/images/i/patologias/tendinitis-peronea/tendinitis-peronea-causas-tratamiento-con-fisioterapia-y-prevencion.png
< Volver a patologías

Tendinitis peronea: Causas, tratamiento con fisioterapia y prevención

La tendinitis peronea es la inflamación de uno o ambos tendones que conectan la parte inferior de la pierna con el pie. Suele deberse a un uso excesivo de los tendones, pero también puede ser el resultado de una lesión repentina, como un esguince de tobillo. El dolor y la inflamación de los tendones peroneos suelen desaparecer tras varias semanas de fisioterapia, tratamientos conservadores.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la tendinitis peronea?

La tendinitis peronea es una afección dolorosa de los tendones que se conectan al peroné, un hueso del muslo. Los tendones se encuentran en la parte posterior del tobillo y se extienden por la parte inferior de la pierna hasta el peroné. La peroné es un hueso grande que se encuentra en la parte posterior de la pierna, justo debajo del fémur. La tendinitis peronea ocurre cuando se produce una lesión o una inflamación en los tendones. Esto puede ocurrir debido a un trauma, como una mala caída, o por un movimiento repetitivo de la pierna, como al caminar o correr. La tendinitis peronea puede ser muy dolorosa e impedir que una persona pueda caminar o poner peso sobre la pierna afectada. La fisioterapia puede ayudar a tratar la tendinitis peronea mediante el uso de técnicas de masaje para reducir la inflamación y el dolor, así como ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para mejorar la flexibilidad y la fuerza de los tendones y músculos de la pierna.
¿Qué es la tendinitis peronea?

¿Qué es la tendinitis peronea?

La tendinitis peronea es la inflamación de los tendones que recorren el hueso externo del tobillo y el lateral del pie. Estas resistentes bandas de tejido conectan los músculos de la parte inferior de la pierna con los huesos del pie. Ayudan a estabilizar y equilibrar el pie y el tobillo, protegiéndolos de las lesiones.

Este tipo de tendinitis del pie suele ser el resultado de un uso excesivo, pero también puede ocurrir de forma repentina si se cae o se lesiona el pie.

¿Quién padece tendinitis peronea?

Cualquiera puede padecer una tendinitis peronea, pero es más frecuente en personas que practican deportes que implican muchos movimientos del tobillo. También es más probable que desarrolle una tendinitis peronea si:

  • Tiene más de 40 años.
  • No estira antes de la actividad física.
  • Tiene ciertas enfermedades, como diabetes , artrosis , artritis reumatoide o gota .
  • Ha tenido lesiones anteriores en los tendones.
  • Tiene arcos altos en los pies.
  • Tienen sobrepeso /obesidad.
  • Tiene los tendones tensos.
  • Fumadores .

¿Qué frecuencia tiene la tendinitis peronea?

La tendinitis peronea no es tan común como otros tipos de tendinitis del pie, como la tendinitis de Aquiles . En un estudio realizado sobre varios miles de corredores, sólo hubo 13 casos (menos del 1%) de tendinitis peronea.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis peronea?

¿Cuáles son las causas de la tendinitis peronea?

La inflamación del tendón peroneo puede desarrollarse a lo largo del tiempo con el uso excesivo y repetitivo de los tendones. O puede producirse repentinamente debido a una lesión aguda del tobillo, como un esguince . Los tendones o la vaina lubricada que los rodea pueden hincharse, lo que dificulta su movimiento.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis peronea?

Los síntomas de la tendinitis peronea pueden ser:

  • Dolor de tobillo a lo largo del tendón.
  • Dolor que empeora con la actividad física.
  • Hinchazón, enrojecimiento o calor alrededor del tendón.
  • Tendones engrosados, con una masa o nódulo que se mueve con su tendón.

¿Puede romperse el tendón peroneo?

Si no se trata, la tendinitis peronea puede convertirse en una rotura del tendón. Esto ocurre cuando el tendón se rompe parcial o totalmente. Los tendones dañados o debilitados también pueden provocar una subluxación, que disloca los tendones. Las roturas o subluxaciones pueden causar

  • Debilidad o inestabilidad del tobillo.
  • Dolor intenso a lo largo de la parte exterior del pie y del tobillo.
  • Sensación de agudeza y chasquido en los tendones.

¿Cómo se diagnostica la tendinitis peronea?

La tendinitis peronea puede ser difícil de diagnosticar. Los síntomas son similares a los de otros problemas del pie y el tobillo, como los esguinces, la artritis y las fracturas. Un estudio sugiere que de 40 personas con tendinitis peronea, alrededor del 60% fueron diagnosticadas inicialmente de forma errónea.

Sin embargo, su médico le hará un examen físico y revisará sus síntomas. Es posible que le palpe (presione) ciertas partes del pie y del tobillo para comprobar si hay hinchazón o sensibilidad. El médico también puede pedirle que realice determinados movimientos del tobillo para evaluar la amplitud de movimiento de la articulación.

