/images/i/patologias/tendinitis-de-aquiles/tendinitis-de-aquiles-dolor-en-el-tendon-de-aquiles-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Tendinitis de Aquiles: Dolor en el tendón de Aquiles, tratamiento con fisioterapia

El tendón de Aquiles conecta el hueso del talón con la pantorrilla. Si está sometido a una tensión excesiva, puede sufrir una tendinitis de Aquiles, la principal causa de dolor del tendón de Aquiles. Si no se trata, puede provocar una rotura del tendón de Aquiles. El tratamiento de la tendinitis de Aquiles incluye reposo, fisioterapia y calzado de apoyo. Si los síntomas no desaparecen, puede ser necesario operar.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con son: tendinitis de aquiles?

La tendinitis de Aquiles es una afección que causa dolor y rigidez en la parte posterior del tobillo y en la parte inferior de la pierna. La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez, así como a mejorar la fuerza y la flexibilidad del tobillo y la pierna. La fisioterapia también puede ayudar a prevenir la recurrencia de la tendinitis de Aquiles.
¿Qué es el tendón de Aquiles?

¿Qué es el tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles es el más grande y fuerte del cuerpo. Se encuentra en la parte posterior del talón y conecta el hueso del talón con el músculo de la pantorrilla.Los tendones son los tejidos largos, resistentes, rugosos y fibrosos que conectan los músculos con los huesos. El tendón de Aquiles recibe su nombre del dios griego Aquiles, y ayuda a caminar, correr y saltar levantando el talón del suelo. Es muy fuerte, pero un esfuerzo excesivo puede lesionarlo.

¿Qué causa el dolor del tendón de Aquiles?

¿Qué causa el dolor del tendón de Aquiles?

Las causas más comunes del dolor del tendón de Aquiles son:

  • Tendinitis de Aquiles, inflamación (irritación) del tendón.
  • Tendinosis del tendón de Aquiles,cuando el tendón comienza a degenerarse (romperse) debido a una tendinitis del tendón de Aquiles no resuelta.
  • Rotura del tendón de Aquiles,un desgarro o rotura del tendón.

¿Qué es la tendinitis de Aquiles?

La tendinitis se produce cuando un tendón se irrita o se inflama. La inflamación es la respuesta del cuerpo a una lesión o enfermedad. La tendinitis puede ser muy dolorosa y es importante tratarla. De lo contrario, puede convertirse en un problema crónico a largo plazo que dificulte la marcha.

¿Cuáles son los tipos de tendinitis de Aquiles?

Los dos tipos de tendinitis de Aquiles describen qué parte del tendón está afectada:

  • Tendinitis no insercional del tendón de Aquiles: Las fibras del centro del tendón empiezan a romperse, hincharse y engrosarse. Este tipo de tendinitis de Aquiles afecta a personas más jóvenes y activas.
  • Tendinitis de inserción del tendón de Aquiles: Este tipo afecta a la parte inferior del talón, donde el tendón se conecta, o se inserta, en el hueso del talón. Puede afectar a cualquiera, incluso a personas que no son activas. Sin embargo, es más frecuente que afecte a personas que hacen un uso excesivo del tendón, como los corredores de larga distancia.

¿Quién corre el riesgo de sufrir trastornos del tendón de Aquiles?

Los trastornos del tendón de Aquiles son lesiones deportivas comunes. Las personas que corren un alto riesgo de sufrir trastornos del tendón de Aquiles son aquellas que:

  • Practican deportes, especialmente los que implican paradas y arranques rápidos.
  • Corren o bailan.
  • Tienen trabajos que suponen una carga para los pies y los tobillos, como los obreros.
  • Practican deportes con menos frecuencia ”), lo que hace que sus cuerpos estén menos acostumbrados al estrés.

También puede tener un mayor riesgo de padecer tendinitis de Aquiles debido a su anatomía (forma y estructura del cuerpo). Por ejemplo, si tienes

  • Músculos de la pantorrilla tensos o débiles.
  • Espolón óseo , un crecimiento óseo adicional en el talón que roza el tendón, causando dolor.
  • Arcos planos .
  • Sobrepronación, tobillos que se enrollan hacia abajo y hacia dentro al caminar.

¿Qué tan común es la tendinitis de Aquiles?

La tendinitis de Aquiles es una afección común. Suele afectar a personas activas y a deportistas.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis de Aquiles?

En la tendinitis de Aquiles, el uso excesivo del tendón de Aquiles provoca hinchazón, irritación e inflamación. La tendinitis de Aquiles puede producirse por la actividad de los pies. Por lo general, no está relacionada con una lesión específica —, sino que se produce por forzar el tendón repetidamente. Como es difícil evitar el uso del Aquiles, el cuerpo no tiene tiempo de reparar el tejido lesionado.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis de Aquiles?

Los síntomas de la tendinitis de Aquiles afectan a la parte inferior de la pierna, por encima del talón. Puedes notar:

  • Dolor de talón y Dolor de tobillo .
  • Rigidez o sensibilidad en el tendón.
  • Debilidad en la pierna.
  • Hinchazón alrededor del tendón de Aquiles.

