/images/i/patologias/sindrome-de-la-salida-del-torax-tos/sindrome-de-la-salida-del-torax-tratamiento-sintomas-causas-y-diagnostico.png
< Volver a patologías

Síndrome de la salida del tórax: Tratamiento, síntomas, causas y diagnóstico

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia ayuda a tratar la polimiositis mediante el uso de ejercicios para mejorar la fuerza y la flexibilidad, así como técnicas para reducir el dolor y la inflamación. Los fisioterapeutas también pueden brindar asesoramiento sobre cómo adaptar el hogar y el estilo de vida para mejorar el bienestar y la calidad de vida.
¿Qué es el síndrome de la salida del tórax?

¿Qué es el síndrome de la salida del tórax?

El síndrome de la salida del tórax (SST) es un término utilizado para describir un grupo de trastornos que se producen cuando hay compresión, lesión o irritación de los nervios y/o los vasos sanguíneos (arterias y venas) en la parte inferior del cuello y la zona superior del tórax. El síndrome de la salida torácica recibe su nombre del espacio (la salida torácica) entre la parte inferior del cuello y la parte superior del tórax, donde se encuentra esta agrupación de nervios y vasos sanguíneos.

¿A quién afecta el síndrome de salida torácica?

El síndrome de la salida del tórax afecta a personas de todas las edades y sexos. La afección es común entre los atletas que practican deportes que requieren movimientos repetitivos del brazo y el hombro, como el béisbol, la natación, el voleibol y otros deportes.

El síndrome de salida torácica neurogénico es la forma más común de este trastorno (el 95 por ciento de las personas que lo padecen tienen esta forma) y suele afectar a mujeres de mediana edad.

Estudios recientes han demostrado que, en general, el SST es más frecuente en las mujeres que en los hombres, sobre todo entre quienes tienen un desarrollo muscular deficiente, una mala postura o ambas cosas.

¿Cuáles son los síntomas?

Descargue una guía gratuita sobre el síndrome de la salida del tórax

Los signos y síntomas del SST incluyen dolor en el cuello, los hombros y los brazos, entumecimiento o alteración de la circulación en las zonas afectadas.

El dolor del SST se confunde a veces con el dolor de la angina de pecho (dolor torácico debido a un suministro inadecuado de oxígeno al músculo cardíaco), pero ambas afecciones pueden distinguirse porque el dolor del síndrome de la salida del tórax no se produce ni aumenta al caminar, mientras que el dolor de la angina suele hacerlo. Además, el dolor del síndrome de salida torácica suele aumentar al levantar el brazo afectado, lo que no ocurre con la angina de pecho.

Los signos y síntomas del SST ayudan a determinar el tipo de trastorno que padece el paciente. Los trastornos del síndrome de la salida del tórax difieren en función de la parte o partes del cuerpo a las que afectan. El síndrome de la salida del tórax afecta con mayor frecuencia a los nervios, pero la enfermedad también puede afectar a las venas y arterias (el tipo menos común). En todos los tipos de síndrome de salida torácica, el espacio de salida torácico se estrecha y se forman cicatrices alrededor de las estructuras.

