagnosticar el síndrome de dolor miofascial. Además, no hay signos visibles, como enrojecimiento, hinchazón o calor muscular inusual.

El mejor método que puede utilizar su especialista médico para detectar este síndrome es examinar físicamente sus músculos — para palpar las bandas tensas de los músculos y luego encontrar los puntos exactos de sensibilidad. Si se encuentra un punto gatillo y se aplica presión sobre él, se producirá dolor, que se sentirá en el punto inmediato o en una zona situada a poca distancia (dolor referido).

Existen cuatro tipos de puntos gatillo:

  • Un punto gatillo activo suele estar dentro de un músculo y la presión sobre él provoca un dolor local o regional.
  • Un punto gatillo latente tiene el potencial de ser activo, pero está inactivo.
  • Un punto gatillo secundario está situado en un músculo distinto del que alberga el punto gatillo activo. Puede irritarse al mismo tiempo que el punto gatillo activo.
  • Un punto gatillo satélite es aquel que se vuelve inactivo porque se solapa con la región de otro punto gatillo.

Preguntas que puede hacer su especialista médico para diagnosticar el síndrome de dolor miofascial:

Su especialista médico puede solicitar algunas pruebas para descartar otras afecciones y hacerle preguntas sobre su dolor, como por ejemplo

  • ¿Dónde siente el dolor?
  • ¿Cómo describiría su dolor?
  • ¿Con qué frecuencia experimenta el dolor?
  • ¿Qué hace que el dolor mejore?
  • ¿Qué hace que su dolor empeore?
  • ¿Ha tenido alguna lesión reciente?
  • ¿Sus síntomas mejoran en determinados momentos del día?
  • ¿Cómo es su jornada laboral (para buscar actividades en las que haya tensión muscular/movimientos repetitivos)?

El médico puede comprobar su forma de andar (cómo camina) y su postura para ver si hay un equilibrio en el uso de los músculos y buscar signos de debilidad muscular. También puede preguntarle sobre otros problemas de salud que pueden contribuir al síndrome de dolor miofascial, como cuánto y cómo duerme y si se siente estresado, ansioso o deprimido.

¿Cuál es la diferencia entre el síndrome de dolor miofascial y la fibromialgia?

El dolor miofascial y el dolor de la fibromialgia son similares. Ambos tienen puntos gatillo que emiten dolor. Sin embargo, mientras que el dolor miofascial está contenido en una zona específica (o, si hay más de una zona, esas zonas suelen estar en el mismo lado del cuerpo), el dolor de la fibromialgia se siente en todo el cuerpo. Un paciente con fibromialgia tiene más puntos gatillo, dolor general, peor fatiga y problemas de sueño, dolores de cabeza, intestino irritable, sensación de hinchazón y, a veces, sensación de ardor, pinchazos u hormigueo. Algunos investigadores creen que el síndrome de dolor miofascial puede convertirse en fibromialgia.

¿Cómo se trata el síndrome de dolor miofascial?

¿Cómo se trata el síndrome de dolor miofascial?

Si tiene el síndrome de dolor miofascial, el tratamiento tendrá más éxito si acude a su profesional sanitario al principio de la aparición de los síntomas —, antes de que se establezcan los puntos gatillo. Hay muchos tratamientos disponibles y su profesional médico probablemente utilizará una combinación de los siguientes para controlar su dolor y restaurar los músculos afectados:

  • Fisioterapia (para fortalecer, estirar y relajar los músculos).
  • Punción seca (introducir agujas finas en el punto gatillo para reducir la tensión, aumentar el flujo sanguíneo y aliviar el dolor).
  • Punción húmeda / inyecciones en puntos gatillo (utilizando una aguja para inyectar lidocaína [u otro anestésico] en el punto gatillo para aliviar el dolor).
  • “Rociar y estirar” (rociar un punto gatillo con un refrigerante y luego estirar los músculos de forma lenta y manual).
  • Terapia de luz de bajo nivel/láser frío (utilizando láseres para estimular la liberación de sustancias químicas que alivian el dolor).
  • Ultrasonidos (que utilizan ondas sonoras para penetrar en los músculos).
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (terapia TENS; se colocan almohadillas en la piel a través de las cuales se envían señales eléctricas de bajo voltaje).
  • Acupuntura y terapias de relajación, como la biorretroalimentación y la terapia cognitiva conductual (también son buenas para mejorar el sueño y reducir la ansiedad).

Las opciones de medicación con receta pueden incluir

  • Medicamentos para el dolor (analgésicos).
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).
  • Relajantes musculares.
  • Esteroides.
  • Antidepresivos.
  • Sedantes para mejorar la calidad del sueño.

Los tratamientos que puede hacer en casa incluyen:

  • Calor (como en una almohadilla térmica). Algunas personas se benefician de las compresas de frío/hielo.
  • Ejercicio. En concreto, ejercicios con pesas (para fortalecer los músculos), ejercicios de estiramiento (para estirar los músculos) y ejercicios aeróbicos (para hacer llegar más oxígeno a los músculos).
  • Analgésicos de venta libre (como el paracetamol) o AINE (como el ibuprofeno o el naproxeno). No tome estos fármacos si está tomando analgésicos o AINE recetados por su profesional sanitario.
  • Técnicas de relajación, como el yoga (para estirar y relajar los músculos y disminuir el estrés), ejercicios de respiración y meditación.
  • Cambios en la dieta (evitar los alimentos que se sabe que causan inflamación).
  • Remojo en agua caliente.
  • Masajes.

