/images/i/patologias/sindrome-de-la-vejiga-timida-paruresis/sindrome-de-la-vejiga-timida-paruresis-causas-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Síndrome de la vejiga tímida (paruresis): Causas, síntomas y tratamiento con fisioterapia

El síndrome de la vejiga tímida (paruresis) es un trastorno de ansiedad social que dificulta o impide orinar (hacer pis) en los baños públicos o con personas cercanas. Las personas con vejiga tímida evitan utilizar los aseos que no están en su casa. Si no se trata, esta afección puede provocar problemas urinarios y dificultades en el trabajo y las relaciones. La terapia puede ayudar.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el síndrome de la vejiga tímida (paruresis)?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de la tendinitis del hombro, así como a mejorar la fuerza y la flexibilidad del hombro. Los ejercicios de fisioterapia a menudo se centran en estirar el hombro y la articulación del codo, así como en fortalecer los músculos del hombro. También se pueden utilizar técnicas de masaje y calor/frío para aliviar el dolor y la inflamación.
¿Qué es el síndrome de la vejiga tímida?

¿Qué es el síndrome de la vejiga tímida?

El síndrome de la vejiga tímida (paruresis) es un tipo de trastorno de ansiedad social. Las personas que padecen este trastorno no pueden o tienen graves dificultades para orinar (hacer pis) cuando están fuera de casa. Por muy urgente que sea su necesidad de ir al baño, tienen muchos problemas para orinar en un baño que no sea el suyo. Los profesionales sanitarios también llaman a este trastorno

  • Paruresis evitativa.
  • Síndrome de la vejiga tímida (BBS) o riñones tímidos.
  • Fobia a orinar.
  • Retención urinaria psicógena.
  • Urofobia.

Las personas con esta afección son físicamente capaces de orinar, pero su ansiedad les impide hacerlo en determinadas situaciones o lugares. Esto suele incluir los baños públicos o el baño de otra persona. Los músculos de la vejiga y del tracto urinario se tensan y no pueden relajarse para dejar fluir la orina.

Si no se trata, la paruresis grave puede tener un gran impacto en la calidad de vida. Puede hacer que las personas eviten viajar, reunirse con amigos, visitar lugares públicos o ir a trabajar. Los profesionales sanitarios tratan este trastorno con terapia e hipnosis. Algunas personas utilizan una sonda (un tubo largo y fino) para vaciar la vejiga cuando no están en casa.

¿Quién puede padecer paruresis?

Los profesionales de la salud creen que es más probable que usted desarrolle paruresis si sus padres tuvieron este trastorno. Las personas que padecen otros tipos de trastornos de ansiedad también tienen un mayor riesgo de desarrollar el síndrome de la vejiga tímida. Esto significa que es más probable que tengas paruresis si tienes

  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) .
  • Antecedentes de enfermedades mentales.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) .
  • Ataques de pánico o trastorno de pánico .

La ansiedad, el miedo o las emociones intensas pueden empeorar la paruresis. El síndrome de la vejiga tímida suele ir acompañado de la incapacidad de defecar (hacer caca) en público. Los profesionales sanitarios llaman a esta afección parcopresis.

¿Qué frecuencia tiene la paruresis?

Los profesionales sanitarios no están seguros de cuántas personas padecen este trastorno. Pero es frecuente. Algunos estudios sugieren que hasta el 25% de las personas en Europa tienen algún grado de paruresis. Afecta a personas de todos los sexos y edades, incluidos los niños.

¿Qué causa la vejiga tímida?

¿Qué causa la vejiga tímida?

Los profesionales sanitarios no saben exactamente qué causa este trastorno, pero puede desarrollarse como parte del trastorno por estrés postraumático (TEPT) . Algunas personas con paruresis tuvieron una experiencia incómoda o traumática en el pasado, como el acoso sexual o el abuso en un baño público. Puede que alguien les haya intimidado o se haya burlado de ellos mientras orinaban.

Las personas que ya se sienten cohibidas, avergonzadas o tímidas pueden sentirse extremadamente incómodas al orinar cerca de otras personas. Pueden preocuparse por la forma en que huelen o por los sonidos que hacen al orinar.

