/images/i/patologias/sindrome-de-piriformis/sindrome-de-piriformis-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Síndrome de Piriformis: Síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

El síndrome de piriformis provoca dolor o entumecimiento en el trasero, la cadera o la parte superior de la pierna. Se produce cuando el músculo piriforme presiona el nervio ciático. La causa puede ser una lesión, una inflamación, espasmos musculares o tejido cicatricial en el piriforme. La mayoría de los episodios desaparecen en unos días o semanas con reposo y fisioterapia, tratamientos sencillos.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a tratar la enfermedad de la materia blanca en varias formas. Puede ayudar a mejorar la fuerza y la coordinación, así como la flexibilidad. También puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la circulación y la respiración.

Visión general

El síndrome del piriforme está causado por la presión que ejerce el músculo piriforme sobre el nervio ciático que pasa por debajo de él.
¿Qué es el síndrome del piriforme?

¿Qué es el síndrome del piriforme?

El síndrome del piriforme se produce cuando el músculo piriforme comprime el nervio ciático y provoca una inflamación. Puede causar dolor o entumecimiento en el glúteo y en la parte posterior de la pierna. Puede ocurrir en un lado del cuerpo o en ambos.

El piriforme es un músculo plano y estrecho. Va desde la parte baja de la columna vertebral hasta la parte superior de los muslos, pasando por las nalgas. El músculo piriforme se extiende a cada lado del cuerpo y ayuda en casi todos los movimientos de la parte inferior del cuerpo.

El nervio ciático suele pasar por debajo del piriforme. El nervio viaja desde la médula espinal, a través de las nalgas, bajando por la parte posterior de cada pierna, hasta los pies. Es el nervio más largo y grande del cuerpo.

¿Qué frecuencia tiene el síndrome del piriforme?

El síndrome del piriforme no es muy común. Los científicos creen que el síndrome del piriforme sólo causa entre el 0,3% y el 6% de los dolores lumbares.

¿Cuál es la diferencia entre el síndrome del piriforme y la ciática?

Aunque las afecciones están a veces relacionadas y ambas afectan al nervio ciático, son diferentes.

Una hernia discal o una estenosis espinal pueden causar ciática . Los síntomas tienden a afectar a la parte baja de la espalda y pueden bajar por las nalgas y la pierna.

El síndrome del piriforme sólo implica que el músculo piriforme presione una zona del nervio ciático en la nalga. Puede ser muy parecido a la ciática, pero en una zona más específica.

¿Qué causa el síndrome del piriforme?

¿Qué causa el síndrome del piriforme?

Cualquier cosa que haga que el piriformis presione el nervio ciático puede causar el síndrome del piriformis.

Las causas más comunes del síndrome del piriforme son

  • Inflamación (hinchazón) en el piriforme o los tejidos que lo rodean.
  • Espasmos musculares .
  • Cicatrización en el músculo.

Estos problemas pueden ser consecuencia de:

  • Subir escaleras, caminar o correr sin tener los músculos piriformis lo suficientemente fuertes.
  • Lesiones en la cadera, los glúteos o la pierna, como una caída o un accidente de coche.
  • Tener los músculos tensos por falta de actividad física.
  • Levantar algo de forma incorrecta y dañar el músculo piriforme.
  • No calentar antes de la actividad física ni estirar correctamente después.
  • Hacer demasiado ejercicio o realizar movimientos repetitivos, como correr largas distancias.
  • Estar sentado durante largos periodos de tiempo (por ejemplo, las personas que se sientan mucho en el trabajo).

Pero a veces, una anatomía anormal provoca el síndrome del piriforme. Los profesionales sanitarios lo denominan síndrome del piriforme primario. Por ejemplo, una persona puede nacer con un nervio ciático que toma un camino anormal en su cuerpo. O una persona puede nacer con un músculo piriforme o un nervio ciático de forma inusual.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del piriforme?

Los síntomas del síndrome del piriforme se producen en el trasero, la cadera o la parte superior de la pierna. La gente suele describir la sensación como:

  • Dolor.
  • Ardor.
  • Entumecimiento.
  • Dolor.
  • Hormigueo.
  • Disparo.

Los síntomas pueden empeorar durante ciertas actividades, como:

  • Estar sentado durante mucho tiempo.
  • Caminar o correr.
  • Subir escaleras.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del piriforme?

El diagnóstico del síndrome del piriforme puede ser difícil y a menudo implica descartar otras causas.

Un profesional de la salud:

  • Le preguntará sobre sus síntomas y hábitos de actividad.
  • Hable de su historial médico, incluyendo cualquier lesión.
  • Estire, rote, presione y mueva la cadera, el trasero y la pierna para ver qué le duele y qué no.

No existen pruebas específicas para el síndrome del piriforme. Pero el médico puede solicitar pruebas para identificar otros problemas que puedan estar causando sus síntomas. Estas pruebas incluyen:

  • Ecografía .
  • TAC .
  • RESONANCIA MAGNÉTICA .
  • Electromiograma (EMG).
¿Cómo se trata el síndrome del piriforme?