Tipos de trastornos del síndrome de la salida del tórax y síntomas relacionados

  • Síndrome de salida torácica neurogénica: Esta afección está relacionada con anomalías de los tejidos óseos y blandos de la región inferior del cuello (que puede incluir la zona de las costillas cervicales) que comprimen e irritan los nervios del plexo braquial, el complejo de nervios que suministran la función motora (movimiento) y sensorial (sensación) al brazo y la mano. Los síntomas incluyen debilidad o entumecimiento de la mano; disminución del tamaño de los músculos de la mano, que suele producirse en un lado del cuerpo; y/o dolor, hormigueo, pinchazos, entumecimiento y debilidad del cuello, el pecho y los brazos.
  • Síndrome de salida torácica venosa: Esta afección está causada por un daño en las venas principales de la parte inferior del cuello y la parte superior del pecho. La afección se desarrolla repentinamente, a menudo después de un ejercicio inusual y agotador de los brazos. Los síntomas incluyen hinchazón de las manos, los dedos y los brazos, así como pesadez y debilidad en el cuello y los brazos. Las venas de la pared torácica anterior (frontal) también pueden aparecer dilatadas (hinchadas).
  • Síndrome de salida torácica arterial: El tipo de TOS menos común, pero más grave, está causado por anomalías óseas congénitas (presentes al nacer) en la parte inferior del cuello y la parte superior del tórax. Los síntomas incluyen sensibilidad al frío en las manos y los dedos; entumecimiento, dolor o llagas en los dedos; y mala circulación sanguínea en los brazos, las manos y los dedos.
¿Cuáles son las causas del síndrome de la salida torácica?

¿Cuáles son las causas del síndrome de la salida torácica?

Los trastornos causados por el SST no se conocen bien. Sin embargo, se sabe que cuando los vasos sanguíneos y/o los nervios del estrecho conducto de la salida torácica están anormalmente comprimidos, se irritan y pueden causar el SST. El síndrome de salida torácica puede ser consecuencia de una primera costilla extra (costilla cervical) o de una antigua fractura de la clavícula que reduce el espacio para los vasos y los nervios. Las anomalías óseas y de los tejidos blandos son otras de las muchas causas del SST. Lo siguiente puede aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome de salida torácica:

  • Trastornos del sueño
  • Tumores o ganglios linfáticos grandes en la parte superior del pecho o en la zona de la axila
  • Estrés o depresión
  • Participación en deportes que implican un movimiento repetitivo del brazo o del hombro, como el béisbol, la natación, el golf, el voleibol y otros
  • Lesiones repetitivas por llevar cargas pesadas en los hombros
  • Lesión en el cuello o la espalda ((112)lesión por latigazo cervical)
  • Malas posturas
  • Levantamiento de pesas

¿Cómo se diagnostica el síndrome de la salida del tórax?

Hacer un diagnóstico adecuado es el paso más importante en el SST. Entre los médicos que tratan esta afección se encuentran los cirujanos vasculares, los cirujanos de tórax (torácicos) y los médicos especialistas en medicina vascular.

Para diagnosticar su enfermedad, su médico le hará un examen físico completo y revisará los resultados de las pruebas diagnósticas anteriores.

En algunos casos, puede recomendarse una evaluación exhaustiva por parte de un neurólogo experto para descartar una enfermedad de la columna cervical u otras afecciones neurológicas que puedan estar imitando o causando sus síntomas.

Las pruebas adicionales que se realizan para diagnosticar el síndrome de la salida torácica incluyen

  • Estudios de conducción nerviosa (para evaluar la función de los nervios motores y sensoriales)
  • Estudios vasculares (de las arterias o venas)
  • Radiografía de tórax para descartar anomalías de las costillas cervicales
  • Radiografías de la columna cervical para descartar una costilla cervical (costilla adicional) o anomalías de la columna cervical (cuello)
  • Tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética (RM) de tórax
  • TAC o RMN de la columna vertebral para descartar un pinzamiento (presión) de la columna cervical, que puede simular un síndrome de salida torácica neurógena
  • Resonancia magnética con angiografía (ARM) para ver los vasos sanguíneos
  • Arteriograma/venografía (radiografía que utiliza un tinte para observar el flujo sanguíneo)
  • Análisis de sangre

¿Es grave el síndrome de salida torácica?

Aunque muchos casos de síndrome de salida torácica (SST) no pueden prevenirse, la afección es tratable. Si se deja sin tratar , el TOS puede causar complicaciones, como:

  • Hinchazón y dolor permanentes en el brazo (especialmente en pacientes con TOS venoso)
  • Úlcera isquémica en los dedos (llaga abierta causada por la reducción del flujo sanguíneo)
  • Gangrena (muerte del tejido corporal, a menudo causada por la pérdida de flujo sanguíneo)
  • Coágulo de sangre
  • Embolia pulmonar (obstrucción en un vaso sanguíneo debido a un coágulo de sangre)
  • Complicaciones neurogénicas, como el daño nervioso permanente
¿Cómo se trata el síndrome de salida torácica?