Sentirse preocupado o emocionarse puede dificultar aún más el inicio del flujo de orina. Estas preocupaciones pueden empeorar su ansiedad y hacer que se pongan tensos. Algunas situaciones son desencadenantes para las personas con vejiga tímida. Pueden incluir:

  • Estar cerca de otras personas, ya sean conocidas o desconocidas, mientras se intenta orinar.
  • Estar demasiado cerca de otros y preocuparse de que los demás puedan oírlos, verlos u olerlos.
  • Sentirse presionado o apurado.
  • No tener suficiente intimidad para orinar (por ejemplo, si no hay un puesto o una mampara en un baño público o si hay alguien esperando al otro lado de la puerta).
  • Intentar forzarse a orinar, lo que puede empeorar la tensión y agravar el problema.

¿Cuáles son los síntomas de la paruresis?

Los síntomas del síndrome de la vejiga tímida van de leves a graves. Lo más frecuente es que los síntomas empeoren con el tiempo. Algunas personas sólo pueden ir cuando están solas en casa.

Las personas con paruresis leve pueden ser capaces de ir al baño sólo en determinadas situaciones. Por ejemplo, los hombres pueden no tener problemas para orinar en un puesto privado, pero no pueden orinar en un urinario. O pueden tener un retraso en el inicio del chorro de orina cuando están en un baño público.

Las personas que padecen este trastorno pueden

  • Evitar beber líquidos justo antes de salir de casa y mientras están fuera de ella.
  • Tener síntomas de un ataque de pánico, como mareos , sequedad de boca , sudoración (hiperhidrosis) o una frecuencia cardíaca rápida .
  • Buscar un baño donde puedan estar solos, aunque tengan que caminar mucho para encontrarlo.
  • Probar ciertos trucos para ayudarles a orinar, como pensar en el agua corriente o abrir el grifo para ayudarles a iniciar el flujo.
  • Dejar de viajar, ir al trabajo o asistir a eventos sociales.
  • Desarrollar agorafobia (en los casos graves) y evitar salir de casa. Esto puede dañar las relaciones y dificultar el mantenimiento de un trabajo.

¿Cómo se diagnostica la paruresis?

Por lo general, su especialista médico puede diagnosticar la paruresis después de revisar sus síntomas. Su especialista médico puede sospechar la existencia de paruresis si usted es capaz de ir al baño en casa, pero tiene problemas para orinar cuando está lejos de su propio baño. Para diagnosticar la paruresis, el médico puede remitirle a un psicólogo o a un urólogo (un médico especializado en las vías urinarias).

El médico descartará las afecciones médicas que puedan estar causando la retención urinaria (la incapacidad de vaciar la vejiga). Las infecciones, las lesiones nerviosas o una obstrucción en el sistema urinario (como una obstrucción ureteral (168) ) también pueden dificultar la micción. Para comprobar la existencia de estos problemas, el médico le hará un examen físico. También puede pedir un análisis de orina ((982)análisis de orina ), un recuento sanguíneo completo (CBC) o una ecografía para ver su vejiga.

Algunos medicamentos pueden dificultar o imposibilitar la micción. Informe a su especialista médico sobre los medicamentos que está tomando para que pueda determinar si alguno de ellos puede estar causando sus síntomas.

¿Cómo tratan los profesionales sanitarios el síndrome de la vejiga tímida?

¿Cómo tratan los profesionales sanitarios el síndrome de la vejiga tímida?