Puede notar más molestias:

  • Después de hacer actividad o al día siguiente de hacer ejercicio.
  • Al subir escaleras o ir cuesta arriba.
  • Por la mañana, con mejora a lo largo del día.

¿Cómo se diagnostica la tendinitis de Aquiles?

Su médico le preguntará sobre sus síntomas y su actividad reciente. Buscará signos de tendinitis de Aquiles o de rotura del tendón de Aquiles. Comprobará su amplitud de movimiento y buscará signos de espolones óseos.

¿Qué pruebas puedo necesitar para diagnosticar la tendinitis de Aquiles?

A menudo, su médico puede diagnosticar la tendinitis de Aquiles basándose únicamente en el examen físico. Es posible que necesite pruebas de imagen para mostrar los detalles o la gravedad de la afección.Los exámenes de imagen pueden incluir:

  • RESONANCIA MAGNÉTICA .
  • Ecografía .
  • Radiografía.
¿Cómo se trata la tendinitis de Aquiles?

¿Cómo se trata la tendinitis de Aquiles?

Su médico le recomendará primero un tratamiento no quirúrgico. Es posible que el dolor tarde unos meses en mejorar —, especialmente si ya ha tenido síntomas durante unos meses.

Los métodos de tratamiento no quirúrgicos incluyen:

Método RICE:

  • Reposo: Deje de hacer actividades que estresen su tendón. Cambie a actividades de bajo impacto, como la natación, que suponen menos tensión para el tendón de Aquiles.
  • Hielo: Poner hielo en el tendón durante un máximo de 20 minutos, según sea necesario a lo largo del día.
  • Compresión: Comprime, o ejerce presión, sobre el tendón utilizando un vendaje deportivo o cinta quirúrgica.
  • Elevación: Para reducir la hinchazón, túmbese y eleve el pie sobre almohadas para que quede por encima del corazón.

Proteja su tendón. Evite caminar por pendientes pronunciadas o estirar demasiado el tendón, como por ejemplo al ponerse de pie en el peldaño de una escalera. Utiliza:

  • Zapatos de apoyo, plantillas para el talón o plantillas ortopédicas a medida. No camine descalzo.
  • Entablilla por la noche para ayudar a que el tendón de Aquiles se mantenga estirado mientras duermes.
  • Bota o yeso para caminar si el dolor es intenso.

Otros tratamientos no quirúrgicos que pueden ayudar:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno. No tome la medicación durante más de un mes sin hablar con su especialista.
  • Ejercicios que puede hacer en casa, como los estiramientos de pantorrilla.
  • Fisioterapia, que utiliza ejercicios de fortalecimiento, masajes, estiramientos y reeducación de la marcha para ayudarle a sentirse mejor y recuperar la fuerza.
  • Terapia de ondas de choque, que utiliza fuertes ondas de sonido para reducir el dolor y promover la curación.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para son: tendinitis de aquiles?

  • ?
  • Se realizarán ejercicios de estiramiento de la pantorrilla para aliviar la tensión en el tendón de Aquiles.
  • Se realizarán ejercicios de fortalecimiento de la pantorrilla para ayudar a que el tendón sea más resistente a las fuerzas que se ejercen sobre él.
  • Se aplicarán tratamientos de calor y/o frío para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Se podrán utilizar vendajes o férulas para estabilizar el tendón y reducir el movimiento que pueda agravar la condición.
  • En algunos casos, se podrán recetar medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación.
  • En casos más severos, se podrá recomendar la cirugía para reparar el daño del tendón.

¿Qué es el brisement?

El brisement es una opción de tratamiento en las primeras fases de la tendinitis de Aquiles, antes de que evolucione a tendinosis de Aquiles. Los médicos inyectan anestesia en el espacio que rodea al tendón para romper el tejido cicatricial. Es posible que tenga que someterse a este procedimiento varias veces.

¿Es necesario operar la tendinitis de Aquiles?

Si ha probado métodos no quirúrgicos durante seis meses y sigue teniendo dolor, hable con su médico. Es posible que necesite una intervención quirúrgica. Un cirujano de pie y tobillo puede sugerirle opciones en función de su lesión, edad, preferencias y nivel de actividad.

Las opciones quirúrgicas incluyen:

  • Recesión del gastrocnemio: El cirujano alarga los músculos de la pantorrilla (gastrocnemio).
  • Desbridamiento y reparación:Si la mayor parte del tendón está sano, el cirujano retira sólo la parte dañada y sutura el tendón sano restante. Después de la intervención, llevarás una bota o escayola durante unas semanas.
  • Desbridamiento con transferencia de tendón: Si más de la mitad del tendón de Aquiles está dañado, entonces no hay suficiente parte sana del tendón de Aquiles para funcionar. Necesita una transferencia del tendón de Aquiles. El cirujano toma el tendón que ayuda a que el dedo gordo apunte hacia abajo y lo traslada al hueso del talón. El tratamiento da al tendón dañado la fuerza suficiente para funcionar. Podrás seguir moviendo el dedo gordo, caminar e incluso correr. Pero es posible que no pueda practicar deportes de forma competitiva después de este procedimiento.
  • Hydrocision TenJet Esta técnica mínimamente invasiva, guiada por ultrasonidos, utiliza suero salino a alta velocidad para romper el tejido cicatricial del tendón. La solución salina presurizada actúa como una cuchilla para eliminar selectivamente el tejido no sano. Se realiza de forma ambulatoria.