¿Cómo se trata el síndrome de salida torácica?

La identificación temprana del síndrome de salida torácica puede ayudar a mejorar el éxito del tratamiento. Los tratamientos del síndrome de la salida del tórax varían en función del tipo de síndrome de la salida del tórax que tenga y de sus síntomas. Los objetivos del tratamiento son reducir los síntomas y el dolor. Su médico le recomendará la opción de tratamiento más adecuada para usted.

Antes de elegir cualquier tratamiento, es importante que hable con su médico sobre los posibles beneficios, riesgos y efectos secundarios de sus opciones de tratamiento.

Tratamiento del síndrome de salida torácica neurógena

  • Fisioterapia : El tratamiento inicial más común para el síndrome de salida torácica neurógena es la fisioterapia. La fisioterapia aumenta el rango de movimiento del cuello y los hombros, fortalece los músculos y promueve una mejor postura. La mayoría de los pacientes experimentan una mejora de los síntomas después de someterse a la fisioterapia.
  • Medicamentos: Para aliviar el dolor, se pueden recomendar analgésicos de venta libre, como la aspirina, el paracetamol (Tylenol) o el ibuprofeno (Motrin). El médico puede recetar un relajante muscular para aliviar el dolor.
  • Cirugía: En algunos casos, puede ser necesaria la cirugía para tratar el síndrome de salida torácica neurogénica si los síntomas continúan, a pesar de un curso óptimo de terapia física.

Tratamiento del síndrome de salida torácica venosa

Para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos y embolia pulmonar, el tratamiento del síndrome de la salida torácica venosa puede incluir medicamentos trombolíticos (para eliminar coágulos) o anticoagulantes (para diluir la sangre) y cirugía. En muchos casos, el paciente será tratado con medicamentos trombolíticos e iniciará la terapia anticoagulante antes de la cirugía.

  • Los medicamentos trombolíticos se administran para disolver los coágulos de sangre. Este tipo de medicación se administra siempre al paciente en el hospital para que pueda ser vigilado de cerca. La medicación puede inyectarse directamente en la vena o administrarse mediante un catéter, un tubo largo y delgado, que se guía a través de la vena hasta la zona donde se encuentra el coágulo. El fármaco que disuelve el coágulo se envía a través del catéter hasta el coágulo. El coágulo suele disolverse en cuestión de horas o días. En algunos casos, la zona estrecha de la vena deberá tratarse con una angioplastia (abrir la vena con un globo) para evitar que se formen más coágulos. A menudo se recomienda la intervención quirúrgica después de que el coágulo de la vena se haya tratado o disuelto eficazmente.
  • Los medicamentos anticoagulantes disminuyen la capacidad de coagulación de la sangre y evitan que se formen más coágulos. Los medicamentos anticoagulantes incluyen warfarina (Coumadin), heparina, heparina de bajo peso molecular y fondaparinux (Arixtra). Recibirá información sobre cómo tomar la medicación anticoagulante que le hayan recetado.
  • La cirugía puede ser necesaria junto con los medicamentos para controlar sus síntomas. La cirugía corrige el estrechamiento que está causando problemas en la vena y puede recomendarse después de que el coágulo en la vena haya sido tratado/disuelto eficazmente con medicamentos.