A veces es necesario realizar pruebas de imagen para asegurarse de que no tiene una fractura del pie, osteoartritis, daños en el cartílago o desgarro del tejido. El médico puede recomendar una radiografía , una resonancia magnética , una tomografía computarizada o una ecografía .

¿Cómo se trata la tendinitis peronea?

¿Cómo se trata la tendinitis peronea?

Los tratamientos conservadores suelen ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de los tendones en tres o cuatro semanas. La recuperación puede llevar más tiempo si la tendinitis es el resultado de otra lesión, como un esguince.

Los tratamientos comunes para la tendinitis peronea incluyen:

  • Ortesis: Una ortesis de tobillo puede sujetar y estabilizar el tobillo si tiene que realizar determinados movimientos, como correr o saltar.
  • Inmovilización: Es posible que necesites una escayola blanda o una bota para inmovilizar el pie y quitarle peso a los tendones para que puedan curarse.
  • Medicación: Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden reducir el dolor y la inflamación. En algunos casos, su especialista puede recomendar inyecciones de esteroides alrededor del propio tendón, en la vaina del tendón.
  • Fisioterapia: Los fisioterapeutas te guían con ejercicios y estiramientos para recuperar la fuerza y la flexibilidad del pie y el tobillo. El terapeuta también puede recomendar la aplicación de hielo, calor o ultrasonidos.
  • Método RICE: Puedes realizar el método RICE (reposo, hielo, compresión y elevación) en casa. Descansa evitando actividades extenuantes. Aplique una bolsa de hielo o una compresa fría en el tobillo durante 20 minutos cada dos horas. Envuelva el tobillo con un vendaje de compresión para reducir la hinchazón y mantenga el tobillo elevado, preferiblemente por encima del nivel del corazón.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la tendinitis peronea?

  • Se realizan ejercicios para estirar y fortalecer los músculos del tobillo y el pie.
  • Se realiza masaje para aliviar la inflamación y la tensión en los músculos y tendones del tobillo y el pie.
  • Se aplican calor o frío para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Se realizan ejercicios de equilibrio para mejorar la coordinación y prevenir caídas.
  • Se utilizan dispositivos ortopédicos, como férulas o talones, para proteger el tobillo y el pie.

¿Necesitará cirugía para la tendinitis peronea?

Si la tendinitis peronea no mejora con los tratamientos conservadores, es posible que deba operarse. La cirugía consiste en limpiar las capas externas de tejido dañadas de los tendones peroneos durante un procedimiento denominado sinovectomía. Algunas personas pueden ser candidatas a una sinovectomía mínimamente invasiva, que implica incisiones (cortes) más pequeñas y una recuperación más rápida.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía de tendinitis peronea?

Como todas las cirugías, la cirugía de tobillo para la tendinitis peronea conlleva algunos riesgos como:

¿Cómo se puede prevenir la tendinitis peronea?

Los consejos para prevenir el dolor del tendón peroneo son los siguientes

  • Trabajar gradualmente hasta realizar una actividad física intensa.
  • Mantener un peso corporal saludable .
  • No forzar nunca el dolor del pie o del tobillo.
  • Dejar de fumar .
  • Permitir el descanso entre los entrenamientos, juegos u otra actividad física.
  • Estirar para calentar los pies y los tobillos antes de la actividad física.
  • Utilice tobilleras, calzado de apoyo u otro equipo de protección adecuado.
  • Utilice plantillas ortopédicas si tiene arcos altos, pero sólo si se lo recomienda su médico.

¿Cuál es el pronóstico de las personas con tendinitis peronea?

La mayoría de las personas se recuperan completamente de esta enfermedad en aproximadamente un mes. Hable con su especialista médico antes de volver a realizar todas sus actividades o su deporte. Su tiempo de recuperación de la tendinitis peronea será más largo si se somete a una cirugía. Después de la cirugía, llevará un yeso en la parte inferior de la pierna durante cuatro a seis semanas. Es posible que también necesite muletas durante las primeras semanas. Su especialista puede decirle cuándo es seguro volver a poner peso en el tobillo. La mayoría de las personas necesitan fisioterapia después de la operación para recuperar la fuerza y la estabilidad del tobillo.

¿Cuándo debe ponerse en contacto con su especialista médico?

Póngase en contacto con su especialista médico si:

  • No puede caminar o poner peso en su pie o tobillo.
  • No puede girar el tobillo en ninguna dirección.
  • Experimenta una sensación de chasquido o de estallido en el pie o en el tobillo.
  • Tiene un dolor intenso y repentino en el pie o el tobillo.
  • Notar hinchazón o decoloración en el pie o el tobillo.

El resumen de Infitema

La tendinitis peronea es una irritación o inflamación de los tendones que recorren la parte exterior del tobillo y del pie. Suele deberse a un sobreesfuerzo y suele curarse con unas pocas semanas de tratamientos conservadores. Sin embargo, la tendinitis no tratada puede empeorar y provocar un desgarro del tendón. No intentes nunca presionar para superar el dolor de pies o tobillos. Recuerda dar a tu cuerpo el descanso que necesita entre los periodos de actividad física intensa.