¿Existen complicaciones en la cirugía de la tendinitis de Aquiles?

Algunas personas siguen experimentando dolor después de la cirugía. La otra complicación que puede producirse es una infección de la herida. La infección puede ser difícil de tratar debido a la ubicación del tendón de Aquiles.

¿Cómo puedo prevenir la tendinitis de Aquiles?

Para reducir el riesgo de padecer tendinitis de Aquiles

  • Caliente antes de hacer ejercicio o practicar deporte. Concéntrese en los ejercicios de estiramiento, especialmente en el estiramiento de los músculos de la pantorrilla.
  • Haga una variedad de ejercicios para evitar el estrés repetitivo en el tendón de Aquiles.
  • Aumente la duración y la intensidad de sus ejercicios poco a poco en lugar de hacerlo todo de golpe.
  • Mantenga sus músculos activos manteniéndose en forma durante todo el año.
  • Utiliza un calzado que te dé soporte y que se ajuste bien.
  • Evite correr cuesta arriba o por terrenos irregulares.

Si nota síntomas de tendinitis de Aquiles, como dolor, deje de hacer lo que esté haciendo y descanse. A continuación, hable con su médico sobre los pasos a seguir.

¿Cuál es el pronóstico para las personas con tendinitis de Aquiles?

Las personas pueden recuperarse de la tendinitis de Aquiles. Pero debe recibir tratamiento tan pronto como sienta los síntomas. Cuanto más tiempo viva con el dolor, más difícil y largo será el proceso de tratamiento.

La mayoría de las personas obtienen buenos resultados de la cirugía de tendinitis de Aquiles. El factor que afecta a su recuperación es la cantidad de tendón dañado. Las personas con mucho daño en el tendón necesitan un periodo de recuperación más largo.

La fisioterapia desempeña un papel importante en su rehabilitación, ya sea como método de tratamiento o como parte de su recuperación de la cirugía. Puede ayudarle a recuperar su fuerza y función.

¿Cómo puedo cuidarme si tengo tendinitis de Aquiles?

La tendinitis de Aquiles puede ser frustrantemente lenta de curar. Los síntomas pueden tardar en desaparecer por completo. Siga las instrucciones de su médico para no volver a lesionarse el tendón y empeorar los síntomas.

Si está probando tratamientos no quirúrgicos para evitar o retrasar la cirugía, espere unos meses para ver la mejora. Para mantener el tendón sano

  • Asista a la fisioterapia.
  • Evite ciertas actividades o deportes.
  • Estire el músculo.
  • Utiliza un calzado de apoyo.

Si se está recuperando de una intervención quirúrgica, siga las instrucciones de su especialista para el periodo de recuperación:

  • Asista a la fisioterapia.
  • Haga ejercicios de amplitud de movimiento para mantener el tendón en movimiento.
  • Lleve la escayola, la férula o la bota durante el periodo necesario.

¿Cuándo debo acudir a un profesional sanitario por el dolor del tendón de Aquiles?

Llame a su especialista o acuda a un centro de atención urgente si tiene

  • Síntomas que no mejoran después de unas semanas.
  • Dolor intenso.
  • Signos de rotura del tendón (incluso si ha escuchado un sonido de estallido).

¿Qué más debo preguntar a mi médico sobre el dolor del tendón de Aquiles?

Si tiene dolor en el tendón de Aquiles o tendinitis de Aquiles, pregunte a su especialista:

  • ¿Tengo tendinitis de Aquiles?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar que empeore?
  • ¿Tengo una rotura del tendón de Aquiles?
  • ¿Qué tratamientos no quirúrgicos puedo probar?
  • ¿Necesitaré operarme del tendón de Aquiles?
  • ¿Me ayudará la fisioterapia?
  • ¿Cuánto tiempo tardaré en recuperarme de la tendinitis de Aquiles?
  • ¿Qué actividades debo evitar?
  • ¿Qué medicamentos pueden ayudarme a sentirme mejor?

El resumen de Infitema

El dolor del tendón de Aquiles es común en los atletas y en las personas activas. Si tiene dolor en el tendón de Aquiles, hable con su médico. Cuanto más espere para atenderlo, más tiempo tardará en tratarse. Puede tratar la tendinitis del tendón de Aquiles con métodos no quirúrgicos, como evitar ciertas actividades, utilizar plantillas ortopédicas a medida y asistir a fisioterapia. Si los tratamientos no quirúrgicos no proporcionan alivio, hable con su especialista sobre la cirugía para la tendinitis de Aquiles.