/images/i/patologias/sindrome-de-sobrecarga/sindrome-de-sobrecarga-sintomas-tratamiento-con-fisioterapia-y-prevencion.png
< Volver a patologías

Síndrome de sobrecarga: Síntomas, tratamiento con fisioterapia y prevención

La repetición constante de un movimiento o una maniobra durante un largo periodo de tiempo puede provocar el síndrome de sobrecarga en las manos y los brazos. Aunque muchos pueden recuperarse de esta afección, puede ser muy incómoda y puede impedirle realizar las tareas y actividades cotidianas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el síndrome de sobrecarga?

tibial medial La fisioterapia puede ayudar al paciente con Síndrome de sobrecarga tibial medial a mejorar su condición en varias formas. En primer lugar, la fisioterapia puede ayudar a aliviar la inflamación y el dolor asociados con la condición. También puede ayudar a corregir la mala postura y el desequilibrio muscular que pueden contribuir al síndrome. A menudo se prescribe ejercicio para fortalecer y estirar los músculos de la pierna y del pie, y también se puede utilizar taping para aliviar la presión sobre la zona afectada.
¿Qué es el síndrome de sobreuso?

¿Qué es el síndrome de sobreuso?

El síndrome de sobrecarga es otro término para referirse a un trastorno por movimientos repetitivos. Afecta principalmente a quienes repiten ciertos movimientos una y otra vez durante sus actividades diarias. Si padeces el síndrome de sobrecarga, lo más probable es que afecte a las manos y/o a los brazos antes que a cualquier otra parte del cuerpo.

¿Cómo puedo reconocer los primeros signos del síndrome de sobrecarga en manos y brazos?

La realización de tareas repetitivas en las que intervienen las manos y los brazos es la principal causa de este trastorno. Hay ciertos trabajos y actividades que pueden causar el síndrome por uso excesivo, como por ejemplo

  • Trabajar en una cadena de montaje.
  • Coser.
  • Tocar un instrumento musical.
  • Trabajar con el ordenador.

Todos estos trabajos y actividades pueden suponer un gran esfuerzo repetitivo para las manos y los brazos. Cuando se llevan estas partes del cuerpo al límite, a menudo se produce el síndrome por uso excesivo.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de sobrecarga?

Al principio, los brazos y las manos sólo se sienten cansados y fatigados, lo que puede parecer normal. Después, puede empezar a sentir dolor musculoesquelético, es decir, dolor en los músculos, huesos, ligamentos, tendones y nervios. Si sigue empeorando, podría tratarse de un microtraumatismo, que se produce cuando pequeñas partes de los tejidos blandos comienzan a desgarrarse. Con el tiempo, sus músculos y tejidos experimentarán cada vez más traumas, lo que provocará dolor y pérdida de uso.

Otros síntomas comunes son:

  • Hinchazón.
  • Entumecimiento.
  • Pérdida gradual de la capacidad de mover las manos y/o los brazos como antes.
¿Puede el síndrome de sobrecarga causar artritis?

¿Puede el síndrome de sobrecarga causar artritis?

No se conoce ninguna relación entre esta afección y la artritis, aunque el síndrome por uso excesivo puede provocar algunas otras dolencias, como:

  • Tendinitis.
  • Tenosinovitis de De Quervain (irritación en los tendones de la muñeca y el pulgar).
  • Tenosinovitis estenosante (inflamación de los tendones flexores).
  • Capsulitis (ligamentos inflamados).
  • Una distensión muscular o tendinosa.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de sobrecarga?

Su médico comenzará haciéndole una serie de preguntas sobre sus síntomas, su historial de síntomas y su historial médico. Después, te someterá a un examen físico para comprobar la fuerza de tu brazo/mano, antes de determinar si hay algún daño o irritación nerviosa.

¿Qué pruebas se utilizan para diagnosticar el síndrome de sobrecarga?

Existen tres pruebas o exploraciones que el médico puede utilizar para diagnosticar esta enfermedad:

  • Una prueba de diagnóstico neurofisiológico eléctrico: Esto ayudará a determinar exactamente qué nervio está siendo afectado.
  • Radiografías: Pueden ayudar a su médico a descartar otras afecciones asociadas a este tipo de dolor.
  • Resonancia magnética:Esta exploración por imagen puede permitirles ver de cerca sus ligamentos y tendones.
¿Cómo se trata el síndrome de sobrecarga?

¿Cómo se trata el síndrome de sobrecarga?