Hable con su especialista médico sobre el tratamiento más adecuado para usted. Los tratamientos incluyen:

  • Terapia cognitiva conductual (TCC) , un tratamiento que le ayuda a cambiar sus comportamientos viendo la ansiedad desde otra perspectiva.
  • Terapia de exposición gradual, que le ayuda a practicar el orinar en un entorno controlado. Trabajando con un compañero (como un terapeuta, un amigo o un familiar), intentas orinar en baños que no son los tuyos. A lo largo de varias sesiones semanales, aumentas gradualmente tu exposición a los baños públicos hasta que eres capaz de ir cuando y donde lo necesitas.
  • Hipnoterapia , que incluye ejercicios de relajación guiados mientras tu mente está en estado de calma. Esto te permite replantear tu ansiedad y enseñarte a orinar en los baños públicos.
  • Medicamentos para bajar la ansiedad.
  • Meditación y ejercicios de respiración para ayudarte a controlar la ansiedad y relajar las vías urinarias.
  • Psicoterapia, o terapia de conversación, para tratar los problemas de salud mental que puedan estar causando la vejiga tímida.
  • Autosondaje (sondaje intermitente limpio) , que utiliza una sonda para vaciar la vejiga cuando estás fuera de casa.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el síndrome de la vejiga tímida (paruresis)?

  • Se realizan ejercicios de movilidad para aumentar la amplitud de movimiento del hombro.
  • Se estiran los músculos y tendones del hombro para aliviar la tensión.
  • Se aplican calor o hielo para reducir el dolor y la inflamación.
  • Se realizan masajes para relajar los músculos y tendones del hombro.
  • Se realizan ejercicios de fortalecimiento para los músculos del hombro.

¿Cómo puedo prevenir el síndrome de la vejiga tímida?

No hay una forma de prevenir la paruresis. Si tienes otros tipos de ansiedad, habla con tu especialista médico sobre la terapia o los medicamentos que pueden ayudarte a tener más control sobre tus sentimientos.

¿Cuál es el pronóstico para las personas con paruresis?

La mayoría de las personas encuentran alivio a la paruresis después de la terapia y otros tratamientos. Algunos estudios demuestran que alrededor del 80% de las personas con este trastorno son capaces de orinar en público después de someterse a la TCC y a la terapia de exposición graduada. La hipnoterapia, la psicoterapia y la TCC también son muy eficaces para ayudar a las personas a comprender su ansiedad y cambiar sus comportamientos.

Si no se trata, el síndrome de la vejiga tímida puede provocar problemas sociales y laborales. Las personas que tienen que dar muestras de orina para pruebas de drogas pueden tener que hacer arreglos especiales con su empleador. Si no puedes dar una muestra de orina para un control de drogas, es posible que puedas dar una muestra de sangre, pelo o saliva (escupir) en su lugar.

La paruresis puede hacer que retengas la orina en la vejiga, lo que puede provocar graves problemas de salud. Estos incluyen:

  • Infecciones del tracto urinario (ITU).
  • Daños en los músculos de la vejiga, que pueden provocar incontinencia urinaria .
  • Estallido de la vejiga (en casos graves).

¿Cuándo debo consultar a mi médico sobre la paruresis?

Es importante que te examinen para ver si tienes algún problema de salud que te impida hacer pis. Si has descartado estas condiciones de salud y tener una vejiga tímida afecta a tu vida diaria, habla con tu especialista médico. Pide una cita si este trastorno te hace faltar al trabajo, evitar salidas o quedarte en casa cuando preferirías salir.

Busca ayuda médica inmediata si tienes que ir, pero no eres capaz de orinar (ni en casa ni en público) durante más de unas horas. Es peligroso aguantar el pis durante mucho tiempo. Después de varias horas aguantando, es posible que los músculos de la vejiga no sean capaces de relajarse para dejar que la orina fluya del todo —, incluso cuando estés en el baño de tu casa.

El resumen de Infitema

El síndrome de la vejiga tímida (paruresis) puede afectar significativamente a tu calidad de vida. Si te esfuerzas por evitar usar un baño que no sea el tuyo, habla con tu médico. Si no se trata, los síntomas de este trastorno de ansiedad pueden empeorar con el tiempo. Aguantarse las ganas de orinar durante mucho tiempo puede provocar graves problemas de salud, como infecciones urinarias y problemas de vejiga. Sea abierto y honesto con su especialista médico sobre sus síntomas y cuándo se producen. La terapia puede ayudarle a disfrutar de las salidas, los viajes y los eventos sociales con mayor comodidad.