Tratamiento del síndrome de salida torácica arterial

  • Cirugía: Los pacientes con síndrome de salida torácica arterial suelen requerir tratamiento quirúrgico. La cirugía puede realizarse para eliminar la primera costilla y hacer más espacio para los vasos y los nervios. La cirugía también puede realizarse para reparar cualquier problema estructural de la arteria.
  • Antes de la cirugía, si es necesario, se pueden administrar medicamentos trombolíticos para disolver los coágulos de sangre. Este tipo de medicación se administra siempre al paciente en el hospital para que pueda ser vigilado de cerca. La medicación puede inyectarse directamente en la arteria o administrarse a través de un catéter, un tubo largo y delgado, que se guía a través de la arteria hasta la zona donde se encuentra el coágulo. El fármaco que disuelve el coágulo se envía a través del catéter hasta el coágulo. El coágulo suele disolverse en cuestión de horas o días. En algunos casos, la zona estrecha de la arteria deberá tratarse con una angioplastia (abrir la arteria con un globo) para evitar que se formen más coágulos.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez muscular en personas con polimiositis.
  • La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la fuerza y el rango de movimiento de las articulaciones afectadas.
  • Los ejercicios de fisioterapia también pueden ayudar a mejorar la capacidad pulmonar y la circulación en personas con polimiositis.
  • La fisioterapia puede ser beneficiosa para mejorar la calidad de vida en general de las personas con polimiositis.

¿Cuándo es necesaria la cirugía?

Aunque sólo entre el 10 y el 20 por ciento de los pacientes con TOS necesitan tratamiento quirúrgico, la mayoría de los pacientes con TOS venoso o arterial necesitarán tratamiento quirúrgico.

La cirugía para el TOS venoso y arterial es muy eficaz. Entre los pacientes con TOS venoso, la cirugía electiva corrige los síntomas en el 90 al 95 por ciento de los casos; la cirugía electiva resuelve los síntomas en más del 95 por ciento de los pacientes con TOS arterial.

Algunos pacientes con TOS neurogénico necesitarán cirugía. El objetivo principal de la cirugía en estos pacientes es eliminar la fuente de compresión en los nervios espinales que suministran estimulación al brazo, el antebrazo y la mano (el plexo braquial). Esto se consigue normalmente eliminando la primera costilla, los músculos anormales o las bandas fibrosas. Si hay una costilla adicional que provoca la compresión, también se puede extirpar.

Conocida como “cirugía de descompresión,” el procedimiento suele realizarse haciendo una incisión en la zona de la axila del lado afectado. También puede realizarse a través de una incisión realizada por encima de la clavícula. En algunos casos puede utilizarse un enfoque quirúrgico alternativo conocido como cirugía toracoscópica asistida por vídeo (VATS) , que se realiza a través de varias incisiones pequeñas.

Riesgos quirúrgicos

Como todos los procedimientos quirúrgicos extensos, existen riesgos asociados a la cirugía de descompresión. Un riesgo importante es la falta de respuesta a la cirugía. En los centros con experiencia, aproximadamente entre el 50 y el 70 por ciento de los pacientes tendrán una mejora de sus síntomas tras la cirugía de descompresión. Por este motivo, la cirugía para tratar el TOS neurogénico se reserva para aquellos pacientes que siguen debilitados a pesar de la terapia no invasiva adecuada, incluida la fisioterapia supervisada y el alivio del dolor. Otras complicaciones son raras, ya que sólo se producen en el 2 o 3 por ciento de los casos, pero incluyen

  • Lesión nerviosa
  • Sangrado
  • Neumotórax (colapso pulmonar)
  • Fuga de líquido linfático

Duración de la estancia hospitalaria

Tras la operación, permanecerá en el hospital una noche y, en algunos casos, un día más. Durante su recuperación, comenzará la fisioterapia para que gane funcionalidad y minimice el dolor y la reaparición de los síntomas.

Médicos que tratan

Los médicos varían en calidad debido a las diferencias de formación y experiencia; los hospitales difieren en el número de servicios disponibles. Cuanto más complejo sea su problema médico, mayores serán estas diferencias de calidad y más importancia tendrán.