¿Cómo se trata el síndrome del piriforme?

El tratamiento del síndrome del piriforme puede incluir:

  • Unos días de reposo.
  • Ejercicios en casa para estirar o fortalecer el piriforme.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE) .
  • Masaje, como medicina complementaria .
  • Medicamentos que relajan los músculos.
  • Fisioterapia del síndrome del piriforme que se centra en el estiramiento y el fortalecimiento del piriforme.
  • Inyecciones de esteroides .
  • Inyecciones de toxina botulínica

La cirugía del síndrome del piriforme no suele recomendarse a menos que fallen todas las demás terapias. La cirugía para esta afección puede implicar la eliminación del tejido cicatricial u otras fuentes de presión sobre el nervio.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El tratamiento de fisioterapia para la Enfermedad de la Materia Blanca se basa en el uso de ejercicios para mejorar la movilidad y la fuerza, así como la educación sobre cómo mantener una buena postura y evitar el dolor.
  • Los ejercicios se centran en el mejoramiento de la flexibilidad, la coordinación y la fuerza, y se pueden hacer tanto en casa como en el gimnasio.
  • La educación sobre la enfermedad también es una parte importante del tratamiento, ya que ayuda a los pacientes a comprender mejor su condición y a tomar medidas para prevenir el dolor y las complicaciones.

¿Cómo puedo prevenir el síndrome del piriforme?

Para prevenir el síndrome del piriforme, incluidos los episodios recurrentes (repetidos), considere algunas de las siguientes estrategias:

  • Haga ejercicio regularmente para mantener los músculos sanos.
  • Procure mantener una buena postura, especialmente al sentarse, conducir o estar de pie.
  • Levante objetos correctamente doblando las rodillas y poniéndose en cuclillas, asegurándose de mantener la espalda recta. Mantenga los objetos cerca de su cuerpo y no se tuerza al levantarlos.
  • Caliente antes de la actividad física y estire después.
  • Cuando tenga que estar sentado durante largos periodos de tiempo, tome descansos poniéndose de pie, caminando o estirándose.

¿Cuánto dura el síndrome del piriforme?

El síndrome del piriforme se resuelve rápidamente con cambios en el estilo de vida y tratamientos sencillos. Los síntomas suelen mejorar en días o semanas.

Pero la afección tiende a reaparecer, sobre todo en personas que no siguen las instrucciones de su médico. Los casos graves que no se tratan adecuadamente pueden reducir en gran medida la capacidad de una persona para funcionar bien.

¿Cómo puedo cuidarme con el síndrome del piriforme?

Si tiene el síndrome del piriforme, ciertos ajustes pueden ayudarle a controlar los síntomas cuando se presentan:

  • Evite las actividades que desencadenan el síndrome del piriforme. Por ejemplo, si la afección aparece cuando monta en bicicleta, busque otra forma de hacer ejercicio, al menos durante unos días.
  • Masajea en profundidad el tejido de las caderas y los glúteos.
  • Levántese de la silla con regularidad. Póngase de pie, camine y estírese. Esto es especialmente importante para las personas que trabajan sentadas, como los conductores profesionales y el personal de oficina.
  • Tome AINE según las indicaciones del envase para reducir la hinchazón.
  • Pruebe con compresas frías o calor, según lo que le funcione. Aplicar hielo en la zona varias veces al día durante 15 minutos puede reducir la hinchazón. El calor (como una almohadilla térmica) puede aflojar el músculo tenso.
  • Estira el piriforme y los músculos circundantes. Por ejemplo: Túmbate de espaldas y tira de una rodilla hacia el pecho. Manténgala así de 5 a 30 segundos, y luego haga lo mismo con la otra pierna. Otro ejemplo: Ponte de pie, gira las caderas y deja que la cabeza y las manos caigan hacia el suelo. Esto estirará la parte posterior de las piernas y los glúteos.

¿Cuándo debo acudir a mi médico para el tratamiento de los piriformis?

Si tiene el síndrome del piriforme, llame a su médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas

  • Tropiezos o caídas frecuentes debido al dolor o al entumecimiento.
  • Dolor que dura más de unas semanas, especialmente si ha seguido las instrucciones y ha ajustado su estilo de vida.
  • Problemas para controlar los intestinos (hacer caca) o la vejiga (orinar).
  • Dolor repentino e intenso en la parte baja de la espalda o la pierna.
  • Debilidad o entumecimiento repentinos de la espalda o la pierna.
  • Traumatismos o lesiones en la espalda, la cadera o la pierna.
  • Dificultad para levantar el pie del suelo.

El resumen de Infitema

El síndrome del piriforme se produce cuando el músculo piriforme presiona el nervio ciático. Esta afección puede provocar dolor, entumecimiento u hormigueo en las nalgas, la cadera o la parte superior de la pierna. La mayoría de los episodios desaparecen en unos días o semanas con reposo y tratamientos sencillos. Pero hable con su médico si una lesión le ha provocado el dolor o si los síntomas duran más de unas semanas.