La forma más sencilla de tratar el síndrome de sobrecarga es interrumpir las actividades o los movimientos que desencadenan los síntomas. Por supuesto, esto no siempre es posible, ya que algunas de estas actividades son necesarias para un trabajo específico. Si no puede eliminar completamente estas actividades, debe intentar limitarlas tanto como pueda. El siguiente paso sería seguir el tratamiento conservador recomendado por su especialista. Estos incluyen:

  • Inyección (realizada por un médico).
  • Uso de modalidades de calor/frío, como baños de contraste (alternando entre un baño caliente y uno frío).
  • Ejercicio suave.
  • Uso de una férula (puede crearla usted mismo o comprarla, dependiendo de la zona afectada).
  • Hacer cambios en las actividades que provocan los síntomas.

Cuanto antes comience cualquiera de estos tratamientos, después de empezar a sentir los síntomas, más eficaces serán. También es posible que se le remita a terapia ocupacional o fisioterapia, donde recibirá recomendaciones específicas sobre cómo aliviar sus molestias y sobre cómo reducir cualquier reaparición futura de estos síntomas.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el síndrome de sobrecarga?

  • tibial por sobreuso
  • La fisioterapia para el síndrome de sobrecarga tibial por sobreuso se centra en la reducción del dolor y la inflamación, así como en la mejora de la función y la movilidad de la articulación afectada.
  • El tratamiento puede incluir modalidades como ultrasonido, corrientes eléctricas, masaje, ejercicio, crioterapia y terapia manual.
  • La terapia manual puede incluir técnicas de manipulación y mobilización de la articulación afectada, así como estiramientos y ejercicios específicos.
  • El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor, reducir la inflamación y mejorar la función y la movilidad de la articulación.

¿Y si estas medidas conservadoras no funcionan?

Si sigue sintiendo dolor después de probar todas esas medidas preventivas, la cirugía puede ser una opción. Es probable que tengas un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional que te ayude a recuperarte después de la cirugía. Le enseñarán algunos ejercicios de amplitud de movimiento que le ayudarán a recuperar la funcionalidad normal de la mano o los brazos.

Cuando esté preparado, puede empezar a realizar ejercicios de fortalecimiento para mejorar aún más el funcionamiento de su mano y/o brazo.

¿Cómo se previene el síndrome de sobrecarga?

Es probable que su médico le diga que descanse más a menudo las zonas en las que sienta dolor, al tiempo que le recomiende un mayor acondicionamiento:

  • Acondicionamiento: Los atletas suelen utilizar este método cuando se entrenan, pero no hace falta ser un atleta de primera categoría para utilizarlo. Piensa en ti mismo como un atleta. Calienta tus músculos más utilizados antes de empezar el día con diferentes ejercicios de estiramiento. Durante el día, si lo necesitas, haz pausas para descansar y vuelve a estirar después de utilizar en exceso las manos y los brazos.
  • Relajación gradual de los músculos: Al llegar a casa después del trabajo, no dejes de utilizar las manos y los brazos por completo. Piensa en los corredores de maratón: Siempre se refrescan después de una carrera agotadora. Tú deberías hacer lo mismo con tus músculos sobrecargados. Un corredor suele caminar durante unos minutos después de la carrera. Del mismo modo, si repites tus ejercicios de estiramiento, en lugar de descansar las manos y los brazos, puedes evitar que los músculos se tensen una vez que hayas terminado de utilizarlos durante el día.

Si quieres evitar que los síntomas del síndrome de sobrecarga vuelvan a aparecer, debes estar atento a las primeras señales de alarma. Esto significa descansar cuando sea necesario y tomar las precauciones adecuadas cuando empieces a sentir cualquier tipo de molestia.

Perspectiva / Pronóstico

La mayoría de las personas que sufren el síndrome de sobreuso en las manos y los brazos son capaces de recuperarse y cambiar su estilo de vida, para evitar o limitar los movimientos que causan los síntomas. Hacer un pequeño, pero significativo, cambio en el estilo de vida, e incorporar útiles ejercicios de estiramiento, ayudará a aliviar el dolor en las manos y los brazos y a prevenir otra molesta lesión.

Pero si no busca tratamiento para esta afección, puede provocar lesiones permanentes, a veces tan graves que se pierde por completo la funcionalidad de la zona afectada.

El resumen de Infitema

Puede que no pienses que el síndrome de sobrecarga es una afección grave, pero si lo dejas pasar desapercibido y sin tratar durante demasiado tiempo, puede causar daños duraderos. Si te das cuenta de que repites ciertos movimientos con demasiada frecuencia en tu vida diaria, hasta el punto de que estás sometiendo a tu cuerpo a una tensión no deseada, toma las medidas preventivas necesarias antes de que se convierta en un problema mayor.