Está claro que el médico y el hospital que elija para recibir una atención médica compleja y especializada tendrán un impacto directo en su evolución. Para ayudarle a tomar esta decisión, revise nuestros Resultados del Miller Family Heart, Vascular & Thoracic Institute .

Especialistas y cirujanos en medicina vascular del Infitema Clinic Heart, Vascular & Thoracic Institute

La elección de un médico para tratar su enfermedad vascular depende del punto en el que se encuentre su diagnóstico y tratamiento. Las siguientes Secciones y Departamentos del Instituto del Corazón, Vascular y del Tórax tratan a pacientes con todo tipo de enfermedades vasculares, incluidos los trastornos de la coagulación de la sangre:

También puede utilizar nuestra consulta de segunda opinión MyConsult a través de Internet.

El Heart, Vascular & Thoracic Institute también cuenta con centros y clínicas especializadas para tratar ciertas poblaciones de pacientes:

  • Centro de Aorta
  • Centro de Trombosis
  • Clínica de heridas de las extremidades inferiores
  • Clínica de la fiebre aftosa
  • Clínica de SCAD

Conozca a los expertos especializados en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades vasculares y arteriales .

  • Vea Quiénes somos para saber más sobre el Sydell and Arnold Miller Family Heart, Vascular & Thoracic Institute.

Organizaciones

Contacte con

Cómo convertirse en paciente

  • Pedir cita
  • Planifique su visita
  • Facturación y seguro
  • Servicios para visitantes

Opciones de tratamiento

Puede encontrar información adicional sobre las opciones de tratamiento vascular en:

  • Servicios de cirugía vascular
  • Cirugía de la aorta
  • Tratamientos de enfermedades de la arteria carótida
  • Tratamientos de enfermedades de las arterias periféricas
  • Tratamientos de enfermedades venosas
  • Filtros VCI para coágulos sanguíneos
  • Tratamientos de las arterias viscerales (abdominales)

Guías de tratamiento

  • Aneurisma de la aorta
  • Síndrome de May Thurner
  • Síndrome de la salida torácica
  • Vena y vascular
  • Todas las guías de tratamiento del Miller Family Heart, Vascular & Thoracic Institute

Pruebas de diagnóstico

Las pruebas de diagnóstico se utilizan para diagnosticar su ritmo cardíaco anormal y el método de tratamiento más eficaz.

  • Pruebas de diagnóstico

Webchats

Nuestros webchats y videochats ofrecen a los pacientes y visitantes otra oportunidad de hacer preguntas e interactuar con nuestros médicos.

  • Enfermedad Vascular, Enfermedad Arterial Periférica y Trombosis webchats y videochats
  • Todas las charlas del Miller Family Heart, Vascular & Thoracic Institute

Vídeos

  • Vídeos sobre enfermedades vasculares y tratamientos
  • Todos los vídeos del Miller Family Heart, Vascular & Thoracic Institute

Herramientas interactivas

  • Herramientas interactivas del Miller Family Heart, Vascular & Thoracic Institute

Enlaces de recursos

  • Recuperación en casa
  • Grupos de apoyo e información
  • Visite Health Essentials * - Lea artículos sobre trastornos vasculares y vida sana en Health Essentials
  • Siga las charlas y las noticias del Instituto del Corazón, los Vasos y el Tórax en Twitter
  • Suscríbase a Heart, Vascular & Thoracic eNews
  • Asociación Americana de Accidentes Cerebrovasculares *
  • Asociación Americana del Corazón *
  • Curas vasculares *
  • VascularWeb* - Recursos para las enfermedades vasculares y su tratamiento

*Este enlace abrirá una nueva ventana del navegador. La inclusión de enlaces a otros sitios web no implica la aprobación del material de dichos sitios ni la asociación con sus operadores.

¿Por qué elegir Infitema Clinic para sus cuidados?

Nuestros resultados hablan por sí mismos. Por favor, revise nuestros datos y cifras y si tiene alguna pregunta no dude en preguntar.