La duración del síndrome de dolor miofascial varía de una persona a otra. Con el tratamiento, puede desaparecer al cabo de un día o unas semanas, pero a algunos les puede llevar más tiempo. La rapidez con la que se resuelve el síndrome de dolor miofascial depende de una serie de factores, entre ellos

  • Su estado de salud general.
  • La dieta.
  • La cantidad y calidad del sueño.
  • El grado de cumplimiento de las recomendaciones de su médico.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el síndrome de dolor miofascial?

  • La fisioterapia para el síndrome de dolor miofascial implica el uso de técnicas de masaje para relajar los músculos afectados y aliviar el dolor.
  • También se pueden utilizar técnicas de estiramiento para ayudar a los músculos a recuperar su longitud normal.
  • Otras técnicas de fisioterapia que pueden ayudar incluyen la terapia de electroestimulación, la terapia de ultrasonido y la terapia de luz ultravioleta.
  • En algunos casos, se puede recomendar el uso de medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación, como los antiinflamatorios no esteroideos o los corticosteroides.

¿Quién tratará/gestionará mi síndrome de dolor miofascial?

Entre los profesionales sanitarios que suelen estar capacitados para tratar el síndrome de dolor miofascial se encuentran los fisiatras (médicos especializados en medicina física y rehabilitación), los especialistas en el tratamiento del dolor, los reumatólogos u ortopedas y los fisioterapeutas.

¿Puede prevenirse el síndrome de dolor miofascial?

Hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome de dolor miofascial. Es posible que el control de estos factores de riesgo no evite que desarrolle el síndrome, pero podría ayudar a reducir la gravedad de la afección.

Muchas de las sugerencias de prevención a seguir son también estrategias de manejo del dolor:

  • Mantenga una higiene del sueño adecuada .
  • Reduzca su estrés .
  • Haga ejercicio .
  • Evite las lesiones musculares prevenibles. (Por ejemplo, ¿el bolso/la cartera que lleva pesa demasiado y se clava en los músculos del hombro?)
  • Practica métodos de relajación.
  • Lleve una dieta saludable, como la dieta mediterránea.

Algunos alimentos causan inflamación, y la inflamación aumenta el dolor miofascial. Algunos alimentos que deben evitarse son:

  • Alimentos fritos (patatas fritas, por ejemplo).
  • Lácteos (leche, queso, yogur).
  • Hidratos de carbono refinados y alimentos con harina refinada (bollería, pan blanco, pastas, cereales de desayuno, pizza).
  • Margarina (mantequilla), aceite vegetal.
  • Alimentos y bebidas azucaradas como los refrescos.
  • Carnes rojas (hamburguesas, filetes).
  • Edulcorantes artificiales y aditivos en general ”, refrescos cero calorías “diet”, alimentos procesados que incluyen fruta, helados, dulces).
  • Carne procesada (perritos calientes, salchichas).

Revisa tus armarios y tu nevera. Vacíala de cualquier alimento que aumente los síntomas de tu síndrome de dolor miofascial.

¿Qué puedo esperar si tengo el síndrome de dolor miofascial?

El dolor de cada persona — la localización del dolor y la gravedad — es única. El dolor puede brotar de vez en cuando o ser continuo y duradero. Para que el tratamiento tenga éxito, es necesario encontrar un profesional sanitario con el que se sienta cómodo y seguir su plan de tratamiento y gestión para reducir el dolor.

¿Cómo me cuido?

Vivir con el síndrome de dolor miofascial es incómodo en el mejor de los casos, e insoportable en el peor. Cuídese siguiendo el plan de tratamiento de su especialista médico y utilizando los remedios caseros indicados anteriormente. Haga ejercicio, cambie su dieta, sumérjase en agua caliente, hágase masajes, etc. Es probable que tenga que experimentar para averiguar qué tratamientos funcionan mejor para reducir su dolor.

¿Qué preguntas debo hacer a mi especialista médico?

  • ¿Tengo síndrome de dolor miofascial o fibromialgia?
  • ¿Qué medicamentos me ayudarán con el síndrome de dolor miofascial?
  • ¿Cómo he contraído el síndrome de dolor miofascial?
  • ¿Tengo riesgo de padecer otros dolores?
  • ¿Cuál es mi plan de tratamiento?
  • ¿Debo acudir a un especialista en el tratamiento del dolor?
  • ¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?
  • ¿Cuándo debo volver a verle?

El resumen de Infitema

Todo el mundo experimenta dolor a lo largo de su vida. Pero cuando ese dolor es insoportable o duradero, es cuando hay que consultar al médico. Afortunadamente, la mayoría de los dolores —, incluido el dolor miofascial —, pueden reducirse o eliminarse con el tratamiento adecuado. Acuda a su especialista médico lo antes posible para que lo evalúe y lo trate.